Ini­cia­ción y de­seos de li­ber­tad

Una mi­ra­da des­de el ‘Bil­dungs­ro­man’ a ‘En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas’, a 30 años de su pri­me­ra edi­ción.

Latitud - - News - Por Adria­na Ro­sas Con­sue­gra

Bien po­dría­mos em­pe­zar por el fi­nal de En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas, tal co­mo apa­re­ce en su pri­me­ra edi­ción (1987), pu­bli­ca­do en Bar­ce­lo­na por la Edi­to­rial Pla­za & Ja­nés, y su­pri­mi­do en la se­gun­da edi­ción im­pre­sa en Co­lom­bia en 2005 (Edi­to­rial Nor­ma). Las tres úl­ti­mas pá­gi­nas de la pri­me­ra pu­bli­ca­ción son un des­pués, una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va de su au­to­ra, Mar­vel Mo­reno, des­de Pa­rís, don­de es­cri­be su no­ve­la. En ellas re­fle­xio­na so­bre có­mo son las mu­je­res jó­ve­nes ba­rran­qui­lle­ras que via­jan en ese mo­men­to a es­ta ciu­dad, lo que fue­ron sus ma­dres y lo que po­drían lle­gar a ser sus hi­jas en ese via­je de la mu­jer ha­cia sí mis­ma, des­ple­gan­do sus alas en la li­ber­tad se­xual y en sus re­la­cio­nes con los hom­bres.

Son tres pá­gi­nas que en­ton­ces nos dan a en­ten­der que de la fic­ción a la reali­dad no hay tan­ta dis­tan­cia. Es­ta suer­te de epí­lo­go que es­cri­be Mo­reno sir­ve co­mo in­tro­duc­ción al aná­li­sis de su his­to­ria des­de el Bil­dungs­ro­man (no­ve­la de for­ma­ción, de ini­cia­ción…) y sus par­ti­cu­la­ri­da­des en es­ta zo­na del Ca­ri­be co­lom­biano.

La pa­la­bra re­fle­xión es una cons­tan­te en las 429 pá­gi­nas que la con­tie­nen. Re­fle­xio­nes que van y vie­nen co­mo las olas del mar de Puer­to Co­lom­bia, uno de los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios en su na­rra­ción. La me­di­ta­ción, que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­trar en el círcu­lo del Bil­dungs­ro­man, y a su vez, el pe­re­gri­na­je al que alu­de Mo­reno, tam­bién, ne­ce­sa­rio pa­ra la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad: el via­je a otro con­tex­to que per­mi­te to­mar dis­tan­cia de los he­chos y dar un po­co más de ob­je­ti­vi­dad a los pen­sa­mien­tos. Por eso mis­mo, en pa­la­bras de He­le­na Araú­jo es «la len­ta me­ta­mor­fo­sis del yo, que tam­bién con­cier­ne una bús­que­da de iden­ti­dad, y no so­lo abar­ca su per­so­na sino su he­ren­cia cul­tu­ral».

En es­te sen­ti­do, Mo­reno, si­tua­da en Pa­rís des­de 1969, re­ca­pa­ci­ta so­bre Ba­rran­qui­lla y es­cri­be des­de allí prác­ti­ca­men­te to­da su obra li­te­ra­ria pu­bli­ca­da pa­ra ad­qui­rir aque­llo que se­ña­la Ed­wards, re­fi­rién­do­se a las autoras la­ti­noa­me­ri­ca­nas del Bil­dungs­ro­man de fi­na­les del si­glo XX: «sus autoras vuel­can su aten­ción a los már­ge­nes que las mu­je­res ha­bi­tan, des­cu­brien­do que la dis­tan­cia des­de el cen­tro pue­de en al­gu­nos ca­sos ofre­cer un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do de ob­ser­va­ción y crí­ti­ca». Pa­ra te­ner co­mo re­sul­ta­do fi­nal una obra que se con­vier­te prác­ti­ca­men­te en una ra­dio­gra­fía de esa ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes.

En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas: pre­jui­cios, le­yes, di­co­to­mías, el qué di­rán, au­to­fla­ge­la­ción, cul­pa­bi­li­dad, arre­pen­ti­mien­to, es­car­nio pú­bli­co, do­mi­nio, agre­si­vi­dad, vio­len­cia, ma­chis­mo, sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad, di­ne­ro, club, apa­rien­cias y el asom­bro. Asom­bro: pa­la­bra que re­pi­te Mar­vel Mo­reno pa­ra con­den­sar en múl­ti­ples vo­ces la per­ple­ji­dad de una cul­tu­ra an­dro­cén­tri­ca que so­me­te a la mu­jer pa­ra ob­te­ner su pro­pia con­ve­nien­cia.

La na­rra­do­ra, Li­na, que se­ría el al­ter ego de la au­to­ra, es la voz can­tan­te de to­das las his­to­rias de es­ta no­ve­la, fun­cio­na co­mo una re­la­to­ra de las in­ti­mi­da­des de los de­más per­so­na­jes, y alu­de a las teo­rías de Freud, el in­cons­cien­te, Dar­win, ci­tas de la Bi­blia, la cul­tu­ra po­pu­lar y la his­to­ria, re­crean­do así una voz re­fle­xi­va que tra­ta de ex­pli­car los com­por­ta­mien­tos per­mea­dos por los tra­zos de la cul­tu­ra pa­triar­cal y las re­so­lu­cio­nes o di­le­mas en los que se ven in­vo­lu­cra­das las mu­je­res, pa­ra to­mar con­cien­cia de su si­tua­ción. Y los ac­tos que las con­du­ci­rán a sa­lir de allí o se­guir su­mer­gi­das en los pa­tro­nes im­pues­tos por los hom­bres.

Re­cor­de­mos que a tra­vés de Li­na se con­ca­te­nan to­das las his­to­rias de En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas. Ella es el hi­lo conductor a tra­vés del tiem­po, la que bus­ca en los ár­bo­les ge­nea­ló­gi­cos pa­ra ex­pli­car en los an­te­pa­sa­dos las con­duc­tas de los per­so­na­jes de Ba­rran­qui­lla. La voz de Li­na se re­mon­ta a cual­quier épo­ca pa­ra ver de dón­de vie­ne la vio­len­cia de al­gu­nos hom­bres, la mo­ji­ga­te­ría de unas mu­je­res y las re­glas so­cia­les que han tras­pa­sa­do los de­ce­nios pa­ra ir trans­mi­tien­do los pa­ran­go­nes fa­lo­cén­tri­cos pa­ra me­dir y re­gir los com­por­ta­mien­tos de mu­je­res y hom­bres.

Es un re­co­rri­do por va­rias ge­ne­ra­cio­nes que en for­ma de com­pen­dio psi­co­ló­gi­co se re­mon­ta pa­ra de­ter­mi­nar el por­qué de los com­por­ta­mien­tos de sus per­so­na­jes, atra­ve­sa­do de cier­ta ma­ne­ra por ras­gos an­tro­po­ló­gi­cos, so­cia­les, his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les, que nos lle­van a aso­ciar­lo en cier­ta ma­ne­ra con El se­gun­do se­xo, de Si­mo­ne de Beau­voir, pe­ro fic­cio­na­do en el am­bien­te ca­ri­be­ño, co­mo no­ve­la de ini­cia­ción. De he­cho, no es for­tui­to es­te as­pec­to, por­que Mar­vel Mo­reno afir­ma­ba ha­ber­lo leí­do con ahín­co du­ran­te su ado­les­cen­cia.

Mar­vel Mo­reno uti­li­za a Li­na co­mo una suer­te de ‘al­ter ego’ en su no­ve­la ‘En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.