En­tre­vis­ta con Al­vin Schut­maat

La­ti­tud en­tre­vis­tó a Al­vin Schut­maat, mú­si­co ba­rran­qui­lle­ro de ori­gen ale­mán, que ha­ce un tiem­po creó un fa­mo­so canal en Youtu­be, en el que se en­car­ga de ana­li­zar la mú­si­ca de mier­da› .

Latitud - - PORTADA - Por Lau­ra Ca­mar­go

No se­ría una exa­ge­ra­ción enun­ciar que al­gu­nos ‹you­tu­bers› son hoy una suer­te de rocks­tars, tan­to como lo po­drían ser los in­te­gran­tes de una fa­mo­sa banda, y que el men­sa­je de sus vi­deos es sus­cep­ti­ble de desatar en­can­di­la­das reac­cio­nes de amor u odio tras ca­da clic de re­pro­duc­ción. Par­tien­do de es­ta pre­mi­sa, y acep­tan­do que vi­vi­mos en una épo­ca en la que la ma­yo­ría vi­vi­mos en­gan­cha­dos a lo que su­ce­de en pla­ta­for­mas como Fa­ce­book, Youtu­be o Ins­ta­gram, es que re­sul­ta tan re­le­van­te ha­blar del rol de per­so­na­jes como Al­vin Schut­maat, que hoy con­si­guen cien­tos de mi­les de vi­si­tas a sus con­te­ni­dos mul­ti­me­dia que, por su­pues­to, es­tán acom­pa­ña­das de co­men­ta­rios de to­da ín­do­le.

El ca­so de Al­vin en par­ti­cu­lar re­sul­ta im­por­tan­te pa­ra la re­gión Ca­ri­be al tra­tar­se de un ba­rran­qui­lle­ro con abue­los ale­ma­nes –que va­le la pe­na men­cio­nar en es­ta no­ta por­que fue­ron los fun­da­do­res de la em­ble­má­ti­ca Es­cue­la de Mú­si­ca Al­vin Schut­maat que for­mó a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas cos­te­ños durante es­tas dé­ca­das–. Al­vin se desem­pe­ña como pro­fe­sor en la cá­te­dra de mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad Re­for­ma­da y en años re­cien­tes, an­tes de ser una es­tre­lla de Youtu­be, co­se­cha­ba re­co­no­ci­mien­to como in­te­gran­te de ban­das como Ra­dio­sui­te y Schut­maat Trio, con las que to­có en gran­des fes­ti­va­les como Rock Al Par­que y gra­bó una in­fi­ni­dad de can­cio­nes que os­ci­la­ban en­tre gé­ne­ros como el jazz, el blues, el rock y sus de­ri­va­dos.

Ba­jo el tí­tu­lo de ‹Ana­li­zan­do Mú­si­ca de mier­da con Al­vin›, se de­di­ca a co­men­tar sin pie­dad ni anes­te­sia, con mu­cho aná­li­sis –y no so­lo aca­dé­mi­co, sino des­de la pers­pec­ti­va de te­mas como el fe­mi­nis­mo y las co­rrien­tes de pen­sa­mien­to pro­gre­sis­ta–, can­cio­nes que son éxi­tos ra­dia­les como Des­pa­ci­to, nue­vos rit­mos o gé­ne­ros como el ‹Trap›, e in­clu­so se atre­ve a ha­cer com­pa­ra­cio­nes en­tre el an­ti­guo y el nue­vo re­per­to­rio de Sha­ki­ra. En to­do ca­so, los vi­deos de Al­vin lle­gan a te­ner has­ta la fe­cha en­tre 100.000 y 400.000 vis­tas ca­da uno. La­ti­tud lo en­tre­vis­tó con res­pec­to a es­ta fa­ce­ta.

¿Có­mo to­mó la de­ci­sión de ha­cer vi­deos P con fi­nes hu­mo­rís­ti­cos? R Ha­ce mu­cho tiem­po te­nía pen­sa­do ha­cer un canal de Youtu­be por­que ade­más de la mú­si­ca, me gus­ta edi­tar vi­deos, es­cri­bir crí­ti­cas y ha­cer co­me­dia. Que­ría ha­cer al­go en lo que pu­die­ra mez­clar to­do lo que me gus­ta ha­cer, así que

Al­vin Schut­maat se va­le del hu­mor pa­ra ha­blar sobre la mú­si­ca co­mer­cial que no es de su gus­to.

cuan­do de­ci­dí lan­zar­me y pu­bli­car el pri­mer vi­deo, to­do sa­lió bas­tan­te na­tu­ral. En­ton­ces, sa­lió una mez­cla de en­tre­te­ni­mien­to y hu­mor que tra­ta de ex­pli­car el in­creí­ble­men­te trá­gi­co es­ta­do del pa­no­ra­ma mu­si­cal de La­ti­noa­mé­ri­ca, en el que hay un com­ple­to mo­no­po­lio de un gé­ne­ro mu­si­cal in­creí­ble­men­te mo­nó­tono, mi­só­gino y me­dio­cre. Si no me creen, en­tren a la lis­ta Bill­board La­ti­noa­mé­ri­ca, da ga­nas de llo­rar. Des­de el pri­mer vi­deo tra­to de con­ver­tir esas ga­nas de llo­rar en hu­mor.

Y, ¿por qué le pa­re­ció tan P im­por­tan­te, prin­ci­pal­men­te, ha­blar de la mú­si­ca que no le gus­ta? R Me pa­re­ce que las can­cio­nes me­dio­cres son una mi­na de oro hu­mo­rís­ti­ca que no ha si­do bien ex­plo­ra­da. Es más que to­do por la enor­me po­si­bi­li­dad de en­tre­te­ni­mien­to que pue­de sa­lir de lo ab­sur­do que es po­ner­se a ‹ana­li­zar› mú­si­ca tan bá­si­ca y su­per­fi­cial que no me­re­ce ser ana­li­za­da. Y pues, si na­die es­cu­cha­ra a Bad Bunny o a Ma­lu­ma, no val­dría la pe­na. Pa­ra mí el chis­te es­tá en que es­tos son los ar­tis­tas que lle­nan es­ta­dios hoy en día; cuan­do mu­chos de los mú­si­cos que de ver­dad va­len la pe­na, ja­más van a ser es­cu­cha­dos por la ma­ne­ra en la que fun­cio­na el mun­do de la mú­si­ca. En­ton­ces yo de­ci­dí co­ger es­ta reali­dad, acep­tar­la, y no to­mar­la tan en se­rio; y uti­li­zar­la pa­ra en­tre­te­ner a gen­te que pien­sa como yo.

¿Qué otros gé­ne­ros o ar­ti­sP tas tie­ne en men­te pa­ra sus pró­xi­mas crí­ti­cas, y por qué le in­tere­sa co­men­tar­los? R A me­nos de que sal­ga otro Des­pa­ci­to, creo que me voy a to­mar unas va­ca­cio­nes del Re­gue­tón –lo cual es di­fí­cil, por­que es el úni­co gé­ne­ro que se es­cu­cha po­pu­lar­men­te–. Voy a cri­ti­car a can­tan­tes de otros gé­ne­ros y de­di­car­me a se­guir re­co­men­dan­do ar­tis­tas in­creí­bles, dis­cu­tir sobre ar­te, y con­tar mis ex­pe­rien­cias sien­do mú­si­co la­ti­noa­mé­ri­cano.

Den­tro de las dis­tin­tas, y a ve­ces tan ai­raP das reac­cio­nes que des­pier­tan sus vi­deos en in­ter­net, ¿cuál ha si­do la res­pues­ta más lo­ca o cu­rio­sa que ha te­ni­do has­ta el mo­men­to? R En el vi­deo en el que com­pa­ro la mú­si­ca an­ti­gua de Sha­ki­ra con la ac­tual, un fan de ella, de esos ob­se­sio­na­dos, em­pe­zó a es­cri­bir cien­tos de ar­gu­men­tos lar­guí­si­mos de­fen­dién­do­la. El ti­po se tar­dó mu­chas ho­ras en mi sec­ción de co­men­ta­rios in­sul­tan­do a to­do el mun­do. Aun­que es­ta gen­te apa­re­ce muy de vez en cuan­do, la ver­dad has­ta aho­ra, la gran ma­yo­ría reac­cio­na de for­ma muy fa­vo­ra­ble. Eso sí, ca­da tan­to sa­le el tí­pi­co co­men­ta­rio que di­ce que los cri­ti­co por­que soy un en­vi­dio­so y ya qui­sie­ra ven­der yo tan­tos dis­cos.

¿Y qué tan bien se llevas con la co­mu­ni­dad P de ‹ you­tu­bers› en Co­lom­bia o La­ti­noa­mé­ri­ca? R La ver­dad no me re­la­ciono mu­cho con los ‹you­tu­bers› co­lom­bia­nos. Por lo que he vis­to, la mitad son de esos que son ex­tre­ma­da­men­te so­bre­ac­tua­dos, y se en­fo­can en un pú­bli­co muy adolescente; la otra mitad se va por el la­do del pe­rio­dis­mo y la política. Por fue­ra de Co­lom­bia me lle­vo muy bien con Jai­me Al­to­zan­do, que es un ‹you­tu­ber› es­pa­ñol muy po­pu­lar en La­ti­noa­mé­ri­ca que ha­bla sobre mú­si­ca. De he­cho he­mos ha­bla­do sobre ha­cer una co­la­bo­ra­ción en el fu­tu­ro.

¿Pe­ro, cree que exis­te tal co­sa como esa P co­mu­ni­dad? De ser así, ¿le han con­tac­ta­do pa­ra co­men­tar su tra­ba­jo u ofre­cer­le co­la­bo­ra­cio­nes? R Es po­si­ble que ha­ya una co­mu­ni­dad, pe­ro si exis­te, yo no ha­go par­te del club. Si, me han ofre­ci­do ha­cer al­gu­nas co­la­bo­ra­cio­nes, pe­ro has­ta aho­ra he sen­ti­do que el es­ti­lo de nin­gún ‹you­tu­ber› co­lom­biano es com­pa­ti­ble con los vi­deos que yo ha­go.

¿Quié­nes han si­do los hu­mo­ris­tas –‹youP tu­bers› o no– que le han ins­pi­ra­do pa­ra crear sus ru­ti­nas o guio­nes? ¿Qué pien­sa que es lo más va­lio­so de sus es­ti­los res­pec­ti­vos? R Me he da­do cuen­ta que es­cri­bir chis­tes es muy pa­re­ci­do a es­cri­bir can­cio­nes. Ca­da pa­la­bra es im­por­tan­te, has­ta el pun­to que, si uno or­ga­ni­za mal el rit­mo de una fra­se, se pue­de arrui­nar com­ple­ta­men­te un chis­te. En es­to mis in­fluen­cias más gran­des son co­me­dian­tes como Geor­ge Car­lin, Bill Hicks y Bill Burr, cuan­do ha­blo, y cuan­do es­cri­bo can­cio­nes sa­tí­ri­cas; Bo Burn­ham es el rey. Cuan­do es­toy en un tono más se­rio me ins­pi­ra mu­cho el tra­ba­jo de ‹you­tu­bers› como Nerdw­ri­ter1, Bo­yi­na­band, Vsau­ce y Adam Neely. Ade­más, he es­ta­do pen­san­do en sa­car la cá­ma­ra de mi ca­sa y gra­bar afue­ra, por­que me en­can­ta la ma­ne­ra en la que Ca­sey Neis­tat edi­ta y es­truc­tu­ra sus vi­deos, como na­rran­do pe­que­ñas his­to­rias sobre su vi­da.

Y vol­vien­do a la ac­tua­li­dad, ¿qué ‹ you­tuP bers› con­tem­po­rá­neos, y de ser po­si­ble de ha­bla his­pa­na, qui­sie­ra re­co­men­dar por la ca­li­dad de su con­te­ni­do? R Les re­co­mien­do mu­cho a Jai­me Al­to­zano pa­ra los que quie­ran aprender sobre mú­si­ca; me hu­bie­ra en­can­ta­do te­ner un pro­fe­sor así cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do. Tam­bién me gus­ta mu­cho un canal sobre geo­po­lí­ti­ca ecua­to­riano que se lla­ma Hi­pó­te­sis del po­der. Y có­mo no, al pro­fe Ju­lio, pa­ra aprender ma­te­má­ti­cas.

Ha­blan­do de un ca­so hi­po­té­ti­co, si tu­vie­se P la opor­tu­ni­dad de in­fluir en los lis­ta­dos de po­pu­la­ri­dad de la ra­dio en Co­lom­bia, ¿a qué ar­tis­tas na­cio­na­les im­pul­sa­ría a los pri­me­ros lu­ga­res? R Cla­ra­men­te al me­jor pos­tor, dis­pues­to a pa­gar­me más ‹pa­yo­la› –men­ti­ras–. Creo que mi dis­co fa­vo­ri­to he­cho en Co­lom­bia ac­tual­men­te es el úl­ti­mo de Los Pe­tit Fe­llas. Tam­bién pon­dría a so­nar mu­cho a Oh La­vi­lle, Te­le­bit, Des­nu­dos en Co­ma, La Chi­va Gan­ti­va y Bri­na Quo­ya. Hay mu­chí­si­mos ar­tis­tas ex­ce­len­tes, y una es­ce­na muy ri­ca en cuan­to a mú­si­ca, pe­ro muy po­bre en cuan­to eco­no­mía.

¿Có­mo ha cam­bia­do su vi­da y su ru­ti­na la P po­pu­la­ri­dad que ha con­se­gui­do es­tos me­ses con sus vi­deos? ¿Ya le re­co­no­cen por la ca­lle? R Mi vi­da co­ti­dia­na no ha cam­bia­do en ab­so­lu­ta­men­te na­da; só­lo que aho­ra no al­can­zo a leer to­dos los co­men­ta­rios en mis vi­deos. Me han re­co­no­ci­do en la ca­lle va­rias ve­ces; to­da­vía no me acos­tum­bro a que me iden­ti­fi­quen como ‹you­tu­ber›. Es muy re­cien­te pa­ra mí y to­do ha pa­sa­do muy rá­pi­do.

¿Cuá­les son sus pla­nes a fu­tu­ro en cuan­to a P su ca­rre­ra mu­si­cal? R ¡Se­guir con el canal! Ade­más es­toy tra­ba­jan­do en un EP o ál­bum que iré pu­bli­can­do po­co a po­co el pró­xi­mo año. Lo que po­dría re­sul­tar en un pe­que­ño tour por el con­ti­nen­te. Ya ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.