El cre­ci­mien­to de La Vian­da es­tá en su co­ci­na

Mas Negocios - - ASÍ EMPECÉ -

Ri­car­do Na­va­rro Ro­drí­guez, ge­ren­te de Ser­vi­cios de Ali­men­ta­ción La Vian­da S.A., define con la si­guien­te fra­se la fór­mu­la del cre­ci­mien­to de su idea de ne­go­cio que ya tie­ne 34 años en el mercado: “El di­ne­ro es­tá en la ca­lle y hay que bus­car­lo; tra­ba­jar­lo con or­ga­ni­za­ción y ho­nes­ti­dad”.

Des­de el me­dio­día del 17 de no­viem­bre de 1980, cuan­do em­pe­zó a ven­der 50 al­muer­zos a do­mi­ci­lios con su es­po­sa Ma­ría del So­co­rro Po­la­nía y otra ayu­dan­te en la co­ci­na, la em­pre­sa ha cre­ci­do, in­clu­so por en­ci­ma de las ex­pec­ta­ti­vas de sus pro­pie­ta­rios. “Des­de que sa­lió La Vian­da ha te­ni­do un cre­ci­mien­to bár­ba­ro. El ne­go­cio siem­pre ha ido an­tes que no­so­tros”, ad­mi­te Na­va­rro.

En­tre 1980 y 1987, La Vian­da pa­só a ven­der de 60 a 200 do­mi­ci­lios dia­rios. En­tre 1989 y 1991 las ven­tas pa­sa­ron de 500 a 2.000 dia­rias, to­do un ré­cord que se cuen­ta aún con sor­pre­sa en la em­pre­sa.

Aquel día, Na­va­rro com­pró el ne­go­cio por $20.000 a Glo­ria Ál­va­rez y su es­po­so Ós­car Aral­di; ade­lan­tó $10.000 por la ma­te­ria pri­ma y al­gu­nos uten­si­lios del ne­go­cio que es­ta­ba en una ca­sa arren­da­da en la ca­lle 74 con 47.

Aral­di, de Ar­gen­ti­na, ha­bía bau­ti­za­do el ne­go­cio co­mo La Vian­da ,y Na­va­rro ha­bía he­cho cuen­tas pa­ra en­trar en la ven­ta de al­muer­zos, des­pués de ad­mi­nis­trar la em­pre­sa Yi­dis, com­par­tir so­cie­dad de una heladería con su es­po­sa y dos cu­ña­das.

La fa­mi­lia de Ma­ría Po­la­nía es del Hui­la y se es­ta­ble­ció en Ba­rran­qui­lla, don­de evo­ca que cre­ció vien­do ta­ma­les. “Aho­ra ha­go pas­te­les”, di­ce Po­la­nía, hoy di­rec­to­ra de

co­ci­na ex­pe­ri­men­tal de la com­pa­ñía. Es­ta sec­ción se en­car­ga de ela­bo­rar los me­nú pa­ra sus clien­tes en el país.

La Vian­da en­fren­tó la cri­sis de ser­vi­cios pú­bli­cos en los años 80 con so­lu­cio­nes co­mo ins­ta­lar tan­ques de agua pa­ra co­ci­nar. En 1989 pa­só de la ca­lle 74 a la se­de de la 82 con ca­rre­ra 52, don­de for­ta­le­ció la lí­nea de ser­vi­cios de ca­si­nos sa­té­li­te.

Así se lla­man las ven­tas a em­pre­sas que tie­nen co­me­dor, pe­ro los ali­men­tos se pre­pa­ran en co­ci­nas al­ter­nas. La cri­sis de los 90 pu­so a la com­pa­ñía an­te “la ho­ra Ga­vi­ria”, los ra­cio­na­mien­tos eléc­tri­cos, los pri­me­ros efec­tos de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y un des­em­pleo de 62%.

La Vian­da su­peró esa dé­ca­da en su ter­ce­ra se­de, don­de es­tá la plan­ta prin­ci­pal. La ex­pan­sión del ne­go­cio per­mi­tió crear una nue­va em­pre­sa de aseo, ad­mi­nis­trar ca­fe­te­rías y gran­des ca­si­nos de la Re­gión Ca­ri­be co­mo los de Avian­ca, Rohm And Haas Co­lom­bia Lt­da, Abo­col, Ba­va­ria, y otros com­ple­jos ubi­ca­dos en cin­co ciu­da­des del país.

Las ven­tas a do­mi­ci­lio ca­ye­ron, los cré­di­tos de al­muer­zos fue­ron ce­rra­dos, aun­que aún ven­den a clien­tes fie­les des­de 1989, pre­ci­sa Ri­car­do Na­va­rro.

Los ca­si­nos con los que tra­ba­jan y even­tos co­mo los Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en Car­ta­ge­na 2006, en el que ga­nó la li­ci­ta­ción de $2.957 mi­llo­nes, pa­ra 154.000 ser­vi­cios a unos 5.800 de­por­tis­tas, rea­fir­man su for­ta­le­za en el mercado.

En los 90, La Vian­da se for­ta­le­ció en el ser­vi­cio de ca­si­nos.

Re­ci­pien­tes plás­ti­cos pa­ra los do­mi­ci­lios en los años 90.

Sec­ción de co­ci­na ex­pe­ri­men­tal don­de se pre­pa­ran los me­nús pa­ra ca­si­nos.

Enel­da Ávi­la Be­llo Em­plea­da en la em­pre­sa des­de1985 “Las pas­tas, sal­sas, en­sa­la­das, los cor­tes de las car­nes iden­ti­fi­can a La Vian­da”.

Ri­car­do Na­va­rro Ro­drí­guez Ge­ren­te de Ali­men­tos “En el país hay 3 o 4 em­pre­sas así y as­pi­ro a ver a La Vian­da más gran­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.