LA MUER­TE DE UN GI­GAN­TE OCULTO

Pu­bli­ca­mos un tex­to de­di­ca­do a la me­mo­ria de Mal­colm Young, gui­ta­rris­ta y miem­bro fun­da­dor de AC/DC, quien fa­lle­ció el 18 de no­viem­bre de es­te año.

Latitud - - PORTADA - Por Ál­va­ro José Bar­bo­za*

Es­cri­to de­di­ca­do a la me­mo­ria de uno de los per­so­na­jes más enig­má­ti­cos del Rock And Roll, quien fa­lle­ció el 18 de no­viem­bre.

La historia mues­tra a los hé­roes fuer­tes e im­ba­ti­bles. El legado tá­ci­to que dejan al­gu­nos no co­rres­pon­de al do­lor y a la des­di­cha que aca­rrea ser un en­te del en­tre­na­mien­to en la caó­ti­ca e in­so­por­ta­ble in­dus­tria de la dis­trac­ción.

Mu­chos opi­nan de la ven­ta del al­ma al po­de­ro­so ‹Don Di­ne­ro›. El rock ha si­do un vehícu­lo de ex­pre­sión que reúne una se­rie de des­di­chas y ar­bi­tra­rie­da­des que lo ha­cen de una for­ma cla­ra os­cu­ra, una fuen­te inago­ta­ble de enig­má­ti­ca ins­pi­ra­ción.

Pa­ra prin­ci­pios de los años se­ten­ta apa­re­ce una ex­tra­ña y con­tun­den­te banda que qui­zás al­gu­nos ubi­ca­ron como una sá­ti­ra al buen es­ta­ble­ci­mien­to de las for­mas, mo­da­les y cos­tum­bres. AC/DC es un pro­yec­to li­de­ra­do por dos her­ma­nos de cla­se me­dia de la Aus­tra­lia dis­cre­ta y mo­de­ra­da. Mal­com Young, de ca­rác­ter se­reno y per­fil mo­des­to, es sin du­da el ar­tí­fi­ce de una so­no­ri­dad agres­te y per­tur­ba­do­ra. La for­ma mo­dal como en­ca­ró el li­de­raz­go rít­mi­co de su pro­yec­to hi­zo de él un es­tan­dar­te de la for­ma só­li­da con la que el rock lo­gró en­ca­mi­nar­se y lle­gar a pe­ne­trar un apa­bu­llan­te so­ni­do a mi­llo­nes de ho­ga­res en to­da la al­dea glo­bal. El jo­ven de los se­ten­ta per­mi­tió que el abrup­to re­so­nar de la gui­ta­rra, el ba­jo y la ba­te­ría, lo­gra­ra en­trar a la fuer­za a su ca­sa, y des­de ahí li­de­rar jun­to al cua­dri­lá­te­ro de sus pa­dres, la lu­cha agó­ni­ca exis­ten­cial por so­bre­vi­vir al mun­do del tra­ba­jo y el pro­gre­so.

No to­do hé­roe tie­ne una historia di­vi­na que con­tar, la de Mal­com Young, fue qui­zás una historia como la de mi­les de jó­ve­nes ham­brien­tos que bus­can ob­te­ner un es­pa­cio de ex­pre­sión an­te la vi­da. Él, jun­to a su her­mano An­gus Young –que li­de­ró a ni­vel de per­for­man­ce la ma­qui­na­ria en la que se con­vir­tió AC/DC– pro­mo­vie­ron una can­den­te obra dig­na de va­lo­rar, cu­rar y man­te­ner an­te el do­mi­nio in­fer­nal de la in­me­dia­tez. La sen­si­bi­li­dad pro­pia de un crea­dor y el ab­sur­do des­con­trol que pro­pi­ció el he­cho de ser una es­tre­lla iti­ne­ran­te es­ta­ble del ne­go­cio del rock, hi­zo que Mal­com pa­ga­ra sus pe­nas a pun­ta del al­cohol ilu­mi­na­do que ayu­dó a mi­ti­gar el po­der de sus dio­ses. Mal­com es­tu­vo por años ci­men­tan­do una fa­ma ocul­ta y el si­len­cio des­ga­rra­dor de una gui­ta­rra que más que so­ni­dos, ex­pul­sa­ba ra­bia, fu­ria y una de­men­cia que lo­gró acom­pa­ñar­lo y si­len­ciar­lo an­te la mi­ra­da tris­te de su nú­cleo vi­tal que siem­pre lo acom­pa­ñó, en­gran­de­ció, so­por­tó y va­lo­ró has­ta el fi­nal de sus días.

AC/DC es una mul­ti­na­cio­nal del hard rock. Es una pues­ta fé­rrea y atroz de un so­ni­do ca­pi­tal que si­gue ven­dien­do mi­llo­nes de me­chan­di­sing y que cau­ti­va a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ya que ven en sus for­ja­do­res unas per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes que po­si­bi­li­ta­ron el me­dio de ex­ten­der un gri­to que so­lo el jo­ven pue­de en­ten­der, asi­mi­lar y dis­fru­tar. El rock sa­li­do de la gui­ta­rra de Mal­com Young, es un rock no­ble y sin­ce­ro. Fue el pun­to de en­cla­ve ha­cia la cons­truc­ción de lo que mu­chos co­no­cen como ‹ba­se rít­mi­ca an­dan­te y sin tapujos›. La historia de su dis­co­gra­fía es el re­sul­ta­do de un per­fil que siem­pre se ma­ne­jó con dis­cre­ción y con ga­lan­te ejecución. De­trás del im­pre­sio­nan­te éxi­to glo­bal de la mar­ca AC/DC es­tá un sen­ci­llo y hu­mil­de jo­ven que fue vol­vién­do­se vie­jo acom­pa­ña­do por una ar­ma le­tal, etí­li­ca­men­te tó­xi­ca, que co­bró de ma­ne­ra psí­qui­ca y neu­ro­nal un legado que fa­vo­re­ce hoy al ca­tá­lo­go so­no­ro glo­bal, que bien pue­de pre­sen­tar cual­quier te­rres­tre. To­da la obra de AC/DC, es y se­gui­rá sien­do mí­ti­ca, da­do que el po­der de su cons­truc­ción es­tu­vo siem­pre ba­jo la man­ga de Mal­com. Él, sien­do un per­so­na­je de ba­ja es­ta­tu­ra, con unas con­di­cio­nes na­tu­ra­les de un gi­gan­te, lo­gró lle­var a la fa­ma, al po­der y a la glo­ria, un pro­yec­to sa­li­do de una cir­cuns­tan­cia sim­ple y arrai­ga­da, con un va­lor que el mun­do hoy ce­le­bra, por un la­do, y desconoce por otro la­do. Es­to por el ím­pe­tu des­bor­da­do de la ma­qui­na­ria con­su­mis­ta que no mi­ra atrás, por­que el hoy in­me­dia­to es el que es.

Fue­ron años de lo­cu­ra, muer­tes ines­pe­ra­das de com­pa­ñe­ros, éxi­tos, mi­llo­nes de dó­la­res, cons­pi­ra­cio­nes y enig­mas tí­pi­cos de cual­quier fas­ci­nan­te historia en las que siem­pre es­tu­vo in­vo­lu­cra­do el es­pí­ri­tu de AC/DC. De­trás de to­da esa pa­ra­fer­na­lia me­diá­ti­ca es­ta­ban sus can­cio­nes. Ci­tar­las se­ría ju­gar con la doble con la que siem­pre fue­ron cri­ti­ca­dos. Qué de­cir an­te: It’s a long Way to the Top, T.N.T., Who­le Lot­ta Ro­sie, Let The­re Be Rock, High­way to Hell, Hells Bells, Back In Black, You Shoot to Th­rill, You Shook Me All Night Long, Who Ma­de Who, Dirty Deeds Do­ne Dirt Cheap, Mo­ney­talks. Al­go es y se­rá cier­to, las com­po­si­cio­nes es­tu­vie­ron mar­ca­das por un po­der que par­tían de la no­ble­za de una gui­ta­rra rít­mi­ca que sa­lía del co­ra­zón de Mal­com Young y que se ne­ga­ba a ser pro­ta­go­nis­ta. Ese pa­pel pro­ta­gó­ni­co bien lo su­po man­te­ner su her­mano An­gus Young, con­vir­tién­do­se en la ima­gen de la banda. Mal­com durante su historia es­tu­vo a un la­do del sta­ge cum­plien­do de ma­ne­ra ca­ba­lle­ro­sa su pa­pel de im­pul­sa­dor de la mú­si­ca que ayu­dó a crear, ci­men­tar y pro­po­ner al jo­ven, que como él, vi­vía de un sue­ño y man­tu­vo su fir­me­za has­ta que el al­cohol y la de­men­cia lo­gra­ron arre­ba­tar­le al mun­do la po­si­bi­li­dad de se­guir dis­fru­tan­do de la sen­ci­llez y con­tun­den­cia de la crea­ción de un au­tén­ti­co gui­ta­rris­ta de Rock And Roll. La fuer­za del rock que sa­lía de las en­tra­ñas de Mal­com obe­de­ce a la no­ble­za de su es­pí­ri­tu.

El mun­do des­pi­de a un gran­de del so­ni­do rít­mi­co, de la gui­ta­rra eléc­tri­ca sa­li­da de un con­tex­to ru­do y ver­ti­cal. La gui­ta­rra de Mal­com Young cons­ti­tu­ye un pa­ra­dig­ma que par­te de lo sim­ple has­ta con­ver­tir­se en una for­ma de de­cir­le al mun­do que la vi­da que se vi­ve, es una «co­rrien­te al­ter­na/ co­rrien­te con­ti­nua» (al­ter­na­ting cu­rrent/di­rect cu­rrent) AC/DC.

Mal­colm jun­to a su her­mano An­gus Young, en el es­tu­dio de gra­ba­ción. Am­bos for­ma­ron la banda AC/DC. *Al­va­ro José Bar­bo­za. Co­mu­ni­ca­dor so­cial - Pe­rio­dis­ta, ba­te­ris­ta de la agru­pa­ción Leon Bruno @al­va­ro­bar­bo­za­ba­te­ria.

Mal­colm Young jun­to a An­gus Young en un con­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.