LA CIUDAD COMO LU­GAR DE RE­FLE­XIÓN

Una in­vi­ta­ción a re-pen­sar la im­por­tan­cia de la ar­qui­tec­tu­ra en Ba­rran­qui­lla, y su va­lor cul­tu­ral y pa­tri­mo­nial.

Latitud - - Portada - Por Mau­ri­cio Mo­go­llón / Mi­ra al Cen­tro

¿Y tú quién eres?, ¿có­mo te lla­mas?, ¿de don­de vie­nes?

No sé có­mo me lla­mo, ni quié­nes fue­ron mis pa­dres. No sé de dón­de ven­go ni quién soy.

El pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co es­tá ahí para mi­rar­lo, ver­lo, vi­vir­lo, va­lo­rar­lo y pro­te­ger­lo. No per­ma­ne­ce im­pá­vi­do por­que de­sa­for­tu­na­da­men­te es vul­ne­ra­ble. El pa­so del tiem­po lo gol­pea fuer­te­men­te; esos edi­fi­cios «vie­jos» son como nues­tros abue­los, me­re­cen nues­tro cui­da­do y agra­de­ci­mien­to, al tiem­po que son nues­tra me­mo­ria. Así mis­mo el pa­tri­mo­nio per­ma­ne­ce ahí tran­qui­lo como tes­ti­go de nues­tra historia, nos re­cuer­da de dón­de ve­ni­mos, nos ayu­da a re­co­no­cer­nos unos a otros y nos per­mi­te apren­der so­bre no­so­tros mis­mos. El pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co es he­ren­cia de todos y ali­men­ta nues­tra ri­que­za cul­tu­ral. Esa ri­que­za in­tan­gi­ble que en úl­ti­mas es la que vale la pe­na.

Afue­ra, en las ca­lles, deam­bu­lan no solo tran­seún­tes, sino las ilu­sio­nes que ca­da uno de no­so­tros lle­va a cues­tas. Aden­tro, no solo ha­bi­tan nues­tros an­he­los, sino que ba­jo los te­chos de nues­tras cons­truc­cio­nes, y ro­dea­dos de paredes, con­vi­ven nues­tros sue­ños y nues­tras fan­ta­sías. Así ha si­do desde que el hom­bre

in­ven­tó la ciudad y se hi­zo ciu­da­dano.

Hay quie­nes se pre­gun­tan a viva voz que para qué se con­ser­van esas ca­sas vie­jas, ya des­ven­ci­ja­das, raí­das y te­ji­caí­das. Otros tan­tos pi­den en nom­bre del desa­rro­llo que las re­em­pla­ce­mos por to­rres de vein­te pi­sos con apar­ta­men­tos ti­po loft, de esos mo­der­nos con co­ci­na abier­ta y pi­sos de por­ce­la­na­to bien bri­llan­te. Así como los que usan los eje­cu­ti­vos de hoy, es­pa­cios fun­cio­na­les, prác­ti­cos y pe­que­ños que han des­pla­za­do la ge­ne­ro­si­dad y la am­pli­tud. Efi­cien­cia que sa­cri­fi­ca el con­fort que ha­ce ama­ble la vi­da. A todos esos de­be­mos re­cor­dar­les que de la ma­ne­ra como va­lo­ra­mos nues­tras raí­ces, nues­tra he­ren­cia, es de­cir nues­tro pa­sa­do, de esa for­ma vi­vi­re­mos nues­tro pre­sen­te y cons­trui­re­mos nues­tro fu­tu­ro.

Ya he­mos si­do tes­ti­gos de la des­apa­ri­ción de jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas que en nom­bre del pro­gre­so han caí­do víc­ti­mas de un desa­rro­llo ines­cru­pu­lo­so, un desa­rro­llo que avan­za sin mi­ra­mien­tos de nin­gu­na cla­se y que bo­rra a su pa­so todo lo que se in­ter­pon­ga en su ca­mino, un desa­rro­llo vo­raz, ca­paz de en­gu­llir­se nues­tra me­mo­ria y que ya cuen­ta en­tre sus víc­ti­mas al­gu­nos hi­tos como el Edi­fi­cio Palma y el an­ti­guo Club Ba­rran­qui­lla , que ya des­apa­re­cie­ron, o el dam­ni­fi­ca­do edi­fi­cio de la Unión Es­pa­ño­la, que pa­só de be­lla edi­fi­ca­ción a es­pan­to­so ade­fe­sio.

Aun­que afor­tu­na­da­men­te ya exis­ten los me­ca­nis­mos e ins­tru­men­tos le­ga­les para que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de turno ejer­zan la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio, a pe­sar de las de­fi­cien­cias ope­ra­ti­vas o ad­mi­nis­tra­ti­vas que pue­dan per­sis­tir, nos ha­ce fal­ta a no­so­tros como ciu­da­da­nos apro­piar­nos de lo que que­da. No solo mi­rar­lo para con­tem­plar­lo, sino ob­ser­var­lo para va­lo­rar­lo; en un esfuerzo co­mún de­be­mos crear una cultura que va­lo­re nues­tro pa­tri­mo­nio, no solo desde su cuan­tía eco­nó­mi­ca o en su di­men­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca sino como ese acer­vo cul­tu­ral esen­cial y par­te fun­da­men­tal de nues­tra iden­ti­dad, como nues­tro re­fe­ren­te his­tó­ri­co.

So­mos nues­tra me­mo­ria, es un he­cho in­ne­ga­ble que la ar­qui­tec­tu­ra re­fle­ja el pen­sa­mien­to y el es­pí­ri­tu de su pro­pio tiem­po. Todos sa­be­mos que esas edi­fi­ca­cio­nes y los ba­rrios que se con­for­ma­ron son un re­fe­ren­te his­tó­ri­co na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que da fe del mo­men­to por el que pa­sa­ba nues­tra ciudad en aque­lla épo­ca. Pa­rá­me­tros nue­vos de pla­nea­ción ur­ba­na, nue­vos có­di­gos de com­por­ta­mien­to so­cial, tec­no­lo­gías des­co­no­ci­das has­ta el mo­men­to, tendencias cul­tu­ra­les y de­más ma­ra­vi­llas en­tra­ron por ahí. Son tes­ti­mo­nio de la lle­ga­da del fu­tu­ro a nues­tro país.

La fu­sión de ape­lli­dos fo­rá­neos y lo­ca­les for­ja­ron es­tos es­pa­cios que abrie­ron la puer­ta a la mo­der­ni­dad, no solo de Ba­rran­qui­lla sino de Co­lom­bia. La in­no­va­ción y el pro­gre­so se res­pi­ra­ron una vez en sus ca­lles na­cien­tes. Pe­ro don­de vi­vie­ron Man­ci­nis, San­to Domingos, Fuen­ma­yo­res y Muv­dis, en­tre otros tan­tos, hoy ca­mi­nan Gar­cías, Mo­go­llo­nes, Mo­re­nos, He­rre­ras o Pa­rras. Lo que an­tes fue­ron man­sio­nes hoy son se­des de re­co­no­ci­das com­pa­ñías, y los an­ti­guos sa­lo­nes de bai­le se han con­ver­ti­do en bi­blio­te­cas o sa­las de con­fe­ren­cia de uni­ver­si­da­des. Las re­si­den­cias de an­ti­guos gran­des em­pre­sa­rios hoy son se­de de pe­que­ños em­pren­de­do­res del fu­tu­ro.

Mu­cha agua ha co­rri­do de­ba­jo del puen­te, de eso bien sa­be­mos los ba­rran­qui­lle­ros. Y hoy, cuan­do la ciudad se atre­ve a vol­ver a mi­rar con ener­gía al fu­tu­ro, se ha­ce ur­gen­te y ne­ce­sa­rio ver nues­tro pa­tri­mo­nio con or­gu­llo, no con un or­gu­llo po­sa­do, sino uno sin­ce­ro y ho­nes­to. In­te­re­sar­nos por sus es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos, apro­ve­char esos es­pa­cios para mos­trar­los a quie­nes nos vi­si­tan, va­lo­rar­los para de­vol­ver­les todo su es­plen­dor, co­no­cer­los de tal ma­ne­ra que in­terio­ri­ce­mos sus va­lo­res y los in­cor­po­re­mos a nues­tra idio­sin­cra­cia para plas­mar­los en la ar­qui­tec­tu­ra de hoy. No para re­pli­car­lo y co­piar­lo a pie jun­ti­llas, sino para en­ten­der­lo y to­mar de ahí lo va­lio­so, lo ar­que­tí­pi­co y pa­ra­dig­má­ti­co.

To­mar todo lo bueno de eso que es­tá ahí y que nos ha­bla de un mejor tiem­po pa­sa­do para atre­ver­nos a usar­lo, no como un re­fe­ren­te he­cho historia y le­tra muer­ta, sino uno vi­gen­te, vi­vo, de ca­ra al fu­tu­ro. ¿Por qué no to­mar esos va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos y de pla­nea­ción que tan­to ad­mi­ra­mos por en­ci­ma del hom­bro para asu­mir­los de fren­te de ma­ne­ra que los nue­vos es­pa­cios de esa nue­va ciudad que se cons­tru­ye de ca­ra y a ori­llas de nues­tro río es­tén im­preg­na­dos de la ar­qui­tec­tu­ra que re­po­sa por tan­tas par­tes de la ciudad?

El pa­tri­mo­nio es­tá ahí, más que para re­cor­dar­nos lo que fui­mos, para mos­trar­nos de lo que es­ta­mos he­chos, para que no ol­vi­de­mos nues­tro po­ten­cial; todo lo que so­mos ca­pa­ces de ser y de lo­grar. La ciudad la po­de­mos leer a tra­vés de sus es­pa­cios. Sus edi­fi­ca­cio­nes, sus ca­lles, los pi­sos que re­po­san ba­jo nues­tros pies y que fue­ron re­co­rri­dos en otra épo­ca por otros za­pa­tos que an­da­ban a rit­mo di­fe­ren­te nos ha­blan de lo que ya pa­só, pe­ro nos dan las claves para que cons­tru­ya­mos hoy una vi­da que valga la pe­na.

El pa­tri­mo­nio es un bien no re­no­va­ble si lo de­ja­mos caer, si de­ja­mos que se des­tru­ya lo per­de­re­mos para siem­pre. Sus ci­mien­tos son dé­bi­les y vul­ne­ra­bles, y la ma­yo­ría de las ve­ces no re­sis­ten el em­ba­te del desa­rro­llo y el pro­gre­so. Oja­lá sea­mos ca­pa­ces de de­jar­les a nues­tros hi­jos y a los de ellos una ciudad que valga la pe­na ver, para que ellos pue­dan sen­tir el mis­mo or­gu­llo que mu­chos de no­so­tros sen­ti­mos cuan­do nos en­con­tra­mos de fren­te con los edi­fi­cios y cons­truc­cio­nes de nues­tros abue­los.

Por­que cree­mos que el pa­tri­mo­nio es im­por­tan­te, en Mi­ra al Cen­tro lle­va­mos 12 años mi­rán­do­lo, ca­mi­nán­do­lo, fo­to­gra­fián­do­lo, re­gis­tran­do y con­tan­do sus se­cre­tos y sus his­to­rias. Para que las nuevas ge­ne­ra­cio­nes co­noz­can, vi­van y se apro­pien de nues­tro pa­tri­mo­nio.

Es­cri­bía Hei­deg­ger en ese sen­ti­do en Cons­truir, ha­bi­tar, pen­sar que «la au­tén­ti­ca cri­sis del ha­bi­tar es­tri­ba en que los mor­ta­les ten­drían an­te todo que bus­car nue­va­men­te le esen­cia del ha­bi­tar y que ten­drían que apren­der an­te todo a ha­bi­tar».

Sí, el pa­tri­mo­nio hay que mi­rar­lo, hay que apre­ciar­lo, pe­ro so­bre todo hay que va­lo­rar­lo. ¿Para qué? Para sa­ber de qué es­ta­mos he­chos.

In­te­rior del an­ti­guo edi­fi­cio del Ban­co Du­gand, que es­tá sien­do res­tau­ra­do en la ac­tua­li­dad.

Las ca­so­nas del ba­rrio El Pra­do se en­cuen­tran ca­ta­lo­ga­das como Bie­nes de In­te­rés Cul­tu­ral de Ca­rác­ter Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.