Sin lu­gar a du­das de­men­te|

El au­tor ha­ce un re­pa­so por la his­to­ria de la co­me­dia, a la vez que reivin­di­ca su im­por­tan­cia y re­ve­la los nom­bres de los in­vi­ta­dos de ese gé­ne­ro al XII Car­na­val de las Ar­tes.

Latitud - - Portada - Por Efraín Villanueva

En 1885 el co­lum­nis­ta Eras­mus Wil­son lan­zó crí­ti­cas con­tra los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas de la épo­ca. Les su­gi­rió a las mu­je­res «con­ver­tir su ho­gar en un pe­que­ño pa­raí­so en el cual ju­gar al pa­pel del án­gel […] Su es­fe­ra es de­fi­ni­da por una pa­la­bra: ho­gar». Más tar­de afir­ma­ría que «las mu­je­res ale­gan de­fen­der sus de­re­chos, pe­ro en reali­dad bus­can arre­ba­tar­le al hom­bre pre­rro­ga­ti­vas otor­ga­das a él por Dios».

The Pit­ts­burg Dis­patch re­ci­bió de­ce­nas de car­tas cri­ti­can­do la pos­tu­ra del pe­rio­dis­ta. Una de ellas lla­mó la aten­ción del edi­tor Geor­ge Mad­den por su sin­ce­ri­dad: ‹huér­fa­na so­li­ta­ria› de­cla­ra­ba ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do la frus­tra­ción de una vi­da de pe­nu­rias, im­po­si­bi­li­ta­da a en­con­trar tra­ba­jo só­lo por ser mu­jer. El pe­rió­di­co so­li­ci­tó a ‹Huér­fa­na› que en­via­ra su nom­bre y di­rec­ción pa­ra res­pon­der­le. Eli­za­beth Ja­ne Co­chran pre­fi­rió ir di­rec­ta­men­te a las ofi­ci­nas del pe­rió­di­co. Aun­que es­pe­ra­ba en­con­trar­se con un ruin dés­po­ta, des­cu­brió ines­pe­ra­das per­so­na­li­da­des en Wil­son y en Mad­den.

NA­CE NELLIE BLY

Pa­ra Mad­den, lo que a Co­chran le fal­ta­ba en es­ti­lo, gra­má­ti­ca y pun­tua­ción, le so­bra­ba en es­pí­ri­tu. Le en­car­gó su pro­pia ver­sión de ‹la es­fe­ra de la mu­jer›. Pu­bli­ca­do ba­jo el nom­bre Huér­fa­na So­li­ta­ria, Co­chran re­fle­xio­nó so­bre la vi­da de las mu­je­res po­bres, sin edu­ca­ción, tra­ba­jan­do por sa­la­rios que ape­nas cu­bren las ne­ce­si­da­des mí­ni­mas de sus fa­mi­lias. Dis­cu­tió el círcu­lo vi­cio­so de mu­je­res a las que se les nie­ga tra­ba­jo por no te­ner las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das, pe­ro a las que tam­po­co se les brin­da la opor­tu­ni­dad de apren­der­las. A las lí­de­res del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta les pi­dió «más tra­ba­jo, me­nos char­la».

Co­chran na­ció en el se­gun­do ma­tri­mo­nio de su pa­dre, Mi­chael. Cuan­do es­te mu­rió sin tes­ta­men­to y con quin­ce he­re­de­ros –diez del pri­mer ma­tri­mo­nio–, su fa­mi­lia vi­vió una si­tua­ción pre­ca­ria. Su ma­dre no en­con­tró otra so­lu­ción que vol­ver a ca­sar­se. Co­chran te­nía die­ci­séis años y experimentó las des­gra­cias de un pa­dras­tro vio­len­to y al­cohó­li­co. En sus pri­me­ros dos en­car­gos pa­ra el pe­rió­di­co, Co­chran pro­tes­tó los

Per­fil de Eli­za­beth Co­chran, pio­ne­ra del pe­rio­dis­mo in­ves­ti­ga­ti­vo de fi­na­les del si­glo XIX en Es­ta­dos Uni­dos, quien cum­plió 95 años de fa­lle­ci­da.

jui­cios morales con­tra el di­vor­cio. «Si el pe­ca­do es un hom­bre son­rien­te que ase­gu­ra ‹No te­mas, tus deu­das se­rán pa­ga­das›, la mu­jer, no dis­pues­ta a que sus hi­jos mue­ran de frío o ham­bre, acep­ta­rá. ¿Quién pue­de cul­par­la?»

El cen­so de Es­ta­dos Uni­dos en 1880 lis­ta­ba 12.308 pe­rio­dis­tas, só­lo 288 mu­je­res. A nin­gu­na se le per­mi­tía pu­bli­car ba­jo su nom­bre. Mad­den de­ci­dió con­tra­tar a Co­chran co­mo pe­rio­dis­ta de plan­ta y eli­gió co­mo su seu­dó­ni­mo Nelly Bly, el tí­tu­lo de una fa­mo­sa can­ción de la ciudad. Du­ran­te diez me­ses re­por­tó al­re­de­dor de fi­gu­ras fe­me­ni­nas. E.H. Ober, una de las pri­me­ras mu­je­res en crear una com­pa­ñía de ópe­ra. Una en­tre­vis­ta con una anó­ni­ma corista de es­pec­tácu­los pa­ra hom­bres. Cla­ra Oehm­ler, pro­di­gio mu­si­cal que to­ca­ba el piano a oí­do. Pe­ro tam­bién es­ta­ba en­car­ga­da de te­mas ‹con­cer­nien­tes a las mu­je­res›, co­mo jar­di­ne­ría, mo­da, so­cie­dad y es­pec­tácu­los.

Co­chran con­ven­ció a Mad­den de que le per­mi­tie­ra una columna se­ma­nal. Su pu­bli­ca­ción más des­ta­ca­da cri­ti­ca­ba la fal­ta de ins­ti­tu­cio­nes que ayu­da­ran a ca­pa­ci­tar y pro­mo­ver ac­ti­vi­da­des lú­di­cas pa­ra jó­ve­nes mu­je­res, las cua­les sí exis­tían pa­ra hom­bres. A pe­sar de su éxi­to, Mad­den man­tu­vo a Co­chran asig­na­da a la sec­ción de mo­da. De­si­lu­sio­na­da, re­nun­ció.

NUE­VA YORK

Cuan­do Jo­seph Pu­lit­zer ad­qui­rió el New York World en 1883, su cir­cu­la­ción do­mi­ni­cal no so­bre­pa­sa­ba los 20.000 ejem­pla­res. Pu­lit­zer pro­pu­so un en­fo­que sen­sa­cio­na­lis­ta, más tar­de re­co­no­ci­do co­mo ‹pe­rio­dis­mo ama­ri­llis­ta›. Cua­tro años des­pués la edi­ción do­mi­ni­cal lle­gó a los 200.000 ejem­pla­res. Los de­más pe­rió­di­cos de Es­ta­dos Uni­dos lo imi­ta­ban y to­do pe­rio­dis­ta an­he­la­ba tra­ba­jar en él.

Co­chran lle­gó a Nue­va York en ma­yo de 1887. Du­ran­te su bús­que­da de tra­ba­jo des­cu­brió que The World pla­nea­ba en­viar re­por­te­ros en un glo­bo des­de San Luis ha­cia el oes­te del país. Se ofre­ció a ser uno de esos pe­rio­dis­tas, pe­ro fue re­cha­za­da con la in­si­nua­ción de que era una ta­rea de­ma­sia­do pe­li­gro­sa pa­ra una mu­jer.

Tra­ba­jan­do de for­ma in­de­pen­dien­te des­de New York pa­ra The Dis­patch, una lec­to­ra le pi­dió con­se­jos so­bre su as­pi­ra­ción de con­ver­tir­se en pe­rio­dis­ta. Co­chran lle­vó la pre­gun­ta a pe­sos pe­sa­dos de di­fe­ren­tes pe­rió­di­cos: ¿cuál es el pa­no­ra­ma de las mu­je­res en el pe­rio­dis­mo? Char­les A. Da­na, de The Sun, ne­gó pre­jui­cios en con­tra de las mu­je­res, pe­ro ase­gu­ró que ca­re­cían de exac­ti­tud. Geor­ge H. Hep­worth, de The He­rald, in­di­có que nun­ca en­via­ría a una mu­jer a cu­brir crí­me­nes. John A. Coc­ke­rill, de The World, ma­ni­fes­tó con or­gu­llo que te­nían dos mu­je­res cu­brien­do no­ti­cias de so­cie­dad. Otro éxi­to im­pre­so que no re­pre­sen­tó avan­ces en la ca­rre­ra de Co­chran: no re­ci­bió nin­gu­na ofer­ta de tra­ba­jo.

Sin di­ne­ro –ha­bía per­di­do su bol­so y sus úl­ti­mos dó­la­res–, pe­ro de­ci­di­da a no aban­do­nar Nue­va York, pro­bó un in­ten­to de­ses­pe­ra­do. Afir­mó a los guar­dias de The World que te­nía una pro­pues­ta su­ma­men­te im­por­tan­te y que la ofre­ce­ría a otro pe­rió­di­co si no le per­mi­tían re­unir­se con Coc­ke­rill. En­tre otros, Co­chran se ofre­ció a via­jar a Eu­ro­pa y re­gre­sar en un bar­co de in­mi­gran­tes pa­ra es­cri­bir una cró­ni­ca. Coc­ke­rill le pi­dió tiem­po pa­ra ha­blar con Pu­lit­zer y le hi­zo un ade­lan­to de vein­te dó­la­res.

DE­TRÁS DE LAS BA­RRAS DE UN ASI­LO

«The World me pi­dió in­ten­tar ser ad­mi­ti­da en uno de los asi­los pa­ra lo­cos y es­cri­bir so­bre el tra­ta­mien­to da­do a los pa­cien­tes». Así des­cri­bió Co­chran la ofer­ta de Coc­ke­rill que la con­ver­ti­ría en una re­vo­lu­cio­na­ria del pe­rio­dis­mo in­ves­ti­ga­ti­vo.

Fren­te al es­pe­jo, Co­chran prac­ti­có su pa­pel de lo­ca: ojos am­plia­men­te abier­tos, mi­ra­da per­tur­ba­do­ra­men­te fi­ja. Vis­tien­do ro­pas vie­jas y asu­mien­do una pos­tu­ra errá­ti­ca, in­cohe­ren­te y dis­tan­te con­ven­ció a po­li­cías, a un juez y a cua­tro doc­to­res de su ines­ta­bi­li­dad men­tal. Uno de los mé­di­cos, lue­go de unas cuan­tas pre­gun­tas y prue­bas su­per­fi­cia­les, de­cla­ró: «sin lu­gar a du­das es una de­men­te, un ca­so in­cu­ra­ble». Fue en­via­da al asi­lo de la is­la Black­well.

Du­ran­te diez días Co­chran experimentó las cruel­da­des de un sis­te­ma su­pues­ta­men­te di­se­ña­do pa­ra pro­te­ger a los más des­va­li­dos. La ca­le­fac­ción del asi­lo só­lo se en­cen­día en ca­sos ex­tre­mos, las ha­bi­ta­cio­nes se ce­rra­ban con lla­ve y no ha­bía for­ma de abrir­las con pron­ti­tud (en ca­so de in­cen­dio, por ejem­plo), la in­sí­pi­da co­mi­da no cum­plía con nor­mas de hi­gie­ne. Las en­fer­me­ras abu­sa­ban ver­bal y fí­si­ca­men­te de las pa­cien­tes y los doc­to­res ape­nas se in­tere­sa­ban por exa­mi­nar la evo­lu­ción de sus ca­sos. Las pa­cien­tes eran ba­ña­das, una vez a la se­ma­na, en una ti­na con agua he­la­da, cam­bian­do el agua su­cia só­lo cuan­do se es­pe­sa­ba de­ma­sia­do por la mu­gre; com­par­tían toa­llas, aun cuan­do al­gu­nas mu­je­res pre­sen­ta­ban in­fec­cio­nes y sar­pu­lli­dos en sus cuer­pos. No ha­bía en­tre­te­ni­mien­tos y el úni­co ejer­ci­cio era una bre­ve ca­mi­na­ta en las ma­ña­nas. El res­to del día, eran obli­ga­das a per­ma­ne­cer rí­gi­da­men­te sen­ta­das, en si­len­cio. A quie­nes osa­ban que­jar­se se les re­cor­da­ba que es­ta­ban en una ins­ti­tu­ción de ca­ri­dad y de­bían agra­de­cer lo que re­ci­bían.

Co­chran co­no­ció a va­rias mu­je­res que, en su cri­te­rio, no mos­tra­ban nin­gún sín­to­ma de lo­cu­ra y pa­re­cían es­tar más allí por error o por com­pli­ci­dad de ter­ce­ros, co­mo una mu­jer ale­ma­na aban­do­na­da por su hi­jo. Ti­llie Ma­yard y Loui­se Schanz son só­lo al­gu­nas de ellas.

AL­RE­DE­DOR DEL MUN­DO

En­ten­dien­do que no pue­de ha­ber al­te­ra­ción del or­den só­lo a par­tir de la re­fle­xión y cons­cien­te del pri­vi­le­gio de ser leí­da por de­ce­nas de mi­les de per­so­nas, Co­chran tam­bién es­ta­ba dis­pues­ta a ser­vir de ejem­plo. Su en­tu­sias­mo por de­mos­trar que no hay na­da que los hom­bres pue­dan lo­grar que las mu­je­res no, la lle­vó a otra aven­tu­ra. En 1888, re­pli­có el via­je de Phi­leas Fogg en Al­re­de­dor del mun­do en 80 días de Ju­lio Ver­ne. Lo fi­na­li­zó en se­ten­ta y dos días.

Eli­za­beth Ja­ne Co­chran fue una re­fe­ren­te en la lu­cha del ac­ti­vis­mo fe­mi­nis­ta en una épo­ca en la que las mu­je­res ni si­quie­ra po­dían vo­tar. Mu­rió ha­ce no­ven­ta y cin­co años y su nom­bre, tan­to el real co­mo el que le fue for­za­do, pue­de que sea des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos. Pe­ro no por ello el le­ga­do de sus pa­la­bras y el va­lor de sus ac­cio­nes ca­re­ce de re­so­nan­cia en nues­tro de­sigual pre­sen­te.

La co­mi­ci­dad, y por en­de el có­mi­co, pa­re­cen ha­ber exis­ti­do des­de siem­pre. Al me­nos era ya una ma­ni­fes­ta­ción hu­ma­na an­tes de que se le con­si­de­ra­ra un ar­te o un ofi­cio. Se des­co­no­ce su ori­gen y los nom­bres de quie­nes la ejer­cie­ron por pri­me­ra vez. La co­mi­ci­dad sim­ple­men­te sur­gió y ya en los pri­me­ros in­di­cios que se tie­nen de ella, se no­ta su es­pí­ri­tu trans­gre­sor. La in­cli­na­ción na­tu­ral de quien la en­car­na es ser una res­pues­ta a la mo­do­rra, el abu­so o la exal­ta­ción. Una le­yen­da cuen­ta que ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cua­tro mil años un bu­fón lla­ma­do Yus­te, que ser­vía a Chiu Shih huang-ti (el em­pe­ra­dor que hi­zo cons­truir la Mu­ra­lla Chi­na y or­de­nó que­mar los li­bros pa­ra que la his­to­ria em­pe­za­rá con él), reali­zó un es­pec­tácu­lo que con­te­nía un men­sa­je su­til pa­ra su po­de­ro­so amo. Lo que pre­ten­día Yus­te con ese men­sa­je era per­sua­dir a Chiu Shih huang-ti de sus­pen­der los tra­ba­jos de pin­tu­ra que se es­ta­ban rea­li­zan­do en la Mu­ra­lla y don­de ya ha­bían muer­to mi­les de obre­ros. El plan de Yus­te tu­vo el efec­to desea­do y de esa for­ma el hu­mil­de bu­fón lo­gró sal­var a otros mi­les de una muer­te se­gu­ra. Tam­bién se di­ce que Yus­te su­pli­có al em­pe­ra­dor, du­ran­te la que­ma de li­bros, po­der con­ser­var aque­llos que con­te­nían re­la­tos de bu­fo­nes ya que, apar­te de ser inofen­si­vos, no te­nían nin­gún va­lor his­tó­ri­co. De nue­vo Chiu Shih huang-ti com­pla­ció a su bu­fón ig­no­ran­do que en esas his­to­rias de bu­fo­nes es­ta­ba des­cri­ta el al­ma y la vi­da de su pue­blo con ma­yor ri­gor y exac­ti­tud que en to­das las en­ci­clo­pe­dias que ha­bía que­ma­do y que, cu­rio­sa­men­te, esos li­bros inofen­si­vos sal­va­dos por Yus­te de la que­ma, con­te­nían el ger­men de in­con­for­mis­mo y anar­quía que aca­ba­ría des­tru­yen­do su trá­gi­co reino de te­rror.

La fi­gu­ra del bu­fón apa­re­ce en to­das las gran­des cul­tu­ras de la an­ti­güe­dad. En al­gu­nas tum­bas egip­cias se han en­con­tra­do tex­tos so­bre el ar­te de los bu­fo­nes y los sá­ti­ros. So­bre el mis­mo ar­gu­men­to ha ha­bi­do ha­llaz­gos en Chi­na, el Ti­bet, Ja­pón, Áfri­ca y la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na. En Orien­te, por ejem­plo, exis­tían los lub­yet, es­pe­cie de bu­fo­nes que se de­di­ca­ban a imi­tar a los miem­bros de la fa­mi­lia real. Y en Gre­cia los bu­fo­nes y far­san­tes apa­re­cían du­ran­te la pau­sa de una tra­ge­dia o co­me­dia, pa­ra bur­lar­se de los ar­tis­tas y ha­cer es­tram­bó­ti­cas ver­sio­nes de lo que el pú­bli­co es­ta­ba vien­do. Al igual que sus sub­ver­si­vos an­te­pa­sa­dos el clown con­tem­po­rá­neo, el au­tén­ti­co clown, si­gue en­fren­tán­do­se a cual­quier ti­po de po­der o au­to­ri­dad. El clown es el ar­tis­ta por ex­ce­len­cia y, a di­fe­ren­cia del in­te­lec­tual, el es­cri­tor y de­más com­par­sas que se to­man en se­rio a sí mis­mos y

re­pro­du­cen las mis­mas ma­ñas del sis­te­ma que cri­ti­can fe­roz­men­te, ja­más ha­ce con­ce­sio­nes. El clown es la anar­quía del es­pí­ri­tu y la li­ber­tad ab­so­lu­ta de ex­pre­sión. En la lá­pi­da del ma­te­má­ti­co fran­cés H. G. To­pi­nard es­tán gra­ba­das sus úl­ti­mas pa­la­bras: «Mien­tras exis­ta un clown exis­ti­rá el Car­na­val y es­to sig­ni­fi­ca que po­de­mos te­ner es­pe­ran­za. Me pre­gun­to si pue­de ha­ber al­go más có­mi­co que un fran­cés, al bor­de de la muer­te, ha­blan­do de es­pe­ran­za».

Abis­mos in­ver­ti­dos, con­si­de­ra­da por mu­chos la obra maes­tra de J. Co­ro­lla, em­pie­za con una pre­gun­ta que, a prio­ri, cual­quier hi­jo de ve­cino es­ta­ría en gra­do de res­pon­der: ¿Por qué llo­ran las per­so­nas? Se­gún Co­ro­lla to­das las per­so­nas llo­ra­mos más o me­nos por los mis­mos mo­ti­vos y en ge­ne­ral las ra­zo­nes del llan­to son egoís­tas, in­sen­sa­tas y mi­se­ra­bles.

El llan­to, afir­ma, mi­de el tem­ple emo­cio­nal y la sen­si­bi­li­dad del mis­mo mo­do en que la ri­sa re­fle­ja la for­ta­le­za de es­pí­ri­tu y el ni­vel de in­te­li­gen­cia de un in­di­vi­duo o una co­mu­ni­dad. Por su par­te el so­ció­lo­go gua­te­mal­te­co Ur­bano He­rre­ra sos­tie­ne en Pro­fun­di­dad alea­to­ria, su acla­ma­da te­sis doc­to­ral, que el Car­na­val trans­fi­gu­ra el llan­to de lo co­ti­diano y lo fun­cio­nal en ges­to, mo­fa y pan­to­mi­ma ani­qui­lan­do así la lú­gu­bre reali­dad que el po­der nos im­po­ne co­mo nor­ma. El ele­men­to ac­ti­vo de cual­quier car­na­val, in­clu­so en aque­llos más gra­ves y adus­tos co­mo po­dría ser el Car­na­val de Ve­ne­cia, es la co­mi­ci­dad. Y lo es por su ca­pa­ci­dad de co­rroer y de­for­mar el or­den es­ta­ble­ci­do y las mal lla­ma­das bue­nas cos­tum­bres. En una en­tre­vis­ta que un pe­rio­dis­ta grin­go le ha­ce al có­mi­co ita­lo-ale­mán Val­ter Ra­do, es­te afir­ma que su ofi­cio no es pro­vo­car la ri­sa sino com­ba­tir el mie­do a la muer­te. Creo, de­cía Ra­do, que la muer­te y su ex­tre­ma se­rie­dad se ha ro­ba­do nues­tra inocen­cia, nues­tras ilu­sio­nes y fu­tu­ro. La idea de la muer­te nos su­bor­di­na, vi­vi­mos pa­ra ella. Lo na­tu­ral es que fué­ra­mos se­rios, su­mi­sos y dis­ci­pli­na­dos cua­tro días al año y el res­to fue­ra un lar­go car­na­val.

– Sig­ni­fi­ca es­to que to­dos de­be­ría­mos con­ver­tir­nos en pa­ya­sos– re­pli­ca el pe­rio­dis­ta a Ra­do.

–Pa­ya­so es us­ted o su ami­go Trump –res­pon­de Ra­do–. Yo soy un clown.

La res­pues­ta de Val­ter Ra­do no es sim­ple­men­te una ocu­rren­cia, a me­nu­do las per­so­nas con­fun­den la co­mi­ci­dad con chis­te, hu­mo­ris­mo o bur­la gra­tui­ta y na­da en el ar­te có­mi­co es tan ba­nal o ca­sual co­mo po­dría pa­re­cer al es­pec­ta­dor des­pre­ve­ni­do. Scho­pen­hauer ha es­cri­to que la co­mi­ci­dad es la más al­ta for­ma de fi­lo­so­fía y que un gran có­mi­co es más im­por­tan­te pa­ra una cul­tu­ra y una so­cie­dad que mil abu­rri­dos in­te­lec­tua­les. Des­de el ini­cio

la co­mi­ci­dad ha si­do uno de los ejes fun­da­men­ta­les del Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes, no so­lo por las gran­des per­so­na­li­da­des del ar­te có­mi­co que han si­do in­vi­ta­das sino por la es­truc­tu­ra mis­ma del even­to, su ca­rác­ter y pues­ta en es­ce­na . El even­to reúne en ca­da edi­ción a re­pre­sen­tan­tes de to­das las ar­tes y ofi­cios, in­clu­so es­cri­to­res, pe­ro el pú­bli­co se ha ido fa­mi­lia­ri­zan­do y es­pe­ra con ex­pec­ta­ti­va al nue­vo có­mi­co in­vi­ta­do. Por los es­ce­na­rios del Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes han pa­sa­do un pu­ña­do de los me­jo­res clown y có­mi­cos que exis­ten en el mun­do: Leo Bas­si, Djan­go Ed­wards, Cris­ti Gar­bo, En­nio Mar­chet­to, Do­na­ti & Ole­sen, Paul Mo­roc­co & Olé… Ca­da uno de ellos, con sus dis­tin­tas pro­pues­tas y su al­to ni­vel es­té­ti­co, ha de­ja­do una hue­lla im­bo­rra­ble, co­mo la del ele­fan­te de Obre­gón en La Cue­va, en el pú­bli­co de Ba­rran­qui­lla. En el 2018 los có­mi­cos in­vi­ta­dos al even­to son el ya men­cio­na­do Val­ter Ra­do, la te­mi­da bes­tia del tea­tro in­glés Ch­ris Ly­nam y el, li­te­ral­men­te in­creí­ble, acró­ba­ta, có­mi­co y con­tor­sio­nis­ta bel­ga Bart Van Dyck. Una tri­lo­gía que reúne for­mas muy di­ver­sas del ar­te có­mi­co y que nos ga­ran­ti­za un di­ver­ti­do e im­per­di­ble XII Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes.

Eli­za­beth Ja­ne Co­chran fir­ma­ba sus pri­me­ros ar­tícu­los co­mo ‹ Nellie Bly›.

Efraín Villanueva (@Efra_­vi­lla­nue­va). Es­cri­tor co­lom­biano ra­di­ca­do en Ale­ma­nia. Es MFA en Es­cri­tu­ra Crea­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Io­wa y tie­ne un tí­tu­lo en Crea­ción Na­rra­ti­va de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Bo­go­tá.

Val­ter Ra­do, có­mi­co ita­lo-ale­mán.

Ch­rist Ly­nam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.