Fan­tas­mas de Na­vi­dad

Esta his­to­ria ha­ce par­te del li­bro de re­la­tos ‹ Pa­ra leer al ano­che­cer›, que fue pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1852.

Latitud - - Portada - Por Char­les Dic­kens

Me gus­ta vol­ver a ca­sa en Na­vi­dad. To­dos lo ha­ce­mos, o de­be­ría­mos ha­cer­lo.

De­be­ría­mos vol­ver a ca­sa en va­ca­cio­nes, cuan­to más lar­gas me­jor, des­de el in­ter­na­do en el que nos pa­sa­mos la vi­da tra­ba­jan­do en nues­tras ta­blas arit­mé­ti­cas, pa­ra así des­can­sar. Via­ja­mos has­ta ca­sa a tra­vés de un pai­sa­je in­ver­nal; por cam­pos cu­bier­tos por una nie­bla ba­ja, en­tre pan­ta­nos y bru­mas, su­bien­do pro­lon­ga­das co­li­nas, que se van vol­vien­do os­cu­ras co­mo ca­ver­nas en­tre las es­pe­sas plan­ta­cio­nes que lle­gan a ta­par ca­si las es­tre­llas chis­pean­tes; y así has­ta que es­ta­mos en las am­plias me­se­tas y fi­nal­men­te nos de­te­ne­mos, con un si­len­cio re­pen­tino, en una ave­ni­da. En el ai­re he­la­do la cam­pa­na de la puer­ta tie­ne un so­ni­do pro­fun­do que ca­si pa­re­ce te­rri­ble; la puer­ta se abre so­bre sus goz­nes y al lle­gar has­ta una ca­sa gran­de las bri­llan­tes lu­ces nos pa­re­cen más gran­des tras las ven­ta­nas, y las fi­las de ár­bo­les que hay fren­te a ellas pa­re­cen apar­tar­se so­lem­ne­men­te ha­cia los la­dos, co­mo pa­ra de­jar­nos pa­sar. Du­ran­te to­do el día, a in­ter­va­los, una lie­bre asus­ta­da

ha sa­li­do co­rrien­do a tra­vés de la hier­ba cu­bier­ta de nie­ve; o el re­pi­que­teo dis­tan­te de un re­ba­ño de cier­vos pi­so­tean­do el du­ro hie­lo ha aca­ba­do tam­bién, por un mi­nu­to, con el si­len­cio. Si pu­dié­ra­mos ver­les sus ojos vi­gi­lan­tes ba­jo los he­le­chos, bri­lla­rían aho­ra co­mo las go­tas he­la­das de ro­cío so­bre las ho­jas; pe­ro es­tán in­mó­vi­les, y to­do es­tá ca­lla­do. Y así, las lu­ces se van ha­cien­do más gran­des, y los ár­bo­les se apar­tan ha­cia atrás an­te no­so­tros pa­ra ce­rrar­se de nue­vo a nues­tra es­pal­da, co­mo im­pi­dién­do­nos la re­ti­ra­da, y lle­ga­mos a la ca­sa.

Pro­ba­ble­men­te hue­le to­do el tiem­po a cas­ta­ñas asa­das y otras co­sas bue­nas y re­con­for­tan­tes, pues es­ta­mos con­tan­do his­to­rias de Na­vi­dad, his­to­rias de fan­tas­mas, o más ver­gon­zo­sas pa­ra no­so­tros, al­re­de­dor del fue­go de Na­vi­dad, y no nos he­mos mo­vi­do sal­vo pa­ra acer­car­nos un po­co más a él. Pe­ro de­je­mos eso.

Lle­ga­mos a la ca­sa y es una ca­sa an­ti­gua, re­ple­ta de gran­des chi­me­neas en las que la le­ña ar­de en el ho­gar so­bre vie­jas te­na­zas, y re­tra­tos ho­rren­dos (al­gu­nos de ellos con le­yen­das tam­bién ho­rren­das) mi­ran con sa­ña y des­con­fian­za des­de el en­ta­bla­do de ro­ble de las pa­re­des. So­mos un no­ble de edad me­dia­na y da­mos una ge­ne­ro­sa ce­na con nues­tro an­fi­trión y an­fi­trio­na y sus in­vi­ta­dos, es Na­vi­dad y la vie­ja ca­sa es­tá lle­na de in­vi­ta­dos, y des­pués nos vamos a la ca­ma. Nues­tra ha­bi­ta­ción es muy an­ti­gua. Es­tá re­cu­bier­ta de ta­pi­ces. No nos gus­ta el re­tra­to de un ca­ba­lle­ro ves­ti­do de ver­de co­lo­ca­do so­bre la re­pi­sa de la chi­me­nea. En el te­cho hay gran­des vi­gas ne­gras y pa­ra nues­tro aco­mo­do par­ti­cu­lar contamos con una enor­me ca­ma ne­gra a la que en los pies le sir­ven de apo­yo dos fi­gu­ras ne­gras tam­bién gran­des que pa­re­cen sa­li­das de dos tum­bas de la an­ti­gua igle­sia que te­nía el ba­rón en el par­que. Pe­ro no so­mos un no­ble su­pers­ti­cio­so, y no nos im­por­ta. ¡To­do v-, bien! Des­pe­di­mos a nues­tro criado, ce­rra­mos la puer­ta y nos sen­ta­mos de­lan­te del fue­go ves­ti­do: con el ca­mi­són, me­di­tan­do en mu­chas co­sas.

Fi­nal men­te, nos me­te­mos en la ca­ma. ¡Muy bien! No po­de­mos dormir. Da­mos vuel­tas y más vuel­tas, pe­ro no po­de­mos dormir. Las as­cuas de la chi­me­nea ar­den bien y dan a la ha­bi­ta­ción un as­pec­to fan­tas­mal No po­de­mos evi­tar es­cu­dri­ñar, por en­ci­ma del co­ber­tor, las dos fi­gu­ras ne­gras y el ca­ba­lle­ro... ese ca­ba­lle­ro ves­ti­do de ver­de y de apa­rien­cia per­ver­sa con la luz par­pa­dean­te dan la im­pre­sión de avan­zar y re­tro­ce­der: lo cual, a pe­sar de que no sea­mos en ab­so­lu­to un no­ble su­pers­ti­cio­so, no re­sul­ta agra­da­ble. ¡Muy bien! Nos po­ne­mos ner­vio­sos... más y más ner­vio­sos. De­ci­mos: «es­to es una ver­da­de­ra es­tu­pi­dez, pe­ro no po­de­mos so­por­tar­lo; si­mu­la­re­mos es­tar en­fer­mos y lla­ma­re­mos a al­guien».

¡Muy bien, pre­ci­sa­men­te vamos a ha­cer­lo cuan­do la puer­ta ce­rra­da se abre y en­tra una mu­jer jo­ven, de pa­li­dez mor­tal y de ca­be­llos ru­bios y lar­gos que se des­li­za has­ta la chi­me­nea, y se sien­ta en la si­lla que he­mos de­ja­do allí, fro­tán­do­se las ma­nos. Nos da­mos cuen­ta en­ton­ces de que su ro­pa es­tá hú­me­da. La len­gua se nos pe­ga al ve­lo del pa­la­dar y no so­mos ca­pa­ces de ha­blar, pe­ro la ob­ser­va­mos con pre­ci­sión. Su ro­pa es­tá hú­me­da, su lar­go ca­be­llo es­tá sal­pi­ca­do de ba­rro hú­me­do, va ves­ti­da se­gún la mo­da de ha­ce do: cien­tos años, y lle­va en su ce­ñi­dor un ma­no­jo de 11, ves oxi­da­das. ¡Muy bien! Se sien­ta allí y ni si­quie­ra po­de­mos des­ma­yar­nos del es­ta­do en el que no en­con­tra­mos. En­ton­ces ella se le­van­ta y prue­ba to­das las ce­rra­du­ras de la ha­bi­ta­ción con las lla­ves oxi­da­das, sin que en­cuen­tre nin­gu­na que va­ya bien; des­pués fi­ja la mi­ra­da en el re­tra­to del ca­ba­lle­ro ves­ti­do de ver­de y con una voz ba­ja y te­rri­ble ex­cla­ma:

«¡El hom­bre lo sa­be!» Des­pués se vuel­ve a fro­tar las ma­nos, pa­sa jun­to al bor­de de la ca­ma y sa­le por la puer­ta. Nos apre­su­ra­mos a po­ner­nos la ba­ta, co­ge­mos las pis­to­las (siem­pre via­ja­mos con ellas) y la se­gui­mos, pe­ro en­con­tra­mos la puer­ta ce­rra­da. Da­mos la vuel­ta a la lla­ve, mi­ra­mos en el pa­si­llo os­cu­ro y no hay na­die. Lo re­co­rre­mos tra­tan­do de en­con­trar a nues­tro criado. No es po­si­ble.

Re­co­rre­mos el pa­si­llo has­ta que des­pun­ta el día y lue­go re­gre­sa­mos a nues­tra ha­bi­ta­ción va­cía, cae­mos dor­mi­dos y nos des­pier­ta nues­tro criado (nun­ca hay na­da que le he­chi­ce a él) y el sol bri­llan­te. ¡Muy bien! To­ma­mos un desa­yuno te­rri­ble y to­dos di­cen que te­ne­mos un as­pec­to ex­tra­ño. Des­pués del desa­yuno pa­sea­mos por la ca­sa con nues­tro an­fi­trión, y le con­du­ci­mos has­ta el re­tra­to del ca­ba­lle­ro ves­ti­do

Es­ce­na de la pe­lí­cu­la ba­sa­da en ‹Can­ción de Na­vi­dad› de Char­les Dic­kens.

de ver­de, y en­ton­ces se acla­ra to­do. Se com­por­tó con fal­se­dad con una jo­ven ama de lla­ves unida en otro tiem­po a esa fa­mi­lia, y fa­mo­sa por su be­lle­za, que se aho­gó en un la­go y cu­yo cuer­po fue des­cu­bier­to al ca­bo de mu­cho tiem­po por­que los cier­vos se ne­ga­ban a be­ber el agua. Des­de en­ton­ces se ha di­cho en­tre su­su­rros que ella atra­vie­sa la ca­sa a me­dia­no­che (pe­ro que va es­pe­cial­men­te a esa ha­bi­ta­ción, en don­de acos­tum­bra­ba a dormir el ca­ba­lle­ro ves­ti­do de ver­de) pro­ban­do las vie­jas ce­rra­du­ras con las lla­ves oxi­da­das. ¡Bien! Le contamos a nues­tro an­fi­trión lo que he­mos vis­to, y una som­bra cu­bre sus ras­gos tras lo que nos su­pli­ca que guar­de­mos si­len­cio; y así se ha­ce. Pe­ro to­do es cier­to; y lo contamos, an­tes de mo­rir (aho­ra es­ta­mos muer­tos) a mu­chas per­so­nas res­pon­sa­bles.

Es in­fi­ni­to el nú­me­ro de ca­sas an­ti­guas con ga­le­rías re­so­nan­tes, dor­mi­to­rios lú­gu­bres y alas en­can­ta­das cerradas du­ran­te mu­chos años, por las cua­les po­de­mos pa­sear, con un agra­da­ble hor­mi­gueo su­bién­do­nos por la es­pal­da y en­con­trar­nos al­gu­nos fan­tas­mas, pe­ro qui­zá sea digno de men­ción afir­mar que se re­du­cen a muy po­cos ti­pos y cla­ses ge­ne­ra­les; pues los fan­tas­mas tie­nen po­ca ori­gi­na­li­dad y «ca­mi­nan» por ca­mi­nos tri­lla­dos. Su­ce­de, por ejem­plo, que en una de­ter­mi­na­da ha­bi­ta­ción de un cier­to sa­lón an­ti­guo en don­de se sui­ci­dó un mal­va­do lord, ba­rón, o ca­ba­lle­ro, hay en el sue­lo al­gu­nas ta­blas de las que no se pue­de bo­rrar la san­gre. Ras­pas y ras­pas, co­mo el ac­tual due­ño ha he­cho, o ce­pi­llas y ce­pi­llas; co­mo hi­zo su pa­dre, o frie­gas y frie­gas, co­mo hi­zo su abue­lo, o que­mas y que­mas con áci­dos fuer­tes, co­mo hi­zo el bi­sa­bue­lo, pe­ro la san­gre se­gui­rá es­tan­do allí, ni más ro­ja ni más pá­li­da, ni en ma­yor ni en me­nor can­ti­dad; siem­pre igual. En otra de esas ca­sas hay una puer­ta en­can­ta­da que nun­ca se abri­rá; u otra que nun­ca se ce­rra­rá; o un so­ni­do de una rue­da de hi­lar, o un mar­ti­llo, o unos pa­sos, o un gri­to, o un sus­pi­ro, un ga­lo­pe de ca­ba­llos o el re­chi­nar de unas ca­de­nas. O hay un re­loj que a me­dia­no­che da trece cam­pa­na­das cuan­do va a mo­rir el ca­be­za de fa­mi­lia, o un ca­rrua­je som­brío, ne­gro e in­mó­vil que ve siem­pre en esos mo­men­tos al­guien que aguar­da­ba cer­ca de las am­plias puer­tas del pa­tio del es­ta­blo. O su­ce­de, co­mo en el ca­so de Lady Mary, que fue a vi­si­tar una ca­sa si­tua­da en los High­lands es­co­ce­ses, y co­mo es­ta­ba fa­ti­ga­da por su lar­go via­je se re­ti­ró pron­to a la ca­ma y a la ma­ña­na si­guien­te di­jo con to­da inocen­cia en la me­sa del desa­yuno:

–¡Me re­sul­tó muy ex­tra­ño que ce­le­bra­ran una fies­ta a una ho­ra tan tar­día ano­che en es­te re­mo­to lu­gar y no me ha­bla­ran de ella an­tes de que me acos­ta­ra!

En­ton­ces to­dos pre­gun­ta­ron a Lady Mary lo que que­ría de­cir. Y és­ta con­tes­tó:

–Bueno, ano­che to­do el tiem­po oí ca­rrua­jes que da­ban vuel­tas y más vuel­tas al­re­de­dor de la terraza, ba­jo mi ven­ta­na.

En­ton­ces el due­ño de la ca­sa se pu­so pá­li­do, lo mis­mo que su se­ño­ra, y Char­les Mac­dood­le de Mac­dood­le hi­zo se­ñas a Lady Mary de que no di­je­ra más, y to­dos guar­da­ron si­len­cio. Tras el desa­yuno, Char­les Mac­dood­le le con­tó a Lady Mary que se­gún una tra­di­ción de la fa­mi­lia era un pre­sa­gio de muer­te que los ca­rrua­jes die­ran vuel­tas por la terraza. Y así fue, pues dos me­ses más tar­de mo­ría la se­ño­ra de la ca­sa. Y Lady Mary, que era don­ce­lla de ho­nor en la Cor­te, con­tó a me­nu­do esta his­to­ria a la Rei­na Char­lot­te; y es por es­to que el vie­jo rey de­cía siem­pre: «¿Có­mo, có­mo? ¿Qué, qué? ¿Fan­tas­mas, fan­tas­mas? ¡No exis­ten, no exis­ten!» Y no de­ja­ba de de­cir esa fra­se has­ta que se iba a la ca­ma.

Y aho­ra bien, un ami­go de al­guien al que ca­si to­dos co­no­ce­mos, cuan­do era un jo­ven que es­ta­ba cur­san­do es­tu­dios te­nía un ami­go es­pe­cial con e que ha­bía he­cho el pac­to de que, si era po­si­ble que e es­pí­ri­tu re­tor­na­ra a esta tie­rra des­pués de se­pa­rar­se del cuer­po, aquel de los dos que mu­rie­ra pri­me­ro se le apa­re­ce­ría al otro. Nues­tro ami­go se ol­vi­dó de ese pac­to con el cur­so del tiem­po; los dos jó­ve­nes ha­bían pro­gre­sa­do en la vi­da, ha­bían to­ma­do ca­mino; di­ver­gen­tes y se ha­bían se­pa­ra­do. Pe­ro una no­che mu­chos años des­pués, es­tan­do nues­tro ami­go en el nor­te de In­gla­te­rra, y que­dán­do­se a pa­sar la no­che en una po­sa­da de Yorks­hi­re Moors, mi­ró des­de la ca­ma ha­cia fue­ra; y allí, ba­jo la luz de la lu­na, apo­ya­do en un bu­ró cer­cano a la ven­ta­na, y mi­rán­do­le fi­ja­men­te, vio a su an­ti­guo com­pa­ñe­ro de es­tu­dios Cuan­do és­te se di­ri­gió con so­lem­ni­dad ha­cia la apa­ri­ción, és­ta res­pon­dió en una es­pe­cie de su­su­rre pe­ro bien au­di­ble:

-No te acer­ques a mí. Es­toy muer­to. He ve­ni­do aquí pa­ra cum­plir mi pro­me­sa.

¡Ven­go del otro mun­do, pe­ro no pue­do re­ve­lar sus se­cre­tos!

En ese mo­men­to em­pe­zó a vol­ver­se más pá­li­do y se fun­dió, por así de­cir­lo, con la luz de la lu­na, des­apa­re­cien­do en ella.

O es­tá el ca­so de la hi­ja del pri­mer ocu­pan­te de lo pin­to­res­ca ca­sa isa­be­li­na, tan fa­mo­sa en nues­tra ve­cin­dad. ¿Ha oí­do ha­blar de ella? ¿No? Bueno, la hi­ja sa­lió una no­che de ve­rano en el mo­men­to del cre­púscu­lo; era una jo­ven muy her­mo­sa, de die­ci­sie­te años de edad, y se dis­po­nía a co­ger flo­res del jar­dín, pe­ro de pron­to lle­gó co­rrien­do, ate­rra­da, has­ta el sa­lón don­de es­ta­ba su pa­dre, a quien le di­jo:

–¡Ay, que­ri­do pa­dre, me he en­con­tra­do con­mi­go mis­ma!

Él la co­gió en sus bra­zos y le di­jo que to­do era

La his­to­ria de Na­vi­dad más fa­mo­sa de Dic­kens es ‹Can­ción de Na­vi­dad›.

una fan­ta­sía, pe­ro ella re­pli­có:

–¡Oh, no! Me en­con­tré con­mi­go en el ca­mino an­cho, y yo es­ta­ba pá­li­da, y re­co­gía flo­res mar­chi­tas, y gi­ra­ba la ca­be­za y las le­van­ta­ba!

Y aque­lla no­che mu­rió la jo­ven; y se em­pe­zó a ha­cer un cua­dro con su his­to­ria, pe­ro no se ter­mi­nó nun­ca, y di­cen que ha es­ta­do has­ta hoy en al­gún lu­gar de la ca­sa, con el ros­tro vuel­to ha­cia la pa­red.

O la his­to­ria del tío de la es­po­sa de mi her­mano, que vol­vía a ca­sa ca­bal­gan­do al atar­de­cer de un her­mo­so día y en una ca­lle ar­bo­la­da cer­ca­na a su ca­sa vio a un hom­bre de pie an­te él en el cen­tro mis­mo de la es­tre­cha cal­za­da.

«¿Qué ha­ce ese hom­bre del man­to ahí pa­ra­do?», pen­só. «¿Quie­re que pa­se con el ca­ba­llo por en­ci­ma de él?»

Pe­ro la fi­gu­ra no se mo­vió. Al ver­lo tan quie­to tu­vo una sen­sa­ción ex­tra­ña, pe­ro si­guió avan­zan­do, aun­que aflo­jan­do el tro­te. Cuan­do es­tu­vo tan cer­ca que lle­gó a to­car­lo ca­si con el es­tri­bo el ca­ba­llo se asus­tó y la fi­gu­ra se des­li­zó ha­cia arri­ba, has­ta la ace­ra, de una ma­ne­ra cu­rio­sa y na­da na­tu­ral: ha­cia atrás, sin que pa­re­cie­ra uti­li­zar los pies, has­ta que des­apa­re­ció. El tío de la es­po­sa de mi her­mano ex­cla­mó:

–¡Por el Dios de los cie­los! ¡Si es mi pri­mo Harry, el de Bom­bay!

Es­po­leó el ca­ba­llo, que de pron­to se ha­bía pues­to a su­dar pro­fu­sa­men­te, y ex­tra­ñán­do­se de tan ra­ra con­duc­ta dio la vuel­ta pa­ra di­ri­gir­se ha­cia la fa­cha­da de su ca­sa. Cuan­do lle­gó allí vio la mis­ma fi­gu­ra, que pa­sa­ba en ese mo­men­to jun­to a la alar­ga­da ven­ta­na fran­ce­sa de la sa­la de es­tar, en la plan­ta ba­ja. Le pa­só las bri­das a un criado y se di­ri­gió pre­su­ro­sa­men­te ha­cia la fi­gu­ra. Allí es­ta­ba sen­ta­da su her­ma­na, a so­las. Ali­ce, ¿dón­de es­tá mi pri­mo Harry? –¿Tu pri­mo Harry, John? – Sí, el de Bom­bay. Aca­bo de en­con­trar­me con él aho­ra en la ave­ni­da, y le vi en­trar aquí ha­ce un ins­tan­te.

Pe­ro na­die ha­bía vis­to a na­die; y tal co­mo des­pués se su­po, en ese mis­mo ins­tan­te mo­ría en In­dia aquel pri­mo.

O es­tá la his­to­ria de esa sen­si­ble y an­cia­na da­ma sol­te­ra que mu­rió a los no­ven­ta y nue­ve años de edad man­te­nien­do sus fa­cul­ta­des has­ta el úl­ti­mo mo­men­to y vio real­men­te al chi­co huér­fano. Es una his­to­ria que a me­nu­do se ha contado in­co­rrec­ta­men­te, pe­ro de la que la ver­dad au­tén­ti­ca es és­ta, lo sé por­que en reali­dad es una his­to­ria de nues­tra fa­mi­lia, y ella era ami­ga de la ca­sa. Cuan­do te­nía unos cua­ren­ta años de edad, y se­guía po­se­yen­do una her­mo­su­ra po­co co­mún (su ama­do mu­rió jo­ven, ra­zón por la cual ella nun­ca se ca­só, a pe­sar de te­ner nu­me­ro­sas ofer­tas), fi­jó su re­si­den­cia en un lu­gar de Kent, que su her­mano, un co­mer­cian­te con In­dia, ha­bía com­pra­do re­cien­te­men­te.

Se con­ta­ba la his­to­ria de que en otro tiem­po aquel lu­gar es­tu­vo a car­go del tu­tor de un jo­ven; que ese tu­tor se­ría el se­gun­do heredero y que ma­tó al mu­cha­cho con su tra­ta­mien­to du­ro y cruel. Ella na­da sa­bía de ta­les co­sas. Se ha di­cho que en el dor­mi­to­rio de ella ha­bía una jau­la en la que el tu­tor so­lía en­ce­rrar al mu­cha­cho. Es fal­so. Só­lo ha­bía un ga­bi­ne­te. Ella se acos­tó, no hi­zo lla­ma­da al­gu­na du­ran­te la no­che, pe­ro por la ma­ña­na le di­jo con to­da tran­qui­li­dad a la don­ce­lla cuan­do és­ta en­tró:

–¿Quién es ese gua­po mo­ci­to de as­pec­to aban­do­na­do que es­tu­vo mi­ran­do ha­cia fue­ra des­de el ga­bi­ne­te to­da la no­che?

La don­ce­lla con­tes­tó lan­zan­do un fuer­te gri­to y echan­do a co­rrer al ins­tan­te. La da­ma se sor­pren­dió de aque­llo, pe­ro era una mu­jer de no­ta­ble fuer­za men­tal, por lo que se vis­tió ella so­la, ba­jó las es­ca­le­ras y acu­dió a re­unir­se con su her­mano:

–Wal­ter, to­da la no­che me ha es­ta­do in­quie­tan­do un gua­po mo­ci­to de as­pec­to aban­do­na­do que cons­tan­te­men­te mi­ra­ba ha­cia fue­ra des­de el ga­bi­ne­te que hay en mi ha­bi­ta­ción, y que no pue­do abrir. Ahí de­be ha­ber al­gún tru­co.

–Me te­mo que no, Char­lot­te -con­tes­tó el her­mano–, pues es la le­yen­da de la ca­sa. Es el huér­fano. ¿Qué es lo que hi­zo? –Abrió la puer­ta con sua­vi­dad y mi­ró ha­cia fue­ra. A ve­ces pe­ne­tra­ba uno o dos pa­sos en la ha­bi­ta­ción. En­ton­ces yo le lla­ma­ba, pa­ra ani­mar­le, y él se en­co­gía, se es­tre­me­cía y vol­vía a me­ter­se de nue­vo, ce­rran­do la puer­ta.

–Char­lot­te, el ga­bi­ne­te no tie­ne co­mu­ni­ca­ción con nin­gu­na otra par­te de la ca­sa, y es­tá ce­rra­do con cla­vos.

Aque­llo era in­du­da­ble­men­te cier­to y dos car­pin­te­ros ne­ce­si­ta­ron una ma­ña­na en­te­ra pa­ra abrir la puer­ta y po­der exa­mi­nar el ga­bi­ne­te. Só­lo en­ton­ces Char­lot­te que­dó con­ven­ci­da de que ha­bía vis­to al huér­fano. Pe­ro lo te­rri­ble de la his­to­ria es que fue vis­to su­ce­si­va­men­te por tres de los hi­jos de su her­mano, to­dos los cua­les mu­rie­ron jó­ve­nes. En ca­da oca­sión, el ni­ño en­fer­ma­ba, re­gre­sa­ba a ca­sa con fie­bre, do­ce ho­ras an­tes de la muer­te, y le de­cía a su ma­dre que ha­bía es­ta­do ju­gan­do ba­jo un cier­to ro­ble que ha­bía en un pra­do con un chi­co ex­tra­ño, un chi­co de buen as­pec­to, pe­ro que pa­re­cía aban­do­na­do, que era muy tí­mi­do y le ha­cía se­ñas. A par­tir de esa ex­pe­rien­cia fa­tal los pa­dres lle­ga­ron a sa­ber que se tra­ta­ba del huér­fano, y que el des­tino del ni­ño al que ha­bía ele­gi­do co­mo com­pa­ñe­ro de jue­gos es­ta­ba se­gu­ra­men­te fi­ja­do.

Ima­gen de la pe­lí­cu­la ba­sa­da en ‹ A Ch­rist­mas Ca­rol› de Char­les Dic­kens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.