La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal apli­ca­da al li­de­raz­go

Mas Negocios - - SUMARIO -

Des­de que el psi­có­lo­go y au­tor es­ta­du­ni­den­se, Da­niel Go­le­man, pu­bli­có el li­bro ’In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal’ en 1996, mu­chos de los as­pec­tos allí plan­tea­dos se han ve­ni­do apli­can­do en el ám­bi­to em­pre­sa­rial y en la educación y for­ma­ción de los lí­de­res en ge­ne­ral.

En el Best Se­ller (más de 5 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das en el mun­do, apro­xi­ma­da­men­te), Go­le­man plan­tea que “la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es una for­ma de in­ter­ac­tuar con el mun­do que tie­ne muy en cuen­ta los sen­ti­mien­tos, y en­glo­ba ha­bi­li­da­des co­mo el au­to­con­trol, los im­pul­sos, la au­to­con­cien­cia, la mo­ti­va­ción, la em­pa­tía y la agi­li­dad men­tal”.

To­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se pue­den com­ple­men­tar con el li­de­raz­go per­fec­ta­men­te y, de he­cho, si el lí­der las apli­ca pue­de re­sul­tar muy pro­ve­cho­so.

Buddy Fer­nán­dez Bo­relly, psi­có­lo­ga, y Ma­gís­ter en De­sa­rro­llo fa­mi­liar, opi­na que si el lí­der pue­de “con­tro­lar emo­cio­nes in­co­mo­das co­mo la ira, el mie­do y la frus­tra­ción, en­tre otras”, im­ple­men­tan­do los prin­ci­pios de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, “pue­de lo­grar re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos en su equi­po de tra­ba­jo y en su vi­da per­so­nal”.

En esa mis­ma lí­nea, Dennys Mar­tí­nez Fran­co, Ma­gís­ter en Educación e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta (CUC), ase­gu­ra que “el lí­der que ac­túe con in­te­li­gen­cia emo­cio­nal tie­ne una ven­ta­ja con res­pec­to a otros que no lo ha­gan, por­que apar­te de au­to­rre­gu­lar sus emo­cio­nes co­rrec­ta­men­te, tie­ne la po­si­bi­li­dad de au­to­mo­ti­var­se, lo cual lo ayu­da­rá a al­can­zar las me­tas y los ob­je­ti­vos que se trace”.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal que se pue­de apli­car al li­de­raz­go es la em­pa­tía, ya que “al in­fluir po­si­ti­va­men­te en los de­más (equi­po de tra­ba­jo), se lo­gra me­jo­rar los es­ta­dos de áni­mo de ellos, ge­ne­ran­do con es­to me­jo­res re­sul­ta­dos” in­di­ca Mar­tí­nez Fran­co.

Por úl­ti­mo, lo me­jor de es­ta “ten­den­cia” de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es que “es una ha­bi­li­dad y no un ras­go, por lo tan­to se pue­de apren­der”, pun­tua­li­za Fer­nán­dez Bo­relly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.