“Mas que el éxi­to bus­ca­mos la tras­cen­den­cia, la hue­lla”

Mas Negocios - - SUMARIO - Pe­dro Me­di­na

En 1999, Co­lom­bia se en­con­tra­ba en uno de los mo­men­tos más com­ple­jos eco­nó­mi­cos y so­cia­les del país. El go­bierno del pre­si­den­te Er­nes­to Samper ha­bía ter­mi­na­do en me­dio del es­cán­da­lo del pro­ce­so 8.000 y su cua­trie­nio aca­bó con un cre­ci­mien­to anual de 2,80% des­pués de pre­ver 5,63%. El su­ce­sor con­ser­va­dor An­drés Pas­tra­na, un año des­pués, ce­rró con un cre­ci­mien­to de 2%, que es con­si­de­ra­do por los ana­lis­tas co­mo el peor de los úl­ti­mas tres cuar­tas par­tes del si­glo XXI.

El las­tre del nar­co­trá­fi­co y un de­seo de un pro­yec­to de país de ne­go­ciar y al­can­zar un ce­se al fue­go con la gue­rri­lla, ilu­sio­na­ba has­ta que el gue­rri­lle­ro más vie­jo del mun­do, Ti­ro­fi­jo de­jó es­pe­ran­do con la si­lla va­cía a Pas­tra­na en el Ca­guán. Era el pri­mer mes de 1999.

El 25 de enero un te­rre­mo­to sa­cu­de el Eje Ca­fe­te­ro pa­ra acen­tuar el pe­si­mis­mo. El res­to de he­chos de ese año fue­ron un cú­mu­lo de sucesos: hu­bo 3.000 se­cues­tros, 80% de es­tos en el mun­do fue­ron nues­tros. Hu­bo 165 vo­la­du­ras al oleo­duc­to, 500 vo­la­du­ras a torres eléc­tri­cas. Se to­teo la eco­no­mía, co­lap­só el sis­te­ma Upac, el de­sem­pleo al­can­zó 19.8%, 400.000 co­lom­bia­nos, 1% de la po­bla­ción de­ci­dió ir­se del país. “Pa­ra re­ma­tar en ese año ma­tan al que nos ha­ce reír a Jaime Gar­zón”.

Con su me­mo­ria pro­di­gio­sa, el bo­go­tano Pe­dro Me­di­na ha con­ta­do el país que ha­bía en la ca­be­za de los co­lom­bia­nos. Lo lle­va tan pre­sen­te que en me­dio de ese hu­ra­cán pe­si­mis­ta ini­ció su pro­yec­to de vi­da y país: Yo creo en Co­lom­bia, con el que ase­gu­ra pla­nea el res­to de su vi­da en Choa­chí, don­de vi­ve.

Pe­dro Me­di­na se en­con­tra­ba en 1999 co­mo do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de los An­des. La pe­da­go­gía iba de la mano con el em­pre­sa­rio que cons­truía su ca­rre­ra de éxi­to y de ne­go­cios con la fran­qui­cia Mcdo­nald‘s.

Fue el au­tor de traer al país la ca­de­na de res­tau­ran­te es­ta­dou­ni­den­se. Y una ma­ña­na an­tes de en­se­ñar su cá­te­dra de Es­tra­te­gia en la facultad de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, re­co­no­ce que tu­vo sen­ti­mien­tos de amar­gu­ra por la na­ción que veía.

En la du­cha de su apar­ta­men­to, el agua fue un con­duc­tor eléc­tri­co que sa­cu­dió el sen­ti­mien­to y lo lle­vó a los sue­ños que em­pe­zó con una pre­gun­ta.

Ese día in­da­gó a sus 39 alum­nos: ¿Quién de us­te­des se ve en Co­lom­bia en 5 años? 12 al­za­ron la mano. A los otros 27 les di­jo: ¿Y us­te­des qué? Ellos res­pon­die­ron con un mis­mo re­to: ¿Dí­ga­nos por qué nos que­da­mos en Co­lom­bia? Pe­dro Me­di­na con­tes­tó que por el ca­fé, las es­me­ral­das, los dos ma­res... “Y no se me ocu­rrió más na­da. Un pro­fe­sor sin ar­gu­men­to no sir­ve. Me sen­tí frus­tra­do y así na­ció una re­fle­xión: no ven­de­mos a Co­lom­bia por­que no la sa­be­mos ven­der, por­que siem­pre nos han mos­tra­do lo ma­lo y no he­mos in­ves­ti­ga­do lo bueno”, afir­ma.

Así em­pe­zó Yo creo en Co­lom­bia, con esas ra­zo­nes po­de­ro­sas pa­ra crear y creer en el país. An­tes se re­ti­ró de Mcdo­nald‘s, es­tu­dió en Har­vard me­to­do­lo­gías pa­ra cons­truir ca­pi­tal so­cial, e in­ves­ti­gó so­bre có­mo es la na­ción ca­paz, re­cur­si­va, in­te­li­gen­te, des­pier­ta, crea­ti­va.

“Mon­ta­mos pro­gra­mas de te­le­vi­sión, pro­gra­mas de ra­dio, con­fe­ren­cias, ta­lle­res, se­mi­na­rios, cur­sos, li­bros, ar­tícu­los a tra­vés de los cua­les lo­gra­mos au­to­es­ti­ma co­lec­ti­vo, có­mo nos ve­mos los co­lom­bia­nos, có­mo nos re­la­cio­na­mos y ha­cer mer­ca­deo”.

Pe­dro Me­di­na con­so­li­dó su idea de ne­go­cio con­vir­tién­do­lo en una fun­da­ción que ac­tual­men­te cons­tru­ye pro­ce­sos de con­fian­za y ge­ne­ra mo­de­los de em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción.

“Más que el éxi­to bus­ca­mos la trans­cen­den­cia y la hue­lla. Y lo ha­ce­mos con­tan­do his­to­rias, co­mo la del jo­ven que de­vol­vió en el Cho­có el di­ne­ro que en­con­tró en un ta­xi y era la li­qui­da­ción de una pro­fe­so­ra”, con­cre­tó Me­di­na, y re­co­men­dó a los de­más co­lom­bia­nos: “Cuen­te es­tas his­to­rias y se­rán paradigmas en un país que a ve­ces so­lo ha­bla de co­rrup­ción. Cam­bie­mos la for­ma de pre­gun­tar pa­ra cam­biar res­pues­tas, am­pliar el diá­lo­go in­terno y ha­cer con­cien­cia pa­ra abrir­se a nue­vos mo­de­los men­ta­les”.

Pe­dro Me­di­na fue co­lom­biano ejem­plar en 2011 por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ame­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.