Cam­bián­do­le ‘ la ca­ra’ a la

Mas Negocios - - EMPRENDIMIENTO -

Car­los Cue­llo y Ju­lián Se­rrano son dos jó­ve­nes em­pre­sa­rios que de­ci­die­ron po­ner en mar­cha su sue­ño de ser em­pren­de­do­res ha­ce año y me­dio, im­ple­men­tan­do un con­cep­to no­ve­do­so, y pa­ra esa épo­ca úni­co en Co­lom­bia, con una de las co­mi­das más tra­di­cio­na­les de Ita­lia: la pas­ta.

Sca­to­la di Pas­ta na­ció a fi­na­les de 2013, cuan­do Car­los, pro­fe­sio­nal de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, y Ju­lián, ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas egre­sa­do de la mis­ma ins­ti­tu­ción, to­ma­ron la ini­cia­ti­va de trans­for­mar su amis­tad de va­rios años en una so­cie­dad em­pre­sa­rial.

Car­los, que pro­vie­ne de una fa­mi­lia de em­pre­sa­rios, siem­pre tu­vo en men­te la idea de ini­ciar un ne­go­cio que le ge­ne­ra­ra in­gre­sos adi­cio­na­les a los re­ci­bi­dos por su em­pleo. “Siem­pre he si­do muy in­quie­to en ese sen­ti­do; an­tes de ini­ciar con Sca­to­la, cons­tan­te­men­te bus­ca­ba ideas de ne­go­cios”, afir­ma es­te em­pre­sa­rio de 25 años. Por su par­te, Ju­lián, de 26 años, se en­con­tra­ba en ese mo­men­to ini­cian­do una es­pe­cia­li­za­ción de mer­ca­deo, la cual le exi­gía un pro­yec­to de gra­do que se adap­ta­ba per­fec­ta­men­te al na­cien­te ne­go­cio de su ami­go Car­los.

“Du­ran­te ocho me­ses nos de­di­ca­mos a ha­cer­le el plan de mer­ca­deo al res­tau­ran­te y a par­tir de eso pu­di­mos iden­ti­fi­car va­rios as­pec­tos que po­día­mos im­ple­men­tar pa­ra me­jo­rar la em­pre­sa”, in­di­ca Se­rrano.

En es­te plan de mer­ca­deo se de­fie­nie­ron las ba­ses de lo que es la em­pre­sa hoy en día, por­que de allí se des­pren­dió “to­do el de­sa­rro­llo del ‘ bran­ding’ cor­po­ra­ti­vo, el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes de la em­pre­sa, la par­te fi­nan­cie­ra y la pu­bli­ci­dad”.

Ha­cien­do re­fe­ren­cia a es­to úl­ti­mo, Se­rrano in­di­ca que en ese mo­men­to las es­tra­te­gias de pu­bli­ci­dad no eran las me­jo­res, lo cual afec­ta­ba al ne­go­cio con­si­de­ra­ble­men­te.

En la ac­tua­li­dad, se­gún lo afir­ma Car­los Cue­llo, “se in­vier­ten apro­xi­ma­da­men­te $3,5 mi­llo­nes al mes en pu­bli­ci­dad”.

LA CA­JA HA­CE LA DI­FE­REN­CIA. Lo que dis­tin­gue a Sca­to­la di Pas­ta de los otros res­tau­ran­tes de co­mi­da ita­lia­na, apar­te del con­cep­to de “pas­ta ex­press”, es la ca­ja en la que sir­ven la co­mi­da. De he­cho, la tra­duc­ción al es­pañol de Sca­to­la es ca­ja.

Cue­llo ase­gu­ra que si bien en Co­lom­bia exis­ten res­tau­ran­tes con el con­cep­to de ‘pas­ta rá­pi­da’ y de au­to­ser­vi­cio, nin­guno implementa una ca­ja igual o pa­re­ci­da, en la pre­sen­ta­ción de sus pro­duc­tos.

“Hay res­tau­ran­tes que se ase­me­jan a no­so­tros, pe­ro no son igua­les: al­gu­nos son más gour­met, otros más cos­to­sos, y has­ta aho­ra no he­mos vis­to uno que uti­li­ce una ca­ja prác­ti­ca pa­ra ser­vir la pas­ta co­mo la de no­so­tros” , ase­gu­ra el em­pre­sa­rio.

Es­te ne­go­cio que con­tó con una in­ver­sión ini­cial de $65 mi­llo­nes, no so­lo tie­ne un com­po­nen­te in­no­va­dor di­fe­ren­cia­dor, sino que ade­más cuen­ta con la vi­sión, las ga­nas y el co­no­ci­mien­to de dos ba­rran­qui­lle­ros que tie­nen gran­des as­pi­ra­cio­nes con él.

Lo que dis­tin­gue a Sca­to­la de los otros res­tau­ran­tes es la ca­ja en la que sir­ven la pas­ta.

El em­pa­que en el que sir­ven la pas­ta del res­tau­ran­te con­ser­va el ca­lor.

El mercado ob­je­ti­vo del res­tau­ran­te son per­so­nas jó­ve­nes de es­tra­tos 3, 4,y 5.

Car­los Cue­llo y Ju­lián Se­rrano tie­nen pla­nes de ex­pan­dir su ne­go­cio es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.