10 ál­bu­mes ma­de in Ma­con­do

Latitud - - Portada - Por Lau­ra Ca­mar­go

Es­tos son los dis­cos que más se des­ta­ca­ron de la es­ce­na al­ter­na­vi­va co­lom­bia­na en 2017.

Aes­tas al­tu­ras del año es ape­nas nor­mal que se nos an­to­je po­ner­nos al día con mil co­sas a úl­ti­mo mo­men­to. Y co­mo nun­ca es tar­de, trae­mos una se­lec­ción de dis­cos he­chos por ar­tis­tas na­cio­na­les de to­da ín­do­le, que tie­nen co­mo de­no­mi­na­dor co­mún el ha­ber­se forjado des­de el ám­bi­to in­de­pen­dien­te, sin el apo­yo ini­cial de gran­des emi­so­ras ra­dia­les o ca­sas dis­co­grá­fi­cas, aun­que, en el ca­so de Bom­ba Es­té­reo, Mnkybsnss y Su­per­li­tio, con pos­te­rio­ri­dad lo­gra­rán ce­rrar tra­to con el gi­gan­te Sony Mu­sic, con­quis­tan­do au­dien­cias en la­ti­tu­des le­jos de ca­sa. Re­su­mi­re­mos con una cor­ta fra­se la im­pron­ta de ca­da ál­bum pa­ra ha­cer in­clu­so más sen­ci­lla la la­bor de se­lec­cio­nar qué es­cu­char du­ran­te el co­mien­zo de 2018 pa­ra re­cor­dar y hon­rar el legado mu­si­cal tri­co­lor de 2017. En es­ta opor­tu­ni­dad, po­dría­mos de­cir que la ban­da vuel­ve a sus raí­ces con can­cio­nes mu­cho más or­gá­ni­cas don­de las ba­ses rít­mi­cas be­ben a cán­ta­ros de rit­mos afri­ca­nos y crio­llos, co­mo la cham­pe­ta y la cum­bia, rein­ven­tán­do­los y mez­clán­do­los con el pop ac­tual, aun­que la in­ter­ven­ción di­gi­tal es mu­cho me­nor que en su exi­to­so tra­ba­jo an­te­rior: Ama­ne­cer. Te­ne­mos así que, por ejem­plo, la flau­ta de mi­llo co­bra pro­ta­go­nis­mo en te­mas co­mo Due­le y hay una ani­mo­sa in­fluen­cia del reg­gae en

Ta­gan­ga. A ni­vel ideo­ló­gi­co, existe ade­más una in­ten­ción op­ti­mis­ta y em­po­de­ra­do­ra en es­te tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co que se acen­túa en los cor­tes Ayo y Flo­wer Po­wer, que pre­ten­den alen­tar la unión de dis­tin­tos paí­ses y la lu­cha por la igual­dad de gé­ne­ros, res­pec­ti­va­men­te. Li Sau­met y com­pa­ñía con­si­guen, una vez más, dar voz a su ge­ne­ra­ción pro­gre­sis­ta y cos­te­ña. Se tra­ta del sép­ti­mo dis­co en la tra­yec­to­ria de es­te gru­po que ex­plo­ra ca­da vez con más des­tre­za rit­mos pro­pios de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Aque­lla ávi­da bús­que­da que­da en evi­den­cia des­de el pri­mer te­ma de la gra­ba­ción, en el que se mix­tu­ran gé­ne­ros pe­rua­nos y co­lom­bia­nos – es­pe­cí­fi­ca­men­te el huayno y la cum­bia–; lue­go en Can­to

me le­van­tó des­cu­bri­mos una can­ción mu­cho más cal­ma­da con tin­tes sin­fó­ni­cos, y así va­mos ha­llan­do mar­ca­das va­ria­cio­nes so­no­ras a lo lar­go de 10 cor­tes que ya son elo­gia­dos in­clu­so en me­dios an­glo­par­lan­tes co­mo The

Guar­dian. Pa­ra cual­quie­ra que sien­ta in­te­rés por el legado cul­tu­ral de es­te con­ti­nen­te, es­ta es una obra im­per­di­ble. Aun­que na­ció en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, Va­le­rie Tei­cher es de pa­dres co­lom­bia­nos, y se crió du­ran­te unos años en Bogotá, pa­ra pos­te­rior­men­te tras­la­dar­se a Van­cou­ver y otras ciu­da­des de Ca­na­dá. Des­pués, lle­ga­da su ado­les­cen­cia, de­ci­dió ra­di­car­se en Bos­ton pa­ra es­tu­diar mú­si­ca en la pres­ti­gio­sa Ber­klee. Con to­do ese re­co­rri­do a cues­tas, re­sul­ta ca­si na­tu­ral la flui­dez de sus me­lo­días y el he­cho de que sean tan eté­reas y po­co cla­si­fi­ca­bles. En es­te, que vie­ne a ser su de­but ofi­cial lue­go de en­tre­gar al­gu­nos EPS, la ta­len­to­sa jo­ven pro­po­ne un elec­tro­pop muy se­duc­tor, don­de pre­do­mi­nan la so­fis­ti­ca­ción y las at­mós­fe­ras con va­rias ca­pas de arre­glos oní­ri­cos. Asi­mis­mo, jue­gos de vo­ces de­li­ca­das nos em­be­le­san en te­mas co­mo

Keep Run­ning y How Far. Crawl Spa­ce se ha con­ver­ti­do así en una pro­pues­ta que no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a la de di­vas pop con­tem­po­rá­neas co­mo Lor­de y Dua Li­pa.

Es­te gru­po de chi­cas ra­di­ca­das en Bogotá pi­sa fuer­te en la es­ce­na na­cio­nal con es­te de­but en for­ma­to lo-fi (ba­ja fi­de­li­dad) al que lo rui­do­so no le qui­ta lo pop y sen­ti­men­tal. Can­cio­nes co­mo Me­lan­có­li­ca, Mis sen­ti­mien­tos por ti son más feos que tu no­via, Vul­gar y En reali­dad no eras

tan cool ofre­cen de­cla­ra­cio­nes des­pe­cha­das que a su vez son una pa­ro­dia de los dra­mas ado­les­cen­tes, de los que mu­chas ve­ces so­mos víc­ti­ma in­clu­so en la adul­tez. Sus vo­ces coor­di­na­das en co­ros sua­ves con­tras­tan con ras­gueos de gui­ta­rra agi­ta­do­res y rit­mos de ba­te­ría enér­gi­cos. En to­do ca­so, un dis­co de desamor atí­pi­co y, cuan­to me­nos, en­tre­te­ni­do. Es­te re­co­rri­do acom­pa­sa­do que va des­de el reg­gae de San An­drés y Pro­vi­den­cia y el fan­dan­go car­na­va­le­ro has­ta los cán­ti­cos pro­pios del bu­lle­ren­gue, fá­cil­men­te nos re­mi­te a la re­gión ale­da­ña al océano Atlán­ti­co, aun­que en Mar

a Mar se ha­ce re­fe­ren­cia tam­bién a la cos­ta del Pa­cí­fi­co. Di­cha ru­ta de re­fe­ren­cias mu­si­ca­les y geo­grá­fi­cas se am­plía aún más con una can­ción lla­ma­da Bogotá, de so­ni­do ale­gre y le­tra afec­tuo­sa que ha­ce apo­lo­gía de la ca­pi­tal del país. Los On­da­tró­pi­ca ha­cen uso de gai­tas, acor­deo­nes, tam­bo­res y to­do ti­po de ins­tru­men­ta­ción pro­pia de rit­mos cos­te­ños que se entremezclan con gui­ta­rras eléc­tri­cas y des­plie­gan una fu­sión en­can­ta­do­ra. Mien­tras que en

Hum­ming­bird al igual que en La­zaly­pso, to­man ele­men­tos de la mo­vi­da sal­se­ra. Po­de­mos se­ña­lar, sin te­mor a equi­vo­car­nos, que Ma­rio Ga­leano y Will Ho­lland con­si­guie­ron con es­te dis­co re­en­cau­char buen par­te de las tra­di­cio­nes tri­co­lor de for­ma loa­ble.

Co­mo su no­mi­na­ción lo su­gie­re, es­te dis­co res­ca­ta raí­ces de la mú­si­ca del al­ti­plano cun­di­bo­ya­cen­se y los re­ver­sio­na en cla­ve pop rock. Se tra­ta así de un no­ve­do­so cru­ce en­tre las tra­di­cio­nes ora­les y me­ló­di­cas ru­ra­les en­gen­dra­das en la mon­ta­ña y las co­rrien­tes más mo­der­nas, pro­pias de es­ta ge­ne­ra­ción mu­cho más ur­ba­na. Es no­ta­ble la par­ti­ci­pa­ción de Ed­son Ve­lan­dia (de Ve­lan­dia y La Ti­gra) en Ma­le­za, así co­mo las can­cio­nes más re­co­men­da­das de es­ta pla­ca son Hoy

pa­ra siem­pre, jun­to a Ca­ta­li­na Gar­cía (de Mon­sieur Pe­ri­né) y un ines­pe­ra­do co­ver de

To­xi­city de Sys­tem Of a Down. Es­te ál­bum es en­ton­ces una cu­rio­sa ex­pe­di­ción mul­ti-gé­ne­ro de la que pue­den dis­fru­tar a la per­fec­ción abue­los y nie­tos.

Fin es la can­ción en­car­ga­da de aden­trar­nos en la par­ti­cu­lar at­mós­fe­ra tropical pro­pues­ta por Fran­klin Te­je­dor y Ju­lián Sa­la­zar. Ellos cuen­tan ha­ber tra­ba­ja­do en el dis­co por más de un año tras ha­ber cam­bia­do sus equi­pos y sus téc­ni­cas de com­po­si­ción pa­ra re­no­var su es­ti­lo. Te­ne­mos ade­más la po­ten­te voz Ca­ri­be de Te­re­sa Reyes en dos te­mas ( Mel­gar y Fie­bre), su co­la­bo­ra­ción pro­pi­cia ese mag­ní­fi­co en­cuen­tro de lo an­ces­tral con so­ni­dos di­gi­ta­les. Cos­mus es, en su­ma, una pro­duc­ción di­ver­sa y so­fis­ti­ca­da, tan pa­len­que­ra co­mo van­guar­dis­ta, un te­so­ro ha­lla­do en las ori­llas del mar de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca con­ce­bi­da en nues­tros tiem­pos. Es­ta du­pla de ba­rran­qui­lle­ros sa­le de su ha­bi­tual gé­ne­ro, el deep hou­se y, co­mo con­se­cuen­cia de un via­je a Los Ángeles du­ran­te al­gu­nas se­ma­nas en las que fue­ron guia­dos por el pro­duc­tor da­nés Fi­lip Ni­ko­lic, crea es­te en­so­ña­dor y lu­mi­no­so dis­co de 12 tracks. Im­pe­ra así una elec­tró­ni­ca mu­cho más li­ge­ra que la de sus an­te­rio­res EPS, es­bo­zan­do pai­sa­jes re­la­ja­dos, perfectos pa­ra es­cu­char tomando una be­bi­da he­la­da en un tar­de de sol. Ade­más de los sin­te­ti­za­do­res, gui­ta­rras y ba­jo, se in­clu­yen ele­men­tos de per­cu­sión la­ti­na e ins­tru­men­tos de vien­to co­mo trom­pe­tas en cor­tes co­mo Blue Moon, aun­que las can­cio­nes más me­mo­ra­bles son la se­duc­to­ra Enu­me­rar, gra­ba­da en com­pa­ñía de los me­xi­ca­nos CLUBZ y Rain­drops jun­to a la no­rue­ga Mo­ni­ca Bi­ker­nes. La ban­da más in­sig­ne de nues­tro rock in­de­pen­dien­te re­gre­só con es­ta pro­duc­ción ba­jo el bra­zo, es­to tras una pro­ve­cho­sa es­ta­día en Mé­xi­co en la que lo­gró es­tre­char la­zos con ar­tis­tas de ese país y afian­zar un nue­vo pú­bli­co. En la can­ción que da nom­bre al dis­co se brin­da un ho­me­na­je al ase­si­na­do pe­rio­dis­ta Jai­me Gar­zón, y con ello, una in­vi­ta­ción al ac­ti­vis­mo so­cial que re­cla­ma nues­tra aten­ción con fra­ses co­mo: « So­mos fan­tas­mas y nos da igual. La in­di­fe­ren­cia es una en­fer­me­dad que en si­len­cio nos con­su­me has­ta los hue­sos » . Si bien Te­le­bit, a ni­vel so­no­ro se pre­sen­ta aho­ra más cer­cano al pop y me­nos dis­tor­sio­na­do que el pa­sa­do, si­gue in­clu­yen­do ele­men­tos an­di­nos en sus arre­glos y os­ten­ta in­clu­so ma­yor re­bel­día por­que, co­mo men­cio­na­mos an­tes, lo po­lí­ti­co es cru­cial en es­te dis­co. Can­cio­nes cla­ve en el com­pen­dio: Ley de gra­ve­dad, La tie­rra que nos qui­ta­ron y la ho­mó­ni­ma de es­te gran ál­bum. Se tra­ta de una ban­da con un re­co­rri­do va­na­glo­ria­do a ni­vel na­cio­nal y, jus­to por eso mis­mo, no les re­sul­ta ta­rea fá­cil en­tre­gar ma­te­rial no­ve­do­so, con can­cio­nes en las que lo­gren su­pe­rar­se sin re­pe­tir fór­mu­las pro­pias exi­to­sas. Pe­ro en es­ta oca­sión los va­llu­nos al­can­zan ese si­guien­te ni­vel de la mano del pro­duc­tor bri­tá­ni­co Ri­chard Blair y con lau­rea­dos mé­ri­tos. Dos dé­ca­das en la mo­vi­da al­ter­na­ti­va pa­re­cen otor­gar­les la ex­pe­rien­cia pa­ra fu­sio­nar con gra­cia la sal­sa y el funk con arre­glos sin­te­ti­za­dos. Tal amal­ga­ma de­vie­ne en te­mas bai­la­bles con los que, ade­más de con­tar his­to­rias, bus­can ce­le­brar su ca­rre­ra y so­bre to­do ha­cer ga­la de esa iden­ti­dad ca­le­ña in­ne­ga­ble que han cons­trui­do, tan lle­na de sa­bor y pi­car­día. Mien­tras que Gua­ra­che­ro y Da­me Más Reg­gae son las más fes­ti­vas; Ca­ma­güey y De­sier­to Per­fec­to son las más des­ta­ca­das de es­te dis­co.

LA HER­MAN­DAD HE­CHA CAN­CIÓN: MERIDIAN BROTHERS - ¿DÓN­DE ES­TÁS MA­RÍA?

CA­RI­BE ESPLENDOROSO Y SIN FRON­TE­RAS: BOM­BA ES­TÉ­REO – AYO

POP SU­GE­REN­TE Y MILLENIAL: TEI SHI – CRAWL SPA­CE

PUNK RO­SA Y DESFACHATADO: LAS YUMBEÑAS – ME CANSÉ DE LLO­RAR VOY A VOMITAR

MIXTURANDO NUES­TRA DI­VER­SI­DAD TROPICAL: ON­DA­TRÓ­PI­CA – BAI­LE BUCANERO

GROOVE Y CA­DEN­CIA FUNK SU­RE­ÑA: SU­PER­LI­TIO – SULTANA: BAI­LAN­DO EN LA RE­VO­LU­CIÓN VOL. 2

TE­LE­BIT – CIE­GOS CO­RA­ZO­NES ABAN­DE­RA­DOS DE TO­DA UNA ES­CE­NA:

UN EXPERIMENTO CAMPESINO PA­RA EX­POR­TAR: LOS RO­LLING RUANAS – LA BA­LA­DA DEL CARRANGUERO

SO­FIS­TI­CA­DA IN­CUR­SIÓN EN EL HOU­SE: MNKYBSNSS – TIMELESS

ELECTRO-SELVÁTICOS: MITÚ – COS­MUS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.