Est­her­ci­ta Fo­re­ro

Frag­men­to del tex­to ga­na­dor al Pre­mio de Cró­ni­ca Dis­tri­tal del Por­ta­fo­lio de Es­tí­mu­los 2017.

Latitud - - Portada - Por Faus­to Pé­rez Vi­lla­rreal*

Ya son seis años de su au­sen­cia te­rre­nal. Seis años sin su son­ri­sa fá­cil, car­ga­da de go­zo. Una rá­fa­ga de in­con­tro­la­ble nos­tal­gia nos sa­cu­de al evo­car en un mar­co de se­pia su voz can­ta­ri­na, di­bu­ján­do­nos las ca­lles de nues­tra vie­ja Ba­rran­qui­lla o re­ve­lán­do­nos el fur­ti­vo ro­man­ce de esa lu­na bo­ni­ta con el río Mag­da­le­na, en una no­che de cum­bia y pal­me­ras.

Así co­mo re­gre­só un día a su tie­rra y a su gen­te con una ma­le­ta car­ga­da de le­ja­nía, con su po­lle­ra pin­ta­da de pá­ja­ros y co­lo­res tras vi­vir va­rios años en el ex­tran­je­ro, se fue de es­te mun­do de­jan­do esa mis­ma ma­le­ta re­ple­ta de re­cuer­dos en los bal­co­nes flo­re­ci­dos de la me­mo­ria de va­rias ge­ne­ra­cio­nes que cre­cie­ron, se enamo­ra­ron y pro­crea­ron con sus can­cio­nes.

Est­her­ci­ta Fo­re­ro ya no es­tá más en­tre no­so­tros en cuer­po pre­sen­te, pe­ro el ol­vi­do pa­ra ella no es po­si­ble. Su le­ga­do per­ma­ne­ce más vivo que nun­ca y flu­ye pal­pi­tan­te, inago­ta­ble. Na­die le ha can­ta­do más, ni me­jor, a Ba­rran­qui­lla, en una per­fec­ta com­bi­na­ción de le­tra y me­lo­día con sus com­po­si­cio­nes, bien sea in­ter­pre­ta­das en su pro­pia voz o por otros can­tan­tes.

Tu­vo en di­ver­sas opor­tu­ni­da­des co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción, al mo­men­to de ela­bo­rar sus obras, a su en­tra­ña­ble Are­no­sa.

En can­cio­nes co­mo La lu­na de Ba­rran­qui­lla, Cam­pa­ni­tas cu­rram­be­ras, El Ca­ño de la Au­ya­ma, Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, Tam­bo­res de car­na­val, Vol­vió Jua­ni­ta y La Gua­cher­na, por ci­tar so­lo sie­te, nos de­jó sen­ti­das pos­ta­les de nues­tra tie­rra.

«No me con­si­de­ro pro­lí­fi­ca. Soy más bien una com­po­si­to­ra de es­ta­dos de áni­mo que al mo­men­to de es­cri­bir, guia­da por la mu­sa, las fra­ses me lle­gan con fa­ci­li­dad y ca­si siem­pre es­tá pre­sen­te el pai­sa­je de mi co­mar­ca. En­ton­ces, com­prue­bo que la la­bor de com­po­ner no es di­fí­cil pa­ra mí», me di­jo, en una de las tan­tas con­ver­sa­cio­nes que sos­tu­vi­mos en su ca­sa, en el ba­rrio El Si­len­cio. Allí, a tra­vés de la ven­ta­na prin­ci­pal, se con­tem­pla­ba el cie­lo, lleno de nu­bes cre­pus­cu­la­res, y de vez en cuan­do se sen­tía el ru­mor de la bri­sa fres­ca, be­san­do las ra­mas del pa­li­to de ma­ta­rra­tón sem­bra­do en el jar­dín de la te­rra­za.

Pre­ci­sa­men­te, fue por ese pa­li­to que sem­bró una ma­ña­na en ho­nor a la nos­tal­gia por su ve­ne­ra­ble te­rru­ño, que ini­cia­mos aque­lla tar­de nues­tra con­ver­sa­ción.

—En Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla us­ted di­bu­ja nues­tra ciu­dad con be­llas pa­la­bras y, ade­más, le da pro­ta­go­nis­mo al pa­li­to de ma­ta­rra­tón. ¿Có­mo na­ció esa can­ción?

An­tes de res­pon­der­me so­bre el ori­gen de ese te­ma se aco­mo­dó en el me­ce­dor y me ha­bló de las bon­da­des de ese ár­bol de ta­ma­ño me­dio per­te­ne­cien­te a las le­gu­mi­no­sas: «Ade­más de ser tra­di­cio­nal en Ba­rran­qui­lla, ya que ra­ras eran las ca­sas en las que no ha­bía un ma­ta­rra­tón, fue­ra en la puer­ta o en el pa­tio, sus ho­jas ad­qui­rían pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas al mez­clar­se con la ori­na y al­can­for, pa­ra apli­cár­se­la en la piel de los afec­ta­dos por sa­ram­pión y vi­rue­la. El efec­to de esa com­bi­na­ción con el áci­do úri­co ha­cía las ve­ces de an­ti­bió­ti­co y anal­gé­si­co; cal­ma­ba la ras­qui­ña, eli­mi­na­ba la in­fec­ción y sa­na­ba sin de­jar man­chas. A mí me die­ron ese ba­ño, y no me que­dó se­cue­la

nin­gu­na. El ma­ta­rra­tón, me­cién­do­se ai­ro­so al so­plo de las bri­sas, es una de las imá­ge­nes que con­ser­vo en la me­mo­ria. Pa­ra mí, ese es el ár­bol in­sig­ne de Ba­rran­qui­lla».

Da­da esa ex­pli­ca­ción, y sin que se lo pi­die­ra, ta­ra­reó su be­lla com­po­si­ción: Las ca­lles de mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, do­ra­das por el sol y las are­nas el ca­ño sa­lu­dan­do al Mag­da­le­na, con flo­res de bonitas ba­ta­ti­llas… jar­di­nes con no­ches de se­re­na­ta fa­ro­les ba­jo la lu­ni­ta gra­ta re­tre­tas de la pla­za al ca­me­llón y los pa­li­tos de ma­ta­rra­tón. Lue­go de es­cu­char­la a ca­pe­la pien­so que el si­tio ideal pa­ra vi­vir es la Ba­rran­qui­lla que ella nos des­cri­be, por­que los problemas de la co­ti­dia­ni­dad han si­do ba­rri­dos por la ma­gia de su poe­sía. La ciu­dad que nos mues­tra no nos afli­ge, sino que nos ma­ra­vi­lla. A esa con­clu­sión lle­go al ana­li­zar esa es­tro­fa de Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, en la que nos re­ve­la en ver­sos de im­pe­ca­ble fac­tu­ra una de las imá­ge­nes más elo­cuen­tes de aque­lla ciu­dad pro­ce­ra e in­mor­tal; con ca­lles lle­nas de are­na, pe­ro lim­pias, que se que­dó es­ta­cio­na­da en su me­mo­ria, dán­do­le su voz y su múscu­lo al pro­gre­so.

Fi­nal­men­te, me di­jo que la com­pu­so en 1974 por pe­ti­ción de Nel­son Hen­rí­quez, des­ta­ca­do can­tan­te ve­ne­zo­lano que un año atrás se ha­bía cons­ti­tui­do en el triun­fa­dor ab­so­lu­to del car­na­val, ad­ju­di­cán­do­se la ova­ción uná­ni­me de los asis­ten­tes al Co­li­seo Cu­bier­to Hum­ber­to Pe­rea y el Con­go de Oro en el Fes­ti­val de Or­ques­tas.

«Yo no co­no­cía a Nel­son Hen­rí­quez en per­so­na, pe­ro lo ha­bía dis­fru­ta­do mu­cho con sus in­ter­pre­ta­cio­nes. El em­pre­sa­rio Fa­rid Char fue quien me lo pre­sen­tó, en mi ca­sa. Ha­bla­mos más de me­dia ho­ra. Re­cuer­do que cuan­do se iba le reite­ré que no era cos­tum­bre mía es­cri­bir por en­car­go. Con un be­so en la me­ji­lla nos des­pe­di­mos», re­cor­dó.

En la in­ti­mi­dad de su apo­sen­to, el cla­mor de Nel­son Hen­rí­quez se­guía ta­la­dran­do su men­te: «Ba­rran­qui­lla me ha da­do una sen­ti­da aco­gi­da, y yo quie­ro re­tri­buir ese ca­ri­ño can­tán­do­le una can­ción a su tie­rra, a su pai­sa­je, a su gen­te. So­lo us­ted pue­de es­cri­bir al­go así. ¡Se lo pi­do de co­ra­zón!».

Dos días des­pués, en una de esas fe­cun­das sen­ta­das en la te­rra­za de su ca­sa, cons­tru­yó la pie­za. «La mi­sión re­sul­tó más fá­cil de lo que es­pe­ra­ba. Lo úni­co que hi­ce fue acor­dar­me del ba­rrio Aba­jo, don­de pa­sé mi ni­ñez, y de los pa­li­tos de ma­ta­rra­tón».

Nel­son Hen­rí­quez, El fa­bu­lo­so, pu­bli­ca­do en 1975 ba­jo el se­llo Ve­nus, de Ve­ne­zue­la, fue el LP en el que fi­gu­ró Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla. Con­quis­tó de in­me­dia­to el gus­to de los me­ló­ma­nos. «Ese es un nú­me­ro in­fal­ta­ble en mi re­per­to­rio. El pú­bli­co me lo exi­ge», me di­jo Nel­son Hen­rí­quez, fa­lle­ci­do el 3 de mar­zo de 2014 en Mia­mi, a los 70 años.

Est­her Ce­ci­lia Fo­re­ro Celis na­ció el 10 de di­ciem­bre de 1919. Fue cria­da, co­mo hi­ja úni­ca, por su ma­dre to­li­men­se Jo­se­fi­na Celis de­bi­do a que su pa­dre, Lau­reano Fo­re­ro, un ca­pi­tán de la Po­li­cía oriun­do de Car­ta­ge­na, co­mo la ma­ri­po­sa te­me­ro­sa de las ga­rras del fe­lino, le­van­tó su vue­lo un día cual­quie­ra y no re­gre­só ja­más. «Mi ama­da Jo­se­fi­na fue ma­dre y pa­dre. A ella le de­bo to­do lo que soy», ase­gu­ró. Su in­fan­cia la vi­vió en el ba­rrio Aba­jo, don­de apren­dió a can­tar des­de tier­na edad.

«Se­gún mi ma­má, yo me in­vo­lu­cré en la mú­si­ca des­de muy ni­ña, cuan­do aún no ha­bía cum­pli­do tres años. Me di­jo que yo re­pe­tía, an­te las vi­si­tas, las co­pli­tas y los poe­mas que me en­se­ña­ba, y me en­greía con los aplau­sos. Des­pués, a los cua­tro años ya cum­pli­dos, en el Co­le­gio Ame­ri­cano, don­de me edu­qué, em­pe­cé a can­tar en los ac­tos cí­vi­cos. Con el trans­cu­rrir de los años par­ti­ci­pé en las se­ma­nas cul­tu­ra­les y en otros even­tos den­tro y fue­ra de la ins­ti­tu­ción».

En 1935, con 14 años cum­pli­dos, dio sus pi­ni­tos, en se­rio, en la mú­si­ca. El ra­dio­tea­tro de La Voz de Ba­rran­qui­lla, pro­pie­dad de Elías Pe­llet Bui­tra­go –pa­triar­ca de la ra­dio­di­fu­sión na­cio­nal– fue su pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to.

«Ade­más de ins­truir­me en có­mo aga­rrar el mi­cró­fono, y có­mo vo­ca­li­zar bien, con cla­ra dic­ción, don Elías me in­cul­có dis­ci­pli­na y res­pon­sa­bi­li­dad. En el ra­dio­tea­tro co­no­cí a mi pri­mer maes­tro mu­si­cal: el cie­na­gue­ro José Ma­zi­lli, ex­cel­so gui­ta­rris­ta, con el que me for­jé co­mo can­tan­te du­ran­te los tres años que per­ma­ne­cí en la es­ta­ción ra­dial».

A par­tir de sus in­ter­ven­cio­nes en el ra­dio­tea­tro de la ex­tin­ta emi­so­ra ubi­ca­da en el ba­rrio Bos­ton ini­ció una ca­rre­ra as­cen­den­te co­mo vo­ca­lis­ta. En 1939 au­di­cio­nó en va­rias ciu­da­des de Co­lom­bia. Ac­tuó en Ra­dio Bu­ca­ra­man­ga, en La Voz de Ar­me­nia, en La Voz de Bo­go­tá y en el Sa­lón de la So­cie­dad de Em­plea­dos del Nor­te, de Cú­cu­ta, an­tes de em­pren­der su pri­mer via­je fue­ra de Co­lom­bia: Ve­ne­zue­la. Allá reali­zó exi­to­sas pre­sen­ta­cio­nes en emi­so­ras y tea­tros de Ma­ra­cai­bo, co­mo On­das del La­go y El Jar­dín Zu­lia. Tam­bién de­jó su hue­lla en la Ra­dio­di­fu­so­ra de Ca­ra­cas.

Re­tor­nó a Ba­rran­qui­lla en 1941 pa­ra tra­ba­jar en los ra­dio­tea­tros de La Voz de La Pa­tria y Emi­so­ras Uni­das.

Bo­le­ros, so­nes, dan­zo­nes, tan­gos y pa­so­do­bles con­for­ma­ban la par­te esen­cial de su re­per­to­rio en sus pri­me­ros años has­ta que llegó a su vi­da Aga­pi­to de Ar­co, nom­bre de pi­la del car­ta­ge­ne­ro Jor­ge Ar­tel, es­tan­dar­te de la poe­sía ne­gra, ca­rac­te­ri­za­do por la mu­si­ca­li­dad ma­ri­na del tam­bor y las gai­tas abo­rí­ge­nes. Ar­tel, diez años ma­yor que ella, in­flu­yó mu­chí­si­mo en su vi­da ar­tís­ti­ca, ilu­mi­nán­do­le el sen­de­ro de su des­tino au­to­ral.

«Tan pron­to co­no­cí al poe­ta Jor­ge Ar­tel, en 1943, hu­bo em­pa­tía ins­tan­tá­nea en­tre los dos. Él fue fun­da­men­tal en mi orien­ta­ción de­fi­ni­ti­va co­mo com­po­si­to­ra e in­tér­pre­te. Yo can­ta­ba de to­do, has­ta mú­si­ca es­pa­ño­la, pe­ro nin­gu­na can­ción co­lom­bia­na. En­ton­ces, Jor­ge Ar­tel me cla­ri­fi­có que de­bía va­lo­rar nues­tro fol­clor y com­po­ner­le y can­tar­le a mi tie­rra. ‹Us­ted po­see una be­lla voz y le lle­ga al pú­bli­co, pe­ro tie­ne que can­tar mú­si­ca del pa­tio›, me acon­se­jó el poe­ta. Des­de ese mo­men­to me pu­se a in­ves­ti­gar; me fui enamo­ran­do del fol­clor cos­te­ño y me con­cien­ti­cé de la fun­ción que de­be desem­pe­ñar el ar­tis­ta co­mo di­fu­sor de su en­torno».

Ade­más de bo­le­ros co­mo No­che de ron­da y Jú­ra­me, de los me­xi­ca­nos Agus­tín La­ra y María Gre­ver, res­pec­ti­va­men­te; Dos gar­de­nias, de la cu­ba­na Iso­li­na Ca­rri­llo, y de los tan­gos El día que me quie­ras y Vol­ver, de Al­fre­do Le Pe­ra y Car­los Gar­del, in­cor­po­ró a su re­per­to­rio can­cio­nes del fol­clor co­lom­biano, de las que apre­ció so­bre­ma­ne­ra To­ño Mi­ran­da en el Va­lle y La pi­ña ma­du­ra, de Eu­la­lio Me­lén­dez; Micaela, de Luis Car­los Me­yer; El ga­llo tuer­to, de José Ba­rros, y El ne­gri­to Pi­ne­le, del fol­clor cos­te­ño.

Esas pie­zas en­ca­be­za­ron su por­ta­fo­lio mu­si­cal en la gi­ra que, du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da, rea­li­za­ría por Ve­ne­zue­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Puer­to Ri­co, Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Pa­na­má.

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na na­ció Est­her­ci­ta Fo­re­ro co­mo com­po­si­to­ra. Fue en 1950, en ple­na era dic­ta­to­rial de Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo.

A la ca­pi­tal de la is­la, don­de llegó de la mano de Jor­ge Ar­tel, el 31 de di­ciem­bre de 1949, le com­pu­so su pri­mer fru­to. En rit­mo de bo­le­ro lo ti­tu­ló San­to Do­min­go.

«Yo te­nía 30 años re­cién cum­pli­dos. Me con­mo­vió y me lle­nó de co­ra­je el he­cho de pi­sar y ver una is­la ro­dea­da de pai­sa­jes de en­sue­ño con una es­té­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca y la tris­te­za de sus po­bla­do­res bar­ni­za­da en los ros­tros por el ri­gor de la cruel dic­ta­du­ra. Eso me pa­re­cía in­digno, abe­rran­te. Des­de ese mo­men­to me im­pu­se co­mo me­ta enal­te­cer a los ca­pi­ta­le­ños. Tra­ba­jé bas­tan­te en ello du­ran­te días. Una ho­ra an­tes de rea­li­zar mi de­but en el tea­tro Ca­pi­to­lio, el 2 de fe­bre­ro de 1950, con oca­sión de un aga­sa­jo a los pe­rio­dis­tas, com­pu­se la can­ción. De nin­gún mo­do la po­día lla­mar Ciu­dad Tru­ji­llo».

San­to Do­min­go, is­la de sue­ño/ jo­ya in­quie­tan­te/ per­di­da en las ru­tas/ azu­les del mar…

Est­her­ci­ta Fo­re­ro du­ran­te una No­che de Gua­cher­na, des­fi­le del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.