Na­ci­dos 31 de di­ciem­bre: una fies­ta de nom­bres fa­rra­go­sos

Un acer­ca­mien­to a ‹ Ma­ni­fies­ta no sa­ber fir­mar: na­ci­do 31 de di­ciem­bre›, de la es­cri­to­ra wa­yuu Es­ter­ci­lia Si­man­ca Pus­hai­na.

Latitud - - Poema - Por Víc­tor Bra­vo Men­do­za* De­jar ha­blar al su­fri­mien­to es el prin­ci­pio de to­da ver­dad. Adorno

«Las fies­tas son, en sí mis­mas y por sí mis­mas, un sín­dro­me sim­bó­li­co glo­bal en el que se ri­tua­li­zan ac­ti­tu­des, cua­li­da­des, va­lo­res, fe­nó­me­nos so­cia­les, etc., en un to­do es­truc­tu­ra­do y cohe­ren­te. Las fies­tas así con­si­de­ra­das, se nos pre­sen­tan co­mo un fe­nó­meno esen­cial­men­te ex­pre­si­vo y sim­bó­li­co que ha cris­ta­li­za­do en un con­jun­to es­truc­tu­ra­do de sig­nos, se­ña­les, in­di­ca­do­res y sím­bo­los per­fec­ta­men­te in­te­gra­dos en un có­di­go co­mu­ni­ca­ti­vo que cons­ti­tu­ye un len­gua­je ha­bla­do o es­cri­to» (Prat).

De­fi­ni­da de es­ta ma­ne­ra, las dis­tin­tas fies­tas se­rían por siem­pre una dig­na ale­gría del bien vi­vir y el buen sen­tir pa­ra cual­quier in­di­vi­duo. No obs­tan­te, pa­ra los na­ci­dos 31 de di­ciem­bre (fe­cha que brin­da el na­ci­mien­to de un nue­vo año, dán­do­le sen­ti­do a la ce­le­bra­ción de la fies­ta de Año Nue­vo o de San Sil­ves­tre), en el de­par­ta­men­to de La Gua­ji­ra co­lom­bia­na y per­te­ne­cien­tes a la et­nia wa­yuu, no es así. Ocu­rre de esa ma­ne­ra, por­que al na­cer un 31 de di­ciem­bre, la fe­cha les re­cuer­da unos nom­bres que no los nom­bran co­mo per­so­nas en su ser tras­cen­den­te; por­que, tal co­mo lo de­jó plan­tea­do Jorge Luis Bor­ges en Otras in­qui­si­cio­nes: «…los nom­bres no son sím­bo­los ar­bi­tra­rios sino par­te vi­tal de lo que de­fi­nen». Y a es­tas per­so­nas (de esas que ma­ni­fies­tan no sa­ber fir­mar), a quie­nes le en­do­sa­ron la fe­cha de na­ci­mien­to 31 de di­ciem­bre y fue­ron bau­ti­za­das ha­cien­do una fies­ta de nom­bres fa­rra­go­sos, nom­bres dis­tin­tos a su ma­ne­ra pro­pia de nom­brar­se (per­mí­te­me ama­ble lec­tor –pa­ra que veas co­mo se sien­te dis­tin­to–, uti­li­zar la pa­la­bre­ja ‹quer­so­ne­so› pa­ra dar­le un nom­bre a la pe­nín­su­la de La Gua­ji­ra), só­lo por la co­di­cio­sa con­se­cu­ción de unos vo­tos no les die­ron un nom­bre pa­ra nom­brar: les pu­sie­ron so­lo un nom­bre pa­ra lla­mar. Un nom­bre ári­do, va­cío y sin sig­ni­fi­ca­do pa­ra la «par­te vi­tal» que los de­fi­ne: ser wa­yuus.

Aho­ra bien, pa­ra des­glo­sar las lí­neas has­ta aquí es­cri­tas, hay que aden­trar­se al re­la­to: Ma­ni­fies­ta no sa­ber fir­mar: na­ci­do 31 de di­ciem­bre, de la

es­cri­to­ra wa­yuu Es­ter­ci­lia Si­man­ca Pus­hai­na, quien abrió to­dos sus sen­ti­dos al uni­ver­so pa­ra es­ta­ble­cer con él y en él, una je­rar­quía de mag­ni­fi­cen­cia crí­ti­ca pro­yec­ta­da ha­cia la luz pa­ra de­cir en tes­ti­mo­nio es­cri­to los en­ga­ños que en un pa­sa­do in­me­dia­to pa­de­ció su et­nia en el vi­vir y el sen­tir, en­ca­bal­ga­do lo uno y lo otro en el su­fri­mien­to, al ser des­po­ja­dos de una fe­cha ver­da­de­ra de na­ci­mien­to y de un nom­bre pro­pio real a su «par­te vi­tal» de ser. Y de to­dos los en­ga­ños que pa­de­ci­dos fue­ron –al igual que otros tan­tos que los miem­bros de la et­nia wa­yuu aún su­fren–, el de ma­yor es­tig­ma es el del en­ga­ño po­lí­ti­co. Y tal pa­ra cual: co­mo equi­va­len­te de má­xi­mo en­ga­ño, el sin­tag­ma nu­mé­ri­co del re­la­to: Ma­ni­fies­ta no sa­ber fir­mar: na­ci­do 31 de di­ciem­bre, no es gra­tui­to. El nú­me­ro 3 «sir­ve de fun­da­men­to a nu­me­ro­sas con­cep­cio­nes sis­te­má­ti­cas y de or­de­na­ción»: la al­qui­mia tie­ne, por ejem­plo, tres ele­men­tos: azu­fre, sal y mer­cu­rio: el azu­fre es cer­cano a lo in­fer­nal, su lla­ma y su olor ani­man al in­nom­bra­ble. El mer­cu­rio re­pre­sen­ta lo vo­lá­til; y, en el tex­to es­cri­to por Es­ter­ci­lia, el agen­te que pro­pi­cia el en­ga­ño a tra­vés de la cien­cia po­lí­ti­ca, se pre­sen­ta co­mo uni­dad en tres per­so­nas: po­lí­ti­co can­di­da­to, la pri­me­ra; po­lí­ti­co elec­to (di­ga­mos: pre­si­den­te, se­na­dor, go­ber­na­dor o al­cal­de), la se­gun­da; ex po­lí­ti­co (to­do prin­ci­pio tie­ne su fi­nal) y la ter­ce­ra. ¿Y, si la sal se co­rrom­pe co­mo se co­rrom­pe lo po­lí­ti­co?... ¿Qué que­da? Vol­vien­do a los nú­me­ros y tomando el nú­me­ro 1, de­be­mos sa­ber que és­te es «sím­bo­lo de los orí­ge­nes to­da­vía no di­fe­ren­cia­dos». Pre­gun­té­mo­nos, en­ton­ces, có­mo di­fe­ren­cia­mos un can­di­da­to po­lí­ti­co de otro, un po­lí­ti­co elec­to de otro y, fi­nal­men­te, un ex­po­lí­ti­co de otro ex­po­lí­ti­co. Es im­po­si­ble ha­cer la di­fe­ren­cia, por­que en nues­tra ‹clo­no­cra­cia›, los po­lí­ti­cos tie­nen la vir­tud de ser tres per­so­nas muy dis­tin­tas, pe­ro ja­más una que sea ver­da­de­ra. Y fue­ron ellos, los po­lí­ti­cos, cuan­do ini­cia­ban sus cam­pa­ñas co­mo can­di­da­tos a di­fe­ren­tes cu­ru­les, quie­nes les es­quil­ma­ron, ade­más de la fe­cha de na­ci­mien­to y un nom­bre esen­cial, el fes­te­jo a la fies­ta de Año Nue­vo a mu­chí­si­mos miem­bros de la et­nia wa­yuu, apar­tán­do­les de los va­lo­res sim­bó­li­cos de la ale­gría que pro­pi­cian no so­lo las fies­tas, sino la fe­chas de na­ci­mien­to y las ce­re­mo­nias de bau­tis­mo, así sea, co­mo ocu­rre des­de ha­ce mu­chos si­glos pa­ra los wa­yuu, sin los ri­tua­les que ame­ri­ta o re­cla­ma­ría pa­ra sí, su om­ni­po­ten­cia Ma­lei­wa.

De lo es­cri­to en el an­te­rior pá­rra­fo (y no por ha­cer el qui­te a lo es­pi­no­so del te­ma), so­bre el es­pé­ci­men po­lí­ti­co que de al­gu­na u otra ma­ne­ra, to­dos, sin ex­cep­ción, lle­va­mos den­tro, ni una so­la pa­la­bra es de mi au­to­ría. To­do es­tá ex­plí­ci­to en Ma­ni­fies­ta no sa­ber fir­mar: na­ci­do 31 de di­ciem­bre. Y pa­ra de­cír­nos­lo, Es­ter­ci­lia Si­man­ca Pus­hai­na, ha to­ma­do la me­jor ma­ne­ra, el me­jor ins­tru­men­to que se ha in­ven­ta­do pa­ra co­no­cer­se así mis­mo: la me­tá­fo­ra es­cri­ta: «El me­dio pa­ra co­no­cer lo que son los hom­bres de hoy en su con­jun­to es esen­cial­men­te el ar­te: la pin­tu­ra, la mú­si­ca, la li­te­ra­tu­ra que es­tán por ha­cer­se». Y Es­ter­ci­lia, ha al­can­za­do en el he­cho es­té­ti­co esa trans­fi­gu­ra­ción. Pri­me­ro, por­que vi­vió y pa­de­ció con su fa­mi­lia el en­ga­ño de lo po­lí­ti­co. Y se­gun­do, por­que a tra­vés de la evo­ca­ción –en li­te­ra­tu­ra es la me­jor ma­ne­ra de al­can­zar la per­fec­ción–, el en­ga­ño po­lí­ti­co, que es lu­gar co­mún en nues­tras so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, ella, Es­ter­ci­lia Si­man­ca Pus­hai­na, con «su ac­ción im­pre­vi­si­ble, ex­plo­si­va, in­de­pen­dien­te de to­da in­ten­ción ex­tre­ma», al­can­zó a con­ver­tir­lo en un pro­duc­to ar­tís­ti­co li­te­ra­rio. Otór­gue­le Ma­lei­wa, en­ton­ces, ar­do­ro­so y lar­go alien­to, pa­ra que si­ga pro­te­gien­do con la pa­la­bra es­cri­ta a to­dos aque­llos que ma­ni­fies­tan no sa­ber fir­mar y que, pa­ra más ho­rror de ho­rro­res, les obli­gan na­cer 31 de di­ciem­bre, des­po­ján­do­les has­ta de un nom­bre esen­cial, lo que se cons­ti­tu­ye en otra de las ma­ne­ras de que el in­di­vi­duo vuel­va a es­tar en el mun­do con sus «orí­ge­nes to­da­vía no di­fe­ren­cia­dos»; por­que ca­re­cer de un nom­bre in­ten­si­fi­ca y acu­mu­la las ca­ren­cias del que­rer ser, re­ba­jan­do al in­di­vi­duo de cual­quier ele­va­ción su­pe­rior. El nom­bre in­vi­ta y ha­bi­li­ta los de­seos de ga­nar es­pa­cios que in­terio­ri­zan ga­nan­cias ha­cia lo ele­va­do, es­pa­cios que real­men­te ar­mo­ni­zan con la in­clu­sión. El nom­bre es un po­lo po­si­ti­vo que cuan­do aco­yun­ta con el exis­tir bus­ca a tra­vés de los in­ters­ti­cios de las ex­ce­len­tes cua­li­da­des, la co­mu­ni­ca­ción con las al­tu­ras del cie­lo. El nom­bre ayu­da a apro­piar­se de lo desea­do en el má­xi­mo um­bral del bien. Des­de esa pers­pec­ti­va, el nom­bre siem­pre re­mi­ti­rá ha­cia lo su­pe­rior: «Soy el que Soy», tal co­mo se lo re­ve­ló Dios a Moi­sés al pre­gun­tar­le a Yah­vé quien era. Con lo di­cho, Dios de­jó di­cho pa­ra to­dos los tiem­pos que Él es y se­rá el Úni­co. Lo de­más es lo que es su nom­bre. El in­di­vi­duo es lo que el nom­bre tie­ne co­mo pe­des­tal en el ta­ma­ño de su des­tino.

Y he ahí, la fies­ta del fa­rra­go­so ho­rror con­ta­do por Es­ter­ci­lia: la ne­ga­ción de un nom­bre pro­ba­do a unos in­di­vi­duos que me­re­cían te­ner un nom­bre he­re­da­do de su cul­tu­ra, de su et­nia, en fin, de la ‹par­te vi­tal› de su ser. El nom­bre es en el ser hu­mano uno de sus sig­ni­fi­can­tes ma­yo­res: el nom­bre tras­la­da a la per­so­na sus equi­va­len­tes pa­tro­ní­mi­cos. El nom­bre es el pun­to de par­ti­da que une el su­je­to del ser a la ‹per­so­na›. El ser hu­mano, sin el nom­bre de ori­gen, que­da desa­cra­li­za­do, dis­con­ti­nuo.

«To­da mi fa­mi­lia hi­zo una lar­ga fi­la con otras gen­tes que ve­nían de otras ran­che­rías, pa­ra re­ci­bir una tar­je­ti­ta plás­ti­ca que ellos lla­ma­ban cé­du­la. Eran las mis­mas que ellos se ha­bían lle­va­do una se­ma­na an­tes de las elec­cio­nes». Ese día me en­te­ré que mi tío Tan­ko Pu­sahai­na se lla­ma­ba Tar­zán Co­tes, que Shan­ka­rit se lla­ma­ba Má­xi­mo, que Jut­pu­na­chón se lla­ma­ba Pris­ci­la, que Ya­ya se lla­ma­ba Cla­ra, que Cas­to­ri­la se lla­ma­ba Co­si­ta Ri­ca, que Ka­wa­las­hi­yú se lla­ma­ba Marquesa, que Ana­wa­chón se lla­ma Jhon F. Ken­nedy, que As­ha­neish se lla­ma­ba Ca­be­za, que Are­puí se lla­ma­ba Ca­zón, que Wa­rí­chón se lla­ma­ba Le­bran­che, que Cau­ya se lla­ma­ba Mon­rri­son Kd­nu­sen, que Co­tiz se lla­ma Al­ka- Selk­ser, que Jie­rran­ta se lla­ma­ba Hil­da, que el pri­mo Ra­fael Pus­hai­na se lla­ma­ba Ras­pahie­rro, que Tas­ha­lein se lla­ma­ba Brandy, que su her­mano Tey­ru­ma se lla­ma­ba Na­po­león, que Sha­re­chon se lla­ma­ba Tho­mas Old Parr y por un mo­men­to te­mí que con­mi­go pa­sa­ra lo mis­mo».

* Di­rec­tor de los ta­lle­res en Es­cri­tu­ra Crea­ti­va: Can­tos de Ju­yá, des­de 1999 y Re­la­ta Gua­ji­ra del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, des­de 2006.

Ni­ños per­te­ne­cien­tes a la et­nia wa­yuu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.