HU­MO BLAN­CO PA­RA ‹ X-FILES›

Un vis­ta­zo a la acla­ma­da se­rie que re­gre­só es­te mes, des­pués de 10 años de au­sen­cia, dán­do­le con­ti­nui­dad a las his­to­rias de cons­pi­ra­cio­nes más fa­mo­sas que son emi­ti­das en la pan­ta­lla chi­ca.

Latitud - - Portada - Por Sa­ra Harb

Ca­da co­mien­zo de año voy a ver a mi mé­di­co, que ali­nea mis cen­tros de ener­gía y me pre­pa­ra pa­ra en­fren­tar el nue­vo pe­río­do. Co­mo siem­pre, me sa­lu­da ca­si sin mi­rar­me; sé que me aus­cul­ta con va­rios ti­pos de per­cep­ción y que co­mo mu­jer le gus­to, pe­ro he­mos lle­ga­do a un en­ten­di­mien­to tá­ci­to de no in­cluir­nos en nues­tras as­pi­ra­cio­nes ro­mán­ti­cas, por el bien de am­bos. A tra­vés de los años, en­tre los dos se ha es­ta­ble­ci­do una co­fra­día que lin­da con lo se­cre­to. Lue­go del sa­lu­do, se es­ta­ble­ce en­tre no­so­tros una vie­ja com­pli­ci­dad, que nos per­mi­te tra­tar asun­tos inusua­les: sa­be­mos que no so­mos co­mu­nes.

Cuan­do los te­mas se ago­tan me di­ce que de­bo su­bir a la ca­mi­lla, po­ne en mis cha­cras los fil­tros ne­ce­sa­rios, lue­go me de­ja ha­cien­do una me­di­ta­ción.

No sé có­mo co­nec­to; es­ta vez lo ha­go con una in­for­ma­ción que no lo­gro in­ter­pre­tar pe­ro re­co­noz­co, aun con los ojos ce­rra­dos. Sé que al mé­di­co le asis­ten se­res es­pi­ri­tua­les que me sa­nan y me ayu­dan a en­trar en un es­ta­dio de per­cep­ción es­pe­cial.

Es­ta vez, pa­sa­dos unos mi­nu­tos, es­tan­do en la ca­mi­lla acos­ta­da en esa duer­me­ve­la que da la bús­que­da del si­len­cio in­te­rior, sien­to que la puer­ta se abre; las en­ti­da­des que me ob­ser­van

dan pa­so a al­guien que ha en­tra­do, un ser de una es­ta­tu­ra des­co­mu­nal, tan al­to que ese de­ta­lle me ase­gu­ra que no es mi mé­di­co, sin em­bar­go, du­do. Con los ojos ce­rra­dos le pi­do que por fa­vor me lle­ne de amor, que me ayu­de a re­sol­ver mis asun­tos. Sien­to en­se­gui­da que a mi cuer­po lo re­co­rre una ener­gía de pies a ca­be­za. Mi cuer­po se lle­na co­mo si fue­ra una je­rin­gui­lla. Lue­go le di­go: «¿Quién eres? Quie­ro ver­te». En­se­gui­da veo un ojo de mi­ra­da trans­pa­ren­te, uno so­lo, co­mo si se tra­ta­ra de un cí­clo­pe, enor­me. Un ojo co­mo de búho, pe­ro ver­de. Me que­do aten­ta, es­pe­ro. No su­ce­de na­da más, pe­ro no sien­to que esa en­ti­dad se ha­ya re­ti­ra­do.

Mi mé­di­co vuel­ve, le pre­gun­to si ha en­tra­do an­tes, me di­ce que no. Le re­la­to mi ex­pe­rien­cia y me di­ce que otros pa­cien­tes le han di­cho lo mis­mo. Lue­go quie­ro obli­gar­lo a de­cir­me co­sas que yo sé que sa­be pe­ro que no com­par­te. Me re­cuer­da que en los li­bros sa­gra­dos hay his­to­rias que ha­blan de gi­gan­tes. No me di­ce mu­cho más. Me di­ce que él tie­ne una mé­dium que le ayu­da a in­ter­pre­tar lo que le di­cen sus pa­cien­tes, pe­ro que no la pue­de com­par­tir con­mi­go, que bus­que otra pa­ra que me acla­re lo su­ce­di­do.

Sal­go car­ga­da de ener­gía. Esa no­che cai­go en un sue­ño pro­fun­do, tengo con­cien­cia de es­tar so­ñan­do: es­toy en un lu­gar ex­tra­ño con un per­so­na­je que me mues­tra unos ob­je­tos ra­ros y unos ace­ta­tos que en­tien­do son co­mo unos ma­pas que tie­nen unos rec­tán­gu­los de co­lo­res; es in­for­ma­ción que me tras­mi­ten, pe­ro que ra­cio­nal­men­te no com­pren­do. Jamás he vis­to al­go así.

Des­pier­to im­pac­ta­da. Bus­co a una mé­dium que ha­bía co­no­ci­do tiem­po atrás, la ci­to en mi ca­sa.

Cuan­do ini­cia­mos la se­sión, co­mo ella es ca­tó­li­ca, sus en­ti­da­des tie­nen nom­bres de ese san­to­ral. Sin em­bar­go, en cuan­to em­pie­za a re­ci­bir in­for­ma­ción, se im­po­ne un ser que ella iden­ti­fi­ca de co­lor ver­de fluo­res­cen­te y de un so­lo ojo que se ajus­ta a lo que he vis­to en el con­sul­to­rio de mi mé­di­co.

Di­ce que se lla­ma Amibabud; es un mensajero que vie­ne por or­den de Al­fa­ni, que tie­ne a su vez un su­pe­rior, Eme­ni. Vie­nen bus­can­do per­so­nas que los ayu­den en la mi­sión de sal­var el pla­ne­ta, y yo por mi con­di­ción per­cep­ti­va es­pe­cial pue­do ha­cer­lo. Di­ce que si acep­to la mi­sión de­bo ves­tir­me de ver­de du­ran­te tres días.

Es­toy im­pac­ta­da, le pre­gun­to de dón­de vie­ne y có­mo lle­gó aquí. Di­ce que de Mar­te, en una na­ve que ate­rri­zó en un par­que de la ciu­dad.

Quie­ro sa­ber más de Al­fa­ni y me di­ce que tres na­ves han ate­rri­za­do en un de­sier­to; han lle­ga­do en es­ta mi­sión pla­ne­ta­ria. Me di­ce que he ol­vi­da­do que soy la rei­na Kai­na y que tengo de­be­res que aten­der.

Co­mo an­tes de ini­ciar la se­sión ha­bía ofre­ci­do a la mé­dium unos tra­gos de vod­ka, el al­cohol se nos sube ra­pi­dí­si­mo a la ca­be­za y reí­mos sin pa­rar. Reí­mos de es­tas re­ve­la­cio­nes tan dra­má­ti­cas; no les da­mos la im­por­tan­cia que tie­nen y no nos pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio que Amibabud di­ga ver­da­des so­bre nues­tras vi­das, y nos ase­gu­re que se que­da­rá to­da la no­che ve­lan­do nues­tro sue­ño y allí nos co­mu­ni­ca­rá más co­sas.

Así, des­pi­do a la mé­dium y esa no­che, en efec­to, sien­to la mis­ma pre­sen­cia y en­tien­do que se tra­ta de una mi­sión que cam­bia­rá mi vi­da pa­ra siem­pre.

Al día si­guien­te, ate­rro­ri­za­da por lo que he vis­to en mis sue­ños, lla­mo a la mé­dium pa­ra que vuel­va por­que no quie­ro acep­tar mi­sión al­gu­na ni per­mi­tir que na­die in­ter­ven­ga mi ser mien­tras duer­mo.

Ha­ce­mos un con­tac­to en el que Amibabud vuel­ve y di­sol­ve­mos el com­pro­mi­so, por­que no que­re­mos par­ti­ci­par en esa mi­sión.

Un día an­tes de mi cum­plea­ños, mi mé­di­co me lla­ma pa­ra anun­ciar­me que me tie­ne un re­ga­lo. En la con­sul­ta le di­go que es­toy mo­les­ta, por­que en­tien­do que él sa­be más co­sas de las que me di­ce. Le cuen­to lo su­ce­di­do con Amibabud y me di­ce que no ten­ga mie­do, por el con­tra­rio, de­bo con­si­de­rar­lo un privilegio, pues no se tra­ta de sal­var el mun­do, sino de sal­var­me a mí mis­ma. Me di­ce que me acues­te en la ca­mi­lla y me re­la­je.

El mé­di­co sa­le del con­sul­to­rio no sin an­tes ha­ber co­lo­ca­do los fil­tros de co­lo­res en mis cha­cras. En­ton­ces me re­la­jo, sien­to una pre­sen­cia que me aga­rra por un to­bi­llo, tum­ba el fil­tro de co­lor que es­tá so­bre mi quin­ta cha­cra, y lue­go sien­to en mi co­lum­na un bur­bu­jeo, unos gol­pe­ci­tos co­mo de un lí­qui­do que han ino­cu­la­do en mi es­pi­na dor­sal.

Cuan­do vuel­ve el mé­di­co le na­rro lo

ex­pe­ri­men­ta­do. No ha­ce nin­gún co­men­ta­rio. Di­ce que de­bo to­mar unos gló­bu­los que tie­nen la esen­cia de la pie­dra es­me­ral­da; acep­to ha­cer­lo. Me di­ce que con esos gló­bu­los con­tac­ta­ré con Al­fa­ni.

Sal­go de allí cre­yen­do que mi mé­di­co es ho­nes­to, que su in­for­ma­ción me pro­te­ge. Lle­go a ca­sa, pa­so un día en un es­ta­do de áni­mo ideal, agra­de­ci­da, ar­mo­nio­sa. Por la no­che, en mi sue­ño, me en­cuen­tro con Al­fa­ni, me mues­tra un ta­ble­ro enor­me con có­di­gos que no iden­ti­fi­co co­mo te­rrí­co­las. Des­pier­to asus­ta­da. Al día si­guien­te sue­ño otra vez. Veo que en mi mano ha caí­do una es­pe­cie de animal, se ha pe­ga­do y no lo pue­do arran­car de mis de­dos; es co­mo una la­gar­ti­ja, vis­co­so, de co­lor ver­de-gris, de as­pec­to ge­la­ti­no­so. In­ten­to sa­cu­dir­lo, pe­ro no cae y en­tien­do que si me lo arran­ca­ra per­de­ría los de­dos. Lo gol­peo con­tra la pa­red lo que ha­ce que suel­te un lí­qui­do ver­dus­co.

Des­pier­to as­quea­da, con pá­ni­co. No en­tien­do de qué se tra­ta.

Lue­go re­fle­xiono y com­pren­do que se tra­ta de un se­llo, co­mo un guan­te o adi­ta­men­to con el que me han mar­ca­do. No es­toy a gus­to. Sin em­bar­go, no me pue­do opo­ner.

¿A quién de­bo lla­mar, con quién de­bo ha­blar? Mi mé­di­co no me re­ci­be y la mé­dium tam­po­co.

A la si­guien­te no­che, sien­to que no se han ido de mi la­do por­que he vuel­to a sen­tir que me han in­yec­ta­do en la co­lum­na. Lue­go me que­do en un sue­ño pro­fun­do en el que me veo de re­gre­so a la an­ti­gua ca­sa de mi ma­dre; ella no es­tá, pe­ro la per­so­na que le sir­ve me di­ce que no me preo­cu­pe, que en­tre al cuar­to de mi ma­dre y re­po­se; ella no per­mi­ti­rá que na­die me mo­les­te.

Des­pier­to en­fer­ma con un es­pas­mo de co­lon tan fuer­te que no me pue­do po­ner de pie.

Al día si­guien­te, mien­tras duer­mo, me di­cen al­go al oí­do en un len­gua­je que no es te­rrí­co­la, y en mi ca­be­za tengo una pre­sión muy fuer­te, co­mo si es­tu­vie­ra en per­ma­nen­te re­cep­ción de in­for­ma­ción. Es­toy ate­rro­ri­za­da. Lla­mo al mé­di­co pa­ra que me atien­da, y me re­cuer­da que de­bo se­guir to­man­do los gló­bu­los de es­me­ral­da, pe­ro que no quie­re ver­me.

La co­mu­ni­ca­ción es­pe­cial con­ti­núa mien­tras duer­mo, creo ha­ber es­ta­ble­ci­do que no quie­ro acep­tar mi­sión al­gu­na, sin em­bar­go, me si­guen di­cien­do co­sas que es­toy se­gu­ra no per­ci­bo con la ra­zón.

Es­toy im­pac­ta­da, co­mo ida. Con el tiem­po, he de­ja­do de po­ner­me pren­das de co­lor ver­de por­que cuan­do lo ha­go mi cuer­po vi­bra.

In­ten­to nue­va­men­te lla­mar a la mé­dium, pe­ro no me con­tes­ta. Me he le­van­ta­do con do­lor de ca­be­za y no tengo nin­gu­na pis­ta de lo que de­bo ha­cer.

Esa no­che sue­ño que es­toy en una reunión con un ins­truc­tor; me han en­tre­ga­do una bo­la que pa­re­ce un me­lón pe­la­do. La to­mo en mis ma­nos y cuan­do la mi­ro me pa­re­ce un hue­vo gi­gan­te, la de­vuel­vo al ins­truc­tor y sal­go co­rrien­do, pe­ro no pue­do sa­lir, me tie­nen re­te­ni­da en un lu­gar de­sér­ti­co, de are­na ro­ja, es­toy con otras per­so­nas que no veo muy cla­ra­men­te. No hay na­da al­re­de­dor. Mi­ro ha­cia un cos­ta­do y ad­vier­to que hay unas re­jas, un cu­bícu­lo, me acer­co y veo a mi pa­dre. Lo tie­nen ahí con­fi­na­do. En­tien­do que lo han re­te­ni­do pa­ra que no me ayu­de, pa­ra que no in­ter­fie­ra. Des­pier­to exal­ta­da, es­toy ago­ta­da.

Vol­ví a lla­mar al mé­di­co y fi­nal­men­te pa­sa al te­lé­fono. Le pi­do que me ayu­de, que ca­da no­che abu­san de mi ener­gía, es una in­ter­ven­ción sin au­to­ri­za­ción. Ca­da no­che me tras­la­dan a lu­ga­res que nun­ca he co­no­ci­do, es­toy en com­pa­ñía de per­so­nas muy ra­ras. El mé­di­co acep­ta vol­ver a ver­me.

An­tes de ir, lla­mo a la mé­dium y le rue­go que ven­ga, le di­go que tengo ci­ta con el mé­di­co, no quie­ro ir sin pre­pa­rar­me. Ella acep­ta, cuan­do nos en­con­tra­mos se da cuen­ta de que mi cuer­po as­tral no ha vuel­to com­ple­ta­men­te a mí y que es­toy es­cin­di­da. Con to­da ra­zón, sien­to co­mo si flo­ta­ra, es­toy en me­dio de dos reali­da­des. Le di­go que vuel­va a traer la ener­gía de quie­nes me han con­tac­ta­do, y cuan­do apa­re­cen les gri­to que no pue­do ayu­dar­les en su mi­sión.

Di­cen que es por el bien de ellos y del pla­ne­ta Tie­rra. Les re­cuer­do que no soy na­die, no tengo po­der al­guno, de­ben ac­ce­der a los je­fes de Es­ta­do, que son quie­nes pue­den cam­biar las re­glas del jue­go de es­te sis­te­ma, que, por fa­vor, me de­jen en paz, es­toy ago­ta­da, po­dría en­fer­mar.

Es­tos se­res pa­re­cen ha­ber com­pren­di­do y acep­tan la pro­pues­ta de de­jar­me en paz. La reunión ter­mi­na con la li­be­ra­ción de mi pa­dre de ese lu­gar don­de lo han en­ce­rra­do.

Lla­mo al día si­guien­te al mé­di­co y le di­go que no iré a ver­le; real­men­te tengo mie­do de ver­le, le di­go que ya he arre­gla­do mi asun­to, me sien­to me­jor y no creo ne­ce­sa­rio ir pa­ra allá.

Pa­san los días, pe­ro los con­tac­tos si­guen, aho­ra sé que en mi sue­ño más pro­fun­do sal­go con ellos a mi­sio­nes que no con­tro­lo. Sé que les he ayu­da­do a sal­var a los pro­pios, pe­ro real­men­te no sé lo que pre­ten­den y no pue­do evi­tar­los.

La co­mu­ni­ca­ción es­pe­cial con­ti­núa mien­tras duer­mo, creo ha­ber es­ta­ble­ci­do que no quie­ro acep­tar mi­sión al­gu­na, sin em­bar­go, me si­guen di­cien­do co­sas que es­toy se­gu­ra no per­ci­bo con la ra­zón”.

‹ Cy­clops Alien› rea­li­za­do por ‹ Ba­war­ner›.

POR PLÁS­TI­CA.

‹COSMIC ANATOMIC›

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.