Per­nett: el po­der de la fu­sión|

Una en­tre­vis­ta con el mú­si­co ba­rran­qui­lle­ro, uno de los pio­ne­ros de la cum­bia digital en Co­lom­bia.

Latitud - - Portada - Por Lau­ra Ca­mar­go

Si tu­vié­se­mos que se­ña­lar al pre­cur­sor de la cum­bia digital, la res­pues­ta inequí­vo­ca se­ría men­cio­nar a Hum­ber­to Per­nett. Aquel per­so­na­je de ca­be­llo al­bo­ro­ta­do, ga­fas de sol y gua­ya­be­ras flo­rea­das ha vi­vi­do una in­ten­sa tra­yec­to­ria de ya dos dé­ca­das ex­pe­ri­men­tan­do en la es­ce­na lo­cal, y por tem­po­ra­das tam­bién en el ex­te­rior, don­de ha si­do digno em­ba­ja­dor de nues­tras tra­di­cio­nes so­no­ras. Y es que al vi­si­tar su si­tio web ofi­cial ( www. per­nett.co) se lee en ma­yús­cu­las como en­ca­be­za­do: El po­der de fu­sión. Es allí don­de qui­zá ra­di­ca su ma­yor for­ta­le­za: en no te­ner mie­do a ju­gar y unir ele­men­tos que para otros pa­re­cen in­co­ne­xos o ex­tra­ños.

Aho­ra, mien­tras que tan­tos mú­si­cos as­pi­ran a fir­mar con una gran dis­que­ra, su ca­so resulta ade­más cu­rio­so por­que él hi­zo lo con­tra­rio: de­bu­tó ofi­cial­men­te en 2003 lan­zan­do con Sony Mú­si­ca para pick up, tra­ba­jo del cual se des­pren­den can­cio­nes que mar­ca­ron tendencia como Ca­rib­bean Ra­ver (Óp­ti­mo po­si­ti­vo) y Hue­le a Ma­ria­ca­cha­fa; para años des­pués, en 2009, de­ci­dir lan­zar su mú­si­ca de mo­do au­to­ges­tio­na­do. Como pro­duc­to de esa de­ci­sión eman­ci­pa­do­ra na­ció su pro­pio se­llo, Per­nett Re­cords, con el que ade­más ha pro­du­ci­do a otros ar­tí­fi­ces con es­pí­ri­tu in­no­va­dor.

El éxi­to que du­ran­te 2006 co­se­chó su ál­bum Cum­bia Ga­lác­ti­ca –sien­do el se­gun­do más ven­di­do en Co­lom­bia en ese año, se­gún da­tos del pe­rió­di­co El Tiem­po– fue sin du­das un an­tes y un des­pués para la es­ce­na al­ter­na­ti­va cos­te­ña. Lue­go de ello, fue inevi­ta­ble que emer­gie­ran desde el ano­ni­ma­to has­ta la po­pu­la­ri­dad otros mú­si­cos con una es­té­ti­ca ale­gre y ex­pe­ri­men­tal. Aun­que el boom de la cum­bia rein­ven­ta­da y com­bi­na­da con otros gé­ne­ros no es ex­clu­si­vo de esta re­gión, lo irre­fu­ta­ble es que acá se ges­tó, y por ello de­ci­di­mos con­ver­sar con Per­nett. Lo pri­me­ro que nos con­tó fue ace­rca de su ex­pe­rien­cia mu­si­cal du­ran­te su in­fan­cia y ado­les­cen­cia.

«Me in­flu­yó de ma­ne­ra muy no­ta­ble par­ti­ci­par en el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla: en la cum­biam­ba la Ci­po­te Vai­na, El Ci­po­te Ga­ra­ba­to, la mú­si­ca de los pick ups, la cer­ca­nía con per­so­na­jes de la mú­si­ca como Ju­ven­tino Oji­to o Efraín Me­jía, y so­bre todo la in­fluen­cia de Car­men­ci­ta Per­nett, mi tía abue­la, a quien po­cas ve­ces tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver, pe­ro cu­yo tra­ba­jo de­jó en mí una am­plia cu­rio­si­dad por la mú­si­ca».

Lue­go, al con­sul­tar­le ace­rca

de si tu­vo al­gún ins­tan­te de re­ve­la­ción tras el cual de­ci­dió de­di­car­se de lleno a su vo­ca­ción nos con­fe­só que epi­fa­nías ha te­ni­do va­rias, pe­ro no tie­ne con­cien­cia del día en que se vol­vió mú­si­co. «Para mí siem­pre ha si­do así», se­ña­la.

Al ahon­dar en los pros y contras de te­ner su pro­pio em­pren­di­mien­to dis­co­grá­fi­co (Per­nett Re­cords) y no de­pen­der de gran­des com­pa­ñías, co­men­tó: «Has­ta la fe­cha he pu­bli­ca­do, ade­más de mis tres úl­ti­mos dis­cos; re­mi­xes, sen­ci­llos y tra­ba­jos de otros ar­tis­tas. Siem­pre me man­ten­go en el ejer­ci­cio de la pro­duc­ción y la com­po­si­ción. Pros: el he­cho de po­der te­ner con­trol total de la obra, desde el mo­men­to de su con­cep­ción has­ta su negociación, es una ven­ta­ja gran­dí­si­ma. En cuan­to a los contras pien­so que tal vez ten­gan que ver con el asun­to de las car­gas de im­pues­tos ri­dí­cu­las que hay en el país. No exis­te apo­yo al em­pre­sa­rio in­de­pen­dien­te y eso es una reali­dad tris­te».

Pe­ro Hum­ber­to es en todo ca­so un ani­mal tropical mul­ti­fa­cé­ti­co, y no con­ten­to con can­tar, to­car, pro­du­cir y pro­mo­cio­nar sus can­cio­nes y las de sus apa­dri­na­dos, ade­más fu­sio­na rit­mos ba­jo pseu­dó­ni­mo de DJ Wiz-key: «Qui­zás lo más in­tere­san­te de DJ Wiz-key es que es un pro­yec­to ba­sa­do en el mis­mo con­cep­to de la tra­di­ción mez­cla­da con la elec­tró­ni­ca, pe­ro como él ha­go cosas que como Per­nett no ha­ría: como mas­hups (mez­clas) de pro­gra­mas de TV, ban­das so­no­ras de pe­lí­cu­las en cla­ve de cham­pe­ta. Todo siem­pre con un to­que muy ga­lác­ti­co, pe­ro en una di­rec­ción di­fe­ren­te a la de Per­nett, que se en­car­ga más de ha­cer can­cio­nes. Wiz-key es en ma­yor par­te ins­tru­men­tal y muy rum­be­ro».

Como lo más ca­rac­te­rís­ti­co de la mo­vi­da ca­ri­be de la cual es pre­cur­sor es esa in­ter­ven­ción de lo tra­di­cio­nal a tra­vés de las compu­tado­ras, in­da­ga­mos un po­co más ace­rca de có­mo, desde sus co­mien­zos en dé­ca­das pa­sa­das, se ha alia­do con los pro­gre­sos in­for­má­ti­cos al en­trar en un es­tu­dio de gra­ba­ción: «Para mí fue im­pre­sio­nan­te pre­sen­ciar có­mo la tec­no­lo­gía so­no­ra iba avan­zan­do desde los no­ven­ta has­ta aho­ra, y al­go que me pa­re­ció una total lo­cu­ra fue el he­cho de po­der ma­ni­pu­lar una muestra de au­dio como si se tra­ta­ra de un MIDI. Eso cam­bió para mí mu­chas cosas: el he­cho de po­der cuan­ti­zar tam­bo­res, afi­nar­los o des­afi­nar­los, cam­biar­les la ve­lo­ci­dad a mi an­to­jo, etc. Fue una ven­ta­na a un nue­vo horizonte».

No resulta fá­cil en­ton­ces definir ac­tual­men­te la esen­cia de la cum­bia, pe­ro él in­ten­tó abor­dar esa cues­tión en esta en­tre­vis­ta: «Así como los ro­que­ros al em­pe­zar se nu­trie­ron de sus an­ces­tros cul­tu­ra­les del nor­te y de sus le­yen­das y las co­lo­ca­ron en su mú­si­ca, no­so­tros he­mos he­cho lo mis­mo; he­mos to­ma­do la ma­gia que ha­bi­ta en nues­tras cos­tum­bres y las he­mos tra­du­ci­do en el contexto so­no­ro ac­tual. La cum­bia es­tá más viva que nun­ca y bri­lla a ni­vel glo­bal; es ya un rit­mo gran­de con mu­chí­si­mos in­tér­pre­tes y mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos, es todo un mun­do para aden­trar­se».

A ma­ne­ra de muestra de esa uni­ver­sa­li­dad, le pe­di­mos que nos dé un par de ejem­plos de los lu­ga­res más ines­pe­ra­dos desde los cuá­les lo han con­tac­ta­do gra­cias a su obra: «Unos mu­cha­chos de una ban­da de rap si­be­ria­na que ha­ce mú­si­ca con ins­tru­men­tos que en­cuen­tran en la ba­su­ra, así como un DJ de Nue­va Ze­lan­da que pro­gra­ma fuer­te­men­te mi mú­si­ca allá. Tam­bién me han in­vi­ta­do a to­car a Co­rea del Sur, a Ru­sia… No sé, el mun­do es muy gran­de y ca­da día las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas».

En más de una oca­sión, el ar­tí­fi­ce ha de­fi­ni­do su es­ti­lo como «fol­clo­re pro­gre­si­vo», y para los ex­po­nen­tes de ese gé­ne­ro tan no­ve­do­so la di­fu­sión por par­te de me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­gio­na­les –ta­les como emi­so­ras ra­dia­les, dia­rios, re­vis­tas y de­más–, pue­de re­sul­tar cru­cial. Per­nett opi­nó lo si­guien­te res­pec­to de la la­bor de di­chos ca­na­les, en mu­chos ca­sos cri­ti­ca­da por otros ac­to­res de la mo­vi­da como de­fi­cien­te o in­clu­so ne­gli­gen­te: «Pien­so que hay que se­guir in­ves­ti­gan­do más, hay mu­chas cosas que aún no se cu­bren y su­ce­den a dia­rio, hay que se­guir ca­me­llan­do fuer­te­men­te para que la ver­da­de­ra cultura se vea. Va­mos bien pe­ro hay que se­guir in­ves­ti­gan­do con más fuer­za». Pe­ro, con­tra vien­to y ma­rea, la ca­ma­da de re­pre­sen­tan­tes de esa co­rrien­te de «fol­clo­re pro­gre­si­vo» pa­re­ce se­guir cre­cien­do cons­tan­te­men­te en ciu­da­des cos­te­ñas, den­tro de ellos Per­nett des­ta­ca y re­co­mien­da a Mu­la­to Ban­tú, Bo­zá, Ori­to Can­to­ra, Em­je Rose y Co­lec­tro, en­tre otros. Ano­tan­do que «son solo un pe­que­ño pe­da­zo de la lar­ga e in­ter­mi­na­ble lis­ta de mú­si­cos que es­tán haciendo cosas muy in­tere­san­tes desde nues­tra pers­pec­ti­va ca­ri­be».

Hum­ber­to ade­más cree el ar­te como he­rra­mien­ta ge­ne­ra­do­ra de nue­vos pa­ra­dig­mas so­cia­les, en com­pa­ra­ción a las fal­sas pro­me­sas de los po­lí­ti­cos: «Yo in­ten­to en mis can­cio­nes ha­blar­le al ser hu­mano, a su con­cien­cia. Pien­so que ahí es don­de ra­di­ca el cam­bio. La po­lí­ti­ca no lo­gra cam­bios en la men­ta­li­dad de las per­so­nas, sim­ple­men­te las po­la­ri­za, o las di­ri­ge ha­cia un fin co­mún. El ar­te sí ge­ne­ra cam­bios en el pen­sa­mien­to, y te po­ne a cues­tio­nar­te; y mu­chas ve­ces esas de­li­be­ra­cio­nes te lle­van a pre­gun­tar­te si los que te go­bier­nan te go­bier­nan bien».

Con mi­ras al fu­tu­ro, si bien ya ha te­ni­do co­la­bo­ra­cio­nes muy co­men­ta­das, como Cum­bia de los abu­rri­dos, con Ca­lle 13, Per­nett agre­ga que al­gún día le gus­ta­ría com­par­tir es­ce­na­rio con Bjork, Ma­don­na o los Ro­lling Sto­nes. Por el mo­men­to, vuel­ve a ra­di­car­se en Ba­rran­qui­lla y nos cuen­ta que an­da es­tre­nan­do el sen­ci­llo que lle­va el nom­bre de su re­cien­te ál­bum Siem­bra solo amor –pu­bli­ca­do a fi­nes de 2016–, y pron­to pre­sen­ta­rá un vi­deo para el mis­mo; por otra par­te, tam­bién es­tá pro­mo­vien­do Spa­ce cham­pe­ta, el pri­mer ál­bum de DJ Wi­zKey, que se pue­de en­con­trar en Spo­tify y de­más pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Per­nett creó su pro­pio se­llo dis­co­grá­fi­co lla­ma­do Per­nett Re­cords.

El mú­si­co ba­rran­qui­lle­ro tie­ne una pro­pues­ta fres­ca en la que fu­sio­na la cum­bia con so­ni­dos elec­tró­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.