Hu­mo blan­co pa­ra Ex­pe­dien­tes X

Es­te mes fue el es­treno de la un­dé­ci­ma tem­po­ra­da de la se­rie di­ri­gi­da por Ch­ris Car­ter, que lle­gó car­ga­da de más teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que in­ten­ta­rán des­cu­brir Mul­der y Scully.

Latitud - - News - Por Ju­lio La­ra Be­ja­rano*

Dos he­chos cla­ve pa­ra re­gis­trar en un ex­pe­dien­te cla­si­fi­ca­do tu­vie­ron lu­gar en di­ciem­bre. Pri­me­ro, el Pen­tá­gono ex­pu­so la exis­ten­cia de un mi­llo­na­rio pro­gra­ma se­cre­to en­car­ga­do de in­ves­ti­gar avis­ta­mien­tos de Ob­je­tos Vo­la­do­res No Iden­ti­fi­ca­dos (OVNI). Se­gui­da­men­te, el co­man­dan­te Da­vid Fra­vor, ex pi­lo­to de la Ar­ma­da de los Es­ta­dos Uni­dos, re­co­no­ció su en­cuen­tro con uno de ellos, ma­ni­fes­tan­do en una en­tre­vis­ta con ABC News que « eso no era de es­te mun­do » . Aho­ra, no bien en­tra­do el año, jus­to en pleno due­lo egó­la­tra–nu­clear en­tre Do­nald Trump y Kim Jong– un, Ch­ris Car­ter, guio­nis­ta, pro­duc­tor y di­rec­tor, po­ne otro de­do en la lla­ga ‹ cons­pi­ra­noi­ca› con un mo­nó­lo­go in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Wi­lliam B. Da­vis en su le­gen­da­rio pa­pel de ‹ El fu­ma­dor› du­ran­te el pri­mer epi­so­dio de la re­cién es­tre­na­da tem­po­ra­da de los Ex­pe­dien­tes X ( X Files, 1993–2018). El ta­piz es un co­lla­ge de imá­ge­nes de ar­chi­vo y dra­ma­ti­za­das que in­clu­yen a Geor­ge W. Bush, al pro­pio Trump y a otros man­da­ta­rios mun­dia­les, a prue­bas ató­mi­cas, gue­rras y re­vuel­tas po­pu­la­res y, no po­día fal­tar, el alu­ni­za­je, que –co­mo ca­be es­pe­rar, se­gún el show– for­ma par­te de un en­ga­ño or­ques­ta­do por el go­bierno nor­te­ame­ri­cano pa­ra in­cli­nar a su fa­vor la ba­lan­za del po­der du­ran­te la Gue­rra fría. Lo cier­to es que Mul­der y Scully vuel­ven al rue­do y por un­dé­ci­mo ci­clo de mi­sio­nes in­tré­pi­das en la pan­ta­lla chi­ca, el fin del mun­do, co­mo lo co­no­ce­mos, es­tá cer­ca.

LA VER­DAD ES­TÁ AHÍ AFUE­RA

Del glo­rio­so 1993 en que pre­sen­cia­mos la con­jun­ción de dos es­tre­llas na­cien­tes en la li­mi­ta­da pa­rri­lla te­le­vi­si­va na­cio­nal, nos acor­da­mos los fa­ná­ti­cos. Gi­llian An­der­son y Da­vid Du­chovny co­men­za­ban a en­car­nar los cé­le­bres pa­pe­les que, pe­se a sus de­no­da­dos in­ten­tos por gi­rar la tuer­ca, con­ti­núan re­cla­mán­do­los. De la pri­me­ra só­lo te­nía­mos no­ti­cia por un epi­so­dio del se­ria­do Cla­se del 96 ( Class of ’96, 1993). Del segundo, pe­que­ños pa­pe­les en te­le­vi­sión y ci­ne con Pi­cos ge­me­los ( Twin Peaks, 1991), la comedia Beet­ho­ven (1992), el dra­ma bio­grá­fi­co Cha­plin (1992), el th­ri­ller Ka­li­for­nia (1993) y el dra­ma eró­ti­co Cuan­do lla­ma el de­seo ( Red shoe dia­ries, 1992) di­ri­gi­do por el fa­lle­ci­do Zal­man King. Pe­ro fue Car­ter, pe­rio­dis­ta de pro­fe­sión y guio­nis­ta de Dis­ney, quien apa­re­jó el cas­ting per­fec­to. Wi­lliam Fox Mul­der y Da­na Katherine Scully, un cre­yen­te y una es­cép­ti­ca, am­bos agen­tes del FBI asig­na­dos al área con peor repu­tación en el bu­ró, se­rían la in­sig­nia de Ten Thir­teen Pro­duc­tions, em­pre­sa del crea­dor, es­cri­tor y pro­duc­tor eje­cu­ti­vo del se­ria­do, di­rec­tor ade­más de di­ver­sos ca­pí­tu­los y de una de las dos películas que cons­ti­tu­yen su uni­ver­so ex­pan­di­do. No obs­tan­te, sen­dos pro­yec­tos pa­ra­le­los no co­rre­rían con idén­ti­ca suer­te. Mi­llen­nium (1996) y Los pis­to­le­ros so­li­ta­rios ( The lo­ne gun­men, 2001), es­te úl­ti­mo spin-off o de­ri­va­do del show, com­pro­ba­rían que su ma­gia no es­ta­ba ‹ahí afue­ra›, y se­rían can­ce­la­dos tras breves pe­río­dos. Lo mis­mo ocu­rri­ría, pe­se a los elo­gios de la crí­ti­ca, con Harsh Realm (1999), don­de un gru­po de sol­da­dos libra una gue­rra

en te­rri­to­rios de la reali­dad vir­tual. Sin em­bar­go, aque­llo le­jos de des­ani­mar a su crea­dor, le mo­ti­vó a in­tro­du­cir­se en el mun­do de los vi­deo­jue­gos, nue­va­men­te con su jo­ya de la co­ro­na. De es­te mo­do, ‹Los ex­pe­dien­tes X: Re­sis­tir o ser­vir› (2004), jue­go de aven­tu­ra y ho­rror lan­za­do pa­ra la pla­ta­for­ma Plays­ta­tion 2, trans­cu­rre en­tre zom­bis y bru­je­rías, co­mo una mi­sión más de sus pro­ta­go­nis­tas, pe­ro al ví­vi­do al­can­ce de los ga­mers que osa­ban dispu­tar­la. Pos­te­rior­men­te, el lar­go­me­tra­je te­le­vi­si­vo The af­ter (2014), es­cri­to y di­ri­gi­do por Car­ter, gi­ra­ría en torno a ocho ex­tra­ños arro­ja­dos por fuer­zas mis­te­rio­sas y dis­pues­tos a so­bre­vi­vir en un mun­do vio­len­to que desafía to­da ex­pli­ca­ción. Acu­mu­lan­do aplau­sos de crí­ti­ca y au­dien­cia, ello su­pu­so el preám­bu­lo a la dé­ci­ma tem­po­ra­da, en 2016, de su pro­duc­to más exi­to­so. Na­da mal pa­ra un fa­ná­ti­co de Kol­chak: The night stal­ker (1974), pro­gra­ma so­bre un reportero tes­ti­go de even­tos ex­tra­or­di­na­rios, que con só­lo 20 ca­pí­tu­los con­quis­ta­ría la ins­pi­ra­ción del fu­tu­ro crea­ti­vo ca­li­for­niano.

LA FÓR­MU­LA MITOLÓGICA

Éra­se una vez, en una ga­la­xia muy le­ja­na, que vein­ti­cin­co epi­so­dios po­dían con­for­mar la so­la tem­po­ra­da de un se­ria­do en TV. Hoy, cuan­do diez, tre­ce a lo su­mo, pa­re­cen de­ma­sia­dos pa­ra los adic­tos al ca­ble o al vi­deo en de­man­da, pa­re­ce­mos ol­vi­dar el enor­me tra­ba­jo de un show­run­ner o pro­duc­tor eje­cu­ti­vo por aque­llos días, in­ten­tan­do con­ser­var la in­te­gri­dad del re­la­to, la cohe­ren­cia de los acon­te­ci­mien­tos y la au­ten­ti­ci­dad de sus per­so­na­jes. Así de­bió ser pa­ra los Ex­pe­dien­tes X, má­xi­me al con­du­cir dos lí­neas ar­gu­men­ta­les bá­si­cas bien de­li­mi­ta­das. Por un la­do, ca­pí­tu­los in­de­pen­dien­tes que po­nían de ma­ni­fies­to el mun­do de lo pa­ra­nor­mal (monstruos, fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles, crip­to­zoo­lo­gía, etc.), y por el otro la me­ticu­losa pro­lon­ga­ción de una mi­to­lo­gía so­bre la vi­da ex­tra­te­rres­tre y su li­ga­du­ra con una cons­pi­ra­ción glo­bal aus­pi­cia­da por hom­bres que al mar­gen del po­der le­gí­ti­mo y de­mo­crá­ti­co pac­ta­ron un apo­ca­lip­sis vi­ral con el ob­je­to de co­lo­ni­zar y re­po­blar el pla­ne­ta.

Vis­to así, re­sul­ta en ex­tre­mo fá­cil re­su­mir 217 ca­pí­tu­los que, a la fe­cha, han me­re­ci­do 5 Glo­bos de Oro, 16 Pre­mios Emmy, 2 del Sin­di­ca­to de Ac­to­res (SAG), 2 de la So­cie­dad Nor­te­ame­ri­ca­na de Di­rec­to­res de Fo­to­gra­fía (ASC) y 2 del Sin­di­ca­to de Di­rec­to­res de Ar­te (ADG), en­tre otras múl­ti­ples no­mi­na­cio­nes que por sí so­las evi­den­cian la na­tu­ra­le­za es­té­ti­ca, na­rra­ti­va y dra­ma­túr­gi­ca del pro­gra­ma. ‹Muerto vi­vo›, ‹La­drón›, ‹Ti­ra­dor en pri­me­ra per­so­na›, ‹Dos pa­dres/un hi­jo›, ‹El

Pro­me­teo pos­mo­derno›, ‹Kill Switch›, ‹Me­men­to Mo­ri›, ‹Tem­pus fu­git›, ‹Gro­tes­que›, ‹Ni­sei›, ‹El des­can­so fi­nal de Cly­de Bruck­man›, ‹Dua­ne Barry›, ‹Pa­cien­te X› y ‹Me­mo­rias de un fu­ma­dor›, son al­gu­nos de los tí­tu­los que pa­sa­ron a in­te­grar la cul­tu­ra po­pu­lar des­de su pri­me­ra emi­sión al ai­re, sin con­tar las in­con­ta­bles re­pe­ti­cio­nes y vis­tas en strea­ming, lí­ci­tas e ilí­ci­tas, co­mo en cuan­to a des­car­gas des­de la red.

LA CHI­ME­NEA HU­MA­NA Y MÁS ARQUETIPOS

Wal­ter Skin­ner, el vi­gi­lan­te que se hi­zo cóm­pli­ce; Alex Kry­cek, el trai­dor e ins­ti­ga­dor a con­ve­nien­cia; Jef­frey Spen­der, el ca­mi­nan­te cie­go que ve la luz de re­pen­te; y Frohi­ke, Byers y Langly, el trío fiel e in­se­pa­ra­ble de Geeks en pie de ata­que per­ma­nen­te, son al­gu­nos de los per­fi­les inol­vi­da­bles co­crea­dos por el re­par­to. Jun­to a ellos, John Dog­gett y Mó­ni­ca Reyes, Gar­gan­ta pro­fun­da, el Se­ñor X, Dia­na Fow­ley, Ma­ri­ta Co­va­rru­bias, el di­rec­tor Kersh, Brad Foll­mer, Gib­son Prai­se, Billy Mi­les y, re­cien­te­men­te, los agen­tes Eins­tein y Mi­ller, ha­cen le­yen­da. Pe­ro nin­guno co­mo ‹El fu­ma­dor› (o C.S.M., por Ci­ga­ret­te Smo­king Man, en in­glés).

Ca­rac­te­ri­za­do por el ca­na­dien­se Wi­lliam Bru­ce Da­vis, ex pro­fe­sor de ac­tua­ción en la Uni­ver­si­dad de Bis­hop y fun­da­dor del Cen­tro Wi­lliam Da­vis de Ac­tua­ción pa­ra Jóvenes Es­tu­dian­tes, en Van­cou­ver, su nom­bre real en la se­rie: Carl Ger­hard Busch Spen­der, de­mo­ró en ser ex­pues­to a la fa­na­ti­ca­da. An­tes, des­de el pu­ro pi­lo­to, fui­mos cons­cien­tes de su po­der y ni­vel de in­fluen­cia, de có­mo in­te­gró y mo­vió los hi­los del ‹Sin­di­ca­to› jun­to a un gru­po de cons­pi­ra­do­res anó­ni­mos a la opi­nión pú­bli­ca; de có­mo al­te­ró, in­clu­so, el de­ve­nir de la his­to­ria al si­tuar­se de­trás del ase­si­na­to de Mar­tin Lut­her King y John F. Ken­nedy, de la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na, del as­cen­so de Sa­dam Hu­sein y la caída de la Unión So­vié­ti­ca. Ello sin con­tar con el ocul­ta­mien­to de un ac­ci­den­te Ovni y el ho­mi­ci­dio de un alie­ní­ge­na su­per­vi­vien­te. To­do un per­so­na­je. Hé­roe, se­gún lo de­fi­ne el pro­pio in­tér­pre­te, y amado anti–hé­roe por quie­nes con­tem­pla­mos aquel bre­via­rio de su vi­da en Me­mo­rias de un fu­ma­dor, cuan­do an­he­lan­do el re­ti­ro pa­ra de­di­car­se a es­cri­bir no­ve­las de cien­cia ficción ( y de­jan­do el vi­cio, de pa­so), re­gre­sa de­rro­ta­do a su reino de som­bras.

NO CONFÍES EN NA­DIE

«He si­do tes­ti­go de la his­to­ria, en su ma­yo­ría vio­len­ta, una abo­mi­na­ción», de­cla­ra el fu­ma­dor. «¿Hay vi­da allí afue­ra?, ¡San­to cie­lo!, al du­dar no só­lo fa­lla la ima­gi­na­ción, sino tam­bién la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer los lí­mi­tes de nues­tra es­tu­pi­dez, el ori­gen de nues­tra cien­cia, el ru­di­men­to de nues­tras he­rra­mien­tas…», con­ti­núa su so­li­lo­quio en el arran­que de la un­dé­ci­ma tem­po­ra­da del se­ria­do. Tras seis con­tro­ver­ti­dos ca­pí­tu­los pre­vios ( ha­ce dos años), diez nue­vos se alis­tan pa­ra re­to­mar el le­ga­do de las pri­me­ras nue­ve ma­cro es­truc­tu­ras que se des­pi­die­ron de la te­le­au­dien­cia en 2002. Por aquel en­ton­ces, en lo que creí­mos su fi­nal de­fi­ni­ti­vo, un vehe­men­te C.G.B. Spen­der se lle­va­ba el ci­ga­rro ha­cia un ori­fi­cio prac­ti­ca­do en la gar­gan­ta pa­ra afir­mar que su re­la­to asus­tó a ca­da pre­si­den­te des­de Tru­man en el 47 y que diez si­glos atrás los Ma­yas te­mían que su ca­len­da­rio se de­tu­vie­ra en la fe­cha exac­ta don­de su his­to­ria co­men­za­ba: di­ciem­bre 22 de 2012.

To­da­vía con­fia­mos en se­guir di­la­tan­do el tiem­po, aun­que ten­ga­mos el mis­mo te­mor: que unos cuan­tos en el po­der ( y a su sombra) de­ten­gan el re­loj mun­dial, co­mo si de en­cen­der y apa­gar una lla­ma se tra­ta­se.

Wi­lliam Fox Mul­der y Da­na Katherine Scully, per­so­na­jes de la se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.