La fies­ta del pen­sa­mien­to

Re­pro­du­ci­mos es­te tex­to pu­bli­ca­do en El Es­pec­ta­dor, con la au­to­ri­za­ción del au­tor, so­bre el even­to rea­li­za­do en el mu­ni­ci­pio de Bolívar.

Latitud - - Portada - Por Ju­lio Ola­ci­re­gui

Ala sa­li­da de San Ja­cin­to, Bolívar, en La Va­rian­te, el ho­te­le­ro, en ca­mi­si­lla y ber­mu­das, nos ci­ta a He­sío­do, Los tra­ba­jos y los días, y nos ha­bla so­bre el no­ble ofi­cio de la agri­cul­tu­ra, so­bre lo her­mo­so que es plan­tar unas se­mi­llas y ob­ser­var có­mo van bro­tan­do las plan­tas de la tie­rra.

Es­te via­je a San Ja­cin­to pa­ra asis­tir a la de­ci­mo­se­gun­da ‹Fies­ta del Pen­sa­mien­to› (5 - 7 de enero) me ha he­cho re­ver­de­cer y me in­ci­ta a es­cri­bir es­ta cró­ni­ca.

Ha­bía­mos vis­to ya al se­ñor Lo­ra, el ho­te­le­ro, en la se­de del Club de Leo­nes, don­de se lle­va­ba a ca­bo la fies­ta, car­gan­do dos pa­li­tos de ca­cao. Des­pués su­pi­mos que eran un re­ga­lo pa­ra el poe­ta Fe­de­ri­co San­to­do­min­go, quien lle­gó de Ba­rran­qui­lla pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­mo li­bro, He­re­je.

El fi­ló­so­fo san­ja­cin­te­ro Nu­mas Ar­man­do Gil Oli­ve­ra, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, en­ca­be­zó una gran de­le­ga­ción de ‹cu­rram­be­ros›, en­tre ellos el ar­qui­tec­to Car­los Bell Le­mus y las es­cri­to­ras y pro­fe­so­ras Adria­na Ro­sas Consuegra, Sa­ra Mar­tí­nez, Ma­ría Ca­ro­li­na Guz­mán y Da­ya­na de la Ro­sa Car­bo­nell, pa­ra que asis­tie­ran a es­ta fies­ta en la tie­rra de la ha­ma­ca gran­de, don­de se desa­yu­na con yuca, ña­me, sue­ro, ajon­jo­lí y ca­fé or­gá­ni­co cul­ti­va­do en los al­re­de­do­res del Ce­rro de Ma­co.

El lo­go de es­te en­cuen­tro anual en el co­ra­zón de los Mon­tes de Ma­ría es una si­lue­ta del cé­le­bre pen­sa­dor de Rodin lu­cien­do un ‹som­bre­ro vuel­tiao›.

Ese 5 de enero, al lle­gar, el cie­lo es­ta­ba en­ca­po­ta­do y las pe­sa­das nu­bes gri­ses no tar­da­ron en des­ba­ra­tar­se, mo­jan­do la tie­rra. Se ha­bló en­ton­ces de las ca­ba­ñue­las, un con­cep­to cam­pe­sino pa­ra pre­ver có­mo se­rá la me­teo­ro­lo­gía de los pró­xi­mos me­ses.

En el himno san­ja­cin­te­ro se oyen las gai­tas, no po­día ser de otra ma­ne­ra en es­ta tie­rra mu­si­cal en la que vi­ven 30.000 per­so­nas, cu­na de los cé­le­bres Gai­te­ros, el con­jun­to for­ma­do por To­ño Fernández, y de gran­des com­po­si­to­res co­mo Andrés Lan­de­ro y Adol­fo Pa­che­co.

«Yo soy Lan­de­ris­ta, pe­ro no me ha­gas pe­lear con mis ami­gos va­lle­na­tos. Quie­ro mu­cho la cum­bia y más la de Lan­de­ro; él era mi ami­go», le con­fe­só Ga­briel Gar­cía Márquez en 2006 a Gil Oli­ve­ra. Es­tu­vi­mos re­cor­dan­do esas fra­ses du­ran­te los tres días de la pa­rran­da in­te­lec­tual que es­te año se hi­zo en ho­me­na­je a Andrés Lan­de­ro (1932-2000), el ju­glar que ha he­cho co­no­cer la cum­bia co­lom­bia­na, to­ca­da con acor­deón, des­de Mé­xi­co a Ar­gen­ti­na. Y tam­bién en Eu­ro­pa.

«Era un ser ma­ra­vi­llo­so, due­ño de sí mis­mo y de su es­tir­pe mon­ta­ñe­ra. Una vez le di­je a Lan­de­ro: Com­pa, ya us­ted no de­be co­ger el ma­che­te pa­ra lim­piar la ro­za, por­que sus de­dos se le pue­den en­du­re­cer pa­ra to­car el acor­deón. Us­ted tie­ne que te­ner los de­dos flo­jos. Y de una sal­tó Jo­sé Do­min­go Rodríguez, el rec­tor del Ins­ti­tu­to Rodríguez, ri­pos­tan­do en for­ma en­fa­da­da: No se­ñor, tie­ne que se­guir la­bran­do el cam­po y hur­gan­do la tie­rra, por­que el fol­clor es del cam­po y es lo que el pue­blo sa­be sin que na­die se lo ha­ya en­se­ña­do; él es nues­tro re­pre­sen­tan­te mon­ta­ñe­ro en el mun­do», cuen­ta Adol­fo Pa­che­co en el li­bro Andrés Lan­de­ro, el cla­rín de la mon­ta­ña, el to­mo tres de la en­ci­clo­pe­dia mu­si­cal de los Mon­tes de Ma­ría la Al­ta, del pro­fe­sor Gil Oli­ve­ra.

El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor san­ja­cin­te­ro Juan Car­los Díaz pre­sen­tó su do­cu­men­tal

Lan­de­ro: la tie­rra que can­ta. Di­jo que su de­seo de rea­li­zar es­te fil­me so­bre el au­tor de La pa­va con­go­na sur­gió cuan­do des­cu­brió en in­ter­net que el mú­si­co in­glés Joe Strum­mer, lí­der de la ban­da The Class, ado­ra­ba la mú­si­ca de Lan­de­ro.

El jo­ven rea­li­za­dor Giu­liano Ca­va­lli, fun­da­dor del Fes­ti­val de Ci­ne de Ba­rran­qui­lla, lle­gó tam­bién a San Ja­cin­to, en com­pa­ñía de otro ci­neas­ta, Jor­ge Ma­rio Suá­rez, pa­ra pre­sen­tar avan­ces de su pe­lí­cu­la so­bre Lan­de­ro, Un rey con su pue­blo, en la que es­tán tra­ba­jan­do des­de ha­ce cin­co años.

Mu­chos an­cia­nos di­cen en el pue­blo que los jó­ve­nes ya no quie­ren cul­ti­var la tie­rra y pre­fie­ren las mo­to­ci­cle­tas a los bu­rros y ca­ba­llos, pe­ro lo cier­to es que en la mú­si­ca el lla­ma­do re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal si es­tá ase­gu­ra­do, co­mo lo de­mos­tró la pre­sen­cia de Jey­son Lan­de­ro, quien to­ca el acor­deón con la maes­tría de su abue­lo.

‹La fies­ta del pen­sa­mien­to›, que en 2012 rin­dió ho­me­na­je al fí­si­co san­ja­cin­te­ro Re­gino Mar­tí­nez-cha­vans, es un co­lo­quio sui ge­ne­ris, in­ter­dis­ci­pli­na­rio, por­que en él pue­den es­cu­char­se con­fe­ren­cias so­bre cien­cia, fi­lo­so­fía, edu­ca­ción, li­te­ra­tu­ra, me­di­ci­na, an­tro­po­lo­gía, ar­qui­tec­tu­ra y por su­pues­to mú­si­ca.

Apren­di­mos mu­cho so­bre el com­po­si­tor Fran­cis­co ‹Pa­cho› Ra­da, aso­cia­do con la le­yen­da de Fran­cis­co el hom­bre, así co­mo tam­bién so­bre la mú­si­ca del Ba­jo Mag­da­le­na, en una ex­po­si­ción de Álvaro Ro­jano Oso­rio.

El li­cen­cia­do en Cien­cias So­cia­les, Jai­ro Soto Her­nán­dez, pre­sen­tó su li­bro Los dia­blos dan­zan­tes de Va­lle­du­par.

Las char­las se pro­lon­ga­ban en los pre­ti­les de las ca­lles y en la pla­za, don­de los san­ja­cin­te­ros te­jen sus sar­tas de cuen­tos y le sa­can chis­tes a to­do.

El bió­lo­go Luis Soto, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, ha­bló del pe­li­gro que ace­cha al ti­tí ca­be­ci­blan­co, un pri­ma­te cien por cien­to cos­te­ño ame­na­za­do por la de­fo­res­ta­ción de su há­bi­tat, y por su cap­tu­ra pa­ra el co­mer­cio ile­gal, ven­di­dos pa­ra ser­vir de mas­co­tas. Ex­pli­có que en la pro­tec­ción de es­te ani­mal se ha in­vo­lu­cra­do a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

Soto di­jo que ha­bía co­no­ci­do a To­más Vás­quez Arrie­ta, tam­bién fi­ló­so­fo y miem­bro del co­mi­té or­ga­ni­za­dor de ‹La fies­ta del pen­sa­mien­to›, en los pa­si­llos y bos­ques de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Vás­quez Arrie­ta es asi­mis­mo el di­rec­tor de la re­vis­ta Lam­pa­zo –co­mo se lla­ma el pro­ce­so de tin­tu­ra de la hi­la­za pa­ra la fa­bri­ca­ción de las ha­ma­cas– cu­yo nú­me­ro 12 se lan­zó du­ran­te el co­lo­quio.

«Hay que de­cir que es­te mo­men­to his­tó­ri­co de po­sa­cuer­do que em­pe­za­mos a vi­vir los co­lom­bia­nos, es una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cons­truir el país, y en par­ti­cu­lar los vio­len­ta­dos Mon­tes de Ma­ría. Y sin du­da que en es­te an­he­lo la edu­ca­ción y la cul­tu­ra son nues­tro cam­po de lu­cha», es­cri­bió el fi­ló­so­fo en el edi­to­rial de la re­vis­ta.

La gue­rra que azo­tó a los Mon­tes de Ma­ría des­de la dé­ca­da de los 80 has­ta co­mien­zos del nue­vo si­glo es­tá aún muy pre­sen­te en las me­mo­rias. La fi­ló­so­fa De­ya­na de la Ro­sa Car­bo­nell, en el ar­tícu­lo que es­cri­bió so­bre las ar­te­sa­nas de San Ja­cin­to, di­ce que «du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do que gol­peó tan fuer­te a San Ja­cin­to, las ar­te­sa­nas lo­gra­ron que no se des­pla­za­ra su pue­blo y a pe­sar de to­do si­guie­ron te­jien­do».

Yo leí un re­la­to so­bre Leo­nor Ma­lem­ba, la rei­na del pa­len­que Li­món en los Mon­tes de Ma­ría en 1634, y ci­té el tes­ti­mo­nio de uno de los tres ha­bi­tan­tes de di­cho pa­len­que, Fran­cis­co An­go­la, in­te­rro­ga­do en el Cas­ti­llo de Man­ga, en Car­ta­ge­na, an­tes de ser eje­cu­ta­do. «Pre­gun­ta­do si ha es­ta­do en el pa­len­que de los ne­gros ci­ma­rro­nes de El Li­món, y qué tan­to tiem­po ha es­ta­do en él, y en qué se ha ejer­ci­ta­do y si es li­bre o es­cla­vo di­jo que vino mu­cha­cho pe­que­ño de An­go­la en la ar­ma­zón de ne­gros que tra­jo a Car­ta­ge­na el ca­pi­tán An­to­nio Cu­ti­ño, y es­tan­do en es­ta ciu­dad, Juan An­go­la, un com­pa­ñe­ro su­yo, le di­jo que los blan­cos los traían en­ga­ña­dos. Y mos­trán­do­le el sol le di­jo que aquel sol ve­nía de Guinea, –ahí es­tá el ca­mino, vá­mo­nos–. Y Juan y Fran­cis­co se fue­ron por el mon­te. Y es­tu­vie­ron en él al­gún tiem­po, que no sa­be qué tan­to tiem­po se­ría, más de que pa­só una lu­na. Y lue­go ca­mi­nan­do fue­ron a dar al pa­len­que Li­món… don­de ha es­ta­do tres años, allí se ejer­ci­ta­ba en ha­cer ro­zas de los ne­gros y en lim­piar­las y en co­ger el maíz... has­ta que fue­ron los blan­cos y lo pren­die­ron».

Ca­lle de San Ja­cin­to, Bolívar, mu­ni­ci­pio en el que se reali­zó el even­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.