‹ Ca­za­dor de his­to­rias›

Latitud - - Poema - Por Mar­co Sch­wartz

El tí­tu­lo de es­te vo­lu­men de ex­ce­len­tes cró­ni­cas no pu­do ser más acer­ta­do: el au­tor, Juan Car­los Rue­da Gó­mez, es un ca­za­dor de his­to­rias en el sen­ti­do más pu­ro de la ex­pre­sión. Cuan­do uno re­co­rre los 25 tex­tos que com­po­nen el li­bro, re­sul­ta inevi­ta­ble ima­gi­nar­se al au­tor en una ex­pe­di­ción fa­bu­lo­sa por la geo­gra­fía de la Cos­ta, bo­lí­gra­fo, li­bre­ta y cá­ma­ra en ris­tre, en bus­ca de pre­sas in­for­ma­ti­vas ex­tra­or­di­na­rias que le per­mi­tan sa­ciar su ham­bre de pe­rio­dis­ta de ra­za.

Leer Ca­za­dor de his­to­rias es re­cor­dar que el pe­rio­dis­mo de ver­dad –ese que se ejer­ce ‹pa­to­nean­do› in­fa­ti­ga­ble­men­te los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos, es­cu­chan­do a la gen­te, pre­gun­tán­do­lo to­do con cu­rio­si­dad in­fan­til y con­tan­do des­pués las co­sas con una pro­sa lim­pia y po­de­ro­sa– si­gue re­bo­san­te de bue­na sa­lud. Ca­da una de las cró­ni­cas que com­po­nen el li­bro da fe del buen ha­cer pro­fe­sio­nal de Juan Car­los Rue­da Gó­mez, de su com­pro­mi­so por pre­ser­var la me­mo­ria de nues­tra Re­gión Ca­ri­be, de su empatía sin lí­mi­tes con los per­so­na­jes que se cru­zan en su ca­mino, de la la­bo­rio­si­dad ar­te­sa­nal con que te­je sus na­rra­cio­nes. To­do lo cual cons­ti­tu­ye una ra­re­za ad­mi­ra­ble en es­tos tiem­pos lí­qui­dos, co­mo los de­fi­nie­ra Zyg­munt Bau­man, en los que pri­ma la ba­na­li­dad, la pe­re­za in­te­lec­tual, la fal­ta de in­te­rés ha­cia los se­me­jan­tes y el cre­cien­te des­co­no­ci­mien­to por par­te de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de esa he­rra­mien­ta ma­ra­vi­llo­sa de co­mu­ni­ca­ción de­no­mi­na­da len­gua­je.

Hay en el li­bro de Rue­da Gó­mez cu­rio­sos re­la­tos so­bre mú­si­cos, en par­ti­cu­lar so­bre es­tre­llas del va­lle­na­to co­mo Dio­me­des Díaz o Ra­fael Oroz­co y Lean­dro Díaz, lo cual no sor­pren­de a quie­nes co­no­ce­mos la es­tre­cha re­la­ción que el au­tor ha man­te­ni­do con el uni­ver­so de la mú­si­ca po­pu­lar ca­ri­be. Pe­ro Ca­za­dor de his­to­rias to­ca mu­chos otros re­gis­tros, lo que con­fie­re a la obra una di­ver­si­dad te­má­ti­ca que la ha­ce es­pe­cial­men­te atrac­ti­va.

En «Ba­rran­qui­lla se lle­nó de ‹Lo­ros», por ejem­plo, se na­rra el II En­cuen­tro Nacional e Internacional de unos par­ti­cu­la­res lo­ros que «no son de los que co­men se­mi­llas ni de­pre­dan cul­ti­vos, sino que pre­fie­ren co­mer mu­te, pe­pi­to­ria, chi­vo asa­do y car­ne orea­da». Se tra­ta de la nu­tri­da des­cen­den­cia de don Pe­dro Antonio Gó­mez, un pa­tri­cio a quien en su día apo­da­ron ‹Lo­ro› por su to­rren­cial lo­cua­ci­dad y cu­yo mo­te ha pa­sa­do a su es­tir­pe a mo­do de ape­lli­do has­ta el sol de hoy.

En «El ár­bol de San Mar­cos, Su­cre: un equí­vo­co mo­nu­men­tal», cuen­ta la his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria de un ár­bol que «des­de lo le­jos pa­re­ce una lo­ma o un ce­rro» y que en reali­dad es una unión de seis gi­gan­tes bo­tá­ni­cos que se han en­tre­la­za­do du­ran­te años has­ta for­mar un por­ten­to ve­ge­tal ca­paz de aco­ger ba­jo su fron­da a 400 per­so­nas. Por sus pá­gi­nas des­fi­lan tam­bién per­so­na­jes sin­gu­la­res co­mo Jo­sé Man­ja­rrez, el ‹lus­tra­dor ilus­tra­do e ilus­tra­dor› que em­bo­la y arre­gla za­pa­tos en un re­co­do del par­que Su­rí Sal­ce­do mien­tras cau­ti­va a la clien­te­la con su sa­bi­du­ría de au­to­di­dac­ta. O se des­ve­lan, en­tre chis­pean­tes anéc­do­tas, mis­te­rios co­mo el ori­gen de bue­na par­te de los ten­de­ros de Ba­rran­qui­lla, quie­nes pro­ce­den de un co­rre­gi­mien­to del mu­ni­ci­pio san­tan­de­reano de Za­pa­to­ca, lla­ma­do La Fuen­te.

Men­ción apar­te me­re­cen las con­mo­ve­do­ras sem­blan­zas que Rue­da Gó­mez ha­ce de dos per­so­na­jes inol­vi­da­bles, ya fa­lle­ci­dos, con los que man­tu­vo una pri­vi­le­gia­da amis­tad: Da­vid Sán­chez Ju­liao y Ernesto Mc­caus­land. En el pri­mer ca­so, cons­tru­ye un in­te­li­gen­te re­la­to uti­li­zan­do la na­rra­ti­va oral de los per­so­na­jes de fic­ción del es­cri­tor de Lo­ri­ca. En el se­gun­do, re­cuer­da, en­tre otras co­sas, una lec­ción de pe­rio­dis­mo que re­ci­bió de Mc­caus­land, po­co des­pués de que es­te lo de­sig­na­ra «corresponsal de EL HERALDO en Ma­con­do» (Fundación, Ara­ca­ta­ca y sus al­re­de­do­res). «Fue el re­ga­ño más gran­de de mi vi­da. Me lo dis­te a dos vo­ces con Ri­car­do Ro­cha, en­ton­ces Je­fe de Re­dac­ción del pe­rió­di­co. ‹¿Có­mo es po­si­ble que nun­ca le hi­cie­ras un re­por­ta­je a la ‘Ma­da­me fran­ce­sa’, la mu­jer que ins­pi­ró a García Már­quez pa­ra crear el per­so­na­je de la abue­la des­al­ma­da? La te­nías ahí, en Ara­ca­ta­ca, en el pa­tio de tu ca­sa. Aho­ra se aca­ba de mo­rir y no hay na­da que ha­cer›. Y te­nían ra­zón. Me dor­mí», re­la­ta el au­tor.

Es po­si­ble que Juan Car­los Rue­da, en­ton­ces un jo­ven­cí­si­mo apren­diz del ofi­cio, se hu­bie­ra des­cui­da­do en aque­lla oca­sión. Pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que, des­de en­ton­ces, nun­ca más ha vuel­to a ce­rrar los dos ojos al mis­mo tiem­po, lo que le ha per­mi­ti­do desa­rro­llar ese ta­len­to en­vi­dia­ble que tie­ne pa­ra ca­zar bue­nas his­to­rias, co­mo las que com­po­ne es­te más que re­co­men­da­ble li­bro.

Pró­lo­go del úl­ti­mo li­bro del pe­rio­dis­ta Juan Car­los Rue­da Gó­mez, en el que re­co­pi­la una se­rie de cró­ni­cas y tra­ba­jos que ha he­cho a lo lar­go de su ca­rre­ra. Las Úr­su­las de Si­bar­co. Di­lia Vi­lo­ria y Di­lia Cas­tro, bi­sa­bue­la y bis­nie­ta, de­di­ca­das a la pro­duc­ción de bo­llo de yu­ca en Si­bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.