El mun­do de Looch­kartt lle­ga a Ba­rran­qui­lla|

En la ga­le­ría La Es­cue­la se ha­rá una ex­po­si­ción del pin­tor, que se inau­gu­ra el 12 de oc­tu­bre.

Latitud - - Portada - Por Nés­tor Mar­tí­nez Ce­lis*

Án­gel Looch­kartt me con­tó que en una opor­tu­ni­dad vi­si­ta­ba el ho­tel Te­quen­da­ma de Bo­go­tá y en el ves­tí­bu­lo, de pron­to, le lla­mó la aten­ción una se­ño­ra que es­ta­ba exas­pe­ra­da­men­te ves­ti­da con abun­dan­tes ro­pa­jes, jo­yas y ac­ce­so­rios que la ha­cían ver co­mo una es­tra­fa­la­ria da­ma de si­glos pa­sa­dos. «No me pue­do ir sin ha­cer­le un bo­ce­to», pen­só el ar­tis­ta. Y sa­có su li­bre­ta de apun­tes y em­pe­zó a di­bu­jar­la, no sin el te­mor de que el per­so­na­je se fue­ra a mo­les­tar e in­te­rrum­pie­ra el ejer­ci­cio. Pues su­ce­dió to­do lo con­tra­rio, cuan­do el es­col­ta le avi­só que la es­ta­ban pin­tan­do, la da­ma se pu­so a po­sar de ma­ne­ra de­sen­fa­da­da y son­rien­te fren­te al pin­tor y de vez en cuan­do subía a sus ha­bi­ta­cio­nes y apa­re­cía de nue­vo en­ga­la­na­da con otros exó­ti­cos ro­pa­jes pa­ra brin­dar­le va­rie­dad y man­te­ner in­tere­sa­do al ar­tis­ta. Looch­kartt que­dó em­be­le­sa­do con la se­ño­ra y en una de sus pin­tu­ras le ha­ce de­cir: «Di­ga­mos que soy Si­bi­la y el ocio me fas­ci­na». Le hi­zo mu­chos di­bu­jos y le de­di­có unas 15 pin­tu­ras a la inex­tri­ca­ble da­ma, to­das con el dis­tin­ti­vo del co­lor ro­jo re­cor­dan­do la at­mós­fe­ra del re­ci­bi­dor del ho­tel.

Co­mo el an­te­rior, Looch­kartt es fun­da­men­tal­men­te un ar­tis­ta crea­dor de per­so­na­jes pro­pios. En la in­men­si­dad del mun­do de su pin­tu­ra pre­va­le­ce la fi­gu­ra hu­ma­na, pe­ro no son se­res hu­ma­nos anó­ni­mos, por­que en el ar­tis­ta siem­pre sur­ge la ne­ce­si­dad de dar­le una iden­ti­dad y una dis­tin­ción a los in­di­vi­duos que pin­ta. Al­gu­nas de ellas son per­so­nas de su en­torno fa­mi­liar o círcu­los de ami­gos y co­no­ci­dos, otros son apro­pia­cio­nes de per­so­nas de la vida real que se los ha en­con­tra­do en el ca­mino, co­mo la inusi­ta­da Si­bi­la del Te­quen­da­ma, y hay al­gu­nos sa­li­dos de la pura ima­gi­na­ción del ar­tis­ta.

Los tí­tu­los de mu­chas de sus se­ries pic­tó­ri­cas así lo evi­den­cian: La Pe­pi­ta, Si­bi­la, Los Con­gos, Los tra­ves­tis, Los án­ge­les, Eró­ti­cos, Ca­sil­da, Las mal sen­ta­das, Per­di­das en el tiem­po y otras.

Looch­kartt fue el pri­mer egre­sa­do de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Ba­rran­qui­lla, e in­me­dia­ta­men­te se fue a es­tu­diar a Ita­lia, don­de pa­só mu­chos años. Es­tu­dió en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Ro­ma y ade­más de sus es­tu­dios aca­dé­mi­cos se im­preg­nó de to­da la tra­di­ción ar­tís­ti­ca y ar­qui­tec­tó­ni­ca que es­ta­ba a la vis­ta, la isla Ti­be­ri­na, el Tras­te­ve­re, la Do­mus Au­rea, el Fo­ro Ro­mano y una gran can­ti­dad de mu­seos que vi­si­ta­ba per­ma­nen­te­men­te. Cuan­do re­gre­sa se en­cuen­tra con la in­do­ma­ble na­tu­ra­le­za ca­ri­be, el mar y el río, y sur­ge la pin­tu­ra de pai­sa­je, pe­ro Looch­kartt pre­fi­rió la fi­gu­ra hu­ma­na, de tal ma­ne­ra que su pin­tu­ra se nu­trió de las ca­rac­te­rís­ti­cas vi­ta­les de las per­so­nas y una in­fi­ni­dad de per­so­na­jes inun­da­ron con su di­ná­mi­ca y ener­gía los lien­zos del Maes­tro.

Looch­kartt es un pin­tor de emo­cio­nes que bro­tan irre­pri­mi­bles y guían la bre­ña exu­be­ran­te de sus tra­zos cro­má­ti­cos. Su pin­ce­la­da es im­pe­tuo­sa, de gran po­ten­cia en el ges­to, im­pul­si­va y a ve­ces de­li­ran­te, lo que con­tri­bu­ye a la vehe­men­te ex­pre­si­vi­dad de sus per­so­na­jes. Ver la pin­tu­ra de Looch­kartt es evo­car a Munch, Nol­de, a Schie­le o a Ko­kosch­ka. Su pa­le­ta ha va­ria­do con el tiem­po, pe­ro

no se de­tie­ne en un cam­po cro­má­ti­co es­pe­cí­fi­co; de unos ro­jos, ver­des y ama­ri­llos in­ten­sos y con­tras­tan­tes, ha vi­ra­do a una di­ver­si­dad de azu­les, li­las, tie­rras ver­des y has­ta som­bras tos­ta­das, com­pa­ñe­ros de la no­che y de mu­chos am­bien­tes car­ga­dos de ero­ti­ci­dad y mis­te­rio. Pe­ro, cuan­do quiere, vuel­ve otra vez con su pa­le­ta iri­dis­cen­te pa­ra in­cen­diar la te­la de ma­ti­ces que le dan a sus Con­gos sin­gu­lar po­ten­cia de vida y fies­ta.

Pin­ta alla pri­ma, de ma­ne­ra di­rec­ta y con gran ges­tua­li­dad. Obe­de­ce al es­tí­mu­lo in­me­dia­to de per­ci­bir las ideas y plas­mar­las in­me­dia­ta­men­te. Por ello, nun­ca ha­ce bo­ce­tos pa­ra des­pués pin­tar los cua­dros. Mu­chos de sus te­mas son re­cu­rren­tes, los de­ja y vuel­ve a ellos in­sis­ten­te­men­te, co­mo si esas fi­gu­ras nun­ca qui­sie­ran aban­do­nar el uni­ver­so looch­kart­tiano. En su for­ma de pin­tar no con­ci­be que una te­la que­de to­tal­men­te aca­ba­da, es im­po­si­ble, y su gran re­to es tra­tar de tra­du­cir el mo­vi­mien­to del mun­do real en la es­ta­ti­ci­dad de la ima­gen pic­tó­ri­ca.

El ar­tis­ta lo afir­ma: «El go­ce más pleno que hay es la man­cha, es el big bang de la pin­tu­ra, la man­cha es ma­ra­vi­llo­sa». Es la que ge­ne­ra es­truc­tu­ras pos­te­rio­res, que sur­gen de la mis­ma ma­te­ria y se re­ve­lan, se evi­den­cian. «Hay que es­tar pen­dien­te de las no­tas cro­má­ti­cas si­mul­tá­neas que ar­mo­ni­zan en el pro­ce­so de pin­tar», co­mo lo ha­bía re­ve­la­do Kan­dinsky, uno de los ar­tis­tas pre­fe­ri­dos de Looch­kartt.

A su re­gre­so de Eu­ro­pa, es nom­bra­do director de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes en 1964, car­go que he­re­da de Ale­jan­dro Obre­gón, que se ha­bía mar­cha­do a Fran­cia a fi­na­les del 63. Un año des­pués de ha­ber si­do nom­bra­do en el car­go por el rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co el Dr. El­ber­to Gon­zá­lez-ru­bio, Looch­kartt le pin­tó en agra­de­ci­mien­to un mu­ral en la pa­red oc­ci­den­tal de la sa­la de la ca­sa con me­di­das de 220 x 440 cm. El te­ma era de can­den­te ac­tua­li­dad y es­ti­mu­la­ba la ima­gi­na­ción del ar­tis­ta por ese in­ter­ac­ti­vo y ri­co diá­lo­go en­tre cien­cia y ar­te que pro­mue­ve la Uni­ver­si­dad. Con una pa­le­ta li­mi­ta­da de co­lo­res de laca pi­ro­xi­li­na pin­tó El pá­ja­ro ma­dru­ga­dor, una com­po­si­ción ho­ri­zon­tal de bro­cha­zos in­ten­sos que con­ju­ga­ron una es­pe­cie de má­qui­na vo­la­do­ra en ho­me­na­je al pri­mer sa­té­li­te de co­mu­ni­ca­cio­nes co­mer­cial pues­to en ór­bi­ta por los Es­ta­dos Uni­dos en abril 1965. El mu­ral fue do­na­do ge­ne­ro­sa­men­te por la fa­mi­lia Gon­zá­lez-ru­bio y la pa­red que sos­tie­ne la pin­tu­ra fue tras­la­da­da con tec­no­lo­gía de pun­ta, y hoy se en­cuen­tra em­po­tra­do en el lobby del Cen­tro Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co pa­ra la li­bre apre­cia­ción y dis­fru­te de la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca y de to­dos los ba­rran­qui­lle­ros.

Jo­co­sa­men­te, me cuen­ta que la se­rie Tra­ves­tis na­ció por la épo­ca cuan­do era profesor de unas cla­ses noc­tur­nas en la Uni­ver­si­dad Ta­deo Lo­zano en Bo­go­tá. A la sa­li­da de la institución, se to­pa­ba con un gru­po de tra­ves­tis que me­ro­dea­ban cer­ca de la ca­lle 23 con ca­rre­ra 4ª. Se le acer­ca­ban pa­ra mos­trar­les al pin­tor sus vis­to­sos y co­lo­ri­dos atuen­dos. Em­pe­zó a in­ves­ti­gar ese mun­do de pos­tu­ras, so­bre­ac­tua­cio­nes, po­ses, ac­ti­tu­des y un sin­fín de ex­pre­sio­nes ca­si siem­pre exa­ge­ra­das, que le re­cor­da­ba lo que ha­bía vis­to en la vía Lun­go­te­ve­re de la Marina en Ro­ma, don­de en me­dio de la os­cu­ri­dad de la no­che apa­re­cía una va­rio­pin­ta cor­te de pros­ti­tu­tas, tra­ves­tis, hip­pies y otros se­res noc­tám­bu­los. A esa in­ves­ti­ga­ción le lla­mó ‹23 con 4ª›. De ahí tam­bién sa­lió pos­te­rior­men­te una se­rie de pin­tu­ras don­de los se­res re­tra­ta­dos pre­sen­tan ras­gos an­dró­gi­nos.

Vi­vien­do en Ro­ma se dio cuen­ta de que es­ta era una ciu­dad de án­ge­les plas­ma­dos por mu­chos pin­to­res de di­fe­ren­tes épo­cas y es­ti­los. Su mis­mo profesor, Fe­rru­cho Fe­rrac­ci, ha­bía inun­da­do una ca­pi­lla con fi­gu­ras an­gé­li­cas. De­ci­dió ex­plo­rar en­ton­ces los ar­tis­tas que ha­bían pin­ta­do án­ge­les y se en­con­tró que en el Re­na­ci­mien­to ca­si to­dos ha­bían pin­ta­do es­tos se­res ala­dos. Cuan­do re­gre­sa a Co­lom­bia, des­cu­brió en So­pó un con­jun­to de pin­tu­ras co­lo­nia­les, la co­lec­ción de Se­vi­lla, con 12 án­ge­les de pin­to­res anó­ni­mos. Des­de ese mo­men­to ha tra­ba­ja­do en pro­fun­di­dad la se­rie de los Án­ge­les, y si­guien­do al án­gel mun­dano de Wim Wen­ders, pu­so a los su­yos en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes y con­tex­tos co­ti­dia­nos: en la ca­lle, en la ca­sa, en la ca­fe­te­ría, bai­lan­do, el án­gel eró­ti­co, etc.

En la pin­tu­ra de Looch­kartt asis­ti­mos a una lu­cha en­tre la abs­trac­ción y la fi­gu­ra­ción. Ma­yo­ri­ta­ria­men­te ha triun­fa­do la fi­gu­ra­ción, pe­ro en gran­des su­per­fi­cies de mu­chos de sus cua­dros lo que se im­po­ne es una ri­que­za de man­chas, tex­tu­ras, con­tras­tes cro­má­ti­cos y for­mas que sur­gen de la ex­pre­si­vi­dad e in­ten­si­dad del au­tor y no re­ve­lan na­da re­co­no­ci­ble de la reali­dad. Es co­mo si la mis­ma pin­tu­ra se li­be­ra­ra de es­que­mas, fór­mu­las y con­ven­cio­nes pa­ra con­quis­tar con gran ex­pre­si­vi­dad y vehe­men­cia un es­pa­cio de li­ber­tad.

Gran par­te de la obra de Án­gel Looch­kartt gi­ra en torno a las mu­je­res. Tie­ne va­rias se­ries de obras co­mo Per­di­das en el tiem­po, Si­bi­las, Ca­sil­da, Las mal sen­ta­das, Pe­pi­ta, Las mu­je­res etrus­cas, Las ama­do­ras de Bo­lí­var y otras. Ca­sil­da fue una se­ño­ra muy es­pe­cial de San Ba­si­lio de Pa­len­que que tra­ba­ja­ba en ofi­cios do­més­ti­cos en ca­sa de Án­gel y lo mar­có en su ju­ven­tud por­que le en­se­ñó mu­chas co­sas ade­más de co­ci­nar.

En el año 1962 re­fle­xio­na­ba so­bre los te­mas de sus obras. Ha­bía pin­ta­do tan­tas co­sas de su en­torno, pe­ro na­da to­tal­men­te su­yo. De­ci­dió dar­le vida a un per­so­na­je fe­me­nino que tu­vie­ra tal y cual ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y con la con­di­ción de ser una mu­jer que sa­tis­fi­cie­ra to­dos sus ca­pri­chos y pla­ce­res. Na­ció en el mun­do de Looch­kartt la sin­gu­lar Pe­pi­ta. La pin­tó en las más inima­gi­na­bles si­tua­cio­nes y en­car­na­cio­nes, con sus ami­gas de un gru­po de mú­si­ca de cá­ma­ra Lu­lúa, Ta­lu­la y Jua­ca y sien­do ella la can­tan­te so­prano. La pin­ta ce­nan­do, di­vir­tién­do­se, en­ga­la­na­da, con su ga­to Ci­ro. Un día Pe­pi­ta le di­jo que la pin­ta­ra aho­ra que era mi­llo­na­ria con un ícono bi­zan­tino que ha­bía com­pra­do en unas va­ca­cio­nes en Ru­sia. La ha pin­ta­do en gran for­ma­to to­tal­men­te des­nu­da, con las pier­nas abier­tas, en la más «na­tu­ral» de las po­ses. Y to­dos los años le ce­le­bra su cum­plea­ños pin­tán­do­le un cua­dro a es­te re­cu­rren­te y mul­ti­fa­cé­ti­co per­so­na­je.

La se­rie Per­di­das en el tiem­po se com­po­ne de re­tra­tos de mu­je­res que en al­gún mo­men­to im­pac­ta­ron al ar­tis­ta, pe­ro que nun­ca más vol­vió a ver. Da­mas que se per­die­ron en los sen­de­ros bi­fur­ca­dos y que vuel­ven a apa­re­cer en los re­lám­pa­gos de la me­mo­ria. El re­cuer­do no so­lo es re­la­ti­vo a la fi­so­no­mía, si el ros­tro es an­gu­lo­so, si lle­ni­ta de car­nes, si de pó­mu­los pro­nun­cia­dos, sino re­cu­bier­to por de­ta­lles de su per­so­na­li­dad, lo que que­da im­preg­na­do en la pro­fun­di­dad de la psi­quis, lo que el tiem­po no pu­do di­luir de la me­mo­ria.

*Ar­tis­ta, cu­ra­dor y profesor de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co

‘¡Ba­rran­qui­lla! se pren­dió tu car­na­val’, obra de 100x100cm en óleo so­bre te­la, rea­li­za­da por Án­gel Looch­kartt.

‘El vio­lon­che­lis­ta YOYO-MA en con­cier­to con sus fan­tas­mas’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.