Li­do Pi­mien­ta se al­za con ‹La Pa­pes­sa›

Un re­pa­so por el re­co­rri­do de la ba­rran­qui­lle­ra que ga­nó el pre­mio más im­por­tan­te de mú­si­ca ca­na­dien­se en la ca­te­go­ría Dis­co del Año.

Latitud - - Portada - Por Laura Ca­mar­go*

Ha­ce al­gu­nos días el pre­mio Po­la­ris, el más im­por­tan­te de la mú­si­ca ca­na­dien­se, le fue otor­ga­do a una ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ra de as­cen­den­cia wa­yuu. Tras ello, más de uno se ha pre­gun­ta­do quién es Li­do Pi­mien­ta y cuá­les han si­do los mé­ri­tos que le aca­rrea­ron ese hon­ro­so re­co­no­ci­mien­to.

Más es­pe­cí­fi­ca­men­te el mo­ti­vo del ga­lar­dón fue su álbum La Pa­pes­sa, pu­bli­ca­do ex­clu­si­va­men­te en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les a fi­nes de 2016. En esa mis­ma ca­te­go­ría de Dis­co del Año se en­con­tra­ban en com­pe­ten­cia na­da me­nos que You Want it Dar­ker, úl­ti­mo tra­ba­jo del fa­lle­ci­do y le­gen­da­rio Leo­nard Cohen y Plea­su­re de Feist, una re­co­no­ci­da can­tan­te pop in­de­pen­dien­te. Pe­ro fi­nal­men­te, los ca­na­dien­ses op­ta­ron por lau­rear una pro­duc­ción mu­si­cal es­cri­ta ne­ta­men­te en es­pa­ñol y con raí­ces afro­la­ti­nas. El ges­to, más allá de re­co­no­cer la ca­li­dad so­no­ra de las can­cio­nes de Li­do, pue­de tam­bién ser leí­do co­mo un es­pal­da­ra­zo al tra­ba­jo y la crea­ti­vi­dad de los in­mi­gran­tes y la po­bla­ción no-cau­cá­si­ca en aquel país.

De cual­quier forma, otro de­ta­lle a des­ta­car res­pec­to de la ca­rre­ra de la jo­ven co­lom­bia­na es que ha si­do la­bra­da si­guien­do fiel­men­te la filosofía del «haz­lo tú mis­mo». Du­ran­te los años que lle­va ra­di­ca­da en el ex­te­rior ( ya más de una dé­ca­da), ha si­do au­to­di­dac­ta al mo­men­to de es­cri­bir, gra­bar y di­fun­dir su ma­te­rial. In­clu­so hoy si­gue sien­do su pro­pia má­na­ger y pro­duc­to­ra. Según ha comentado con al­gu­nos me­dios, de­ci­dió te­ner ella mis­ma siempre la úl­ti­ma pa­la­bra pa­ra con­ser­var su ar­te lo más ge­nuino po­si­ble.

Si re­vi­sa­mos su tra­yec­to­ria, en­con­tra­mos que Li­do de­bu­tó en 2010 con Co­lor EP, y me­ses más tar­de con Co­lor LP, en aque­llos co­mien­zos con­tó con la co­la­bo­ra­ción de su en­ton­ces es­po­so Mi­chael Ra­mey, y tam­bién pa­dre de su hi­jo. Des­de el ar­te de la ta­pa de aquel dis­co, rea­li­za­do por ella mis­ma, se nos ofre­ce un de­rro­che de ale­go­rías al Ca­ri­be vis­to des­de los ojos de una jo­ven lle­na de es­pon­ta­nei­dad. Can­cio­nes co­mo Mue­ve y Hu­mano sir­vie­ron de car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra es­ta

La ar­tis­ta Li­do Pi­mien­ta, ade­más de la mú­si­ca, se de­di­ca al ar­te. Arri­ba es­tá uno de sus di­bu­jos, y aba­jo, la ca­rá­tu­la de su dis­co ‹ Co­lor - EP›, di­se­ña­da por ella mis­ma.

so­prano y sus áni­mos de ex­pe­ri­men­tar más allá del ca­mino fá­cil, o el con­ven­cio­nal pa­ra una ar­tis­ta pop. Su fór­mu­la, que con­ju­ga­ba le­tras crí­ti­cas, aun­que op­ti­mis­tas, arre­glos vo­ca­les de un ran­go ague­rri­do y ági­les co­reo­gra­fías, le gran­jea­ron una gran po­pu­la­ri­dad en la es­ce­na al­ter­na­ti­va del pop ibe­roa­me­ri­cano du­ran­te aque­llos años.

Des­pués lle­ga­ron las co­la­bo­ra­cio­nes con mú­si­cos de to­das las la­ti­tu­des: des­de los co­lom­bia­nos Per­nett y Ce­ro39, has­ta El Re­mo­lón y Chan­cha Vía Cir­cui­to (de Ar­gen­ti­na), Ja­vie­ra Me­na (de Chi­le), y la agru­pa­ción ca­na­dien­se de DJ aban­de­ra­dos de la lu­cha in­dí­ge­na A Tri­be Ca­lled Red, en­tre mu­chos otros.

En los años si­guien­tes se man­tu­vo ac­ti­va co­mo ar­tis­ta vi­sual y cu­ra­do­ra de ar­te en To­ron­to, de igual mo­do se de­di­có a la crian­za de su pe­que­ño hi­jo, to­man­do esos dos asun­tos co­mo prio­ri­ta­rios en ese mo­men­to de su vi­da. Ta­les de­ci­sio­nes tu­vie­ron co­mo con­se­cuen­cia que trans­cu­rrie­ran por lo me­nos seis años has­ta que nue­va­men­te pu­bli­ca­ra un álbum pro­pio.

Pe­ro la es­pe­ra de­fi­ni­ti­va­men­te va­lió la pe­na. En La Pa­pes­sa, Li­do no so­lo vuel­ve a des­ple­gar un ma­ne­jo ex­cep­cio­nal de su voz, lleno de ma­ti­ces y po­ten­cia, sino que re­to­ma aún con más fir­me­za su in­te­rés en la mi­li­tan­cia de cau­sas so­cia­les y asun­tos que con­mue­ven y preo­cu­pan des­de su po­si­ción en el mun­do. Es así co­mo se ani­ma a reivin­di­car de­re­chos de la na­tu­ra­le­za en can­cio­nes co­mo Agua, y en­tre­ga can­cio­nes co­mo La ca­pa­ci­dad, que ella mis­ma ha re­co­no­ci­do co­mo un himno fe­mi­nis­ta que com­pu­so tras haber es­ta­do en una re­la­ción de pa­re­ja abu­si­va. En ese te­ma, la acom­pa­ñan Dia­na Pe­rei­ra (re­pre­sen­tan­te de la mú­si­ca afro nacional) y Las Ace­ve­do (de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na). Tam­bién es des­ta­ca­ble la par­ti­ci­pa­ción de la gran An­drea Eche­ve­rri en En un mi­nu­to, y la ex­pre­sa de­di­ca­to­ria de Al uní­sono via­ja a to­dos los pue­blos abo­rí­ge­nes de es­te con­ti­nen­te.

Que­da cla­ro que la ba­rran­qui­lle­ra de­ci­de no es­co­ger te­má­ti­cas in­ge­nuas o su­per­fi­cia­les al mo­men­to de ins­pi­rar­se. Es­to mis­mo su­ce­de con res­pec­to de la ins­tru­men­ta­ción de sus crea­cio­nes; a fal­ta de ba­te­ría, con fre­cuen­cia usa la ca­ja va­lle­na­ta, o tam­bo­ra y ma­ra­cas, y a fal­ta de trom­pe­tas, cla­ri­ne­tes. En to­do ca­so ha con­fe­sa­do an­tes que le da pre­pon­de­ran­cia al sen­ti­mien­to de las pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo, que es eso lo que en reali­dad la apa­sio­na, y su des­tre­za fe­li­na so­bre las ta­ri­mas da cuen­ta de aque­lla pre­di­lec­ción. Lo su­yo es el con­tac­to con las reac­cio­nes del pú­bli­co, la adre­na­li­na de es­tar a car­go de un show y a su vez trans­mi­tir un men­sa­je. Al­gu­nos se atre­ven a com­pa­rar el es­ti­lo ague­rri­do y po­lí­ti­ca­men­te pi­can­te de Li­do Pi­mien­ta con el de M.I.A., can­tan­te bri­tá­ni­ca con as­cen­den­cia en Sri Lan­ka, aun­que a ni­vel mu­si­cal la co­lom­bia­na es­té más abo­ca­da a lo lí­ri­co que al hip hop.

Acer­ca del pro­ce­so de gestación de La Pa­pes­sa, su au­to­ra co­men­tó que re­ci­bió un es­tí­mu­lo de fi­nan­cia­mien­to por par­te del Con­su­la­do de Ar­tes de On­ta­rio, y que es­pe­ró a te­ner una ban­da de mú­si­cos que en­ten­die­ran y res­pe­ta­ran su voz y su ca­rác­ter. Tam­bién de­fi­ne la in­ten­ción de es­ta pro­duc­ción co­mo la de «dar una gue­rra con amor».

Si bien se han sus­ci­ta­do reac­cio­nes al­re­de­dor del nom­bre de la pla­ca, que ha­ce alu­sión di­rec­ta a lo sa­gra­do­fe­me­nino, tan fran­ca co­mo sue­le ser, la com­po­si­to­ra ha men­cio­na­do en re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes que pa­ra ella ama­man­tar a su hi­jo es un ri­tual es­pi­ri­tual más im­por­tan­te que una lec­tu­ra de ta­rot o una se­sión de yo­ga.

Ca­da una de las ac­tua­cio­nes des­cri­tas han di­bu­ja­do su re­co­rri­do por la es­ce­na mu­si­cal glo­bal, ca­ta­pul­tán­do­la co­mo una de las lí­de­res más pro­mi­nen­tes del mo­vi­mien­to al­ter-la­tino, ese que bus­ca, más allá de ha­cer bai­lar a sus oyen­tes, ge­ne­rar re­fle­xión en torno a asun­tos co­mo el ra­cis­mo y el ac­ti­vis­mo por di­ver­sas cau­sas so­cia­les pro­pias de es­ta re­gión.

Ha­bien­do re­vi­sa­do en de­ta­lle la pro­pues­ta so­no­ra y con­cep­tual de Li­do Pi­mien­ta, no ca­be du­da de lo que una can­tau­to­ra co­mo ella ha apor­ta­do a la mo­vi­da in­de­pen­dien­te ca­na­dien­se, ade­más de la ca­ri­be­ña, e his­pa­na a ni­vel ge­ne­ral. El pre­mio Po­la­ris a La Pa­pes­sa de­ja en­ton­ces de sor­pren­der­nos pa­ra lle­nar­nos de or­gu­llo y agra­de­ci­mien­to a la ar­tis­ta por haber te­ni­do la va­len­tía de se­guir sus idea­les, de op­tar por no can­tar en in­glés, de ren­dir tri­bu­to a lo an­ces­tral y preo­cu­par­se por asun­tos eco­ló­gi­cos y cues­tio­nes de gé­ne­ro en lu­gar de sim­ple­men­te bus­car pe­gar un hit a co­mo dé lu­gar.

Aho­ra lo im­por­tan­te ven­dría a ser no per­der­le la pis­ta a es­ta chi­ca cos­te­ña de ves­ti­men­ta bri­llan­te y ca­be­llos en­ma­ra­ña­dos, que ha­ce po­co anun­ció que su pró­xi­mo álbum se ti­tu­la­rá Miss Co­lom­bia, y que es­ta­rá fuer­te­men­te in­fluen­cia­do por el re­gue­tón, aun­que por su­pues­to, pro­du­ci­do a su ma­ne­ra.

Arri­ba, otro de los di­bu­jos de Li­do Pi­mien­ta. Aba­jo, la por­ta­da del álbum mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.