Ju­ven­tino Oji­to: 20 años re­man­do pa­ra lle­gar al La­tin Grammy

Jun­to a su Son Mo­ca­ná, el mú­si­co atlan­ti­cen­se co­men­zó la crea­ción de ‘Cum­bia del Río Mag­da­le­na’, dos años an­tes de que se crea­ra el pre­mio.

Latitud - - News - Por Juan Car­los Rue­da Gó­mez Twit­ter @Juank­ye­ru

La tra­ve­sía que Ju­ven­tino Oji­to y su Son Mo­ca­ná han te­ni­do que rea­li­zar por el río mu­si­cal del Ca­ri­be so­lo es com­pa­ra­ble con los lar­gos re­co­rri­dos de la pi­ra­gua de Gui­ller­mo Cu­bi­llos, que par­tía de El Ban­co, vie­jo puer­to, a con­tra­co­rrien­te por el río Ce­sar, que se man­tie­ne vi­vo den­tro de la Cié­na­ga de Za­pa­to­sa, has­ta lle­gar a dor­mi­tar en las pla­yas de amor, en Chi­mi­cha­gua.

Pe­ro Ju­ven­tino, he­re­de­ro de la ri­que­za mu­si­cal de su pa­dre, el maes­tro Ju­lio Oji­to Mendoza, na­ci­do co­mo él en Po­lo­nue­vo, Atlán­ti­co, no so­lo ha te­ni­do que di­ri­gir a sus bo­gas-mú­si­cos co­mo Cu­bi­llos sino que ha si­do el re­me­ro ma­yor, co­mo el te­mi­ble Pe­dro Al­bun­dia. De otra ma­ne­ra su na­ve mu­si­cal car­ga­da de cum­bias y po­rros ha­bría en­ca­lla­do en al­gún ban­co de are­na, de esos que abun­dan en el am­bien­te ar­tís­ti­co, o hu­bie­ra zo­zo­bra­do lue­go de as­ti­llar­se con­tra al­guno de los tan­tos tron­cos que se atra­vie­san en la ru­ta de quien quiere rom­per el es­que­ma con pro­pues­tas in­no­va­do­ras, en vez de ga­nar­se el sim­ple sus­ten­to de ta­ri­ma en ta­ri­ma, no­che tras no­che, has­ta mo­rir de ve­jez pre­ma­tu­ra y al­coho­li­za­do.

Su ex­pe­rien­cia de va­rios años con di­fe­ren­tes or­ques­tas, en­tre ellas las de Juan Pi­ña, Che­co Acosta y Joe Arro­yo, de la cual fue director mu­si­cal, arre­glis­ta y pro­duc­tor de nu­me­ro­sos éxi­tos, le dio el ba­ga­je su­fi­cien­te pa­ra es­truc­tu­rar ha­ce 20 años su pro­pio pro­yec­to: Son Mo­ca­ná, con el cual ha ga­na­do cua­tro Con­gos de Oro en el Fes­ti­val de Or­ques­tas del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla y re­co­no­ci­mien­tos del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, la Al­cal­día Dis­tri­tal, la Uni­ver­si­dad del Nor­te y la Go­ber­na­ción del Atlán­ti­co, por su en­co­mia­ble la­bor cul­tu­ral.

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Ju­ven­tino ha di­ri­gi­do más de 70 pro­duc­cio­nes pa­ra ar­tis­tas co­mo Moi­sés Angulo, Adria­na Lu­cía, Los Be­tos, Ga­bino Pam­pi­ni, Juan Car­los Co­ro­nel, Los Co­rra­le­ros de Ma­ja­gual y su pro­pues­ta ex­pe­ri­men­tal, Los re­yes del po­rro, en­tre otros. Ade­más es el arre­glis­ta del te­ma Les­lie, sis­te­ma co­rreo de voz, in­clui­da en el ál­bum Co­le­te­ra, del gru­po ba­rran­qui­lle­ro Co­lec­tro, tam­bién no­mi­na­do en es­ta edi­ción del La­tin Grammy.

Dos años an­tes de la crea­ción del Pre­mio Grammy La­tino, ha­ce 18 años, es­te ba­luar­te nues­tro em­pe­zó a tra­ba­jar pa­cien­te y con­cien­zu­da­men­te en la pro­duc­ción que le aca­ba de me­re­cer la no­mi­na­ción a ese ga­lar­dón: Cum­bia del Río Mag­da­le­na.

Pe­ro fue en 2001 cuan­do Oji­to Pal­ma de­fi­nió su línea mu­si­cal, que­dan­do pre­ña­do pa­ra siem­pre

de cum­bia pura, al es­cu­char de bo­ca de su amigo Luis Fer­nan­do Va­ne­gas, que «en el co­ra­zón de ca­da ban­que­ño hay un poe­ta­can­tor».

«Pen­sé que exa­ge­ra­ba», cuen­ta el maes­tro sa­xo­fo­nis­ta, «pe­ro lue­go de re­co­rrer ese vas­to te­rri­to­rio que es la De­pre­sión Mom­po­si­na, que co­mien­za en Mom­pox, Bo­lí­var, y fi­na­li­za en El Ban­co, Mag­da­le­na, fue que en­ten­dí que mi amigo Luis so­la­men­te in­ten­tó des­cri­bir, de for­ma su­cin­ta, pe­ro di­rec­ta, ese for­tí­si­mo sen­ti­mien­to po­pu­lar arrai­ga­do en los ha­bi­tan­tes de esa re­gión, quie­nes anual­men­te se reúnen en el fes­ti­val de la cum­bia pa­ra en­ta­blar un fre­né­ti­co diá­lo­go de tam­bo­res, ma­ra­cas, pi­to atra­ve­sao, gai­tas y vo­ces, que pro­du­cen una erup­ción de can­cio­nes que man­tie­nen vi­vos los va­lo­res an­ces­tra­les in­dí­ge­nas, nu­tri­dos con sa­bor y el sa­ber pro­ve­nien­te de nues­tra ma­dre Áfri­ca y con un to­que eu­ro­peo».

Por es­tos días, en que nues­tra cum­bia ori­gi­na­ria es man­ci­lla­da has­ta la ve­ja­ción, en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Mé­xi­co, don­de, lue­go de des­cuar­ti­zar­la y des­fi­gu­rar­la, la ven­den co­mo «cum­bia vi­lle­ra», «tec­no­cum­bia» y «cum­bia nor­te­ña» y, co­mo si fue­ra po­co, nos la me­ten a la fuer­za gra­cias al con­tu­ber­nio co­mer­cial con al­gu­nas emi­so­ras co­lom­bia­nas, no pro­du­ce sino ale­gría en­con­trar que hay mú­si­cos nues­tros, ca­ri­be­ños es­pe­cí­fi­ca­men­te, que enar­bo­lan la ban­de­ra cum­bie­ra ori­gi­nal pa­ra mos­trar­la al mun­do, ves­ti­da con una so­no­ri­dad ro­bus­ta, con arre­glos or­ques­ta­les so­por­ta­dos en los ins­tru­men­tos an­ces­tra­les y sin des­vir­tuar su esen­cia.

Aho­ra que es­ta pro­duc­ción, en la que par­ti­ci­pan los me­jo­res ex­po­nen­tes de nues­tro ta­len­to, es va­lo­ra­da y exal­ta­da por la Aca­de­mia La­ti­na de la Gra­ba­ción, no­mi­nán­do­la al Pre­mio Grammy La­tino, es el mo­men­to pa­ra pe­dir­les a los pro­gra­ma­do­res de las emi­so­ras lo­ca­les y re­gio­na­les que ce­sen en su obs­ti­na­do des­pre­cio a lo que ver­da­de­ra­men­te en­car­na nues­tra iden­ti­dad y les per­mi­tan a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­no­cer y dis­fru­tar el am­plio uni­ver­so de so­no­ri­da­des que hay en la cum­bia, la fuen­te rít­mi­ca, ar­mó­ni­ca, me­ló­di­ca e his­tó­ri­ca que sur­te nues­tra mag­na fies­ta, el car­na­val.

Llo­ra, pes­ca­dor, llo­ra, Que vi­va la vida, La Can­de­la­ria, El ca­ña­mi­lle­ro, Pá­ja­ros del mon­te, Se va a que­dá, La es­tre­lla e Iden­ti­dad, cu­yos au­to­res son, en el mis­mo or­den, Pe­dro Cas­tri­llo Mo­ra­les, Ar­man­do Pis­ciot­ti, Hum­ber­to Pis­ciot­ti, Indalecio Ran­gel, Gui­ller­mo Pue­llo, Ma­riano Ca­ro y Ever­ley Gar­cía, son los ocho te­mas que con­for­man el dis­co, gra­ba­do en múl­ti­ples se­sio­nes a lo lar­go de quin­ce años, con la par­ti­ci­pa­ción de más de trein­ta ex­cel­sos mú­si­cos y can­tan­tes, en­tre los que se des­ta­can Pe­dro ‹Ra­ma­yá› Bel­trán, Che­li­to De Cas­tro, Cha­bu­co, Jo­sé Luis Na­va­rro, Ve­ró­ni­ca Va­ne­gas, Ga­briel ‹Rum­ba› Ro­me­ro, Luis Fer­nan­do Ar­tuz, An­to­nio ‹To­ñi­to› Ama­dor, Juan Pi­ña, Che­co Acosta, Mil­ton Sal­ce­do, Ed­win Gó­mez, El Fan­tas­ma, Fausto Oji­to, May­té Mon­te­ro, Car­los Pi­ña, Fi­le­món Na­va­rro, Ed­gar­do Fá­bre­gas y Luis Fe­li­pe Cha­rris, en­tre otros, ade­más de con­tar con la cu­ra­du­ría mu­si­cal de los maes­tros Ar­ling­ton Pardo y Mar­tín Ma­de­ra, jun­to al crí­ti­co mu­si­cal Ma­riano Can­de­la.

La ma­yor par­te del dis­co se gra­bó en los es­tu­dios ABC, con el in­ge­nie­ro Ma­nuel Gui­ller­mo, y en G. Ru­vel Es­tu­dio, de Ba­rran­qui­lla, y al­gu­nos ins­tru­men­tos fue­ron re­gis­tra­dos en los es­tu­dios de Ki­ke San­tan­der y el de MÁS Mu­sic, de Mia­mi, ciu­dad don­de tam­bién se hi­zo la mas­te­ri­za­ción por par­te de Camilo Sil­va y Bob Katz.

Pa­ra dar­le res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal a su pro­yec­to, Ju­ven­tino Oji­to Pal­ma creó la Fun­da­ción Cuar­to Ver­de, que tie­ne su se­llo dis­que­ro in­de­pen­dien­te y le ha per­mi­ti­do arri­bar a buen puer­to pre­sen­tan­do un de­pu­ra­do tra­ba­jo, con el que es­pe­ra lle­gar a las pla­yas, no de amor en Chi­mi­cha­gua, sino a las del éxi­to y el re­co­no­ci­mien­to mun­dial, re­ci­bien­do el an­sia­do gra­mó­fono el pró­xi­mo 16 de no­viem­bre en Las Vegas, Ne­va­da. Di­fí­cil la­bor, ya que com­pi­te con ar­tis­tas res­pal­da­dos por com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, pe­ro la for­ta­le­za que les han da­do es­tas dos dé­ca­das de in­ce­san­te la­bor, les ge­ne­ra una gran do­sis de fe y op­ti­mis­mo a Oji­to y to­dos los que han par­ti­ci­pa­do en es­te pro­yec­to, es­pe­cial­men­te a su es­po­sa, Ve­ró­ni­ca Va­ne­gas, que no so­lo can­ta en la or­ques­ta, sino que desa­rro­lla una im­por­tan­te la­bor eje­cu­ti­va.

«So­lo ten­go agra­de­ci­mien­tos pa­ra to­das las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que me han apo­ya­do en es­ta lu­cha, y es­pe­ro que, lue­go de tan­to re­mar, po­da­mos mos­trar­le nues­tra Cum­bia del Río Mag­da­le­na al mun­do en­te­ro», re­ma­ta el maes­tro Oji­to Pal­ma, mien­tras alis­ta los ele­men­tos de tra­ba­jo pa­ra par­tir a cum­plir con su la­bor co­mo director de los ta­lle­res mu­si­ca­les que rea­li­za con el aus­pi­cio de la Go­ber­na­ción del Atlán­ti­co, que le lle­van a re­co­rrer has­ta diez po­bla­cio­nes ca­da fin de se­ma­na.

Dos años an­tes de la crea­ción del Pre­mio Grammy La­tino, ha­ce 18 años, es­te ba­luar­te nues­tro em­pe­zó a tra­ba­jar pa­cien­te y con­cien­zu­da­men­te en la pro­duc­ción que le aca­ba de me­re­cer la no­mi­na­ción a ese ga­lar­dón: ‘Cum­bia del Río Mag­da­le­na”.

Al­gu­nos de los ar­tis­tas que par­ti­ci­pa­ron en es­ta pro­duc­ción.

Por­ta­da del dis­co no­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.