La Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que en Ba­rran­qui­lla

En el cen­te­na­rio de uno de los su­ce­sos más re­pre­sen­ta­ti­vos del Si­glo XX, re­cor­da­mos có­mo se vi­vió en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co.

Latitud - - Portada - Por Ju­lián Lá­za­ro*

Es­te año se con­me­mo­ra el cen­te­na­rio de uno de los su­ce­sos más re­pre­sen­ta­ti­vos del si­glo XX, la re­vo­lu­ción ru­sa, que mar­có no so­la­men­te una rup­tu­ra con un es­ta­do de co­sas en la Ru­sia za­ris­ta de prin­ci­pios del si­glo XX, sino que se pro­yec­tó co­mo una po­de­ro­sa in­fluen­cia en la con­fi­gu­ra­ción de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de las si­guien­tes dé­ca­das. Si bien es cier­to que en los pri­me­ros mo­men­tos de la re­vo­lu­ción los acon­te­ci­mien­tos se li­mi­ta­ron al te­rri­to­rio go­ber­na­do por el zar Ni­co­lás II, no lo es me­nos el he­cho de que rá­pi­da­men­te el mun­do em­pe­zó a mi­rar con aten­ción y a per­ci­bir los ecos del cur­so de los even­tos que se es­ta­ban desa­rro­llan­do, pre­ci­sa­men­te por­que cons­ti­tuían una ra­di­cal trans­for­ma­ción de un or­den so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que se ha­bía man­te­ni­do más o me­nos inal­te­ra­do du­ran­te si­glos. Ba­rran­qui­lla no per­ma­ne­ció al mar­gen de la di­fu­sión de esas no­ti­cias, y has­ta las pá­gi­nas de sus dia­rios lle­ga­ron en esos días de oc­tu­bre y si­guien­tes de 1917 con­te­ni­dos que da­ban cuen­ta de la di­ná­mi­ca de los even­tos de Ru­sia.

Las cau­sas de la re­vo­lu­ción han si­do am­plia­men­te ex­pli­ca­das en múl­ti­ples tra­ta­dos so­bre el te­ma, don­de se men­cio­nan, entre otras, las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas de Ru­sia en esos pri­me­ros años del si­glo XX, la im­po­pu­la­ri­dad de sus go­ber­nan­tes, el di­na­mis­mo de cier­tos gru­pos po­lí­ti­cos y las enor­mes afec­ta­cio­nes que la par­ti­ci­pa­ción del país en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial es­ta­ba ge­ne­ran­do pa­ra la ma­yor par­te de la po­bla­ción. Por lo an­te­rior, no es me­nes­ter en­trar en ex­pli­ca­cio­nes so­bre la re­vo­lu­ción, sino so­bre la ma­ne­ra co­mo fue re­pre­sen­ta­do di­cho even­to a tra­vés de la pren­sa ba­rran­qui­lle­ra.

Du­ran­te bue­na par­te de la gue­rra, es­pe­cí­fi­ca­men­te an­tes de 1917, va­rios de los me­dios im­pre­sos que cir­cu­la­ban en Ba­rran­qui­lla re­gis­tra­ban las no­ti­cias so­bre los ejér­ci­tos ru­sos con cier­to be­ne­plá­ci­to. Es­ta si­tua­ción pue­de ex­pli­car­se en bue­na me­di­da por­que Ru­sia era alia­do de Fran­cia y enemi­go de Ale­ma­nia, la pri­me­ra

con­si­de­ra­da de­fen­so­ra de la li­ber­tad, en tan­to que la se­gun­da, vis­ta co­mo po­ten­cia agre­so­ra. Es­to úl­ti­mo, a su vez, de­be mu­cho al mo­no­po­lio que los paí­ses de la En­ten­te (Fran­cia y sus aliados) ejer­cie­ron so­bre el flu­jo de no­ti­cias que lle­ga­ba has­ta Ba­rran­qui­lla, don­de la ver­sión de la gue­rra que se con­ta­ba es­ta­ba fuer­te­men­te de­ter­mi­na­da por los con­te­ni­dos ge­ne­ra­dos en Lon­dres o Pa­rís.

En lo que res­pec­ta a la si­tua­ción in­ter­na de Ru­sia an­tes del es­ta­lli­do re­vo­lu­cio­na­rio de­fi­ni­ti­vo de fi­na­les de oc­tu­bre, las re­fe­ren­cias apor­ta­das por al­gu­nos me­dios en Ba­rran­qui­lla os­ci­la­ban entre la in­quie­tud por los efec­tos del al­za­mien­to con­tra el ré­gi­men del zar en fe­bre­ro de ese mis­mo año, y el op­ti­mis­mo de que los ejér­ci­tos ru­sos con­ti­nua­rían en cam­pa­ña con­tra Ale­ma­nia y sus aliados co­mo con­tra­pe­so en el fren­te orien­tal. De es­ta ma­ne­ra, por ejem­plo, el dia­rio La Na­ción ti­tu­la­ba a una de sus no­tas de pren­sa de 24 de oc­tu­bre de 1917 «La ma­la si­tua­ción de Ru­sia», en cla­ra alu­sión a las di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas de ese país, al tiem­po que, en esa mis­ma edi­ción, otra no­ti­cia da­ba cuen­ta de la im­por­tan­cia de los ru­sos pa­ra vencer a Ale­ma­nia y sus aliados y al­can­zar la paz.

Dos días des­pués, el 26, el mis­mo dia­rio La Na­ción in­for­ma­ba del de­te­rio­ro de la si­tua­ción en Ru­sia, al pun­to de que una de sus no­tas ti­tu­la­da «Los sol­da­dos se nie­gan a ir al fren­te de ba­ta­lla» ex­po­nía las di­fi­cul­ta­des que te­nía el man­do ru­so pa­ra sos­te­ner el fren­te en me­dio del des­con­ten­to so­cial y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en la cual nau­fra­ga­ba ya pa­ra ese mo­men­to el go­bierno pro­vi­sio­nal sur­gi­do del de­rro­ca­mien­to del zar en fe­bre­ro.

El des­en­ca­de­na­mien­to de los su­ce­sos que ter­mi­na­ron con la re­vo­lu­ción de oc­tu­bre (no­viem­bre en el ca­len­da­rio gre­go­riano), don­de los bol­che­vi­ques asu­mie­ron el po­der, no pasó des­aper­ci­bi­do pa­ra la sec­ción de no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les de La Na­ción, tal y co­mo ha­bía ve­ni­do su­ce­dien­do con los su­ce­sos pre­vios en Ru­sia. Y de la mis­ma ma­ne­ra que pa­sa­ba con el cu­bri­mien­to de la gue­rra, las fuen­tes a par­tir de las cua­les se in­for­ma­ba el pú­bli­co lec­tor en Ba­rran­qui­lla eran los con­te­ni­dos ge­ne­ra­dos en las ca­pi­ta­les alia­das de Eu­ro­pa, es de­cir, Pa­rís y Lon­dres, ra­zón por la cual la vi­sión que se cons­tru­yó acer­ca de los su­ce­sos, prin­ci­pal­men­te de Pe­tro­gra­do y Mos­cú, era bas­tan­te pe­si­mis­ta, so­bre to­do por el he­cho de que la llegada de los bol­che­vi­ques al po­der re­pre­sen­ta­ba el ries­go de sa­li­da de Ru­sia de la gue­rra, o peor aún, que los bol­che­vi­ques se alia­ran con los ale­ma­nes.

Así las co­sas, los even­tos que se desa­rro­lla­ron en la Ru­sia aho­ra go­ber­na­da por los bol­che­vi­ques se re­pre­sen­ta­ban en Ba­rran­qui­lla co­mo de des­or­den y caos. Sin em­bar­go, en me­dio del cua­dro de pe­si­mis­mo que tra­za­ban las no­tas de pren­sa ori­gi­na­das en Eu­ro­pa con res­pec­to a la si­tua­ción en Ru­sia, sal­ta a la vis­ta la ex­pec­ta­ti­va de que el pro­ce­so li­de­ra­do por los bol­che­vi­ques fra­ca­sa­ra. Así se per­ci­be a tra­vés de no­ti­cias pu­bli­ca­das en las que se ha­bla de que, por ejem­plo, «Le­nin so­lo es sos­te­ni­do por una pe­que­ña par­te de la po­bla­ción de Pe­tro­gra­do», o «Los co­sa­cos des­tru­ye­ron la Guar­dia Ro­ja, cu­yos re­gi­mien­tos cons­ti­tuían el sos­tén prin­ci­pal de los le­ni­nis­tas».

De es­ta ma­ne­ra, el cua­dro que el lec­tor ba­rran­qui­lle­ro cons­truía so­bre la si­tua­ción en Ru­sia os­ci­la­ba entre la idea del ab­so­lu­to des­or­den ge­ne­ra­do por las ac­cio­nes de los bol­che­vi­ques y la ex­pec­ta­ti­va de que era cues­tión de tiem­po que to­do vol­vie­ra a la nor­ma­li­dad, con lo que los aliados po­dían se­guir con­tan­do con su alia­do en el Es­te en la gue­rra con­tra Ale­ma­nia y Aus­tria-hun­gría.

Pe­ro en la me­di­da en que avan­za­ba el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio en sus ini­cia­les y si­guien­tes fa­ses se hi­zo en ex­tre­mo di­fí­cil man­te­ner la idea de que la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que iba rum­bo al fra­ca­so, y muy pron­to el pú­bli­co lec­tor en Ba­rran­qui­lla em­pe­zó a en­te­rar­se, tam­bién a par­tir de los con­te­ni­dos ori­gi­na­dos en ciu­da­des co­mo Lon­dres o Pa­rís, que im­por­tan­tes cam­bios se es­ta­ban ges­tan­do en te­rri­to­rio ru­so. Un nue­vo ima­gi­na­rio des­pla­zó a la idea de Ru­sia co­mo alia­da en con­tra del ex­pan­sio­nis­mo ale­mán, aho­ra era el mo­ti­vo de nue­vas preo­cu­pa­cio­nes, la fuen­te del pe­li­gro co­mu­nis­ta que ame­na­za­ba con ex­ten­der­se.

Se evi­den­cia en es­te ca­so dos ten­den­cias que mar­ca­rían fuer­te­men­te el si­glo XX: por una par­te, el ni­vel de in­te­gra­ción de los es­ce­na­rios mun­dia­les en un to­do glo­bal, que da­ba lu­gar a que los pro­ce­sos y acon­te­ci­mien­tos ge­ne­ra­dos en un pun­to es­pe­cí­fi­co del sis­te­ma se sin­tie­ran o cuan­do me­nos se per­ci­bie­ran, con va­ria­ble in­ten­si­dad, en lu­ga­res dis­tan­tes; y por otro la­do, la for­ta­le­za de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ca­pa­ces de cons­truir reali­da­des en fun­ción de los in­tere­ses que los con­tro­la­ban, co­mo su­ce­dió con las imá­ge­nes cons­trui­das so­bre la gue­rra y es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre la si­tua­ción en Ru­sia an­tes, du­ran­te y des­pués de la re­vo­lu­ción.

Muy pron­to, el pú­bli­co lec­tor en Ba­rran­qui­lla em­pe­zó a en­te­rar­se de que se es­ta­ban ges­tan­do im­por­tan­tes cam­bios en te­rri­to­rio ru­so a par­tir de los con­te­ni­dos ori­gi­na­dos en ciu­da­des co­mo Lon­dres o Pa­rís”.

Re­tra­to de Vla­dí­mir Ilich Uliá­nov, alias Le­nin.

Le­nin ca­mi­nan­do entre las ma­sas, pro­pa­gan­da de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que.

Pro­pa­gan­da de Marx, En­gels, Le­nin, Sta­lin (1933) rea­li­za­da por Gus­tavs Klu­cis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.