Pri­me­ros in­tér­pre­tes cos­te­ños en el in­te­rior del país

Es­te ar­tícu­lo ha­ce par­te de una in­ves­ti­ga­ción iné­di­ta de lar­go alien­to en la que se ex­plo­ra la pre­sen­cia de la mú­si­ca ca­ri­be­ña en el territorio na­cio­nal an­tes de Lu­cho Ber­mú­dez.

Latitud - - News - Por Carlos A. Eche­ve­rri Arias

Se ha con­si­de­ra­do por algunos que es a Lu­cho Ber­mú­dez a quien se le de­be la siem­bra pio­ne­ra en Bo­go­tá de la mú­si­ca cos­te­ña. Pues bien, pa­ra acla­rar y com­pren­der mejor esa dinámica, hay que te­ner en cuen­ta even­tos pre­vios y si­mul­tá­neos: de fi­na­les de los años vein­te has­ta más o me­nos pro­me­diar los años cua­ren­ta des­fi­la­ron tam­bién otros ex­po­nen­tes de las mú­si­cas que, di­fun­di­das por me­dio de emi­so­ras, ho­te­les y otros es­ce­na­rios de to­que y bai­le en lo­ca­li­da­des de la re­gión in­ter­an­di­na de nues­tro país, vi­nie­ron a re­no­var los re­per­to­rios de la mú­si­ca po­pu­lar he­cha en Co­lom­bia.

En los car­na­va­les es­tu­dian­ti­les de Bo­go­tá alum­nos cos­te­ños con­for­ma­ron mur­gas afi­nes a la mú­si­ca que lle­ga­ba de las An­ti­llas y a la del li­to­ral Atlán­ti­co. En ju­nio de 1928, a po­co tiem­po de co­men­zar los fes­te­jos del Car­na­val Es­tu­dian­til, se lle­vó a ca­bo en el Sa­lón Olym­pia una ve­la­da a car­go del Cen­tro De­par­ta­men­tal de Es­tu­dian­tes; el pro­gra­ma in­clu­yó pie­zas de sa­bor cos­te­ño, so­bre­sa­lien­do las po­pu­la­res cum­bias y dan­zo­nes.

A me­dia­dos de los años trein­ta Pas­cual del Vec­chio era due­ño de un al­ma­cén de ro­pa que se lla­ma­ba Ba­rran­qui­lla, si­tua­do en la al­men­dra co­mer­cial de Bo­go­tá –ca­lle 14 con la carrera sép­ti­ma, que él mis­mo pro­mo­cio­na­ba en la pren­sa co­mo ‹con­su­la­do cos­te­ño›–; de su ini­cia­ti­va par­te otro in­flu­jo: la fun­da­ción en 1936 del Cen­tro So­cial Cos­te­ño que vino a aco­ger a los oriun­dos de la Re­gión que es­ta­ban ya asen­ta­dos en la ca­pi­tal y algunos que re­cién lle­ga­ban a es­tu­diar una vez que los go­bier­nos li­be­ra­les de la épo­ca in­tro­du­je­ran re­for­mas en la edu­ca­ción pú­bli­ca, las cua­les am­plia­ron la lle­ga­da de es­tu­dian­tes de pro­vin­cia a cur­sar es­tu­dios su­pe­rio­res. El club pri­va­do Cen­tro So­cial Cos­te­ño se fun­dó con sub­ven­cio­nes del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co y de Ba­rran­qui­lla. Su pri­me­ra se­de es­tu­vo lo­ca­li­za­da en el ba­rrio Santa Fe, ca­lle 22 con la carrera 5ª. A fi­na­les de 1943 fue mu­da­da a la ca­lle 23 No. 6-24 y des­pués, a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta, ya con nue­va razón so­cial (Club Ca­ri­be Lt­da.), se tras­la­dó a la ca­lle 22 No. 8-40, du­ró en operación has­ta 19621963, al pa­re­cer. En el club so­lían pre­sen­tar­se los mú­si­cos cos­te­ños que pa­sa­ban por Bo­go­tá, con ter­tu­lia bai­la­ble los domingos. En­tre otros, fue­ron so­cios los her­ma­nos Alfonso y Saúl Se­nior, En­ri­que Ari­za

Ramírez, Ro­ber­to Car­bo­nell y En­ri­que López He­rre­ra. Se co­no­cen dos gra­ba­cio­nes, anun­cia­das en 1946, au­to­ría am­bas de José Ba­rros, can­ta­das por él mis­mo y acom­pa­ña­do por la or­ques­ta del Club Cos­te­ño de Bo­go­tá. Es fac­ti­ble que exis­tie­ran otras gra­ba­cio­nes rea­li­za­das por los elen­cos que se pre­sen­ta­ban allá, no en dis­cos co­mer­cia­les, pe­ro sí en ace­ta­tos ra­dia­les.

Una re­ve­la­do­ra fotografía en un re­cor­te de pren­sa –pe­rió­di­co ni fe­cha iden­ti­fi­ca­dos–, pe­ro cu­yo pie de pá­gi­na da pis­tas, nos mues­tra a Lu­cho Ber­mú­dez –al ex­tre­mo de­re­cho– co­mo uno de los nue­ve in­te­gran­tes de la Su­ra­mé­ri­ca Jazz Band (1933-1938), gru­po que se pre­sen­ta­ba en el grill Le Li­do. El re­per­to­rio de es­ta or­ques­ta, su­ma­men­te in­tere­san­te y va­ria­do, pro­por­cio­na­ba a los afi­cio­na­dos al bai­le, pro­gra­mas atrac­ti­vos.

Es­ta agru­pa­ción fi­gu­ró en la es­ce­na ca­pi­ta­li­na con pre­sen­ta­cio­nes por las emi­so­ras HJN, HKF, en el ho­tel Gra­na­da, en el tea­tro Faen­za –ve­la­da que tu­vo lu­gar en enero de 1934 en ho­me­na­je a Carlos Ju­lio Ramírez, don­de tam­bién se pre­sen­tó el Trío Ma­ta­mo­ros– y en el ci­ta­do grill. El pie de fo­to de la ima­gen no iden­ti­fi­ca la plan­ti­lla, pe­ro di­ce que apa­re­ce el di­rec­tor –se logra iden­ti­fi­car al ita­liano Al­fre­do Squar­cet­ta, el más al­to, al cen­tro–. Tras la muer­te del maestro Al­ber­to Cas­ti­lla en ju­nio de 1937, el lla­ma­do a re­em­pla­zar­lo en el Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca de Iba­gué fue Squar­cet­ta. Lo an­te­rior per­mi­te da­tar la ima­gen en­tre 1936 y el pri­mer se­mes­tre de 1937.

Es im­por­tan­te la ca­si des­co­no­ci­da ac­ti­vi­dad de Juan Abar­ca Ro­vi­ra (Cié­na­ga, 1904 – Bo­go­tá, 1974), quien lle­gó al al­ti­plano en abril de 1934 co­mo par­te del elen­co de la Jazz Band Oroz­co –de Efraín Oroz­co, de la cual ha­cía par­te el trom­pe­tis­ta cu­bano Es­te­ban García–. A me­dia­dos de 1936 se si­túa en Me­de­llín, don­de se da a co­no­cer con un gru­po de unos sie­te mú­si­cos: Juan Abar­ca y su Pan­di­lla. En 1937 fi­gu­ra­rán tam­bién Los Ne­gri­tos, el pe­ruano Ri­car­do Ro­me­ro (‹Ne­gri­to Jack›) que tras des­vin­cu­lar­se de la Or­ques­ta So­sa se hi­zo car­go a me­dia­dos de 1940 de la ba­te­ría y los tim­ba­les. Tres rum­bas cos­te­ñas gra­ba Abar­ca en­tre 19401941 pa­ra el se­llo RCA Vic­tor, fi­gu­ran­do co­mo Con­jun­to Rít­mi­co: Ma­ría Te­re­sa, ( VI-83390-B, aco­pla­da és­ta a El So­ple­te, Pol­ka-mar­cha, au­to­ría de Abar­ca), La Sa­bro­sa ( VI-83392-B) y La Tra­vie­sa: ( VI-83393-B).

En oc­tu­bre de 1943 Abar­ca se vin­cu­ló al elen­co de Juan Ma­nuel [ Val­cár­cel] y sus Va­ga­bun­dos –que ve­nía de con­tar con José Ma­ría Pe­ña­lo­za y Alex To­bar du­ran­te par­te de 1942–. Es­tu­vo él pre­sen­te en la es­ce­na mu­si­cal de Me­de­llín has­ta más o me­nos 1945, lue­go se re­si­den­ció en Bo­go­tá. Apro­xi­ma­da­men­te en abril de 1947 lle­va al dis­co un par de pie­zas de José Ba­rros: RCA Vic­tor 23-0577 ( De­cep­ción, tan­go / No sé qué pen­sar, tan­go) y RCA Vic­tor 23-0585 ( El Sui­ci­da, tan­go / Mira lo que has he­cho, vals), can­ta­das por el com­po­si­tor –en los mar­be­tes fi­gu­ra con el res­pal­do de Juan Abar­ca y sus mu­cha­chos–.

Do­cu­men­ta­da una par­ti­tu­ra, Ca­ri­ñi­to –le­tra de En­ri­que Ari­zú, mú­si­ca de Is­mael To­bar, el pa­dre de Alex To­bar–, edi­ta­da por Ed. BINI en sep­tiem­bre de 1937. Se tra­ta de una cum­bia co­lom­bia­na: par­ti­cu­la­ri­dad que, has­ta aho­ra, la con­vier­te en la más re­mo­ta pie­za do­cu­men­ta­da de mú­si­ca bai­la­ble del li­to­ral Atlán­ti­co com­pues­ta por un mú­si­co del in­te­rior del país.

Es agos­to de 1938 un mes im­por­tan­te por los even­tos que tu­vie­ron lu­gar en Bo­go­tá en el mar­co de la ce­le­bra­ción del cuar­to cen­te­na­rio de su fun­da­ción. Apar­te de la mú­si­ca doc­ta se le dio es­pa­cio a mú­si­cas po­pu­la­res. Ade­más de ar­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, acu­die­ron vein­te mur­gas pue­ble­ri­nas, va­rias par­ti­ci­pa­ron en un con­cur­so ce­le­bra­do en el Co­lón, en­tre ellas un gru­po de gai­te­ros de Ma­ría la Ba­ja (Bo­lí­var). José Joa­quín Ji­mé­nez ha­cía la sem­blan­za de un gai­te­ro y trans­cri­bió la le­tra de uno de sus can­tos. En un me­dio es­cri­to se in­clu­ye una crónica so­bre el fol­clor del li­to­ral pa­cí­fi­co, aca­so en lo co­rri­do del si­glo y a lo lar­go de la en­tran­te dé­ca­da, el úni­co texto de su ti­po que se lle­gó a pu­bli­car en el país ‹cen­tral›:

Sur Amé­ri­ca Jazz Ban­da, de la cual ha­cía par­te Lu­cho Ber­mú­dez en­tre 1936 - 1937.

El pe­re­jú, pa­sa­por­te de ne­gros en un país de zam­bos y mes­ti­zos.

En la fun­ción de ga­la de aper­tu­ra del Fes­ti­val Ibe­roa­me­ri­cano, que tu­vo lu­gar en el Tea­tro Co­lón el 6 de agos­to de 1938, Adol­fo Me­jía Na­va­rro es­tre­na su Pe­que­ña Sui­te –al con­ju­gar en las es­truc­tu­ras de la mú­si­ca eru­di­ta na­cio­nal, mú­si­ca del li­to­ral Atlán­ti­co con ai­res de cor­di­lle­ra, obra pio­ne­ra–. Cons­ta de A. Bam­bu­co, B. Canción, C. Tor­be­llino y Mar­cha, D. Cum­bia. Mis­mo es­ce­na­rio don­de se ve­rá el día 19, con co­reo­gra­fía de Ja­cin­to Ja­ra­mi­llo Ja­ra­mi­llo, un gru­po de dan­za de cua­tro pa­re­jas que in­ter­pre­ta­ron cua­dros de bam­bu­co y cum­bia y que un mes an­tes se ha­bía pre­sen­ta­do en el co­so de la San­ta­ma­ría en el mar­co de un va­ria­do fes­ti­val ar­tís­ti­co; un anun­cio des­cri­bió la cum­bia co­mo «bai­le tí­pi­co».

Fue un tram­po­lín que tam­bién po­si­bi­li­tó la gi­ra y le da sig­ni­fi­ca­do a la pre­sen­cia en el país cen­tral de la Or­ques­ta So­sa, con plan­ti­lla de 14 mú­si­cos. En la ca­pi­tal se pre­sen­tó del 23 de ju­lio al 28 de agos­to de 1938, al­ter­nó con la Or­ques­ta Swing Boys, la Or­ques­ta Cen­te­na­rio y el Con­jun­to de Johnny Rodríguez. La So­sa es­tu­vo en Me­de­llín del 8 al 19 de sep­tiem­bre, e in­clu­yó en su re­per­to­rio ‹bai­les tí­pi­cos de la costa, es­ti­los afro­cu­ba­nos y fox-trot con rit­mo mo­derno›. Es­ta es la úni­ca gi­ra por el in­te­rior que se ha lo­gra­do do­cu­men­tar, pe­ro pa­re­ce­ría que en otras opor­tu­ni­da­des ha­brían vi­si­ta­do más lo­ca­li­da­des del país cen­tral si nos ate­ne­mos a unas pa­la­bras de Pa­cho Ga­lán: «Te­nía­mos contratos per­ma­nen­tes, es­pe­cial­men­te en el in­te­rior. Via­já­ba­mos ca­si siem­pre por el río…»

Igual ha­bían pa­sa­do por Bo­go­tá: Ga­briel Es­co­bar Ca­sas (1939), el por­ta­dor de un men­sa­je de ar­te del pue­blo del Atlán­ti­co, pa­dre de Al Es­co­bar, to­li­men­se con co­ra­zón cos­te­ño que se pre­sen­tó en la emi­so­ra HKF; el due­to de los Her­ma­nos Valencia (1939); Los Ca­na­rios de la Costa (1939, con­jun­to de cua­tro in­te­gran­tes); y Est­her Fo­re­ro Ce­lis quien hi­zo su pri­me­ra gi­ra na­cio­nal en­tre 1939-40.

Pa­ra en­con­trar­le más sen­ti­do a lo an­te­rior –y a lo que vino des­pués– hay que te­ner tam­bién pre­sen­te el pro­gra­ma ra­dial La Ho­ra Cos­te­ña y dos lugares de to­que y/o bai­le, uno el Ca­fé Pa­la­cio si­tua­do en la lla­ma­da ‹zo­na ca­fe­te­ra›, de obli­ga­da ci­ta pa­ra ter­tu­lias y mú­si­ca en vi­vo –fo­co de atrac­ción de bo­go­ta­nos y cos­te­ños que se es­ti­mu­la­ban con la trom­pe­ta de [José] Acos­ta Cal­de­rón–, y El Ro­me­dal, un dan­cing po­pu­lar ca­rac­te­ri­za­do por ha­cer so­nar so­lo ai­res ne­gros fre­cuen­ta­do por per­so­nas de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias so­cia­les.

Del Ve­chio con la co­la­bo­ra­ción de Juan Za­pa­ta Oli­ve­lla ha­bía con­cre­ta­do la idea de al­qui­lar­le a Ma­nuel J. Gai­tán un es­pa­cio en su emi­so­ra La Voz de la Víc­tor. Lo que po­si­bi­li­tó que las ac­ti­vi­da­des de la co­lo­nia cos­te­ña se com­ple­men­ta­ran con di­fu­sio­nes ra­dia­les de su mú­si­ca. La Ho­ra Cos­te­ña co­men­zó a trans­mi­tir­se el 23 de mar­zo de 1942 y desde sep­tiem­bre de 1948 en ade­lan­te por la emi­so­ra Mil Vein­te; Ari­za Ramírez, que se ha­bía vin­cu­la­do a la emi­so­ra a fi­na­les de 1940, y ha­ría su pro­gra­ma­ción con al­gu­nas de las tem­pra­nas gra­ba­cio­nes de Dis­cos Fuen­tes –quien ha­bía pu­bli­ca­do sus pri­me­ros ‹ace­ta­tos› en 1939 y no desde 1934 co­mo ha he­cho carrera–, con dis­cos ins­tan­tá­neos de otros po­see­do­res de cor­ta­do­ras de ace­ta­tos y con fo­no­gra­mas de la RCA Vic­tor –con la Or­ques­ta Emi­so­ra Atlán­ti­co Jazz Band- y la Odeón– en edi­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra La Voz de los La­bo­ra­to­rios Fuen­te, tam­bién con po­rros de Emi­lio Sie­rra Ba­que­ro.

Gus­ta­vo En­ri­que For­tich Morales, que ha­bía co­men­za­do su vi­da ar­tís­ti­ca en Ba­rran­qui­lla en 1935, via­jó a Bo­go­tá en­tre 19371938 a es­tu­diar mú­si­ca en el Con­ser­va­to­rio. For­tich y Valencia –For­tich Morales y Ro­ber­to An­to­nio Valencia Ser­na– es­tan­do am­bos tra­ba­jan­do en di­ciem­bre de 1940 en el Club De­por­ti­vo So­cial de Hon­da con sus res­pec­ti­vos gru­pos –For­tich y su Con­jun­to y La Or­ques­ta Valencia– vol­ve­rán a ejem­pli­fi­car es­ta mu­tua in­fluen­cia en­tre lo cos­te­ñoan­ti­llano y lo an­dino: po­co des­pués de con­for­mar su due­to se dis­tin­gui­rán por in­cor­po­rar a su re­per­to­rio la Rum­ba Crio­lla y re­to­mar la pro­pues­ta del Trío Carlos An­dra­de y sus Mu­cha­chos: cos­te­ñi­zar el bam­bu­co. En 1940 ha­bían can­ta­do a dúo por La Voz de An­tio­quia Valencia Ser­na y Luis Carlos Me­yer.

Los Ne­gri­tos, La Voz de An­tio­quia en­tre los años 1938-1940. Abar­ca con el acor­deón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.