Nancy Ca­bre­ra y su dul­ce vi­sión em­pre­sa­rial

y su dul­ce vi­sión em­pre­sa­rial

Mas Negocios - - NEWS - DA­NIE­LA CAS­TI­LLO C. @Dan­nieks­ti­llo

Una neo­yor­ki­na que cre­ció en Ba­rran­qui­lla con la idea clara de con­ver­tir­se en chef. Así se de­fi­ne Nancy Ca­bre­ra, la re­co­no­ci­da em­pre­sa­ria de gas­tro­no­mía en la ciu­dad que hoy su­ma en su por­ta­fo­lio res­tau­ran­tes co­mo La Pa­tro­na, Cu­ca­yo y Nancy Ca­bre­ra Res­tau­ran­te y Re­pos­te­ría, a los que no so­la­men­te ge­ren­cia, sino que di­se­ña ca­da pla­ti­llo que los con­su­mi­do­res de­gus­tan. “Des­de que es­ta­ba en el co­le­gio le di­je a mis pa­dres lo que que­ría ser, en esa épo­ca no era muy co­mún que las per­so­nas es­tu­dia­ran gas­tro­no­mía, pe­ro me fui con­tra la co­rrien­te y lo lo­gré”, ase­gu­ró Ca­bre­ra, quien re­cor­dó co­mo pri­me­ra ex­pe­rien­cia ante un pú­bli­co la pre­pa­ra­ción “de un pu­ré de pa­pas que ter­mi­nó en el te­cho de mi ca­sa”. Tiem­po des­pués em­pe­zó a apos­tar­le a la re­pos­te­ría a tra­vés de los brow­nies, “los cua­les eran to­do un éxi­to”. “Des­de pe­que­ña te­nía esa in­cli­na­ción de lo dul­ce y lo sa­la­do”, aña­dió. En vis­ta de que era tal su pa­sión por al ar­te cu­li­na­rio, se fue a la ciu­dad de Nue­va York a es­tu­diar co­ci­na y a “ad­qui­rir ex­pe­rien­cia” en es­ta área. En

Dios es el primero en mi vi­da, es quien me ayu­da, mi mo­tor, mi ga­so­li­na, ca­da día lo en­co­mien­do a Él” .

ese agi­ta­do rit­mo de vi­da, en­tre el es­tu­dio, la co­ci­na y la prác­ti­ca, pa­sa­ron 30 años lle­nos de sa­cri­fi­cios y de re­com­pen­sas. Des­de que ini­ció su ca­rre­ra en Es­ta­dos Unidos, es­ta chef de­ci­dió que no so­lo que­ría ha­cer de la co­ci­na una pro­fe­sión sino un es­ti­lo de vi­da del cual pu­die­se vivir.

En los ca­si 30 años que tie­ne Nancy co­mo pro­fe­sio­nal, ha re­co­rri­do por los me­jo­res res­tau­ran­tes de Nue­va York y el mun­do, ha co­ci­na­do pa­ra gran­des ce­le­bri­da­des y per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas.

La em­pre­sa­ria re­sal­ta que en una de sus vi­si­tas fa­mi­lia­res a Ba­rran­qui­lla, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción em­pe­za­ron a in­da­gar por ella y por su tra­ba­jo. Ca­bre­ra cuen­ta que fue así co­mo se fue “acos­tum­bran­do al ca­lor de la ciu­dad” y de­ci­dió que­dar­se pa­ra es­ta­ble­cer lo que fue su pri­mer res­tau­ran­te lla­ma­do Naia. En vis­ta de su éxi­to, ini­ció su apues­ta por lo que aho­ra son ca­de­nas de co­mi­da co­mo We­pa, Sal­va­tor’s Piz­za, Non­na Ro­sa, Pi­co Ri­co Gour­met, en­tre otros que ya no se en­cuen­tran en su por­ta­fo­lio.

En sus lí­neas de ne­go­cio ha im­pre­so mu­cho de los sa­bo­res que ha pro­ba­do en co­ci­nas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras al­re­de­dor del mun­do. Nancy no so­lor es una de las chefs más re­co­no­ci­das en el país sino en el mun­do. Pron­to par­ti­ci­pa­rá co­mo ju­ra­do in­vi­ta­da del pro­gra­ma Mas­ter Chef de la ca­de­na in­ter­na­cio­nal Dis­co­very Net­works. “To­dos los me­nús son míos, en nin­guno de mis res­tau­ran­tes se ha­cen cam­bios sin mi au­to­ri­za­ción, to­dos los pla­tos son el re­sul­ta­do de la ex­pe­rien­cia y el es­tu­dio, así que pro­cu­ro en­tre­gar siem­pre lo mejor”, afir­mó es­ta ba­rran­qui­lle­ra por adop­ción.

La em­pre­sa­ria ase­gu­ra que par­te de su éxi­to co­mo pro­fe­sio­nal y en to­do lo que em­pre­de se ori­gi­na en una fra­se que siem­pre ha te­ni­do su pa­dre, de­ba­jo del vi­drio de su es­cri­to­rio: “Soy fir­me cre­yen­te de la suer­te por­que en­tre más tra­ba­jo, me doy cuen­ta que más suer­te ten­go”.

LA CLA­VE DEL ÉXI­TO. Es­ta em­pren­de­do­ra ase­gu­ra la ba­se de to­dos sus ne­go­cios es­tá en su creen­cia re­li­gio­sa y ade­más men­cio­nó que el se­gun­do pa­so pa­ra to­do em­pre­sa­rio es la pa­sión que le im­pri­ma, es­pe­cial­men­te, en un sec­tor que re­quie­re de crea­ti­vi­dad cons­tan­te.

Cor­te­sía: Nancy Ca­bre­ra/ Emi­lio Yi­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.