Los ca­za­do­res de la gue­rre­ra per­di­da

Latitud - - Portada - Por Ju­lio La­ra Be­ja­rano*

Lle­va­do por el imán de Lyn­da Car­ter, quien os­ten­ta­ra el ró­tu­lo de ‹Mu­jer Ma­ra­vi­lla› mu­cho an­tes que Gal Ga­dot, mi de­fi­ni­ción de una ama­zo­na se su­pe­di­ta al ar­que­ti­po qui­mé­ri­co, mez­cla de his­to­ria y mi­to­lo­gía de una gue­rre­ra en im­pla­ca­ble lu­cha con­tra mis con­gé­ne­res, re­pre­sen­ta­dos en no­to­ria mi­nus­va­lía fren­te a sus ad­ver­sa­rias. Al­go así co­mo un ajus­te de cuen­tas le­gen­da­rio, equi­li­bran­do la ba­lan­za de una mu­jer de­bi­li­ta­da­men­te es­te­reo­ti­pa­da has­ta el pre­sen­te por men­tes su­per­vi­vien­tes del cre­tá­ci­co ter­cia­rio.

De allí que el tí­tu­lo de la ópe­ra pri­ma de Cla­re Weis­kopf no me fue­ra in­di­fe­ren­te, y mu­cho me­nos su apa­ri­ción en el car­tel, con el ros­tro de la ma­dre ( Va­le­rie Mei­kle) en pri­mer plano, mien­tras la hi­ja, sen­ta­da en la po­pa de una ca­noa, ahon­da el río Ama­zo­nas con una pa­la. Eso y las frases que pro­mo­cio­nan el do­cu­men­tal Ama­zo­na (2017): «Ella sa­lió pa­ra en­con­trar res­pues­tas. Aho­ra su hi­ja desea unas cuan­tas».

El 57 Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Cine de Car­ta­ge­na de In­dias –Fic­ci– fue el pri­mer chan­ce pa­ra to­par­me con es­ta pie­za en premier ibe­roa­me­ri­ca­na den­tro de su sec­ción Ofi­cial Do­cu­men­tal. Sin em­bar­go, no fue has­ta su lle­ga­da a Ba­rran­qui­lla, a la pan­ta­lla de la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be, que pu­de tes­ti­mo­niar el me­re­ci­do pre­mio que el pú­bli­co le otor­gó du­ran­te su pro­yec­ción en la He­roi­ca. Y lo hi­ce con lá­gri­mas de agua dul­ce hu­me­de­cien­do la re­ti­na.

En su re­fle­xión per­so­nal so­bre el gé­ne­ro do­cu­men­tal, El de­te­ni­mien­to de la ima­gen mo­vi­mien­to, San­tia­go He­rre­ra afir­ma que: «Do­cu­men­tar im­pli­ca fi­jar un re­gis­tro, au­nar, cla­si­fi­car imá­ge­nes, sin el afán de en­ten­der de in­me­dia­to su pre­ci­sa di­men­sión. En el re­gis­tro do­cu­men­tal, en la fil­ma­ción o gra­ba­ción de las imá­ge­nes, se va por el uni­ver­so de la his­to­ria co­mo a re­co­ger mo­ri­tas sil­ves­tres por el mon­te, sin sa­ber a cien­cia cier­ta si re­co­ge­ré su­fi­cien­tes y su­fi­cien­te­men­te dul­ces. Es pre­ci­so con­fiar en la in­tui­ción sen­si­ble: una sos­pe­cha so­bre el va­lor de los de­ta­lles y que­dar­se mi­rán­do­los, aun más allá del no en­ten­der lo que quie­ren de­cir­nos las imá­ge­nes que lla­man nues­tra aten­ción».

Y re­sul­ta fá­cil com­pro­bar­lo con la mi­ra­da de Weis­kopf, quien sa­lió a bus­car mo­ri­tas don­de abun­dan la pa­pa, la oca, el ollu­co, el arroz y la yu­ca, a sa­bien­das de que sí ha­bría su­fi­cien­tes pe­ro no su­fi­cien­te­men­te dul­ces, pues con sus pre­gun­tas aflo­ran, mano a mano, ma­ter­ni­dad y aban­dono en la mis­ma pro­por­ción. Por­que, acos­tum­bra­do co­mo es­toy al pa­ra­dig­ma ma­terno de ab­ne­ga­ción y fie­re­za en la pro­tec­ción, cual ca­nal Ani­mal Pla­net, cues­ta re­co­no­cer que exis­tan otras reali­da­des, fi­lo­so­fías di­ver­sas que pon­gan a tam­ba­lear los ci­mien­tos de una mo­ral ab­so­lu­tis­ta en­fren­ta­da a la re­la­ti­vi­dad de la vi­da. Ideas don­de amor y des­ape­go con­vi­ven fi­lial­men­te en la pa­ra­do­ja vi­sual de es­te gran úte­ro sel­vá­ti­co, tam­bién lla­ma­do pul­món del mun­do.

Cla­re coes­cri­be con Ni­co­las Van He­melryck, su es­po­so, una tra­ve­sía que hil­va­na los pun­tos de su te­ji­do vi­tal, re­cor­dan­do aque­llo que el ci­neas­ta ar­gen­tino Ni­co­lás Pri­vi­de­ra ( M, 2007) ma­ni­fes­ta­ra en torno a la me­mo­ria co­mo lo me­nos pa­re­ci­do a un mu­seo que exis­te, «un te­rri­to­rio ab­so­lu­ta­men­te vi­tal, don­de siem­pre hay co­rrien­tes en­fren­ta­das, don­de siem­pre hay dis­cu­sio­nes». E inevi­ta­ble­men­te, y por dó­ci­les que pue­dan ex­po­ner­se, es­tas emer­gen an­te la cá­ma­ra, me­dian­do, eso sí, el amor per­ma­nen­te e in­dis­cu­ti­ble de la do­cu­men­ta­lis­ta por su pro­ge­ni­to­ra, pe­se a los efec­tos que su pro­cu­ra­da y de­fen­di­da li­ber­tad arro­jan so­bre la vi­da de ella y la de su her­mano Die­go, abo­ca­do a los ex­tre­mos de la dro­ga­dic­ción y del «in­fierno en la tie­rra», tal cual él mis­mo de­fi­ne bue­na par­te de su pe­ri­plo des­de los on­ce años.

A pro­pó­si­to del tra­ta­mien­to de es­te y otros te­mas, mu­cho me­nos ál­gi­dos, en la cons­truc­ción na­rra­ti­va, Dia­na Bus­ta­men­te, di­rec­to­ra del Fic­ci, men­cio­na que «es fá­cil caer en la au­to­com­pla­cen­cia cuan­do el director se atre­ve a ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre sí mis­mo y las re­la­cio­nes con sus pa­dres, pe­ro es­te re­tra­to fa­mi­liar, desa­rro­lla­do en la jun­gla co­lom­bia­na, no su­fre de ello. Hay equi­li­brio en la di­fe­ren­cia de mi­ra­das, aun­que se pri­vi­le­gia la voz de la hi­ja». Lo cual, en efec­to, es per­cep­ti­ble des­de la pri­me­ra per­so­na vo­cal has­ta su pro­pia in­clu­sión en la tra­ma, en es­pe­ra de Noa, a la pos­tre pri­me­ra hi­ja hu­ma­na en na­cer, tras el do­cu­men­tal co­mo pri­me­ra obra desea­da y con­sen­sua­da en pa­re­ja, pe­ro tam­bién in­tan­gi­ble co­mo la vo­lun­tad, y li­bre co­mo el in­sec­to que en un fo­to­gra­ma al ini­cio des­pren­de vue­lo sin pe­dir per­mi­so.

Ama­zo­na es re­tra­to en mo­vi­mien­to. Es opor­tu­ni­dad pa­ra el diá­lo­go en­tre dis­tin­tos que com­par­ten la mis­ma san­gre. Es un chan­ce pa­ra re­co­no­cer­se en el si­len­cio eco­sis­té­mi­co del co­ra­zón hu­mano, en es­pe­cial el fe­me­nino, al que tam­bién han es­te­reo­ti­pa­do co­mo un océano de se­cre­tos. Pe­ro es­te es un río de pre­gun­tas en bus­ca de res­pues­tas, sean o no tran­qui­li­zan­tes, por­que la ver­dad flu­ye cual cau­dal agre­si­vo, pe­li­gro­so, amo­ro­so y fe­cun­da­dor. Y pue­de to­car fon­do, pe­ro siem­pre sa­le a flo­te.

Una mi­ra­da que se abre fren­te al do­cu­men­tal ‘Ama­zo­na’, en el que el aban­dono y las re­la­cio­nes fi­lia­les se en­cuen­tran la­ten­tes du­ran­te el re­la­to. Es­ce­na del do­cu­men­tal ‘Ama­zo­na’, de Cla­re Weis­kopf. * Je­fe de Pren­sa - Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be. Pe­rio­dis­ta, do­cen­te, for­ma­dor de pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.