La es­ce­na tro­pi­cal independiente del Ca­ri­be

Des­de ha­ce más de 15 años en la re­gión han em­pe­za­do a sur­gir gran­des gru­pos que res­ca­tan las raíces de los rit­mos ca­ri­be­ños y las com­bi­nan con nue­vas so­no­ri­da­des. En es­te tex­to se ha­ce una mi­ra­da al fe­nó­meno más allá de las ban­das más po­pu­la­res.

Latitud - - Poema - Por Lau­ra Ca­mar­go

Si al­go hay pa­ra ce­le­brar a ni­vel cul­tu­ral en nues­tra Re­gión Ca­ri­be es el cre­ci­mien­to de la es­ce­na mu­si­cal independiente du­ran­te es­ta úl­ti­ma dé­ca­da. Y es que po­dría­mos de­cir que se es­tá vi­vien­do una era do­ra­da de las pro­pues­tas de fu­sión tro­pi­cal cul­ti­va­das a ni­vel lo­cal que lue­go son ex­por­ta­das vía in­ter­net a oyen­tes de to­das las la­ti­tu­des. El ca­so in­sig­ne (e in­dis­cu­ti­ble) si­gue sien­do el de Bom­ba Es­té­reo, agru­pa­ción que a la fe­cha ha re­co­rri­do prác­ti­ca­men­te el mun­do en­te­ro y has­ta tie­ne una can­ción con Will Smith. Po­dría­mos en­ton­ces atre­ver­nos a afir­mar que el boom de la mú­si­ca in­die cos­te­ña es com­pa­ra­ble en cier­ta me­di­da al fe­nó­meno de la Tro­pi­cá­lia que im­pu­so y lle­vó tan le­jos la in­fluen­cia de la mú­si­ca bra­si­le­ra du­ran­te los años 60, y que fue li­de­ra­do por ar­tis­tas co­mo Cae­tano Ve­lo­so, Gal Cos­ta y Os Mu­tan­tes que, ins­pi­ra­dos en el fa­do, la sam­ba y de­más rit­mos ca­rio­cas, lo­gra­ron mez­clar­los con el rock y la bos­sa no­va lo­gran­do glo­ba­li­zar su so­ni­do.

Pe­ro más allá del ejem­plo del éxi­to de Bom­ba Es­té­reo, y por­que pre­ci­sa­men­te es­te tex­to bus­ca re­sal­tar otros gru­pos con enor­me po­ten­cial de pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, pa­sa­re­mos a des­ta­car la tra­yec­to­ria de Co­lec­tro, gru­po que aca­ba de ser no­mi­na­do al Grammy La­tino por su ál­bum Co­le­te­ra, lan­za­do el año pa­sa­do de la mano de Tam­bo­ra Re­cords. Re­sul­ta ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que des­de el mo­men­to mis­mo en que es­co­gie­ron nom­bre pa­ra su ban­da, es­tos chi­cos de­ci­die­ron reivin­di­car y re­sig­ni­fi­car ter­mi­no­lo­gía pro­pia de la jer­ga ba­rran­qui­lle­ra y el es­ti­lo de vi­da ameno pro­pio de es­ta re­gión. Par­tien­do de su par­ti­cu­lar ali­nea­ción ins­tru­men­tal, que in­clu­ye dos ba­jos, se abo­ca­ron a cons­truir nue­vas ca­den­cias pa­ra na­rrar his­to­rias de la co­ti­dia­ni­dad de la ju­ven­tud ca­ri­be­ña. En sus le­tras nun­ca fal­ta el sen­ti­do del hu­mor y el op­ti­mis­mo, e in­clu­so la por­ta­da de su men­cio­na­do dis­co re­me­mo­ra ti­po­gra­fías pro­pias de los pi­cós y las ver­be­nas. Acer­ca del pro­ce­so crea­ti­vo de­trás de Co­le­te­ra, ellos mis­mos cuen­tan que un dis­pa­ra­dor im­por­tan­te fue la nos­tal­gia de ha­ber pa­sa­do tan­tos años en Bo­go­tá, le­jos de la tie­rra don­de cre­cie­ron. Sin du­das, la ex­pec­ta­ti­va ge­ne­ra­da por su no­mi­na­ción a los Grammy es mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra quie­nes he­mos si­do tes­ti­gos de có­mo la­bra­ron su ca­rre­ra con pa­sión y te­són du­ran­te ca­si 15 años.

Otro de los gran­des aban­de­ra­dos de es­te mo­vi­mien­to de mú­si­ca ca­ri­be independiente es Sys­te­ma So­lar, co­lec­ti­vo so­no­ro-vi­sual for­ma­do en San­ta Mar­ta, cu­ya se­gun­da pro­duc­ción Rum­bo a Tie­rra fue des­ta­ca­da por me­dios co­mo The New York Ti­mes a los po­cos me­ses de su pre­sen­ta­ción. Con un dis­cur­so eman­ci­pa­dor, en el que pre­pon­de­ra la lu­cha por la dig­ni­dad de la con­di­ción hu­ma­na y su li­ber­tad por en­ci­ma

Gru­po Bo­zá Nue­va Gai­ta.

de cual­quier asun­to ma­te­rial, han con­quis­ta­do mi­les de se­gui­do­res en di­ver­sos paí­ses. Y es que can­cio­nes su­yas co­mo So­mos la tie­rra lle­van un men­sa­je am­bien­tal, al tiem­po que in­ci­tan a bai­lar; asi­mis­mo, Tum­ba­mu­ra­llas es un himno, una des­car­ga de ener­gía, cán­ti­cos afri­ca­nos y co­ros en­va­len­to­na­dos, y con Yo voy ga­nao –cu­yo vi­deo­clip ofi­cial cuen­ta con ca­si 7 mi­llo­nes de vi­si­tas en You­tu­be– el re­so­nar de la flau­ta de mi­llo es pro­ta­go­nis­ta, mien­tras que se ce­le­bran pe­que­ñas gran­des co­sas que son úni­cas, pro­pias de nues­tra idio­sin­cra­sia, co­mo la gas­tro­no­mía lo­cal. Sys­te­ma So­lar bus­ca –y con­si­gue– enal­te­cer a tra­vés de sus crea­cio­nes el dis­fru­te de una vi­da na­tu­ral y sen­ci­lla, ale­ja­da del afán por el con­su­mo y los lu­jos. Cuen­ta con una ‹vi­deo­lo­gía› me­mo­ra­ble, fil­ma­da ca­si en su to­ta­li­dad en pai­sa­jes lo­ca­les co­mo Ta­gan­ga y po­bla­cio­nes cer­ca­nas, ca­da pie­za vi­sual su­ya es una apo­teo­sis po­pu­lar don­de no so­lo par­ti­ci­pan bai­la­ri­nes y ac­to­res pro­fe­sio­na­les, sino per­so­nas de to­das las eda­des y pro­ce­den­cias.

Sin pre­ten­der de­me­ri­tar el tra­ba­jo de otros ar­tis­tas re­la­cio­na­dos pro­ve­nien­tes de la Cos­ta Atlán­ti­ca, po­dría­mos sen­ten­ciar que los an­te­rior­men­te men­cio­na­dos vie­nen a ser los que tie­nen un me­jor po­si­cio­na­mien­to y una ma­yor po­pu­la­ri­dad, con­se­gui­da con mu­cho es­fuer­zo, fie­les a sus raíces y es­ti­lo, sin de­jar­se ma­ni­pu­lar por las pre­ten­sio­nes co­mer­cia­les de gran­des em­pre­sas dis­co­grá­fi­cas.

En cual­quier ca­so, tam­bién se en­cuen­tra en as­cen­so una ca­ma­da de ta­len­to­sos mú­si­cos que ya em­pie­zan a es­ta­ble­cer su nom­bre en la es­ce­na, co­mo es el ca­so de Tu­ba­rá, gru­po que mez­cla so­ni­dos pro­pios del jazz y el reggae, aun­que edul­co­ra­dos con un uke­le­le y la agra­cia­da voz de Pao­la Se­ve­rino. Re­sul­ta en­can­ta­dor el en­tre­ga­do romanticismo de can­cio­nes su­yas co­mo Te en­con­tré, a su vez que hay crí­ti­ca a la violencia so­cial y un cla­mor por la paz en otros te­mas co­mo Di­cen. Su tra­ba­jo co­mien­za a tras­pa­sar fron­te­ras, y una mues­tra de ello es su re­cien­te gi­ra por Mé­xi­co.

Den­tro de esa mis­ma lí­nea, Mu­la­to Ban­tú, na­ci­do co­mo sep­te­to, aun­que tam­bién to­can en for­ma­to trío, es un pro­yec­to folk afro­la­tino fi­cha­do por el se­llo Ul­tra­loi­de, li­de­ra­do por Randy Zim­mer­man y sur­gi­do en la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, que ha da­do de qué ha­blar en fes­ti­va­les co­mo Ba­rran­qui­jazz. Su dis­co de­but Ca­ri­be ne­groi­de es­tá pla­ga­do de te­mas de amor que na­rran la co­ne­xión con nues­tros an­te­pa­sa­dos, co­mo Ca­ta­li­na, que re­cuer­da la le­yen­da del Moán en­tre­la­za­da con la his­to­ria de una jo­ven cam­pe­si­na; de igual for­ma en Mar aden­tro y Te­je­do­ra se rin­de cul­to a los an­ces­tros. Aso­cia­dos tam­bién con el mis­mo se­llo dis­co­grá­fi­co al­ter­na­ti­vo, en­con­tra­mos a Tro­pic­kup con su dis­co La rum­ba me lla­ma, lan­za­do el año pa­sa­do. Si bien su so­ni­do es más es­pa­cial, ca­si en su to­ta­li­dad elec­tró­ni­co, os­ten­ta un ta­lan­te rum­be­ro, ins­pi­ra­do en la cham­pe­ta y el caly­pso. De su ál­bum des­ta­can cor­tes co­mo Ojos ro­jos y El dia­blo, es­te úl­ti­mo ha­bla de un per­so­na­je dis­fra­za­do en car­na­val. Ade­más, con cier­ta fres­cu­ra y des­par­pa­jo le de­di­can lue­go otra can­ción a los arro­yos que se for­man en al­gu­nas ca­lles cuan­do hay fuer­tes llu­vias en Ba­rran­qui­lla.

Pa­ra ce­rrar es­te bre­ve ca­tá­lo­go de ex­po­nen­tes, nom­bra­mos a Bo­zá, ban­da que con le­mas co­mo el de «ha­cer una re­vo­lu­ción gai­te­ra», y con su for­ma­ción que in­clu­ye pre­ci­sa­men­te dos gai­tas, gui­ta­rra y ba­te­ría, se ha ga­na­do un lu­gar pro­pio en la mo­vi­da. Pa­ra co­no­cer­los más a fon­do, re­co­men­da­mos es­cu­char su de­but Ru­mor de gai­ta, pu­bli­ca­do en 2016, y es­tar aten­tos al vi­deo de En la jue­ga, fil­ma­do en las ca­lles de la Are­no­sa con par­ti­ci­pa­ción es­pon­tá­nea de los ve­ci­nos de al­gu­nos ba­rrios.

Tras rea­li­zar es­te re­co­rri­do por las proezas de mú­si­cos que se atre­ven a pen­sar un Ca­ri­be dis­tin­to, sin de­jar de des­ta­car la be­lle­za na­tu­ral y la ma­gia de nues­tros pai­sa­jes y abo­gan­do por su con­ser­va­ción en sus can­cio­nes; sin per­der de vis­ta, asi­mis­mo, la ale­gría y no­ble­za de nues­tra gen­te, no cues­ta tan­to creer que el le­ga­do cul­tu­ral del mes­ti­za­je tie­ne un enor­me va­lor y que el mun­do es­tá em­pe­zan­do a po­ner los ojos en él pa­ra nu­trir­se de su ri­que­za. Es por ello que lo mí­ni­mo que po­de­mos ha­cer por es­tos ar­tis­tas es ad­mi­rar su in­de­pen­den­cia, abrir los oí­dos a sus crea­cio­nes y apo­yar­los pa­ra que es­ta cre­ci­da de la ola de ta­len­tos lo­ca­les no pa­re.

Por­ta­da del ál­bum ‹ Co­le­te­ra›, de la agru­pa­ción ba­rran­qui­lle­ra Co­lec­tro.

In­te­gran­tes de la agru­pa­ción mu­si­cal Mu­la­to Ban­tú Ca­ta­li­na. Pao­la Se­ve­rino, voz del gru­po Tu­ba­rá Reggae, du­ran­te una de sus pre­sen­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.