‹Rick & Morty›

Un acer­ca­mien­to a la ani­ma­ción pa­ra adul­tos crea­da por Jus­tin Roi­land y Dan Har­mon.

Latitud - - Portada - Por Fa­bián Buel­vas

En­tre 1969 y 1972, Es­ta­dos Uni­dos lle­vó cinco na­ves y 18 as­tro­nau­tas a la Lu­na. Hay vi­deos, fo­to­gra­fías y ro­cas lu­na­res que lo prue­ban, pe­ro se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da en 1999, el 6% de sus ha­bi­tan­tes –más de 19 mi­llo­nes de per­so­nas– cree que se tra­tó de un frau­de or­ques­ta­do por el go­bierno. La fil­ma­ción del pri­mer alu­ni­za­je se la atri­bu­yen a Stan­ley Ku­brick.

En mar­zo de 2016, los Cen­tros de Con­trol y Prevención de las En­fer­me­da­des se vie­ron obli­ga­dos a emi­tir un co­mu­ni­ca­do des­min­tien­do un in­mi­nen­te apo­ca­lip­sis zom­bi en el país nor­te­ame­ri­cano: «Nues­tra ofi­ci­na no tie­ne cons­tan­cia de nin­gún vi­rus que pue­da re­ani­mar a los muer­tos», ase­gu­ra­ron. A fi­na­les de 2017 se ce­le­bró en Ca­ro­li­na del Nor­te la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de la Tie­rra Pla­na, un even­to que reunió a cen­te­na­res de per­so­nas con­ven­ci­das de que la tie­rra es un dis­co in­fi­ni­to de 9 mil ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad. Ese mis­mo año, un es­tu­dio rea­li­za­do por las uni­ver­si­da­des de Ya­le y Geor­ge Ma­son mos­tró que el 33% de los es­ta­dou­ni­den­ses – pre­si­den­te in­clui­do– creen que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es una men­ti­ra.

Los cien­tí­fi­cos pa­re­cen es­tar per­dien­do la ba­ta­lla con­tra el ejér­ci­to de pre­di­ca­do­res del sen­ti­do co­mún. En­tre las mi­les de ra­zo­nes que ex­pli­can la de­rro­ta, el ci­ne y las series de cien­cia ficción

apa­re­cen ca­da tan­to co­mo un pro­ble­ma. Aun­que cien­tí­fi­cos tan po­pu­la­res co­mo Neil de­gras­se Ty­son vean en el gé­ne­ro una opor­tu­ni­dad pa­ra «crear una vi­sión del fu­tu­ro que sa­be­mos que no que­re­mos, o del que sa­be­mos que que­re­mos», la ava­lan­cha de pro­duc­cio­nes de su­per­hé­roes y sa­gas in­ter­mi­na­bles fun­cio­nan más bien co­mo en­tre­te­ni­mien­to pu­ro.

En me­dio del caos rei­nan­te cau­sa­do por la pos­ver­dad apa­re­ce Rick & Morty ( 2013), una se­rie ani­ma­da que ya va por su ter­ce­ra tem­po­ra­da ( la cuar­ta sal­drá en 2019). El pro­gra­ma na­rra las aven­tu­ras de Rick San­chez, un su­per­ge­nio sep­tua­ge­na­rio que es­con­de den­tro de su ba­ta de cien­tí­fi­co a un ven­de­dor de ar­mas, al­cohó­li­co, an­ti­sis­te­ma, mal pa­dre y peor abue­lo, jun­to a su nie­to Morty Smith, un ni­ño de 14 años, tor­pe, in­ge­nuo, im­pre­sio­na­ble y sin ca­rác­ter, pe­ro que po­co a po­co se las arre­gla pa­ra sor­tear las di­fi­cul­ta­des e in­clu­so sal­var a Rick.

La apa­rien­cia e in­clu­so par­te de la per­so­na­li­dad de Rick y Morty son to­ma­das del doc­tor Em­mett Brown y Marty Mcfly, los pro­ta­go­nis­tas de la tri­lo­gía Back to the Fu­tu­re (1985-1990). Jus­tin Roi­land (Ca­li­for­nia, 1980), uno de los crea­do­res de la se­rie, ya ha­bía lan­za­do en 2006 una es­pe­cie de ver­sión be­ta del pro­gra­ma, The Real Ani­ma­ted Ad­ven­tu­res of Doc and Mhar­ti; las si­mi­li­tu­des fí­si­cas son aún más evi­den­tes, aun­que aca­ba con el es­pí­ri­tu ale­gre y he­roi­co de los pro­ta­go­nis­tas de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. «Ed­ward Nor­ton di­ce en Fight Club ‹sen­tí ga­nas de des­truir al­go her­mo­so›, y eso era pa­ra mí Back to the Fu­tu­re », ex­pli­ca Roi­land.

Las aven­tu­ras de Rick y Morty, en oca­sio­nes acom­pa­ña­dos por otros per­so­na­jes de la se­rie, tie­nen lu­gar en un con­ti­nuo es­pa­cio-tem­po­ral di­fe­ren­te al nues­tro. Gra­cias a una pis­to­la de por­ta­les, pue­den via­jar en se­gun­dos a cual­quier par­te del uni­ver­so, en es­ta reali­dad o en otra. Aquí es don­de el asun­to se complica, pues exis­ten in­fi­ni­tas reali­da­des y, en con­se­cuen­cia, in­fi­ni­tos Rick y Morty. Los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie per­te­ne­cen a la di­men­sión C-137, y cau­san tan­tos es­tra­gos que mu­chos Rick y Morty de otras di­men­sio­nes se han or­ga­ni­za­do pa­ra cap­tu­rar­los.

Lo que lo­gra cohe­sio­nar a los in­fi­ni­tos Rick y Morty con las in­fi­ni­tas reali­da­des, son las re­fe­ren­cias al ci­ne y la te­le­vi­sión, más fre­cuen­tes e im­por­tan­tes que en The Sim­pson (Fox, 1989) por­que mu­chas ve­ces los ca­pí­tu­los de­pen­den de ellas pa­ra su desa­rro­llo. Hay re­fe­ren­cias a series tan di­sí­mi­les en­tre sí co­mo The Twi­light Zo­ne o Po­ké­mon, películas co­mo Ju­ras­sic Park, To­tal Re­call o The Pur­ge, pro­gra­mas co­mo Sa­tur­day Night Li­ve, e in­clu­so a series con­tem­po­rá­neas co­mo Ga­me of Th­ro­nes. Tam­bién hay men­cio­nes a có­mics de Mar­vel, la obra del es­cri­tor Ray Brad­bury, y even­tos co­mo el jui­cio a O. J. Sim­pson. En resumen, el Ame­ri­can way of li­fe.

A pri­me­ra vis­ta pa­re­ce­ría que Rick & Morty es una se­rie ani­ma­da de cien­cia ficción, pe­ro no: se tra­ta de una comedia ne­gra sus­ten­ta­da más en el ho­rror cós­mi­co lo­ve­craf­tiano que en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, con cons­tan­tes re­fe­ren­cias a la cul­tu­ra pop y la ci­ber­cul­tu­ra. Al igual que en la obra de Lo­ve­craft, el uni­ver­so es vio­len­to y gro­tes­co, y los se­res que lo ha­bi­tan son in­sig­ni­fi­can­tes. An­te ese pa­no­ra­ma, lo úni­co que res­ta es so­bre­vi­vir, pe­ro mien­tras que los per­so­na­jes lo­ve­craf­tia­nos son de­vo­ra­dos o en­lo­que­ci­dos por las cria­tu­ras del es­pa­cio, o en el me­jor de los ca­sos son im­po­ten­tes es­cri­ba­nos del ho­rror que han vis­to, Rick San­chez usa su inteligencia pu­ra, ca­ren­te de con­si­de­ra­cio­nes éti­cas, pa­ra vol­tear el uni­ver­so a su fa­vor.

El ca­non de las series de cien­cia ficción es ha­cer creí­ble una his­to­ria usan­do ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos, en una mez­cla que sue­le in­cluir teo­rías ac­tua­les y es­pe­cu­la­cio­nes fu­tu­ro­ló­gi­cas. The X-files (Fox, 1993-2002) y Lost (ABC, 2004-2010) son al­gu­nas de las úl­ti­mas series que si­guie­ron un men­cio­na­do ca­non que no hay en Rick & Morty: Rick no es un cien­tí­fi­co, pues la cien­cia se fun­da­men­ta en un de­li­ca­do equi­li­brio en­tre co­no­cer el fun­cio­na­mien­to de las co­sas y sa­ber el sen­ti­do de aque­llo que co­no­ce­mos, al­go que tie­ne que ver más con la éti­ca que con la ca­pa­ci­dad de in­ven­tar al­go. Co­mo Rick ni si­quie­ra es un buen ti­po, la cien­cia es una he­rra­mien­ta pa­ra exa­cer­bar su va­ni­dad y te­ner en oca­sio­nes al­gu­nos ges­tos de ter­nu­ra con su nie­to.

Nin­gu­na se­rie, por su­pues­to, tie­ne la obli­ga­ción de edu­car al es­pec­ta­dor. Lo in­tere­san­te de Rick & Morty es el uso per­so­nal que ha­ce Rick con sus ‹co­sas de cien­cia›, co­mo las lla­ma, en un mo­men­to his­tó­ri­co en el que el des­cré­di­to cien­tí­fi­co ha ca­la­do has­ta en je­fes de es­ta­do. Co­mo la se­rie ha­ce sal­tar por los aires los con­ven­cio­na­lis­mos del gé­ne­ro, ope­ra me­jor co­mo comedia. ¿Y de qué se ríe Rick & Morty? De los Es­ta­dos Uni­dos, de prác­ti­ca­men­te to­da la cul­tu­ra de ma­sas que ha cons­trui­do en los úl­ti­mos 50 años.

En Phoe­nix, Ari­zo­na, es­tá ubi­ca­da la First Uni­ted Church of Ct­hul­hu, una igle­sia en la que sus fie­les ado­ran a es­ta dei­dad gi­gan­te, ver­de y vis­co­sa, con ca­be­za de pul­po. No hay in­for­ma­ción so­bre el nú­me­ro de miem­bros y la co­sa pa­re­ce ser más bien un jue­go de fa­ná­ti­cos de la obra de H. P. Lo­ve­craft. Sin em­bar­go, en You­tu­be hay bas­tan­tes vi­deos de afi­cio­na­dos que dan por cier­ta la exis­ten­cia del mons­truo. A pe­sar de que es fá­cil ras­trear la ver­dad del asun­to, mu­cha gen­te pre­fie­re creer, ig­no­ran­do cual­quier da­to que los cues­tio­ne.

En la se­cuen­cia in­tro­duc­to­ria de Rick & Morty, los pro­ta­go­nis­tas apa­re­cen en una na­ve es­pa­cial car­gan­do a un be­bé Ct­hul­hu, mien­tras son per­se­gui­dos por la fu­rio­sa ma­dre. Ha­brá quien crea que eso no es un chis­te, sino un da­to.

Ima­gen del epi­so­dio ‹Los Ricks de­ben es­tar lo­cos› de la se­gun­da tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.