“Lle­ga­rá el mo­men­to en que la si­tua­ción se­rá in­sos­te­ni­ble”

Mas Negocios - - SUMARIO - Jo­sé Gar­cía

El día es­pe­ra­do ha­bía lle­ga­do. El en­cuen­tro no se iba a rea­li­zar con al­gún re­co­no­ci­do gu­rú in­ter­na­cio­nal, un fa­mo­so de ta­lla mun­dial o al­gún per­so­na­je de esos que to­do pe­rio­dis­ta sue­ña en­tre­vis­tar al­gu­na vez en su vi­da. Sin em­bar­go, el en­tu­sias­mo, los ner­vios y el lis­ta­do de pre­gun­tas que le da­ban la vuel­ta a la pá­gi­na, se po­drían igua­lar.

Tal vez era así la si­tua­ción por­que ha­bían pa­sa­do dos se­ma­nas des­de que le pro­pu­se es­tar en nues­tra por­ta­da al ge­ren­te de Elec­tri­ca­ri­be, Jo­sé Gar­cía San­lean­dro, pe­ro a él aún no le con­ven­cía la idea. En­tre otras co­sas, por­que la co­yun­tu­ra ener­gé­ti­ca del Ca­ri­be lo ha­bían te­ni­do re­co­rrien­do los de­par­ta­men­tos y tam­po­co te­nía tiem­po.

Pe­ro sa­có el ‘ra­ti­co’ y nos aten­dió en su ofi­ci­na, en el oc­ta­vo pi­so del Miss Uni­ver­so, en Ba­rran­qui­lla. Al­guien cer­cano me di­jo que úl­ti­ma­men­te ac­ce­día con más fa­ci­li­dad a ha­blar con me­dios, por­que que­ría po­ner­le la ca­ra al pro­ble­ma y res­pon­der­les a los cos­te­ños.

Tal y co­mo me lo des­cri­bie­ron, su ges­to era se­rio, for­mal y po­co con­ver­sa­dor. En oca­sio­nes lo no­té al­go mo­les­to, pe­ro su­pu­se que no era pa­ra me­nos: úl­ti­ma­men­te se ha en­fren­ta­do a to­do ti­po de cues­tio­na­mien­tos e in­sul­tos que ra­yan en lo per­so­nal.

Pa­ra mi sor­pre­sa, des­pués de cin­co mi­nu­tos em­pe­zó a sen­tir­se más có­mo­do. Con­tó la ver­sión de la em­pre­sa so­bre la si­tua­ción del ser­vi­cio de elec­tri­ci­dad en el Ca­ri­be y a qué se de­ben los cor­tes de luz. Al fi­nal, has­ta se ani­mó a ha­blar de su fa­mi­lia y lo im­por­tan­te que ha si­do su apo­yo pa­ra se­guir al fren­te de la em­pre­sa. En re­su­men, es­to fue lo que nos con­tó:

Úl­ti­ma­men­te, la em­pre­sa pa­re­ce más cer­ca­na a las per­so­nas. Ha­ce po­co us­ted ha­bló y re­co­no­ció la res­pon­sa­bi­li­dad de Elec­tri­ca­ri­be en la cri­sis ac­tual. ¿Por qué es­te cam­bio de pos­tu­ra?

Jo­sé Gar­cía Cuan­do hay un pro­ble­ma no hay un úni­co res­pon­sa­ble. No­so­tros te­ne­mos nues­tra par­te de res­pon­sa­bi­li­dad, así co­mo el mi­nis­tro tam­bién anun­ció unas inversiones. Si to­dos que­re­mos me­jo­rar es­te ser­vi­cio to­dos te­ne­mos que apor­tar.

¿Cuál es la reali­dad que en­fren­ta la com­pa­ñía en el Ca­ri­be?

Los gran­des re­tos de Elec­tri­ca­ri­be bá­si­ca­men­te son tres, ini­cian­do por el ti­po de clien­tes que te­ne­mos. El Ca­ri­be es una zo­na con unos ín­di­ces de po­bre­za en al­gu­nos de­par­ta­men­tos por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal. Eso ha­ce que las ne­ce­si­da­des que tie­ne la gen­te que vi­ve aquí no les per­mi­ten pa­gar la ener­gía. 80% de nues­tros clien­tes se en­cuen­tran en ba­rrios sub­nor­ma­les, zo­nas de di­fí­cil ges­tión de es­tra­tos uno y dos. Es­to no es una ex­cu­sa, es­to es una reali­dad. Es­to ha­ce que ten­ga­mos unos por­cen­ta­jes de co­bro ba­se. En una si­tua­ción nor­mal po­dría es­tar en­tre 97% y 98%, pe­ro no­so­tros lle­ga­mos a 85%. Es de­cir, hay un 15% de la gen­te que no nos pa­ga. Pe­ro aún más, de ese 85%, más del 50% de los clien­tes no pa­gan su fac­tu­ra.

¿Cuál es el dé­fi­cit de la em­pre­sa?

El dé­fi­cit se ha ido acu­mu­lan­do y la com­pa­ñía ha te­ni­do que se­guir rea­li­zan­do inversiones pa­ra am­pliar la co­ber­tu­ra del sis­te­ma pa­ra man­te­ner­lo. Nos he­mos te­ni­do que en­deu­dar por más de $1,4 bi­llo­nes, si­tua­ción que nos ha de­ja­do al lí­mi­te de en­deu­da­mien­to.

Las ne­ce­si­da­des que tie­ne la gen­te aquí no les per­mi­te pa­gar el ser­vi­cio de la ener­gía”.

He­mos so­li­ci­ta­do prés­ta­mos a los ban­cos lo­ca­les, con con­di­cio­nes ra­zo­na­bles, con­di­cio­nes de mer­ca­do. ¿Y cuán­to le de­ben a la em­pre­sa? Esos pro­ble­mas de pa­go y esas di­fi­cul­ta­des que tie­ne la gen­te nos ha lle­va­do tam­bién a que los clien­tes ten­gan una deu­da con no­so­tros de $1,7 bi­llo­nes. Eso ca­si que coin­ci­de con la deu­da que tie­nen los clien­tes con los que no­so­tros nos he­mos te­ni­do que en­deu­dar pa­ra ir afron­tan­do las ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos que tie­ne el sis­te­ma. Eso, creo, que son las cau­sas, au­na­das a otras co­sas evi­den­tes co­mo pro­ble­mas que te­ne­mos en la pres­ta­ción del ser­vi­cio y erro­res que co­me­te­mos y eso ha­ce que se ge­ne­re el am­bien­te que ha ve­ni­do ocu­rrien­do. Es­to lo he­mos ido con­tan­do al Go­bierno y a to­do el mun­do pa­ra que la gen­te en­tien­da que es­to es una si­tua­ción que no es sos­te­ni­ble en el tiem­po si no se to­man me­di­das es­truc­tu­ra­les.

Pe­ro us­ted lo ha di­cho: la em­pre­sa tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des, co­mo no rea­li­zar las inversiones ne­ce­sa­rias en re­des. ¿Se dur­mie­ron en esa la­bor?

Te­ne­mos co­sas que me­jo­rar. Cla­ro que sí, en otros te­mas co­mo la aten­ción al clien­te. Por eso in­sis­to no so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles, pe­ro es fá­cil po­ner­le un res­pon­sa­ble al pro­ble­ma. El Go­bierno anun­cia in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro en qué que­da op­ti­mi­zar el co­bro, re­cu­pe­rar la car­te­ra, nor­ma­li­zar en zo­nas so­cial­men­te di­fí­cil en­trar a ella. Qué se va ha­cer allí.

¿Pe­ro no es tra­ba­jo de us­te­des ges­tio­nar esos co­bros, ha­cer­los más efi­cien­tes?

Eso es pre­ci­sa­men­te lo que he­mos pe­di­do al go­bierno y au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les, al­cal­des y go­ber­na­do­res. Ellos tie­nen que ser cons­cien­te que el sis­te­ma se­rá per­fec­to si no pa­gan y si la gen­te si­gue ro­ban­do ener­gía. Lan­zar men­sa­jes en con­tra de la com­pa­ñía es lo más fá­cil, y eso lo que ha­ce es que la gen­te si­ga con esa po­lí­ti­ca de no pa­gar. Si la cla­se po­lí­ti­ca, la cla­se em­pre­sa­rial lo es­tá ha­cien­do, es por­que le preo­cu­pa. Es­to no es un pro­ble­ma de Elec­tri­ca­ri­be, es un pro­ble­ma del sis­te­ma, de quién ges­tio­ne. Ima­gi­ne­mos que ma­ña­na nos va­mos. ¿El que ven­ga cam­bia­rá el sis­te­ma? Si­gue igual. La gen­te tie­ne que en­ten­der, pe­ro to­do el mun­do. Que sal­ga un re­pre­sen­tan­te di­cien­do que no pa­guen la ener­gía. ¿Eso a quién be­ne­fi­cia?

++n Si in­ter­vie­nen a Elec­tri­ca­ri­be, ¿se ar­ma la he­ca­tom­be?

Te pon­go un ejem­plo. No me gus­ta ha­cer com­pa­ra­cio­nes por­que son odio­sas. El gru­po Fe­no­sa te­nía dis­tri­bu­ción de ener­gía en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, don­de es­truc­tu­ral­men­te tie­ne el mis­mo nú­me­ro de clien­tes y una dis­tri­bu­ción pa­re­ci­da. Un pre­si­den­te do­mi­ni­cano de­ci­dió pri­va­ti­zar las em­pre­sas de ser­vi­cios pú­bli­cos. Fe­no­sa se que­dó con ella. Al ca­bo de seis o sie­te años se em­pe­za­ron a ver los pro­ble­mas: la gen­te no pa­ga­ba, la gen­te ro­ba­ba la ener­gía y el go­bierno de­ci­dió com­prar la com­pa­ñía a Fe­no­sa y se que­dó con ella. Aho­ra el Go­bierno es­tá po­nien­do US$1.000 mi­llo­nes pa­ra que el sis­te­ma se man­ten­ga. Do­mi­ni­ca­na tie­ne 12 ho­ras de ser­vi­cio al día. Aquí pue­de pa­sar lo mis­mo. Al Go­bierno no le es­tá

cos­tan­do un cen­ta­vo el sis­te­ma por­que to­do lo es­ta­mos po­nien­do no­so­tros. Lle­ga­rá el mo­men­to en que no po­dre­mos man­te­ner la si­tua­ción.

Si la em­pre­sa se que­da, las per­so­nas van a exi­gir­le que me­jo­re el ser­vi­cio.

Me di­cen que Elec­tri­ca­ri­be no es res­pon­sa­ble so­cial­men­te. En nin­gún país del mun­do se le en­tre­ga la ener­gía gratis a la gen­te. No­so­tros lo ha­ce­mos con las 400.000 fa­mi­lias de ba­rrios sub­nor­ma­les que no nos pa­gan y es­ta­mos en­tre­ga­do ener­gía to­dos los días. Yo la pa­go y se la com­pra­mos al ge­ne­ra­dor. Y yo no di­go al ge­ne­ra­dor es que es­ta ener­gía no me la pa­gan. Y eso no lo tie­ne que asu­mir la em­pre­sa, es el Go­bierno. Es in­jus­to el tra­to que se le es­tá dan­do a la em­pre­sa, por­que es una em­pre­sa que lle­va 15 años sin ga­nar un cen­ta­vo. 15 años apos­tan­do por sa­car el sis­te­ma ade­lan­te. 15 años por in­ten­tar re­cu­pe­rar­lo y que la Cos­ta va­ya avan­zan­do so­cial­men­te y eco­nó­mi­ca­men­te co­mo lo vie­ne ha­cien­do.

Us­ted ha es­ta­do de gi­ra en la re­gión ex­pli­can­do to­dos es­tos ar­gu­men­tos. ¿Có­mo lo han re­ci­bi­do?

JG Es di­fí­cil que se en­tien­da es­te men­sa­je, por­que cuan­do to­do el mun­do es­tá en con­tra de al­go, dar­le la vuel­ta es com­pli­ca­do. Cla­ro que em­pe­za­mos a ver que hay vo­ces que se su­man y ayu­dan a en­ten­der el pro­ble­ma. Eso es po­si­ti­vo, por­que si se va Elec­tri­ca­ri­be, al que ven­ga le pa­sa­rá lo mis­mo, si no se le apo­ya.

++n Las inversiones anun­cia­das por el Go­bierno con el Plan 5 Ca­ri­be, ¿le pa­re­cen su­fi­cien­tes? Van a dar $4 bi­llo­nes pa­ra obras y al­gu­nos di­cen que es in­jus­to que les den esa pla­ta.

JG Evi­den­te­men­te esa es una par­te de la si­tua­ción por­que va en­fo­ca­da a la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble. Pe­ro hay otra que es im­por­tan­te y esa pa­sa por el com­pro­mi­so de to­dos los ac­to­res. La gen­te tie­ne que te­ner cla­ro que tie­ne que pa­gar su fac­tu­ra y la gen­te tie­ne que en­ten­der que la ener­gía no se pue­de usar de ma­ne­ra frau­du­len­ta. Ese es el otro re­to que te­ne­mos que con­se­guir en­tre to­dos, au­to­ri­da­des, Go­bierno, la pro­pia co­mu­ni­dad, la cla­se po­lí­ti­ca, que en­tien­dan que sin ese pun­to en co­mún va a se­guir sien­do in­sos­te­ni­ble.

++n Esas inversiones son a lar­go pla­zo. ¿Qué es­tán ha­cien­do us­te­des en el cor­to pla­zo?

JG Va­mos a au­men­tar el nú­me­ro de

Es­ta es una em­pre­sa que lle­va 15 años sin ga­nar un cen­ta­vo, apos­tan­do por sa­car el sis­te­ma ade­lan­te”

bri­ga­das y de aten­ción pa­ra que cuan­do ha­ya da­ños, el tiem­po de res­pues­ta sea me­nor. Es de­cir, que la gen­te es­té me­nor tiem­po sin ener­gía. Lue­go te­ne­mos cier­tos cir­cui­tos que han ge­ne­ra­do pro­ble­mas y que se es­tán in­ter­vi­nien­do pa­ra que eso no pa­se. Se­gui­mos te­nien­do nues­tras ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to.

¿Có­mo ex­pli­car­le a una ma­dre de es­tra­to 2 que pa­ga su ser­vi­cio que ca­si siem­pre que llue­ve se que­da sin ener­gía?

Lo que le di­go a la gen­te es que la in­fra­es­truc­tu­ra eléc­tri­ca que tie­ne la Cos­ta es abier­ta. Son re­des aé­reas so­me­ti­das a to­dos los efec­tos me­teo­ro­ló­gi­cos. Ba­rran­qui­lla, al­go de Car­ta­ge­na, par­te de Riohacha, tie­ne un com­po­nen­te que es el de la sa­li­ni­dad y la con­ta­mi­na­ción. Ese fe­nó­meno afec­ta a los ais­la­do­res que pro­te­gen el ca­ble del pos­te. ¿Qué ocu­rre? Unos al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción ha­cen que pue­dan per­fo­rar­se los ais­la­do­res que ge­ne­ran un efec­to de cor­to­cir­cui­to. Afor­tu­na­da­men­te, 90% de la po­ten­cia que te­ne­mos en la Cos­ta la te­ne­mos te­le­man­da­da. Po­de­mos man­dar des­de acá pa­ra abrir y ce­rrar cir­cui­to y eso ha­ce que los tiem­pos de reac­ción mu­cho más cor­to, si tu­vié­ra­mos que man­dar gen­te ¿qué pa­sa? A mi­rar el cir­cui­to. Y es­to ha­ce que cuan­do llue­ve el ni­vel de con­ta­mi­na­ción pro­vo­ca dis­tor­sión del sis­te­ma. Las pri­me­ras llu­vias son las que más pro­ble­mas ge­ne­ran al sis­te­ma, des­pués la red vuel­ve a su nor­ma­li­dad, es­tá to­tal­men­te adap­ta­da, lim­pia.

Lle­va cua­tro años en la ge­ren­cia de la com­pa­ñía. ¿Cuál es su ba­lan­ce de la ges­tión?

He­mos con­se­gui­do co­mo com­pa­ñía que se en­tien­da el pro­ble­ma y eso es po­si­ti­vo. Es­ta­mos en una si­tua­ción en la que se ha en­ten­di­do que el pro­ble­ma de la Cos­ta no es Elec­tri­ca­ri­be, es el con­tex­to. Afor­tu­na­da­men­te, cuan­do lle­gué aquí los pro­ble­mas eran pa­re­ci­dos. Cuan­do lle­gue aquí ha­bía una cri­sis, que es­ta­ba el pro­ble­ma de los al­cal­des, que el mi­nis­tro y los pro­ble­mas si­gue sien­do los mis­mo. Por su­pues­to no se va de la mis­ma ma­ne­ra cuan­do lle­gué. Se me­jo­ran las pér­di­das, los re­cau­dos. El ba­lan­ce pa­ra mí sí es po­si­ti­vo. El Go­bierno aga­rra el to­ro por los cuer­nos y em­pie­za a es­cu­char­se vo­ces de opinión pú­bli­ca pa­ra en­ten­der el pro­ble­ma. Así tam­bién hay au­to­ri­da­des que em­pie­zan a exi­gir­le a la gen­te cuá­les son sus obli­ga­cio­nes. Es­cu­cho al ge­ne­ral de la Po­li­cía, Ro­dol­fo Pa­lo­mino, que es­to es un pro­ble­ma de or­den pú­bli­co, pe­ro los ciu­da­da­nos tie­nen que cum­plir sus obli­ga­cio­nes. Eso es lo que mí me lla­ma la aten­ción.

Mu­chos es­tán pi­dien­do su re­nun­cia. En el as­pec­to per­so­nal, ¿es un re­to pa­ra us­ted que­dar­se en la em­pre­sa y so­lu­cio­nar es­ta cri­sis?

Lle­vo ca­si 15 años fue­ra de España y es­te es mi cuar­to país. Hay una fra­se que leí: So­ñar. Si no lo ha­ces, nun­ca vue­las. Si sue­ñas y vue­las, al fi­nal ves que el sue­ño se cum­ple. Pa­ra mí y pa­ra el gru­po es un re­to pro­fe­sio­nal. Y le estoy po­nien­do to­da mi ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Ten­go un buen equi­po de tra­ba­jo: 1.600 per­so­nas que es­tán con­mi­go to­dos los días y las veo ca­da vez in­te­grar­se pa­ra sa­lir ade­lan­te. Sí, yo creo que to­do en la vi­da tie­ne un sa­cri­fi­cio per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Afor­tu­na­da­men­te, tam­bién ten­go una fa­mi­lia que me si­gue, mi es­po­sa es­tá ahí con­mi­go en es­tos mo­men­tos tan du­ros. Sin el apo­yo de la fa­mi­lia es­tos mo­men­tos se­rian in­con­ce­bi­bles.

El ge­ren­te de la em­pre­sa re­co­no­ció que la em­pre­sa de­be me­jo­rar la aten­ción al clien­te en las ciu­da­des don­de pres­tan ser­vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.