Cuan­do el ‹ me­tal› emer­gió en las ca­lles del sur de Ba­rran­qui­lla (Par­te II)

La his­to­ria de Me­tal del Sur, el sue­ño de unos ami­gos que po­si­cio­na­ron la Cos­ta en la es­ce­na mu­si­cal ‹ ex­tre­ma› del país, y tra­je­ron ban­das co­mo In­qui­si­tion y Mys­ti­fier.

Latitud - - Poema - Por Ós­car Ló­pez Lobo rap

Per­se­ve­ran­cia, su­dor, y to­da la car­ga pe­sa­da so­bre los hom­bros de quie­nes or­ga­ni­zan even­tos mu­si­ca­les son las pa­la­bras que pue­den re­su­mir al co­lec­ti­vo Me­tal del Sur, a los se­gui­do­res del me­tal y a los mú­si­cos lo­ca­les que han op­ta­do por apo­yar, ges­tio­nar y for­ta­le­cer la es­ce­na lo­cal del ar­te mu­si­cal más ex­tre­mo que exis­te.

ÁCAROS, ÍCONO DEL PO­WER ME­TAL› QUE SE DI­LU­YÓ MUY PRON­TO

El ex­ce­len­te y siem­pre me­lan­có­li­co ba­te­ris­ta de una de las ban­das que tal vez mo­vió más gen­te e im­pac­tó a la es­ce­na lo­cal a fi­na­les de los no­ven­ta, muy a pe­sar de su cor­ta exis­ten­cia e in­sig­ne del po­wer me­tal, Ácaros (1996- 1999), fue to­da una ex­plo­sión de ju­ven­tud y de una ma­du­rez mu­si­cal per­cep­ti­ble, que sor­pren­día a quien los es­cu­cha­ba por pri­me­ra vez. «Pa­ra mu­cha gen­te, es­cu­char a Ácaros era co­mo sen­tir a Pan­te­ra, A.N.I.M.A.L., has­ta Se­pul­tu­ra, mar­ca­mos di­fe­ren­cia a pe­sar de in­ter­pre­tar lo que en ese mo­men­to era un me­tal mo­derno, nue­vo», re­la­ta Al­ber­to ‹Be­to› de la Cruz, ex ba­te­ris­ta de la ban­da con­for­ma­da con el gui­ta­rris­ta Her­nán Bar­bu­do, y el des­apa­re­ci­do vo­ca­lis­ta y ba­jis­ta Álex Pal­ma.

En 1994 se ini­cia el pro­yec­to Ácaros, con Ál­va­ro Fa­yad en la gui­ta­rra, Eduar­do Ju­lio en la ba­te­ría y Álex Pal­ma en la voz y ba­jo, in­fluen­cia­dos por La Pes­ti­len­cia, y con un es­ti­lo

Ar­tu­ro Graf « La per­se­ve­ran­cia es la vir­tud por la cual to­das las otras vir­tu­des dan su fru­to » .

co­re em­pie­zan su pe­ri­plo mu­si­cal por la ciu­dad has­ta que con la sa­li­da del país de Fa­yad, y de Ju­lio un año des­pués, se con­for­ma la nue­va nó­mi­na de ese vi­rus que sor­pren­de­ría a to­dos: Be­to de la Cruz en la ba­te­ría y Álex Pal­ma em­pie­zan a guiar su pro­pues­ta mu­si­cal ha­cia un es­ti­lo más pa­re­ci­do a Pan­te­ra y A.N.I.M.A.L., e in­clu­yen­do so­ni­dos la­ti­nos en la ba­te­ría, co­mo lo ha­cían los bra­si­le­ños de Se­pul­tu­ra.

«Em­pe­za­mos a bus­car gui­ta­rris­ta y en la au­di­ción nú­me­ro 22 lle­ga un mu­cha­cho gor­di­to, sen­ci­llo, sin pin­ta de me­ta­le­ro, Her­nán, con su gui­ta­rra y su plan­ta, so­lo nos pi­dió que lo es­cu­chá­ra­mos. Así fue, que­da­mos en shock con el ta­len­to im­pre­sio­nan­te de él, con sus so­los me­ló­di­cos y ve­lo­ces y sus re­ef rá­pi­dos y fuer­tes», cuen­ta Be­to. Ácaros al­ter­nó en di­fe­ren­tes ta­ri­mas con ban­das de me­tal ex­tre­mo co­mo la mis­ma Abad­don o aquel con­cier­to me­mo­ra­ble en 1998 en el ya des­apa­re­ci­do Co­li­seo Hum­ber­to Pe­rea jun­to con Ill Fa­ted, de Me­de­llín, la ban­da es­te­lar, y los lo­ca­les Po­yox Po­dri­doz y Sku­mell.

Por fal­ta de or­ga­ni­za­ción, pro­ble­mas in­ter­nos, abu­so de sus­tan­cias prohi­bi­das y una po­pu­la­ri­dad mal ma­ne­ja­da que cre­cía co­mo un tsu­na­mi, sus miem­bros no pu­die­ron con­tro­lar ese es­pi­ral que ellos mis­mos se ha­bían ga­na­do por su cons­tan­cia, de­di­ca­ción y ta­len­to, y la ban­da que to­ca­ba en to­da la Cos­ta de ma­ne­ra ca­si inin­te­rrum­pi­da, apa­gó sus plan­tas y guar­da­ron sus pla­ti­llos en 1999.

«Ácaros es co­mo mi hi­jo, vi­vi­mos día a día su tran­si­ción, su cre­ci­mien­to des­de ni­ño, en el que vi­vi­mos una eta­pa de punk, has­ta el po­wer me­tal con so­ni­dos la­ti­nos que cons­trui­mos. De la ban­da aún guar­do to­do, vo­lan­tes de los even­tos, has­ta car­tas de fans que nos en­via­ban. Fue tris­te el fi­nal de Ácaros, la muer­te de Álex, nues­tro can­tan­te, nos que­bró. Pe­ro aún con­ser­vo la amis­tad con su fa­mi­lia, y pró­xi­ma­men­te con Her­nán ha­re­mos un ho­me­na­je a la ban­da, a Álex, oja­lá lo con­cre­te­mos», agre­ga Be­to.

GES­TO­RES IN­VEN­CI­BLES

Pa­ra Pe­dro Gu­tié­rrez o Pe­dro No Im­por­ta, co­mo lo lla­man por el nom­bre de su ban­da, in­fluen­cia­da por Ácaros y cu­yo es­pi­ral mu­si­cal deam­bu­la entre el lla­ma­do new me­tal y hard co­re, hoy con­ver­ti­do en un im­por­tan­te ges­tor cul­tu­ral de la es­ce­na ro­que­ra y me­ta­le­ra con su Dan­ger Fest, le ha da­do la opor­tu­ni­dad a jó­ve­nes de la es­ce­na pa­ra mos­trar su ta­len­to.

«No im­por­ta el gé­ne­ro, pe­ro ade­más de es­cu­char a tu ban­da ami­ga, an­tes to­dos es­cu­chá­ba­mos a las otras, pa­ra apren­der, pa­ra dis­fru­tar. Aho­ra eso no se ve, y de ma­ne­ra crí­ti­ca y res­pe­tuo­sa les di­go a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que les fal­ta un po­co más de co­ra­zón. Por eso aún per­du­ran le­ga­dos co­mo el de Ácaros, no­so­tros con No Im­por­ta y por su­pues­to Abad­don, que es to­da una ins­ti­tu­ción en el me­tal ex­tre­mo de la re­gión», ex­pli­ca Pe­dro, lí­der y vo­ca­lis­ta de No Im­por­ta, la pri­me­ra ban­da cos­te­ña en pre­sen­tar­se en Rock al Par­que, en 2008.

Luis Fer­nan­do Ro­drí­guez es uno de esos mi­les adop­ta­dos por la ciu­dad, cu­cu­te­ño de na­ci­mien­to, es re­co­no­ci­do en la es­ce­na por pre­sen­tar­se a cuan­to even­to de me­tal o rock lo in­vi­ten. Ade­más hi­zo par­te de ‹Sin­to­nía noc­tur­na›, jun­to con Ál­va­ro To­rres Agui­le­ra, pro­gra­ma ra­dial que di­fun­día me­tal y rock lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, ade­más de or­ga­ni­zar con­cier­tos des­de 1996 has­ta 2001.

«Heavy Night› fue el pri­mer pro­gra­ma, con Andrés Ver­na­te y Ed­die Naar, quien pre­sen­ta­ba ‹La zo­na os­cu­ra›, un pro­gra­ma bru­tal. Fue­ron unos 5 años de 11 a 12 de la no­che, or­ga­ni­za­mos con­cier­tos, di­fun­día­mos to­do lo re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra del me­tal y por su­pues­to del rock. El te­ma es se­guir edu­can­do a la gen­te pa­ra que apo­yen to­dos los even­tos pa­gan­do las bo­le­tas pa­ra que pue­dan se­guir tra­yen­do a mú­si­cos im­por­tan­tes y los lo­ca­les crez­can. Se ne­ce­si­ta más es­pa­cios pa­ra que es­to per­du­re y no sea tan du­ro or­ga­ni­zar es­tos even­tos», pun­tua­li­za Luis Fer­nan­do.

Ges­to­res y mú­si­cos coin­ci­den en que a la es­ce­na de la ciu­dad le fal­ta un me­dio que los reúna, que ayu­de a que su uni­dad sea un fa­ro de in­for­ma­ción pa­ra el pú­bli­co ávi­do de me­tal. Aun­que sus pro­pios es­fuer­zos y la so­li­da­ri­dad del pú­bli­co han si­do re­la­ti­va­men­te su­fi­cien­tes pa­ra sos­te­ner la es­ce­na, de­mos­tran­do que des­de la periferia se pue­de li­de­rar pro­ce­sos y man­te­ner­los en el tiem­po, fal­tan apor­tes ins­ti­tu­cio­na­les se­rios con re­cur­sos, o por lo me­nos abrien­do más es­pa­cios de ex­pre­sión pa­ra es­te pú­bli­co que ha de­mos­tra­do au­to­ges­tión y ga­nas de per­ma­ne­cer con­tra vien­to y ma­rea.

Se­ría, por lo me­nos, un de­ber cum­pli­do por un Es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te ex­clu­yen­te y que en es­tos tiem­pos en los que se res­pi­ra y se an­he­la paz es en la cul­tu­ra don­de la so­cie­dad y el es­ta­ble­ci­mien­to de­ben re­cu­rrir pa­ra que esa tran­si­ción al post­con­flic­to ten­ga ese aro­ma pa­ci­fi­ca­dor que las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les pue­den brin­dar.

Even­to or­ga­ni­za­do por Me­tal del Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.