La ile­ga­li­dad, enemi­go pú­bli­co de la vi­gi­lan­cia

Mas Negocios - - INFORMACIÓN COMERCIAL -

“Nues­tros guar­das son los que de­ten­tan la ma­yor y más sen­si­ble información de los co­lom­bia­nos. Ellos son el pun­to de in­gre­so de los ho­ra­rios, de las ac­ti­vi­da­des de los chi­cos y sus fa­mi­lias que tie­nen ries­gos aso­cia­dos a su se­gu­ri­dad y de los bie­nes que se han ate­so­ra­do du­ran­te to­da una vi­da“.

De es­ta for­ma, Li­na Ma­ría To­ro, su­per­in­ten­den­te (e) de Vi­gi­lan­cia y Se­gu­ri­dad Pri­va­da, sin­te­ti­zó, en diá­lo­go con +NE­GO­CIOS (+n), la la­bor con­ti­nua -7 días por 24 ho­ras- de 253.000 per­so­nas, en­tre hom­bres y mu­je­res, que ejer­cen es­ta pro­fe­sión es­pe­cial­men­te en los cen­tros co­mer­cia­les, las em­pre­sas y los ho­ga­res.

So­bre los hom­bros de es­tas per­so­nas re­po­sa una res­pon­sa­bi­li­dad que ge­ne­ra pe­li­gro, así lo ase­gu­ró la fun­cio­na­ria. “Es­ta es una ac­ti­vi­dad que con­lle­va un ries­go so­cial muy al­to por­que bien se sa­be que la vi­gi­lan­cia y la se­gu­ri­dad pri­va­da tie­ne un fac­tor pre­ven­ti­vo y di­sua­si­vo que bus­ca coad­yu­var a la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na”, ex­pli­ca.

A par­tir de es­te mar­co, la fun­cio­na­ria ex­pli­có que la esen­cia de la Su­pe­rin­ten­den­cia es ve­lar por­que las em­pre­sas a las que re­pre­sen­tan los guar­das es­tén re­gu­la­das y cum­plan con to­dos los re­qui­si­tos de ley.

Sin em­bar­go, en Co­lom­bia, de for­ma pa­ra­le­la con la ac­ti­vi­dad que se ri­ge ba­jo los es­tán­da­res de

Creo que es­te sec­tor tie­ne to­do el cre­ci­mien­to y to­das las po­si­bi­li­da­des con mi­ras al pos­con­flic­to” .

Li­na Ma­ría To­ro Su­per­in­ten­den­te (e) de Vi­gi­lan­cia

y Se­gu­ri­dad Pri­va­da

la nor­mas, se desa­rro­lla otra que no cum­ple. La ins­ti­tu­ción lo­gró de­ter­mi­nar que so­lo en el sub­sec­tor que em­plea guar­das hu­ma­nos hay ac­tual­men­te en el país 371 em­pre­sas que ope­ran ile­gal­men­te. Los otros ser­vi­cios tam­bién se ven afec­ta­dos, pe­ro no hay ci­fras glo­ba­les to­da­vía.

Pa­ra com­ba­tir es­ta ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta, la ins­ti­tu­ción ade­lan­ta un pro­ce­so de re­vi­sión y de­pu­ra­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos uti­li­za­dos en las vi­si­tas a los es­ta­ble­ci­mien­tos ile­ga­les. Pa­ra el se­gun­do se­mes­tre de es­te año es­ta­rá lis­ta la re­for­mu­la­ción del nue­vo plan que ayu­da­rá a me­jo­rar la ca­li­dad de las vi­si­tas, su im­pac­to, la co­ber­tu­ra geo­grá­fi­ca y el uso ra­cio­nal y efec­ti­vo de los re­cur­sos.

Una se­gun­da fa­ce­ta de la ile­ga­li­dad, re­cal­ca la Su­per­in­ten­den­te To­ro, se pre­sen­ta en las em­pre­sas bien cons­ti­tui­das que no cum­plen con el es­ta­tu­to de vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad. Re­ve­ló que la fal­ta más re­cu­rren­te es el no re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos la­bo­ra­les ad­qui­ri­dos por los guar­das.

Las em­pre­sas le­ga­les tam­bién to­man pre­vi­sio­nes pa­ra ha­cer­le fren­te a la ile­ga­li­dad en am­bas di­men­sio­nes.

Por ejem­plo, Atlas, la com­pa­ñía que más in­gre­sos re­ci­bió en el 2013, ade­lan­ta un pro­gra­ma de bue­nas prác­ti­cas y de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial, ava­la­do y res­pal­da­do por or­ga­nis­mos lo­ca­les y ex­tran­je­ros, en el que el ser hu­mano, los em­plea­dos, es el eje cen­tral.

“Pro­mo­ve­mos es­ta mis­ma fi­lo­so­fía que es­tá di­rec­cio­na­da a me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad, sos­te­ni­bi­li­dad y per­du­ra­bi­li­dad de las em­pre­sas del sec­tor y ló­gi­ca­men­te aca­bar con esa per­cep­ción de ile­ga­li­dad del sec­tor”, afir­mó Ri­car­do Fe­li­pe Quin­te­ro, con­se­je­ro Cor­po­ra­ti­vo del Gru­po Atlas de Se­gu­ri­dad In­te­gral.

Cen­tros co­mer­cia­les, em­pre­sas y ho­ga­res, los si­tios de tra­ba­jo de los guar­das.

La ile­ga­li­dad es la ac­ción de­lic­ti­va que más afec­ta al sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.