Los co­lo­res del jazz

Latitud - - News - Fer­nan­do Pes­soa (o uno de sus he­te­ró­ni­mos). Por Gustavo Co­go­llo B.

« Acep­ta cual­quier co­sa. Acep­ta a los de­más de la mis­ma for­ma que te acep­tas a ti. Si no es­tás to­can­do tú, es­tás to­can­do el solo de al­gún otro. Pue­des dar o to­mar. Pue­des ser es­pi­ri­tual o cual­quier otra co­sa. La mú­si­ca es una lla­ve pa­ra dis­ci­pli­nar a la gen­te. Pue­de cu­rar a los en­fer­mos. La mú­si­ca es al­go es­pi­ri­tual. For­ma par­te de un mun­do sub­te­rrá­neo. To­da crea­ción es he­cha por per­so­nas es­pi­ri­tua­les».

Nues­tra mú­si­ca ac­tual, la del Ca­ri­be in­su­lar

El au­tor ahon­da en la his­to­ria del gé­ne­ro, las trans­for­ma­cio­nes que ha su­fri­do y có­mo es­te es, a fin de cuen­tas, el triun­fo del “es­pí­ri­tu del Ca­ri­be”. El mi­to es na­da y lo es to­do, El mis­mo sol que abre los cie­los Es un mi­to bri­llan­te y mu­do El cuer­po muer­to de Dios vi­vo y des­nu­do Es­te que aquí des­em­bar­có fue por no ha­ber exis­ti­do Sin exis­tir no bas­tó, por no ha­ber ve­ni­do vino y nos creó Así la le­yen­da se es­cu­rre pa­ra en­trar a la reali­dad…

y la con­ti­nen­tal, na­ció de la com­pe­ne­tra­ción de nues­tras dan­zas y bai­les na­ti­vos o abo­rí­ge­nes, pa­ra más tar­de nu­trir­se con las di­fe­ren­tes cul­tu­ras y et­nias. Es­tas eran traí­das e im­plan­ta­das des­de los paí­ses afri­ca­nos: ban­tú, yo­ru­ba, man­din­ga, as­han­ti, abi­si­nios, con­go­le­ses y al­gu­nos otros que, co­mo se­res es­cla­vi­za­dos, se unie­ron a la me­mo­ria mu­si­cal del Ca­ri­be taino, gua­ji­ro, ara­wuak con sus di­fe­ren­tes tam­bo­res.

Es­tos ins­tru­men­tos fue­ron cons­trui­dos en su mo­men­to his­tó­ri­co en la Amé­ri­ca co­lo­nial de esas et­nias des­pla­za­das, pa­ra afian­zar un po­co la uni­ver­sa­li­dad de la mú­si­ca y la cul­tu­ra afri­ca­na, que ve­nía pre­ña­da por otros rit­mos e ins­tru­men­tos ad­qui­ri­dos en el no­ma­dis­mo re­li­gio­so y co­mer­cial de esos pue­blos a tra­vés de su his­to­ria y del tiem­po, con otros con­ti­nen­tes que tam­bién ha­cían lo mis­mo.

Lue­go se afian­za­ría con los so­ni­dos de los ins­tru­men­tos y rit­mos mu­si­ca­les de la Eu­ro­pa mes­ti­za, por una par­te den­tro de su pro­pia geo­gra­fía, lue­go aquí en nues­tras tie­rras, don­de los mis­mos afri­ca­nos –im­plan­ta­dos en el Ca­ri­be– lo trans­for­ma­rían más tar­de, es­tan­do en los es­ta­dos del sur de Nor­tea­mé­ri­ca, par­te del Ca­ri­be/gol­fo de Mé­xi­co, en los Es­ta­dos de Lui­sia­na, el sur de la Flo­ri­da, Geor­gia, Ala­ba­ma y to­do lo que es y es­tá re­la­cio­na­do con la desem­bo­ca­du­ra del Mis­sis­sip­pi, pe­ro, an­te to­do, es a par­tir de los work songs, «cantos de tra­ba­jo», que se iban ge­ne­ran­do o pro­du­cien­do mien­tras rea­li­za­ban sus ofi­cios, re­co­gien­do las di­fe­ren­tes co­se­chas agrí­co­las, o arrean­do el ga­na­do, los cantos de lo que hoy son lla­ma­dos spi­ri­tuals.

Eran cantos gru­pa­les, de tra­ba­jo, con in­vo­ca­ción a sus dio­ses, o co­mo car­tas o re­ca­dos

que se en­via­ban de un sec­tor a otro mien­tras tra­ba­ja­ban. Des­de allí par­ten los spi­ri­tuals y el blues, fuer­tes y pro­fun­das za­pa­tas pa­ra el jazz; mien­tras por otra par­te los afri­ca­nos que se fue­ron que­dan­do por ne­ce­si­dad u obli­ga­ción en las is­las del Ca­ri­be unie­ron con lo lo­cal y re­vi­ta­li­za­ron sus raí­ces con Olo­fí, Aga­yú, Ye­ma­yá, Chan­gó, Eleg­guá, Ocho­sí, y des­de allí se fue­ron an­dan­do pa­ra el son, ca­lip­so, zo­ca, gua­guan­có, gua­ra­cha, mam­bo, pa­chan­ga, cha­cha­chá y me­ren­gue. Has­ta que al fi­nal, co­mo to­do, mu­chas co­sas se hi­cie­ron por de­fi­ni­dos in­tere­ses mer­can­ti­les, lo que fue­ron con­vir­tien­do en un solo ‹en­re­da­la­pi­ta› de so­ni­dos, lla­ma­do sal­sa. Pe­ro de ahí, de ese ‹en­re­da­la­pi­ta› sa­lió y que­dó al­go... al­go que to­da­vía si­gue bus­can­do, que es­tá dan­do la vuel­ta, re­tor­nan­do en bus­ca de los orí­ge­nes, de lo pro­pio: el uró­bo­ros que se muer­de la co­la, lla­ma­do la­tin jazz. Los so­ni­dos nues­tros, de nues­tras plu­ri­et­nia, lo lla­ma­do mul­ti­rra­cia­li­dad. Al­go que por allá, mu­chos in­te­lec­tua­les lla­man sin­cre­tis­mo.

Nos de­be­mos si­tuar en la piel, en la men­te de esos se­res cap­tu­ra­dos, rap­ta­dos, se­cues­tra­dos, traí­dos de la no­che a la ma­ña­na en con­tra de to­do, des­pren­di­dos, arras­tran­do sus cos­tum­bres, su en­torno social y su cul­tu­ra; un es­pa­cio so­cio­ló­gi­co en to­da su ge­né­ti­ca, cual­quie­ra que ella ha­ya si­do su me­mo­ria co­lec­ti­va, has­ta otras tie­rras, otros ai­res y, lo más di­fí­cil, otro en­torno et­no­so­cial y geo­grá­fi­co pa­ra con­ti­nuar sien­do, has­ta hoy, unos hu­mi­lla­dos.

Por lo tan­to, la es­té­ti­ca de la mú­si­ca nues­tra y del blues/jazz, en sí mis­mo, pa­ra ser com­ple­ta­men­te en­ten­di­da de­be ser vis­ta, lo más cer­cano po­si­ble des­de su con­tex­to so­cio­cul­tu­ral y, an­te to­do, des­de lo hu­mano.

Hay que ob­ser­var que el blues es la ma­dre y el ver­bo. Que es úni­co y que se ha ido, y se va a ir di­vi­dien­do. Así, de­be­mos con­ce­bir al blues co­mo una frac­ta­li­za­ción de él mis­mo, que a la vez es una par­te­no­gé­ne­sis, que se va di­vi­dien­do en nue­vos in­di­vi­duos, y es­tos en otros y en otros más; pe­ro que en su ADN mu­si­cal con­lle­va siem­pre el ini­cio, a la ma­dre: los spi­ri­tuals, el blues. El ver­da­de­ro sen­ti­mien­to, los cantos de un pue­blo ‹con­tra­he­cho›, mal­tra­ta­do, que han sa­li­do y sa­len del al­ma.

En el fon­do el jazz, reite­ro, es y se­rá «una lu­cha de cla­ses». Cuan­do na­ce co­mo blues y se in­ten­ta desa­rro­llar co­mo jazz apa­re­ce la ma­yor rup­tu­ra ha­cia lo mo­derno por allá por los años 40 del si­glo XX: el be­bop. Sín­to­ma o una reac­ción de los jó­ve­nes mú­si­cos ‹ne­gros› con­tra la es­te­ri­li­dad y la for­ma­li­dad pre­fa­bri­ca­da del swing, ya que es­te fue una ‹res­pues­ta de cla­se› a la mú­si­ca de los ne­gros; mien­tras el swing –crea­do pa­ra de­te­ner los avan­ces so­cio­cul­tu­ra­les de una et­nia– en tan­to bus­ca­ba un ca­mino pa­ra in­te­grar­se for­mal­men­te a la co­rrien­te de la cul­tu­ra mer­can­ti­lis­ta nor­te­ame­ri­ca­na; pe­ro en el fon­do de to­do es­to, el jazz es el triun­fo del ‹es­pí­ri­tu del Ca­ri­be›.

‘Sketch’ rea­li­za­do por Greg Bet­za, per­te­ne­cien­te a la co­lec­ción ‘Jazz at Lin­coln Cen­ter’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.