Una vi­da en­tre li­bros: Lilly Un­gar y la Li­bre­ría Cen­tral

En­tre­vis­ta con la de­ca­na de los li­bre­ros en Co­lom­bia, quien re­ci­bió la me­da­lla Ma­nuel Mu­ri­llo To­ro -gra­do Oro- por su apor­te a las co­mu­ni­ca­cio­nes.

Latitud - - NEWS - Por Cla­ri­ta Spitz

El 30 de ju­nio Lilly Bleier de Un­gar, de­ca­na de los li­bre­ros en Co­lom­bia, fue con­de­co­ra­da con la me­da­lla Ma­nuel Mu­ri­llo To­ro en el gra­do Oro por su apor­te a las co­mu­ni­ca­cio­nes del país. Sí, como di­ce el re­frán, la vi­da de una per­so­na es como un li­bro y ca­da pá­gi­na un día vi­vi­do. La de Lilly Bleier de Un­gar es un li­bro abier­to, como las puer­tas de su Li­bre­ría Cen­tral, que des­de el pri­mer mo­men­to te dan la bien­ve­ni­da.

– «¿Quie­re un tin­to?» Es su sa­lu­do ha­bi­tual. «¡Es­ta es su ca­sa!»

En es­te uni­ver­so de li­bros y ar­te no re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar a un par de jó­ve­nes – Ga­briel Gar­cía Márquez y Ál­va­ro Mu­tis– cuan­do en su épo­ca de es­tu­dian­tes, sin un cen­ta­vo en el bol­si­llo, re­co­rrían los pa­si­llos de la Li­bre­ría Cen­tral y «pres­ta­ban li­bros sin ca­rác­ter de de­vo­lu­ción», ba­jo la mi­ra­da com­pla­cien­te, in­clu­so cóm­pli­ce, de sus due­ños, Lilly y Hans Un­gar.

En­trar a es­te pe­que­ño y en­can­ta­dor es­pa­cio es ca­si un via­je al pa­sa­do, a una épo­ca don­de se cul­ti­va­ba la hos­pi­ta­li­dad. El mu­ral es­ti­lo naif que de­co­ra la fa­cha­da, rin­de ho­me­na­je al No­bel, pe­ro tam­bién al jo­ven es­tu­dian­te de aque­lla épo­ca.

–«Quie­re ha­cer to­do ella so­la», nos di­ce Eli­sa­beth, su hi­ja, con una mez­cla en­tre or­gu­llo y preo­cu­pa­ción. Y no es pa­ra me­nos. Es­ta di­ná­mi­ca mujer, una jo­ven­ci­ta que en agos­to pa­sa­do cum­plió 96 años, di­ri­ge la Cen­tral des­de su es­cri­to­rio, con la mis­ma pa­sión y ener­gía que la han ca­rac­te­ri­za­do. Re­vi­sa la co­rres­pon­den­cia, mi­ra los ca­tá­lo­gos y no­ve­da­des, y ha­ce pe­di­dos a las edi­to­ria­les. Tra­ba­ja en su compu­tado­ra, pe­ro «las car­tas per­so­na­les las es­cri­be aquí», di­ce, se­ña­lan­do su má­qui­na de es­cri­bir eléc­tri­ca, una Smith Co­ro­na, re­ga­lo de su her­mano.

Como an­ta­ño en sus se­des del Cen­tro, la Li­bre­ría Cen­tral es si­tio de en­cuen­tro de in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res, ca­te­drá­ti­cos uni­ver­si­ta­rios y lec­to­res oca­sio­na­les que se sientan en torno a su es­cri­to­rio pa­ra ha­blar de sus vi­das y, por su­pues­to, de li­te­ra­tu­ra. De es­tas ame­nas ter­tu­lias sur­gió, qui­zás, la cos­tum­bre del tin­to en la li­bre­ría, como «un re­fle­jo de en­ten­der la li­bre­ría como un es­pa­cio de en­cuen­tro, de diá­lo­go», re­cuer­da Eli­sa­beth.

La historia de Lilly Un­gar re­sul­ta tan o más fas­ci­nan­te que la de las he­roí­nas de las no­ve­las que pue­blan los es­tan­tes de su li­bre­ría.

Pa­ra em­pe­zar, me gus­ta­ría que nos cuen­te P de us­ted y de có­mo lle­gó a Co­lom­bia. R Na­cí en Vie­na en 1921 don­de vi­ví has­ta cuan­do em­pe­zó la gue­rra y, más que to­do por Hitler, tu­ve que huir con 25 dó­la­res en el bol­si­llo, el má­xi­mo que nos per­mi­tían. Lle­gué a Me­de­llín con mi pa­dre y mi her­ma­na me­lli­za, Ger­ti. Mi her­mano Raoul vino a Co­lom­bia un año an­tes, en 1938, a vi­si­tar a un ami­go de su co­le­gio. Pe­ro lo co­gió la gue­rra y se que­dó. Fue él quien nos man­dó las vi­sas, que eran com­pli­ca­das.

Es ca­si le­gen­da­ria la anéc­do­ta de có­mo co­nP si­guió su pri­mer em­pleo en el país. R Me ha­bían di­cho que ha­bía un aus­tría­co en un cuar­to pi­so de un edi­fi­cio, en el par­que Bo­lí­var, que me pue­de tal vez acon­se­jar pa­ra con­se­guir un em­pleo. Es­ta­ba es­pe­ran­do el as­cen­sor y un se­ñor bien ves­ti­do, jo­ven, con quien em­pe­cé a con­ver­sar, me di­jo: «No va­ya al cuar­to pi­so, va­ya al ter­ce­ro, ahí es­tá Car­los Echa­va­rría, que es tío mío, es ge­ren­te de Col­te­jer-fa­bri­ca­to y se­gu­ra­men­te le pue­de acon­se­jar». Su­bí, to­da tí­mi­da. Don Car­los me pre­gun­tó: «Cuén­te­me qué sa­be ha­cer», a lo que res­pon­dí: «Hi­ce ba­chi­lle­ra­to, no más, pe­ro me sien­to ca­paz de to­do… Si me po­nen a ma­ne­jar un avión, apren­do».

Te­nía 18 años, re­cién lle­ga­da de Vie­na. Aún no do­mi­na­ba el es­pa­ñol. Tra­ba­jé ocho años con ellos, pri­me­ro en Me­de­llín y des­pués en Bo­go­tá, has­ta que de­ci­dí acom­pa­ñar a mi es­po­so en la Li­bre­ría.

Le­gen­da­ria tam­bién es la for­ma en que P Hans y Lilly, am­bos vie­ne­ses, se co­no­cie­ron en Co­lom­bia y la for­ma en que Hans ad­qui­rió la Li­bre­ría Cen­tral. R Cuan­do Hans Un­gar lle­gó a Bo­go­tá, en 1938, la ciu­dad te­nía me­nos de 350 mil ha­bi­tan­tes y él te­nía 22 años. Ha­bía de­ja­do su Vie­na na­tal, hu­yen­do del ré­gi­men na­zi. Su her­mano ma­yor, Fritz, ha­bía si­do de­te­ni­do por la po­li­cía. Sus pa­dres se que­da­ron en Eu­ro­pa –no se re­sig­na­ban a aban­do­nar la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar a Fritz–. Nin­guno de ellos so­bre­vi­vió.

Pe­ro su pa­sión eran los li­bros. Tan­to así que le di­jo al ar­qui­tec­to Fer­nan­do Mar­tí­nez Sa­na­bria: «Há­ga­me una ca­sa al­re­de­dor de una bi­blio­te­ca». Has­ta el día de hoy, las pa­re­des de la ca­sa es­tán fo­rra­das de li­bros.

Tra­ba­jó con una fir­ma ca­na­dien­se que im­por­ta­ba y ven­día pie­les en un se­gun­do pi­so del pa­sa­je San­ta Fe. La Li­bre­ría Cen­tral es­ta­ba al frente. Su due­ño era un aus­tría­co, Pa­blo Wolff. A la ho­ra del al­muer­zo Hans vi­si­ta­ba la li­bre­ría, pa­ra brow­se around, cu­rio­sear. Cuan­do Pa­blo mu­rió, su viu­da, Do­ña Pau­la ofre­ció ven­der­le la

De­re­cha: bi­blio­te­ca de Lilly Bleier de Un­gar. Aba­jo: la de­ca­na de los li­bre­ros en Co­lom­bia en su ofi­ci­na.

li­bre­ría. Como Hans no te­nía có­mo com­prar­la, lle­ga­ron a un acuer­do: tra­ba­ja­ría en la li­bre­ría e iría abo­nan­do el ca­pi­tal mes a mes.

Por esa épo­ca un gru­po de jó­ve­nes aus­tría­cos re­si­den­tes en Co­lom­bia fun­da­ron la Aso­cia­ción de Aus­tría­cos Li­bres que, cla­ra­men­te, no se iden­ti­fi­ca­ban con el na­zis­mo. Éra­mos to­dos re­cién lle­ga­dos, nin­guno te­nía pla­ta, y nos ha­bla­ban de Úti­ca, un pue­blo chi­qui­to, que tie­ne un ho­te­li­to muy bueno, no tan ca­ro, al la­do del río. Or­ga­ni­za­mos un pa­seo, nos fui­mos en un tren, de esos an­ti­guos, con lo­co­mo­to­ra de va­por que ha­cían ‹chu, chu, chu›. Ahí co­no­cí a Hans. Du­ra­mos dos años de no­vios y des­pués nos ca­sa­mos. Es­tu­vi­mos jun­tos has­ta que mu­rió de una com­pli­ca­ción de ma­les.

La Li­bre­ría Cen­tral co­men­zó en el pa­sa­je P San­ta Fe. Aun­que la hi­ja de Pa­blo Wolf sos­tie­ne que fue fun­da­da por sus pa­dres al­re­de­dor de 1937 en un lo­cal don­de fun­cio­na­ba un al­ma­cén de es­ti­ló­gra­fos Par­ker; Hans Un­gar re­cor­da­ba que la fun­dó el poe­ta me­xi­cano Gil­ber­to Owen, en 1926 y que Wolf la com­pró en 1930. R Tu­vi­mos que mu­dar­nos va­rias ve­ces. Del pa­sa­je San­ta Fe pa­sa­mos a un lo­cal de la 14 con sex­ta, a una ca­sa que per­te­ne­ció al pre­si­den­te Eduar­do San­tos. Ahí fun­da­mos, con Ca­si­mi­ro Ei­ger, la ga­le­ría de Ar­te El Ca­lle­jón, la pri­me­ra ga­le­ría en Bo­go­tá. Era mu­cho más gran­de y más im­por­tan­te que la que ves aho­ra aquí, por­que no ha­bía com­pe­ten­cia. Aho­ra ca­da uno abre una ga­le­ría en su ca­sa.

Por esa ga­le­ría pa­sa­ron los más im­por­tan­tes ar­tis­tas de Co­lom­bia, Ol­ga Ama­ral, Grau, Bo­te­ro, Omar Ra­yo, Obre­gón, Ra­mí­rez Vi­lla­mi­zar y al­gu­nos extranjeros, como los ale­ma­nes Gui­ller­mo Wie­de­mann y Leo­pol­do Rich­ter. Tam­bién Fe­li­za Bursztyn pre­sen­tó ahí su pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual y sus obras en cha­ta­rra. Al­re­de­dor de las ex­po­si­cio­nes ha­cía­mos char­las con ar­tis­tas y es­cri­to­res. La ga­le­ría si­gue fun­cio­nan­do, im­pul­san­do a nue­vos ar­tis­tas. Ha­ce po­co pre­sen­ta­mos las obras de Dia­na Francia Gó­mez Or­do­ñez y Omar Gor­di­llo So­lano.

Cin­co o seis años des­pués, Buch­holz abrió su li­bre­ría, con li­bros en ale­mán e in­glés y tam­bién con ga­le­ría. Hans du­da­ba de él, no eran ami­gos ni enemi­gos. En las reunio­nes de li­bre­ros se en­con­tra­ban y se sa­lu­da­ban, pe­ro siem­pre con cier­ta des­con­fian­za, pues durante la épo­ca de Hitler él te­nía li­bre­rías y eso es­ta­ba con­tro­la­do por los na­zis. So­lo ellos au­to­ri­za­ban lo que se po­día ven­der y leer. Pa­sa­da la gue­rra pen­sa­mos que no te­nía­mos que sa­ber­lo to­do.

Y us­te­des es­ta­ban en esa se­de durante ‹ el P Bo­go­ta­zo›. R Sí. La ga­le­ría es­ta­ba atrás de la li­bre­ría, exac­ta­men­te al la­do de El Tiem­po. Cuan­do ma­ta­ron a Gai­tán, el 9 de abril de 1948, em­pe­za­ron a in­cen­diar to­do. La mu­che­dum­bre iba a to­mar­se El Tiem­po, iba a in­cen­diar­lo. Los due­ños nos pi­die­ron ayu­da. Rá­pi­da­men­te hi­ci­mos un hue­co en la pa­red de la ga­le­ría pa­ra que los pe­rio­dis­tas y em­plea­dos pu­die­ran es­ca­par y sal­var­se. Mi ma­ri­do sa­lió a la ca­lle y les di­jo a los ma­ni­fes­tan­tes: «Mi­ren, yo soy aus­tría­co y es­te edi­fi­cio es mío, así que no lo to­quen, por­que van a te­ner pro­ble­mas con mi em­ba­ja­da». Y así sal­vó El Tiem­po.

Us­ted es de ori­gen ju­dío, pue­blo que ha si­do, P tra­di­cio­nal­men­te, muy cer­cano a la lec­tu­ra, ¿a qué cree que se de­ba es­to? R La edu­ca­ción, el in­te­rés por aprender, por sa­ber de otros paí­ses… Mu­chos tu­vie­ron que sa­lir y cam­biar su pa­tria. Creo que ha si­do un po­co por ne­ce­si­dad. Ade­más, un pa­pá ju­dío se in­tere­sa por la edu­ca­ción de sus hi­jos, por pre­pa­rar­los.

(En su vas­ta bi­blio­te­ca per­so­nal, con más de 26 mil vo­lú­me­nes, pre­do­mi­nan los tex­tos de fi­lo­so­fía, historia y li­te­ra­tu­ra. Tie­ne, en­tre mu­chas otras re­li­quias, dos li­bros de 1492: Las car­tas del Pa­pa Pío II de 1458 a 1464 y La vi­da de los Cé­sa­res, del es­cri­tor ro­mano Sue­to­nio, ade­más de al­gu­nos ma­nus­cri­tos y una va­lio­sa co­lec­ción de in­cu­na­bles, es de­cir, li­bros pu­bli­ca­dos des­de la in­ven­ción de la im­pren­ta has­ta prin­ci­pios del si­glo XVI).

Es inevi­ta­ble pre­gun­tar có­mo ve la con­vi­ve­nP cia en­tre el li­bro en pa­pel y los li­bros di­gi­ta­les, y ¿có­mo ve el fu­tu­ro del li­bro es­cri­to? R Los compu­tado­res y los li­bros di­gi­ta­les ha­cen mu­cho da­ño a las li­bre­rías, las ven­tas han ba­ja­do mu­cho. Yo mues­tro una no­ve­dad por la ma­ña­na a un clien­te y me di­ce: «Gra­cias, ya lo ba­jé». In­ter­net ha he­cho que, aun­que exis­ta más gen­te que lee, los com­pra­do­res de li­bros ha­yan dis­mi­nui­do. Mu­chas li­bre­rías han ce­rra­do, no só­lo en Co­lom­bia. En Vie­na ya ce­rra­ron las dos gran­des li­bre­rías del cen­tro.

Mi ma­ri­do, que era un gran lec­tor, no po­día leer un li­bro com­ple­to en el compu­tador. Que­ría te­ner el li­bro en la mano. «¿Quién pue­de acos­tar­se con un compu­tador?», era su ar­gu­men­to en fa­vor de los li­bros. Creo que el li­bro im­pre­so no va a des­apa­re­cer. Siem­pre ha­brá gen­te que ne­ce­si­ta los li­bros de pa­pel. Aquí lle­gan los clien­tes, sus hi­jos y sus nie­tos. Com­pran li­bros, se reúnen a char­lar, pe­ro ya no es igual. Hay otros si­tios pa­ra re­unir­se, la gen­te vi­ve más dis­per­sa o ais­la­da, y hay bi­blio­te­cas pú­bli­cas, en las uni­ver­si­da­des y, por su­pues­to, In­ter­net.

An­tes la gen­te te­nía que lu­char pa­ra con­se­guir li­bros. Los que leían, leían más, pe­ro me­nos gen­te te­nía ac­ce­so a los li­bros. Uno veía gen­te con li­bros de­ba­jo el bra­zo, pa­ra apro­ve­char cual­quier mo­men­to pa­ra leer. Hoy lle­van ce­lu­lar.

¿Us­te­des ven­den por In­ter­net? P R No. Es­ta­mos en Fa­ce­book y te­ne­mos una pá­gi­na Web. Nos lla­man mu­cho y vie­ne gen­te. Como pue­den par­quear, es una gran ven­ta­ja.

Lilly me re­cuer­da una fra­se de Da­le Car­neP gie, « to be in­ter­es­ting, be in­ter­es­ted » . Ha­ce al­gu­nos años (2007) durante la Fe­ria del Li­bro, la nom­bra­ron de­ca­na de los li­bre­ros en Co­lom­bia. ¿Cuál es pa­ra us­ted el se­cre­to de un buen li­bre­ro? R Que lea mu­cho, él, per­so­nal­men­te, pa­ra es­tar orien­ta­do. Es­tu­diar los ca­tá­lo­gos que lle­gan pa­ra ha­cer los pe­di­dos, per­ma­ne­cer per­so­nal­men­te en la li­bre­ría, pa­ra acon­se­jar di­rec­ta­men­te a los clien­tes.

Pa­ra no­so­tros la li­bre­ría no es un ne­go­cio. Es nues­tra vi­da.

As­pec­to de la Li­bre­ría Cen­tral, ubi­ca­da en Bo­go­tá. El lu­gar es uti­li­za­do, a su vez, como ga­le­ría de ar­te. Lilly Bleier de Un­gar no con­si­de­ra a la li­bre­ría un ne­go­cio, sino su vi­da mis­ma. A sus 96 años si­gue al frente de es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.