Yo no co­no­cí el Palma

El fes­ti­val que bus­ca ce­le­brar al pa­tri­mo­nio de Ba­rran­qui­lla, en su nom­bre ha­ce men­ción a la des­apa­re­ci­da jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca, el Edi­fi­cio Palma, que es­ta­ba ubi­ca­do en el Pa­seo Bo­lí­var.

Latitud - - Portada - Por Fer­nan­do Ven­goe­chea / To­do­mono

Ba­rran­qui­lla, ciudad del Ca­ri­be co­lom­biano, que al con­tra­rio de otras ciu­da­des no fue fun­da­da; se con­ci­bió como pun­to de en­cuen­tro y si­tio de li­bres, in­mi­gran­tes que lle­ga­ron de distintas par­tes con un le­ga­do cul­tu­ral que en­ri­que­ció la ar­qui­tec­tu­ra, mú­si­ca y gas­tro­no­mía lo­cal como pun­ta del ice­berg, dan­do como re­sul­ta­do un cri­sol de for­mas que guar­da una historia de­trás de ca­da pa­red o pla­ti­llo.

Por su con­di­ción de ciudad puer­to y abier­ta al mun­do desde sus ini­cios, Ba­rran­qui­lla per­ma­ne­ce en cons­tan­te cam­bio, ajus­tán­do­se a las tendencias pe­ro sin guar­dar me­mo­ria ni acer­vo de tiem­pos pa­sa­dos. Una ciudad don­de la fi­lo­so­fía es tum­bar lo vie­jo para dar­le pa­so a lo mo­derno.

Esta si­tua­ción ha­ce que nos pre­gun­te­mos, ¿por qué se de­cla­ra un edi­fi­cio pa­tri­mo­nio y no el de al lado? ¿Por qué una ca­sa en rui­nas tie­ne más va­lor que las nuevas y lu­jo­sas edi­fi­ca­cio­nes? ¿Quién de­ci­de cuá­les asun­tos, cuá­les bie­nes, cuá­les pai­sa­jes, cuá­les ru­mo­res, qué olo­res, que sen­ti­dos son y de­ben ser va­lo­ra­dos y pre­ser­va­dos?

Las res­pues­tas a es­tas in­quie­tu­des en nues­tro contexto per­mi­tie­ron de­tec­tar que exis­te una ur­gen­cia de co­no­cer y re­co­no­cer los íco­nos - no íco­nos de la ciudad, sen­si­bi­li­zar al ba­rran­qui­lle­ro ace­rca del le­ga­do de nues­tros an­te­pa­sa­dos, ac­ti­var dis­po­si­ti­vos que des­pier­ten la cons­cien­cia ciu­da­da­na y

“Las re­pú­bli­cas no se ha­cen con doc­to­res, con li­te­ra­tos, con es­cri­to­res, sino con ciu­da­da­nos”. Simón Ro­drí­guez

cues­tio­nen el va­lor de los es­pa­cios, los per­so­na­jes, las re­ce­tas, los so­ni­dos, en general, del pa­tri­mo­nio.

Como una de las ini­cia­ti­vas ban­de­ras de #to­do­mono, co­lec­ti­vo ba­rran­qui­lle­ro que trabaja desde ha­ce 10 años por ha­cer vi­si­ble el pa­tri­mo­nio y em­pren­der ac­ti­va­cio­nes de la tra­di­ción a tra­vés del di­se­ño, se crea en el 2016 el fes­ti­val ‘No co­no­cí el Palma’, con el fin de ce­le­brar el pa­tri­mo­nio en su mes na­cio­nal, to­mán­do­se todo sep­tiem­bre para co­nec­tar, a tra­vés de múl­ti­ples ex­pe­rien­cias, la ciudad con el ciu­da­dano.

El fes­ti­val ‘No co­no­cí el Palma’ es una ma­ne­ra de aler­tar al ba­rran­qui­lle­ro so­bre los te­so­ros que se han extinguido en nom­bre del pro­gre­so o por in­tere­ses par­ti­cu­la­res. El ele­gan­te Edi­fi­cio Palma, hi­to de la ar­qui­tec­tu­ra que le da nom­bre al fes­ti­val, fue cons­trui­do a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do (1928) por el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Al­fre­do Ba­de­nes, ba­jo el en­car­go del co­mer­cian­te don Án­gel Palma. Es­te edi­fi­cio icó­ni­co de es­ti­lo ma­nie­ris­ta cons­ti­tu­yó un hi­to en la historia ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciudad, has­ta que en el año 1955, por ig­no­ran­cia y fal­ta de vi­sión, fue de­mo­li­do.

Des­pués de ca­si diez años de esta ac­ción, el lo­te es ven­di­do para la cons­truc­ción del Edi­fi­cio Ca­ja Agra­ria, ga­na­dor del Pre­mio Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y pos­te­rior­men­te de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio na­cio­nal. Hoy de­no­mi­na­do To­rre Man­zur.

Ba­rran­qui­lla po­see un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co que re­fle­ja su cos­mo­po­li­tis­mo y aper­tu­ra al mun­do du­ran­te los pe­río­dos más di­ná­mi­cos de su historia. En la dé­ca­da de los 20 se cons­tru­ye un ba­rrio mo­de­lo de ur­ba­nis­mo a ni­vel mun­dial, El Pra­do, que con sus ca­so­nas, jar­di­nes y bu­le­va­res im­pac­tó po­si­ti­va­men­te en el desa­rro­llo de la ciudad.

El re­co­no­ci­mien­to, va­lo­ra­ción e in­te­rés en la con­ser­va­ción de es­te pa­tri­mo­nio es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Ape­nas en el año 1993, con ya más de un 50% de su le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co des­apa­re­ci­do, se vie­ne tra­ba­jan­do en el in­ven­ta­rio y re­gla­men­ta­ción del uso y ma­ne­jo de los in­mue­bles con va­lor pa­tri­mo­nial de la ciudad, uti­li­zan­do la nor­ma­ti­va desa­rro­lla­da por el Mi­nis­te­rio de Cultura.

Es un ali­vio tar­dío, pe­ro no solo de pie­dra y ce­men­to se cons­tru­yen iden­ti­da­des. No es po­si­ble con­ce­bir un es­pa­cio como al­ber­gue de me­mo­ria sin que el tiem­po eje­cu­te su pa­pel trans­for­ma­dor im­preg­nan­do el lu­gar de historia. La ar­qui­tec­tu­ra, los mo­nu­men­tos, los en­tor­nos, ter­mi­nan sien­do mol­dea­dos por el tiem­po y la re­la­ción de las so­cie­da­des con ellos. Son es­tos víncu­los en­tre el hom­bre y la ciudad los que le apor­tan sig­ni­fi­ca­do a las cosas, más allá de lo com­ple­jo de sus ma­te­ria­les o for­mas.

En la ma­yo­ría de los ca­sos, el ciu­da­dano no re­co­no­ce el va­lor del pa­tri­mo­nio pre­ci­sa­men­te por su cer­ca­nía con el mis­mo. Pa­sar cien­tos de ve­ces a tra­vés de los años por el fren­te de una her­mo­sa ca­sa la ter­mi­na con­vir­tien­do in­cons­cien­te­men­te en un ob­je­to co­rrien­te y co­ti­diano.

Te­ne­mos cla­ro que el des­co­no­ci­mien­to del va­lor pa­tri­mo­nial de una ciudad por par­te de la so­cie­dad lo vuel­ve frá­gil, al no te­ner ‹do­lien­tes› que desde su co­ti­dia­ni­dad es­tén dis­pues­tos a vi­vir­lo para pro­te­ger­lo, por lo que el fes­ti­val es una in­vi­ta­ción a pen­sar, ad­mi­rar, re­cor­dar, vi­vir, an­he­lar, ce­le­brar, in­ter­ve­nir, pe­ro so­bre todo a ac­tuar, te­nien­do siem­pre pre­sen­te que el pa­tri­mo­nio es un fe­nó­meno al­ta­men­te cam­bian­te; y que aun­que al­gu­nos pro­ce­sos de pa­tri­mo­nia­li­za­ción se ini­cian desde la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, otros se cons­tru­yen desde una vi­sión co­ti­dia­na y co­lec­ti­va.

El so­ció­lo­go Pie­rre Bour­dieu uti­li­za un con­cep­to de eco­no­mía para ana­li­zar el pa­tri­mo­nio: el «ca­pi­tal cul­tu­ral», pues­to que per­mi­te en­ten­der­lo como un pro­ce­so so­cial y sim­bó­li­co que –como en el ca­so de todo ca­pi­tal– es sus­cep­ti­ble de ser acu­mu­la­do, de ser re­con­ver­ti­do, de ha­cer­lo pro­du­cir ren­di­mien­tos y, por lo tan­to, de ser apro­pia­do de for­ma de­sigual por los dis­tin­tos ac­to­res. ( Ca­pi­tal cul­tu­ral, es­cue­la y es­pa­cio so­cial, 2001). De esta for­ma, se con­si­de­ra el pa­tri­mo­nio, más que un le­ga­do cul­tu­ral, una cons­truc­ción so­cial.

En­ten­de­mos en­ton­ces que si el ciu­da­dano no se en­cuen­tra em­po­de­ra­do, sen­si­bi­li­za­do res­pec­to al te­so­ro que lo cir­cuns­cri­be, se pier­de el pro­ce­so de ge­ne­rar va­lor pa­tri­mo­nial. Le­jos de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de los te­rri­to­rios, es­tá la con­cien­cia ciu­da­da­na, ca­paz de to­mar las rien­das, exi­gir y ac­tuar; he ahí la columna ver­te­bral del fes­ti­val como he­rra­mien­ta co­mu­ni­ca­ti­va, una suer­te de es­pe­jo en el que nos re­fle­ja­mos y re­fle­xio­na­mos so­bre lo que so­mos y ha­cia don­de que­re­mos ir, don­de nos re­co­no­ce­mos en múl­ti­ples di­men­sio­nes a tra­vés de nues­tra pro­pia mi­ra­da.

En el Ca­ri­be co­lom­biano, desde la li­te­ra­tu­ra y el ar­te de me­dia­dos del si­glo XX, Ma­nuel Za­pa­ta Oli­ve­lla, Héctor Ro­jas He­ra­zo y Ga­briel Gar­cía Már­quez, en­tre otros, in­te­rrum­pen con la ex­plo­ra­ción mo­der­na del mun­do ca­ri­be que ha­bi­tan, al lado de los apor­tes que ha­cen ar­tis­tas plás­ti­cos como Ale­jan­dro Obre­gón, Ce­ci­lia Po­rras y En­ri­que Grau, lo que nos ha­bla de un te­rri­to­rio col­ma­do de ins­pi­ra­ción y sa­be­res, que pe­li­gran an­te la fal­ta de ac­cio­nes. El mun­do in­mer­so en lo pa­tri­mo­nial es­tá es­pe­ran­do a ser des­cu­bier­to y abor­da­do por prác­ti­cas con­tem­po­rá­neas como la co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en el di­se­ño; prác­ti­cas que exal­ten vie­jas cos­tum­bres mez­cla­das con in­no­va­ción y me­mo­ria.

El an­tro­pó­lo­go co­lom­biano Arturo Es­co­bar afir­ma que «las cul­tu­ras ya no es­tán cons­tre­ñi­das, li­mi­ta­das y lo­ca­li­za­das sino pro­fun­da­men­te des­te­rri­to­ria­li­za­das y su­je­tas a múl­ti­ples hi­bri­da­cio­nes». Es­tas hi­bri­da­cio­nes las ha­cen úni­cas, y al igual como la pu­bli­ci­dad pien­sa en su con­su­mi­dor, se de­be pen­sar en es­tra­te­gias in­no­va­do­ras y ca­si per­so­na­li­za­das que per­sua­dan, lla­men la aten­ción y no pa­sen des­aper­ci­bi­das. Lo­grar que los men­sa­jes que acom­pa­ñan los pro­ce­sos de cam­bio sean as­pi­ra­cio­nes y no eva­sio­nes.

El fes­ti­val ‘No co­no­cí el Palma’ en su ver­sión 2017 ya es­tá co­rrien­do con una nu­tri­da agen­da que se ex­tien­de has­ta el 30 de sep­tiem­bre, cuan­do se ce­le­bra­rá su clau­su­ra en el Ban­co Du­gand, es­ce­na­rio his­tó­ri­co que cumple 100 años en pie.

El Edi­fi­cio Palma, que des­apa­re­ció para la cons­truc­ción del edi­fi­cio de la Ca­ja Agra­ria.

Fa­cha­da de una ca­sa en Ba­rran­qui­lla que ne­ce­si­ta ser res­tau­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.