Na­rrar la ciudad para no ol­vi­dar su historia

La im­por­tan­cia del cen­tro y los edi­fi­cios como pul­mo­nes de las ur­bes.

Latitud - - News - Por Va­le­ria Fuen­ma­yor

LMa­rio Benedetti

as ciu­da­des son aho­ra en­ten­di­das por me­dio de sus in­ter­co­ne­xio­nes e in­ter­de­pen­den­cias, todo a par­tir de «la apues­ta mo­der­na con­tem­po­rá­nea por la re­cons­truc­ción del co­no­ci­mien­to, del pen­sa­mien­to y re­li­ga­zón de la cultura cien­tí­fi­ca, hu­ma­nís­ti­ca y tec­no­ló­gi­ca en tér­mi­nos de la in­ter­dis­ci­pli­na­rie­dad y mul­ti­dis­ci­pli­na­rie­dad», se­gún ex­po­ne Bon­net en su li­bro Ba­rran­qui­lla: lecturas ur­ba­nas.

Si­guien­do con Bon­net, den­tro de esta apues­ta de re­for­mu­la­ción del pen­sa­mien­to, el hom­bre y la so­cie­dad for­man un te­ji­do con­jun­to al ha­llar­se en lo con­cep­tual y lo glo­bal, «don­de el ser hu­mano y el co­no­ci­mien­to ra­cio­nal, em­pí­ri­co y téc­ni­co se com­ple­men­tan y se con­ju­gan con lo má­gi­co, mí­ti­co, sim­bó­li­co y poé­ti­co». Es­tos ele­men­tos dis­tin­gui­dos y con­ju­ga­dos de esta for­ma son jus­ta­men­te los que per­mi­ten en­ten­der la ciudad y al in­di­vi­duo, «no solo en lo tan­gi­ble y pro­sai­co sino en lo im­per­cep­ti­ble y poé­ti­co». Con lo que aho­ra las ciu­da­des asu­men esa di­ná­mi­ca de ma­ni­fes­ta­ción con­tem­po­rá­nea de la vi­da.

No exis­ten res­pues­tas úni­cas fren­te a qué son las ciu­da­des, pues­to que la in­ter­ac­ción de sa­be­res sir­ve como ex­pre­sión de diá­lo­gos, que a su vez for­man un sis­te­ma abier­to para que con­ver­ja en co­no­ci­mien­to. «Con­ver­sar la ciudad es una pro­vo­ca­ción a pen­sar, ha­bi­tar y cons­truir, en tér­mi­nos de Hei­deg­ger: es un apren­der a pen­sar en la com­ple­ji­dad para apren­der a ha­bi­tar, pues no ha­bi­ta­mos por ha­ber cons­trui­do sino que cons­trui­mos y te­ne­mos edi­fi­ca­cio­nes en tan­to que ha­bi­ta­mos y so­mos ha­bi­tan­tes».

Las ciu­da­des, en­ton­ces, como in­ter­ac­cio­nes con­tem­po­rá­neas de la so­cie­dad de­man­dan que se de­mo­cra­ti­ce el co­no­ci­mien­to so­bre ellas para que pue­dan ad­qui­rir sen­ti­do en un ám­bi­to te­rri­to­rial, es­to bus­can­do ob­te­ner un re­co­no­ci­mien­to de su iden­ti­dad cul­tu­ral, so­cial, sim­bó­li­ca y am­bien­tal.

Todo es­to es solo po­si­ble gra­cias al len­gua­je. Es por ello que la dis­cu­sión, re­fle­xión, ar­gu­men­ta­ción, etc. son pie­zas fun­da­men­ta­les. Sin que se pue­da dis­cu­tir no es po­si­ble lle­gar a un acuer­do y, por tan­to, no hay lu­gar para la crea­ción. Cuan­do el len­gua­je no se usa como ins­tru­men­to para la dis­cu­sión, es cuan­do se to­man otras ac­cio­nes como la vio­len­cia.

Las ciu­da­des son los lu­ga­res de la co­mu­ni­ca­ción, del len­gua­je y la re­fle­xión, por lo que son ha­bi­ta­das por hom­bres, con lo que la con­di­ción atri­bui­da pre­via­men­te por Aris­tó­te­les de de­no­mi­nar a los se­res hu­ma­nos como ani­ma­les po­lí­ti­cos, es de­cir, como se­res que in­ter­ac­túan, se ex­tien­de has­ta la ciudad.

En­ton­ces, todo es­to se ha­ce ne­ce­sa­rio para a par­tir de los múl­ti­ples pen­sa­mien­tos cons­truir una iden­ti­dad que va­ya más acor­de con las distintas ra­mas de opi­nión que pue­den in­ter­ve­nir en un mis­mo lu­gar. La re­fle­xión es ne­ce­sa­ria pues es un ins­tru­men­to para dar sen­ti­do y pro­fun­di­zar so­bre un te­ma que de una u otra ma­ne­ra to­ca a todos, pues ca­da per­so­na en cier­ta me­di­da es­tá tra­za­da por el lu­gar que ha­bi­ta o ha­bi­tó.

LOS EDI­FI­CIOS SON CON­TA­DO­RES DE HIS­TO­RIAS

Hay dos ca­mi­nos po­si­bles al ha­blar de las ciu­da­des: uno en el que se bo­rra por com­ple­to la nos­tal­gia del pa­sa­do, y otro en el que es im­po­si­ble ha­blar del pre­sen­te sin pen­sar en el pa­sa­do que lo pre­ce­dió. Las edi­fi­ca­cio­nes son tes­ti­gos si­len­cio­sos de la historia. A las que to­ca ha­cer­les pre­gun­tas, que qui­zás son las claves para en­ten­der en gran me­di­da lo que hoy es la ur­be.

…An­tes aho­ra an­tes aho­ra an­tes cum­plo con la ab­sur­da ce­re­mo­nia de es­cin­dir mi ciudad en dos mi­ta­des en un ros­tro ri­tual y otro cris­pa­do en dos rum­bos con­tra­rios en dos tiem­pos y sin em­bar­go es útil re­cor­dar que el aho­ra es­ta­ba ger­mi­nan­do en el an­tes que el aho­ra in­te­gral solo pu­do for­mar­se con pe­da­zos de an­tes y de an­tes de an­tes…

Fo­to­gra­fía to­ma­da en la fo­to ma­ra­tón Mi­ra al Cen­tro de Pra­do y Be­lla­vis­ta, en 2015, por ‘Jua­ne­rre’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.