Ale­jan­dra Pi­zar­nik y la poe­sía co­mo re­fu­gio

Latitud - - Portada - Por Estefanía Cal­de­rón

Al leer la des­ga­rra­do­ra poe­sía de Ale­jan­dra Pi­zar­nik, poe­ta ar­gen­ti­na na­ci­da en 1936, fi­ló­so­fa y tra­duc­to­ra o ‹ni­ña den­sa de mú­si­ca an­ces­tral›, co­mo me gus­ta pen­sar que ella hu­bie­ra pre­fe­ri­do ser re­cor­da­da, se ha­ce eco en mí una pre­gun­ta cu­ya res­pues­ta he que­ri­do en­con­trar aho­ra con más in­sis­ten­cia que nun­ca y que re­gre­sa a mí ca­da vez que de ma­ne­ra ac­ci­den­tal me su­ce­de la poe­sía. Me ani­mo a de­cir tam­bién, que con el pa­so del tiem­po me he da­do cuen­ta de que, real­men­te, no han si­do tan­tas las pre­gun­tas que me han en­con­tra­do cuan­do me ha su­ce­di­do la poe­sía. A de­cir ver­dad, to­das en­cie­rran una úni­ca pre­gun­ta. Co­mo Ale­jan­dra, he des­cu­bier­to tam­bién que to­das, de al­gu­na ma­ne­ra o de otra, en­cuen­tran su ori­gen en ese tiem­po pro­fun­do y pre­cio­so que es la in­fan­cia. Pe­ro ‹in­fan­cia› es una pa­la­bra muy fea, o si no fea –y es­pe­ro que se me pue­da per­mi­tir el jui­cio es­té­ti­co–, al me­nos en­ga­ño­sa. In­fan­cia vie­ne del la­tín in­fans, que sig­ni­fi­ca «el que no ha­bla». Es­to quie­re de­cir que in­fan­cia equi­va­le a la «in­ca­pa­ci­dad de ha­blar». Y en efec­to, la in­fan­cia es el pe­rio­do en el que un ni­ño o una ni­ña per­ma­ne­cen en ca­sa al cui­da­do de su fa­mi­lia, que se­rá la res­pon­sa­ble de pro­te­ger­le y en­se­ñar­le, ade­más de há­bi­tos ele­men­ta­les, a va­ler­se por sí mis­mo, a pro­te­ger­se. Aún más im­por­tan­te, la in­fan­tia es el tiem­po en el que apren­de­mos a ha­blar a par­tir de la imi­ta­ción. ¿Es en­ton­ces la pa­la­bra un es­cu­do pa­ra pro­te­ger­nos del mun­do?

Sin em­bar­go, de al­gu­na forma u otra, el resultado en mu­chos ca­sos, si no en to­dos, es que una vez apren­de­mos a va­ler­nos por no­so­tros mis­mos, una vez que apren­de­mos a ha­blar, una vez que nos va­mos ale­jan­do de esa in­fan­tia, nos sen­ti­mos irre­me­dia­ble­men­te ex­pues­tos a una sen­sa­ción de pér­di­da: ¿Qué es lo que he­mos per­di­do en­ton­ces y vol­ve­mos a bus­car en la in­fan­cia? ¿Có­mo vol­ver a aque­llo que ni las pa­la­bras mis­mas pue­den de­vol­ver­nos? ¿Pu­do Pi­zar­nik en­con­trar en las pa­la­bras ese lu­gar don­de vol­ver a ser?

Una de las imá­ge­nes que se reite­ran con mu­cha in­sis­ten­cia en su poe­sía se co­rres­pon­de con la de una ni­ña que le can­ta to­do el tiem­po a la pér­di­da de ese pa­raí­so de la ni­ñez y que pa­re­ce en­con­trar el ca­mino de re­gre­so a él en el ejer­ci­cio de la poe­sía. Otra es la fi­gu­ra de la muer­te que, ya des­de su más tem­pra­na ju­ven­tud, tam­bién se con­ver­ti­ría en un ras­go de su es­cri­tu­ra, y en cier­ta forma en el signo de su vi­da.

¿Se­ría la pa­la­bra ese lu­gar se­gu­ro pa­ra Pi­zar­nik? ¿Vi­vir den­tro de la poe­sía, en el en­cuen­tro con ella, le per­mi­ti­ría lle­gar a ser lo que se es? Me que­do con «Ori­gen», ese poe­ma de su li­bro Las aven­tu­ras per­di­das, en don­de, creo, Pi­zar­nik nos ha­bla de la pa­la­bra co­mo fe­nó­meno que en vez de in­te­grar nos con­du­ce al frag­men­to. Es des­de es­ta dua­li­dad del len­gua­je, en la ma­te­ria­li­dad de la pa­la­bra co­mo obs­tácu­lo poé­ti­co, pe­ro a su vez co­mo puen­te pa­ra lle­gar a ser lo que se es, des­de la que nos ha­bla aquí:

A 45 años de la muer­te de la poe­ta ar­gen­ti­na, se ha­ce un aná­li­sis de la re­la­ción de su es­cri­tu­ra y la in­fan­cia.

Ori­gen

La luz es de­ma­sia­do gran­de pa­ra mi in­fan­cia. Pe­ro ¿quién me da­rá la res­pues­ta ja­más usa­da? Al­gu­na pa­la­bra que me am­pa­re del vien­to, al­gu­na ver­dad pe­que­ña en que sen­tar­me y des­de la cual vi­vir­me, al­gu­na fra­se so­la­men­te mía que yo abra­ce ca­da no­che, en la que me re­co­noz­ca, en la que me exis­ta. Pe­ro no. Mi in­fan­cia só­lo com­pren­de al vien­to fe­roz que me aven­tó al frío cuan­do cam­pa­nas muer­tas me anun­cia­ron. Só­lo una me­lo­día vie­ja, al­go con ni­ños de oro, con alas de piel ver­de, ca­lien­te, sa­bio co­mo el mar, que ti­ri­ta des­de mi san­gre, que re­nue­va mi can­san­cio de otras eda­des. Só­lo la de­ci­sión de ser dios has­ta en el llan­to.

A pe­sar de que los pri­me­ros ver­sos de es­te poe­ma en­cie­rran la du­da, po­de­mos leer aquí a una Ale­jan­dra que to­da­vía no ha per­di­do las es­pe­ran­zas en un res­ca­te a tra­vés de la poe­sía al de­cir­nos «al­gu­na fra­se so­la­men­te mía (…) en la que me re­co­noz­ca, en la que me exis­ta». ¿Qué mo­ti­va la bús­que­da de un re­fu­gio en ella? El de­seo de ocul­tar­se en el len­gua­je pa­ra en­con­trar­se. Co­mo su obra, su vi­da fue la de una lu­cha por man­te­ner la in­te­gri­dad del re­fu­gio, por «com­pren­der al vien­to fe­roz», ya que a mer­ced de es­te es­tá el poe­ma.

Su poe­sía po­drá ser en­ten­di­da por mu­chos co­mo una poe­sía muy trá­gi­ca, una poe­sía de la des­truc­ción. Yo creo que, co­mo los ni­ños cuan­do se dan al jue­go y al mun­do, Pi­zar­nik quie­re vol­ver a ese es­ta­do flo­re­cien­te del ser en el que so­mos más ca­pa­ces que nun­ca de crear sig­ni­fi­can­tes a par­tir de nues­tro en­cuen­tro con las co­sas, de ser ‹dios has­ta en el llan­to›, de afir­mar la vi­da. No po­dría pen­sar de otra ma­ne­ra frente a la fi­gu­ra de una mu­jer que no hi­zo otra co­sa que bus­car­se, in­can­sa­ble­men­te, en la me­lo­día de un len­gua­je poé­ti­co au­tó­no­mo.

Otros poe­mas de Ale­jan­dra Pi­zar­nik Tiem­po

Yo no sé de la in­fan­cia más que un mie­do lu­mi­no­so y una mano que me arras­tra a mi otra orilla.

Mi in­fan­cia y su per­fu­me a pá­ja­ro aca­ri­cia­do.

El des­per­tar

a León Os­trov Se­ñor La jau­la se ha vuel­to pá­ja­ro y se ha vo­la­do y mi co­ra­zón es­tá lo­co por­que aú­lla a la muer­te y son­ríe de­trás del vien­to a mis de­li­rios

Ya no bai­la la luz en mi son­ri­sa ni las es­ta­cio­nes que­man pa­lo­mas en mis ideas Mis ma­nos se han des­nu­da­do y se han ido don­de la muer­te en­se­ña a vi­vir a los muer­tos

Qué ha­ré con el mie­do Qué ha­ré con el mie­do

La poe­ta ar­gen­ti­na Ale­jan­dra Pi­zar­nik.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.