Que­ri­dos antifeministas

A pro­pó­si­to de la po­lé­mi­ca por la ex­clu­sión de au­to­ras co­lom­bia­nas de un even­to en París, una car­ta abier­ta ba­sa­da en el li­bro Có­mo edu­car en el fe­mi­nis­mo›, de Ngo­zi Adi­chie.

Latitud - - News - Por Efraín Vi­lla­nue­va*

Re­cien­te­men­te leí Que­ri­da Ijea­we­le. Có­mo edu­car en el fe­mi­nis­mo, Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie. Un li­bro epis­to­lar que res­pon­de a una so­li­ci­tud de su ami­ga Ijea­we­le: con­se­jos pa­ra criar a su hi­ja co­mo fe­mi­nis­ta. Uso el for­ma­to y el men­sa­je de Adi­chie, sin pre­ten­der re­ex­pli­car­lo, pa­ra di­ri­gir­me a quie­nes no en­tien­den que el fe­mi­nis­mo no so­lo les in­cum­be a las mu­je­res. Pue­de com­pro­bar su ele­gi­bi­li­dad co­mo lec­tor con las ‹he­rra­mien­tas fe­mi­nis­tas› de Adi­chie y su ‹fe­mi­nis­mo li­ge­ro›.

He­rra­mien­ta #1. ¿Ha ma­ni­fes­ta­do va­lo­rar a las mu­je­res por­que tie­ne ma­dre/ hi­ja/ her­ma­na/tía/abue­la/ no­via/pro­me­ti­da/es­po­sa y es­to lo blin­da de ser ma­chis­ta? Adi­chie nos re­cuer­da que una mu­jer im­por­ta tan­to co­mo un hom­bre, sin con­di­cio­na­mien­tos. In­clu­so un hom­bre sin fi­gu­ras fe­me­ni­nas cer­ca­nas de­be­ría acep­tar es­ta pre­mi­sa. Los ra­cis­tas es­gri­men ar­gu­men­tos si­mi­la­res: «no soy ra­cis­ta, ten­go ami­gos [de otra ra­za]».

He­rra­mien­ta #2. ¿Cree que una mu­jer pue­de be­ber/fu­mar/ bai­lar/sa­lir/ves­tir­se/co­mer/ ha­blar/dis­cu­tir/etc. igual que un hom­bre? Adi­chie pro­po­ne pre­gun­tas más es­pe­cí­fi­cas: ¿re­pro­cha por igual la in­fi­de­li­dad mas­cu­li­na y la fe­me­ni­na? ¿Qué opinión ten­dría de un hom­bre que per­do­na una in­fi­de­li­dad? ¿Y de una mu­jer? Sus res­pues­tas no de­be­rían de­pen­der del gé­ne­ro.

Fe­mi­nis­mo li­ge­ro. ¿Acep­ta que, «en el fon­do, las mu­je­res son las que man­dan en el ho­gar»? ¿Por qué en el fon­do? ¿Por qué no pue­de una mu­jer os­ten­tar po­der co­mo un hom­bre? Em­pe­ce­mos.

*** Al­gu­nos aso­cian el fe­mi­nis­mo con una tur­ba de mu­je­res de­seo­sas de do­mi­nar el mun­do y en­viar­nos a los hom­bres a la co­ci­na. En reali­dad, es­te mo­vi­mien­to no pro­po­ne un cam­bio de di­co­to­mía (ellas arri­ba, no­so­tros aba­jo), abo­ga por una igual­dad efec­ti­va y to­tal, en la que hom­bres y mu­je­res pue­dan ac­tuar, pen­sar y ser sin dis­tin­cio­nes. El fe­mi­nis­mo no des­co­no­ce que los hom­bres sea­mos dis­cri­mi­na­dos. Pe­ro la dis­cri­mi­na­ción ha­cia ellas ha si­do sis­te­má­ti­ca por si­glos y tie­ne con­se­cuen­cias tan gra­ves co­mo el fe­mi­ni­ci­dio. No pue­de no ha­blar­se de un pro­ble­ma de gé­ne­ro cuan­do el pro­ble­ma es de gé­ne­ro.

En USA, el mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter (Las vi­das ne­gras im­por­tan) sur­gió en res­pues­ta a la in­ce­san­te dis­cri­mi­na­ción ra­cial que ase­si­na vi­das afro­ame­ri­ca­nas. Miem­bros de la po­bla­ción an­glo­sa­jo­na (los mis­mos que no se con­si­de­ran ra­cis­tas) crea­ron All Li­ves Mat­ter (To­das las vi­das im­por­tan). Es cier­to, to­das las vi­das im­por­tan. Pe­ro nin­gu­na otra ra­za en ese país sufre de tan­ta dis­cri­mi­na­ción ni sus vi­das pe­li­gran tan­to co­mo las de los afro­ame­ri­ca­nos. Me­re­ce, en­ton­ces, una aten­ción par­ti­cu­lar. Igual­men­te, el fe­mi­nis­mo ne­ce­si­ta su nom­bre, es­pa­cio y dis­cu­sión.

*** In­clu­so el más an­ti­fe­mi­nis­ta de us­te­des en­con­tra­rá sen­sa­tos los con­se­jos de Adi­chie pa­ra criar a una hi­ja co­mo fe­mi­nis­ta. Pe­ro los he­chos

Que­ri­dos antifeministas, in­de­ci­sos y si­mi­la­res:

de­mues­tran lo con­tra­rio.

Adi­chie su­gie­re in­cul­car la lec­tu­ra pa­ra «ayu­dar­la a en­ten­der y cues­tio­nar­se el mun­do y lo­grar ser lo que quie­ra ser». Pe­ro... en Co­lom­bia el ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Ale­jan­dro Or­dó­ñez ase­gu­ra que, co­mo lo hi­zo de jo­ven, vol­ve­ría a que­mar li­bros co­mo un «ac­to pe­da­gó­gi­co».

Adi­chie ex­hor­ta a Ijea­we­le a en­se­ñar­le a su hi­ja «a cues­tio­nar el len­gua­je, re­po­si­to­rio de nues­tros pre­jui­cios, creen­cias y su­po­si­cio­nes». Pe­ro... la men­ción de pro­fe­sio­nes co­mo el se­cre­ta­ria­do to­da­vía con­vo­ca la ima­gen de una mu­jer (a me­nos que sea el Se­cre­ta­rio de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les), y en Ale­ma­nia, mien­tras las ni­ñas ad­mi­ran a sus pa­dres co­mo su­per­hé­roes, los ni­ños son sus pro­pios su­per­hé­roes.

Adi­chie pi­de re­cor­dar­le «que su cuer­po le per­te­ne­ce so­lo a ella». Pe­ro... Fran­cia es­tá con­si­de­ran­do le­gis­lar pa­ra pro­te­ger a las mu­je­res del aco­so ca­lle­je­ro, en Por­tu­gal un juez usó la Bi­blia pa­ra jus­ti­fi­car la vio­len­cia con­tra una mu­jer adúl­te­ra, en Ca­na­dá un hom­bre fue ab­suel­to de vio­la­ción por­que él y su es­po­sa creían que él po­día te­ner se­xo con ella sin su con­sen­ti­mien­to, y en Co­lom­bia tres ca­sos de abu­sos se­xua­les son re­por­ta­dos ca­da ho­ra.

Pa­ra Adi­chie es cla­ve que la hi­ja de su ami­ga apren­da «a te­ner opi­nio­nes in­for­ma­das, hu­ma­nas y de men­te abier­ta». Pe­ro... en Co­lom­bia la con­gre­sis­ta Clau­dia Ló­pez de­nun­ció con vi­gor gra­ves ac­tos de co­rrup­ción y ter­mi­nó sien­do acu­sa­da de his­té­ri­ca y vul­gar por al­zar la voz.

Adi­chie le pi­de a su ami­ga no de­fi­nir­se ni de­jar­se de­fi­nir por su ma­ter­ni­dad. Pe­ro... con­ti­núa exis­tien­do una am­plia bre­cha en­tre las li­cen­cias de pa­ter­ni­dad y ma­ter­ni­dad, y fi­gu­ras co­mo Jen­ni­fer Anis­ton son ma­to­nea­das por su de­ci­sión de no te­ner hi­jos.

Tam­bién le re­cuer­da a Ijea­we­le que la crian­za de los hi­jos y las la­bo­res do­més­ti­cas no cons­ti­tu­yen su rol co­mo mu­jer. Pe­ro... cree­mos que el hom­bre so­lo pro­vee y aque­llos que ‹ayu­dan› en la crian­za me­re­cen re­co­no­ci­mien­to por ello. En reali­dad, Adi­chie se­ña­la que so­lo es­tán ejer­cien­do sus co­rres­pon­sa­bi­li­da­des co­mo pa­dres y es­po­sos.

Pa­ra Adi­chie, el ma­tri­mo­nio y el amor no de­be­rían ser in­cul­ca­dos en las mu­je­res co­mo lo­gros de vi­da. Pe­ro... a los hom­bres no se nos en­se­ña lo mis­mo y es­ta si­tua­ción crea un des­ba­lan­ce en cual­quier re­la­ción. De la mu­jer se es­pe­ra ma­yor sa­cri­fi­cio y en­tre­ga en el ma­tri­mo­nio, y se le cues­tio­na, aco­sa y dis­cri­mi­na con fe­ro­ci­dad –tan­to en el Vie­jo co­mo en el Nue­vo Mun­do– por sus in­ten­tos de re­con­ci­liar ma­ter­ni­dad y vi­da la­bo­ral.

Adi­chie acon­se­ja in­cen­ti­var en los ni­ños la crea­ción de su iden­ti­dad y el desa­rro­llo de su po­ten­cial. Pe­ro... les en­se­ña­mos a las ni­ñas for­mas más fi­nas que a los ni­ños: ser ca­lla­das, no an­dar por ahí co­rrien­do, no gri­tar, no usar ma­las pa­la­bras, man­te­ner sus ves­ti­dos lim­pios, sen­tar­se bien, ser ama­bles, no al­zar la voz. Las ni­ñas son­ríen. Adi­chie ad­vier­te los pe­li­gros de es­ta crian­za: «mu­chas ni­ñas per­ma­ne­cen en si­len­cio cuan­do son abu­sa­das por­que quie­ren ‹ser sim­pá­ti­cas».

Pa­ra Adi­chie, «los ro­les de gé­ne­ro son un sin­sen­ti­do ab­so­lu­to». Los ni­ños vis­ten de azul; las ni­ñas, de rosa. Ellos jue­gan con fi­gu­ras de ac­ción; ellas, con mu­ñe­cas. ¿Por qué li­mi­tar lo que un ni­ño o una ni­ña pue­den ser o su com­por­ta­mien­to? No de­be­ría tra­tar­se de criar a la me­jor mu­jer o al me­jor hom­bre, sino a la me­jor per­so­na, sen­ten­cia la au­to­ra.

*** Mu­chos de es­tos com­por­ta­mien­tos se jus­ti­fi­can co­mo tra­di­cio­nes. Pa­ra las mu­je­res, edu­ca­das en ro­les su­mi­sos y pa­si­vos, re­pen­sar la so­cie­dad re­pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar su po­ten­cial no co­mo mu­je­res sino co­mo se­res hu­ma­nos, y de ser tan li­bres co­mo los hom­bres. Pa­ra los hom­bres, en po­si­cio­nes de pri­vi­le­gio, re­pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de en­ten­der que «las nor­mas so­cia­les son crea­cio­nes hu­ma­nas y pue­den ser mo­di­fi­ca­das».

La es­cri­to­ra se an­ti­ci­pa al pen­sa­mien­to de al­gu­nos de us­te­des: la bio­lo­gía co­mo prue­ba de es­tar des­ti­na­dos a com­por­ta­mien­tos di­sí­mi­les. Sí, los hom­bres 1) te­ne­mos pe­nes; ellas, úte­ros ca­pa­ces de ges­tar, 2) no­so­tros, pe­zo­nes inú­ti­les; ellas, se­nos que ama­man­tan, 3) no­so­tros so­mos en la ma­yo­ría de los ca­sos fí­si­ca­men­te más fuer­tes que ellas. Pe­ro... 1) y 2) no im­pli­can que la crian­za de los hi­jos sea so­lo res­pon­sa­bi­li­dad fe­me­ni­na –se po­dría ar­gu­men­tar que, ha­bien­do ges­ta­do y da­do a luz, le co­rres­pon­de el turno al pa­dre–. La úni­ca ven­ta­ja de 3) es abrir bo­te­llas de sal­sa de to­ma­te in­tran­si­gen­tes.

Adi­chie uti­li­za un ejem­plo di­fe­ren­te. Se usa la bio­lo­gía se­lec­ti­va­men­te pa­ra jus­ti­fi­car la pro­mis­cui­dad mas­cu­li­na, pe­ro tam­bién po­dría jus­ti­fi­car la fe­me­ni­na: «Tie­ne sen­ti­do que las mu­je­res ten­gan más com­pa­ñe­ros se­xua­les –en­tre más op­cio­nes, más opor­tu­ni­da­des de pro­crear una des­cen­den­cia prós­pe­ra».

*** Adi­chie es una es­cri­to­ra ni­ge­ria­na, emi­gró a USA a los die­ci­nue­ve años. Tie­ne va­rios tí­tu­los académicos y sus li­bros han ob­te­ni­do mu­chos pre­mios. Co­mo es nor­ma social ma­chis­ta re­que­rir­les a las mu­je­res cre­den­cia­les pa­ra ser to­ma­das en se­rio, no los men­cio­na­ré. Hay que leer­la por su men­sa­je, no por sus dis­tin­cio­nes.

To­da­vía es­toy des­apren­dien­do tra­di­cio­nes ma­chis­tas con las que fui cria­do. Es pro­ba­ble que mue­ra sin des­apren­der­las to­das. Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de in­cul­car una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes –tam­bién po­de­mos y de­be­mos criar ni­ños fe­mi­nis­tas. Al­gún día ‹igual­dad de gé­ne­ros› y ‹ro­les de gé­ne­ros› se­rán tér­mi­nos de épo­cas ar­cai­cas en las que no to­dos los se­res hu­ma­nos eran igua­les. Co­mo la mis­ma Adi­chie lo cree, «el pro­pó­si­to fi­nal del fe­mi­nis­mo es al­can­zar un pun­to en el que ya no sea ne­ce­sa­rio». Aho­ra, a leer a Adi­chie.

*Efraín Vi­lla­nue­va (@Efra_ Vi­lla­nue­va). Es­cri­tor co­lom­biano ra­di­ca­do en Ale­ma­nia. MFA en Es­cri­tu­ra Crea­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Io­wa.

Arri­ba: ‹ Girl rea­ding co­mic book in newss­tand›, de Char­les Ha­rris, to­ma­da en abril de 1947. De­re­cha: Fo­to to­ma­da de Tumblr.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.