“Los sue­ños de­ben ser úti­les pa­ra ayu­dar a la so­cie­dad”

Mas Negocios - - SUMARIO - Jor­ge Rey­nolds

El in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co Jor­ge Rey­nolds creó en 1958 uno de los me­jo­res in­ven­tos de la his­to­ria: el mar­ca­pa­sos. Es­te ar­te­fac­to no so­lo ha cam­bia­do la vi­da de unas 78 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, sino que tam­bién ha per­mi­ti­do di­fe­ren­tes ti­pos de avan­ces tec­no­ló­gi­cos en la me­di­ci­na glo­bal.

+NE­GO­CIOS (+ n) tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­blar con el cien­tí­fi­co so­bre có­mo ter­mi­nó in­vo­lu­cra­do en la me­di­ci­na, cuá­les han si­do las cla­ves de sus lo­gros, cuá­les cree que de­ben ser las ca­rac­te­rís­ti­cas de un buen lí­der y so­bre có­mo ve el pa­no­ra­ma cien­tí­fi­co en el país. Tam­bién con­tó so­bre los avan­ces de la im­plan­ta­ción de un mar­ca­pa­sos en su ver­sión nano, el cual so­lo to­ma­ría unos 15 se­gun­dos pa­ra ins­ta­lar­lo en el cuer­po hu­mano. Es­to fue lo que nos di­jo el in­ge­nie­ro.

+n ¿En qué mo­men­to de su vi­da se dio cuen­ta de que la in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca se po­día com­ple­men­tar con la me­di­ci­na, a tra­vés de un ór­gano tan im­por­tan­te co­mo el co­ra­zón?

Jor­ge Rey­nolds Cuan­do ter­mi­né mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en 1957 (en Lon­dres), re­gre­sé al país y me en­con­tré, por una se­rie de coin­ci­den­cias, con unos ami­gos mé­di­cos de la uni­ver­si­dad na­cio­nal que me bus­ca­ron pa­ra que les ayu­da­ra a des­em­pa­car y a ha­cer fun­cio­nar unos equi­pos elec­tró­ni­cos nue­vos que ha­bían lle­ga­do a la ins­ti­tu­ción. Ese fue mi pri­mer con­tac­to con equi­pos que te­nían que ver con la me­di­ci­na. Des­pués de ha­ber mon­ta­do los equi­pos, el de­cano de me­di­ci­na me nom­bró in­ge­nie­ro del de­par­ta­men­to de fi­sio­lo­gía de la uni­ver­si­dad, un car­go ab­so­lu­ta­men­te ra­ro pa­ra la épo­ca por­que la me­di­ci­na y la in­ge­nie­ría eran pro­fe­sio­nes en las cua­les no se ad­mi­tían otras dis­ci­pli­nas. Ahí co­men­cé a ver to­das las bon­da­des que po­día pres­tar la in­ge­nie­ra elec­tró­ni­ca a la me­di­ci­na y tam­bién em­pe­cé a en­ten­der que el sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón era un sis­te­ma eléc­tri­co.

+n Y, ¿có­mo lo­gra in­ven­tar el mar­ca­pa­sos?

JR Ca­si si­mul­tá­nea­men­te en­tré a tra­ba­jar en la Clí­ni­ca Shaio y co­men­cé

a ver la apli­ca­ción de la elec­tró­ni­ca no so­lo en los apa­ra­tos de diag­nós­ti­co que es­ta­ban sa­lien­do en el mun­do y que eran la nue­va cardiología, sino que tam­bién en pro­ble­mas co­mo las arrit­mias, que al­gu­nas eran mortales y que eran sen­ci­lla­men­te un pro­ble­ma eléc­tri­co del co­ra­zón. Al mis­mo tiem­po, pen­sé en có­mo se po­dría so­lu­cio­nar ese pro­ble­ma eléc­tri­co y con la ayu­da de los mé­di­cos co­men­za­mos a di­se­ñar y a cons­truir un sis­te­ma que fue el mar­ca­pa­sos. Fe­liz­men­te, en al­gún mo­men­to lle­gó un pa­cien­te al cual era la úni­ca so­lu­ción que se le po­día dar. A es­te se le hi­zo la im­plan­ta­ción del apa­ra­to y, pa­ra acor­tar el cuen­to, vi­vió 18 años con el mar­ca­pa­sos y mu­rió de 104 años.

+n · ¿Qué sien­te cuan­do en el mun­do se di­ce que su in­ven­to es­tá en­tre los 100 más im­por­tan­tes de la his­to­ria?

JR · Yo creo que es una gran opor­tu­ni­dad que me ha da­do la vi­da. He po­di­do co­lo­car mi gra­ni­to de are­na pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de pa­cien­tes con pro­ble­mas car­dio­ló­gi­cos y eso me enor­gu­lle­ce .

+n · ¿Qué les di­ría a to­das esas per­so­nas que quie­ren, co­mo us­ted, trans­for­mar el mun­do con sus ideas?

JR · Los jó­ve­nes de­ben so­ñar, y tra­tar de vol­ver esos sue­ños reali­dad. Tam­bién ver si esos sue­ños son cohe­ren­tes y si lo son lu­char pa­ra sa­car­los ade­lan­te y vol­ver­los úti­les, pe­ro no so­lo que sean úti­les pa­ra uno, sino que la obli­ga­ción es ayu­dar a los se­me­jan­tes y ayu­dar a la so­cie­dad.

+n · Ba­sa­do en su ex­pe­rien­cia, ¿cuá­les cree us­ted que son las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be te­ner un buen lí­der?

JR · Un lí­der de­be te­ner va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas, en­tre ellas la per­se­ve­ran­cia y la ter­que­dad. Si ves que al­go tie­ne pro­yec­ción, de­dí­ca­te a sa­car­lo

Los jó­ve­nes de­ben so­ñar, tra­tar de vol­ver esos sue­ños reali­dad y ha­cer­los úti­les pa­ra la so­cie­dad. Un lí­der de­be ser per­se­ve­ran­te y ter­co. Si ves que al­go tie­ne pro­yec­ción, de­dí­ca­te a sa­car­lo ade­lan­te”.

ade­lan­te, de­mos­tran­do que sí fun­cio­na y man­ten­lo en esas con­di­cio­nes. Tam­bién creo que hay una obli­ga­ción de se­guir me­jo­rán­do­lo y vol­vién­do­lo ca­da vez más útil pa­ra la so­cie­dad.

+n · ¿Cuá­les han si­do sus cla­ves pa­ra al­can­zar sus lo­gros?

JR · So­ñar, ser per­se­ve­ran­te y tra­ba­jar du­ro, esas son sin lu­gar a du­das las cla­ves. Es­to po­día ha­ber si­do pa­sa­je­ro, sin nin­gu­na tras­cen­den­cia, pe­ro en la clí­ni­ca tu­vi­mos per­se­ve­ran­cia al crear el mar­ca­pa­sos, el cual arran­có co­mo una idea, y pu­di­mos in­ter­na­cio­nal­men­te mos­trar que es­to era un sis­te­ma efec­ti­vo.

+n · Por úl­ti­mo, ¿có­mo ve us­ted a Co­lom­bia en te­mas de in­ves­ti­ga­ción, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción?

JR · Des­gra­cia­da­men­te, en nues­tro país la tec­no­lo­gía y la cien­cia son as­pec­tos que no les in­tere­san a los po­lí­ti­cos por­que eso no da vo­tos. Ese es el gran pro­ble­ma que te­ne­mos. Co­lom­bia po­dría te­ner unas mag­ní­fi­cas po­si­bi­li­da­des de me­dir­se con paí­ses desa­rro­lla­dos y es­to lo po­de­mos ver en los cien­tí­fi­cos del país que es­tán tra­ba­jan­do en el mun­do.

El cien­tí­fi­co lle­va 58 años de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da a la cardiología .

Rey­nolds di­ri­ge sus pro­yec­tos des­de su ofi­ci­na en la Clí­ni­ca Shaio, Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.