Apli­ca­cio­nes he­chas en ‘ Qui­lla’ pa­ra el mun­do

Mas Negocios - - SUMARIO - Mi­guel Dan­gond Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo y co­fun­da­dor de Joo­nik

To­do co­men­zó a fi­na­les de 2013, cuan­do el eco­no­mis­ta Mi­guel Dan­gond y el in­ge­nie­ro me­cá­ni­co Al­fre­do Arau­jo bus­ca­ban em­pre­sas que le ayu­da­ran a desa­rro­llar sus apli­ca­cio­nes: una pa­ra rea­li­zar pa­gos de nó­mi­na y otra pa­ra man­te­ni­mien­to de equi­pos in­dus­tria­les del sec­tor mi­ne­ro.

Ana­li­zan­do los tiem­pos, las op­cio­nes y re­que­ri­mien­tos que les pre­sen­ta­ron un par de em­pre­sas con las que se reunie­ron, vie­ron la via­bi­li­dad de ha­cer­lo por su cuen­ta y op­ta­ron por desa­rro­llar­las ellos mis­mos; fue así co­mo na­ció Joo­nik.

Des­de en­ton­ces, la py­me lle­va año y me­dio de­di­ca­da al desa­rro­llo de soft­wa­re pa­ra apli­ca­cio­nes, di­se­ño de pá­gi­nas web y ma­ne­jo de re­des so­cia­les.

Aun­que el plan ini­cial no era ese, mien­tras la com­pa­ñía se en­con­tra­ba desa­rro­llan­do las ‘apps’ de Mi­guel y de Al­fre­do em­pe­za­ron a sur­gir clien­tes con las mis­mas ne­ce­si­da­des.

“No­so­tros te­nía­mos buenos con­tac­tos tan­to en EE.UU. co­mo en otros paí­ses de Eu­ro­pa y cuan­do las per­so­nas se fue­ron en­te­ran­do de lo que no­so­tros es­tá­ba­mos ha­cien­do nos em­pe­za­ron a pe­dir que les desa­rro­llá­ra­mos pro­duc­tos a ellos, afir­ma Dan­gond en las ins­ta­la­cio­nes de Joo­nik, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

La em­pre­sa co­men­zó con tres em­plea­dos que se en­car­ga­ban de la par­te de di­se­ño, del front-end (par­te del soft­wa­re que in­ter­ac­túa con los usua­rios) y del back-end (pro­gra­ma­ción de las fun­cio­nes del si­tio web).

En la ac­tua­li­dad Joo­nik pro­vee 16 em­pleos di­rec­tos y se­gún Al­fre­do Arau­jo pro­yec­tan pa­ra fi­na­les de año “au­men­tar el per­so­nal en un 40%”. En lo que tie­ne que ver

con el desa­rro­llo

de apli­ca­cio­nes, el pro­ce­so co­mien­za cuan­do el clien­te se acer­ca con una idea bien de­fi­ni­da de lo que quiere. Joo­nik ini­cia una in­ves­ti­ga­ción en don­de se ana­li­za el mer­ca­do, la com­pe­ten­cia y lue­go ha­ce com­pa­ra­cio­nes con otras apli­ca­cio­nes exis­ten­tes. Con ba­se en es­to le ha­cen una pro­pues­ta de di­se­ño al clien­te, és­te la eva­lúa, la aprue­ba y se co­mien­za la pro­gra­ma­ción del pro­duc­to.

Por úl­ti­mo , “una vez ter­mi­na­da la apli­ca­ción se ha­ce una es­tra­te­gia de lan­za­mein­to que in­vo­lu­cra re­des so­cia­les, se ha­ce una cam­pa­ña de ex­pec­ta­ti­va, se pro­mo­cio­na y se lan­za a los usua­rios fi­na­les”, ex­pli­ca Arau­jo.

Aun­que to­do de­pen­de de la com­ple­ji­dad de la apli­ca­ción y las fun­cio­nes que lle­ve, se­gún Al­fre­do “el tiem­po de desa­rro­llo es de uno a seis me­ses en pro­me­dio” .

El va­lor tam­bién va­ría, ya que hay apli­ca­cio­nes “desecha­bles o pro­mo­cio­na­les que pue­den cos­tar US$10.000 y otras más com­ple­jas, co­mo la de una aerolínea por ejem­plo, que pue­de va­ler unos US$25.000”, in­di­ca el in­ge­nie­ro . No obs­tan­te, se­gún Dan­gond hay apli­ca­cio­nes que pue­den lle­gar a va­ler “has­ta US$1.000.000”.

El 92% de los clien­tes que tie­ne Joo­nik ac­tual­men­te son del ex­te­rior y es­to se de­be a que “el mer­ca­do en Co­lom­bia ape­nas es­tá en­tran­do en la ten­den­cia de va­lo­rar lo que es el desa­rro­llo web o el desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes, en cam­bio en paí­ses co­mo EE.UU. cual­quier com­pa­ñía in­vier­te gran­des su­mas de di­ne­ro en la par­te de desa­rro­llo ¨, ase­gu­ra Mi­guel Dan­gond.

EL TA­LEN­TO IM­POR­TA. Tan­to Mi­guel co­mo Al­fre­do son cons­cien­tes de que par­te fun­da­men­tal de la em­pre­sa es su ta­len­to hu­mano y por ello cons­tan­te­men­te ca­pa­ci­tan al per­so­nal. “Mien­tras los desa­rro­lla­do­res van tra­ba­jan­do no­so­tros los va­mos en­tre­nan­do, van vien­do vi­deos ha­cien­do cur­sos en lí­nea y les va­mos ha­cien­do exá­me­nes pe­rió­di­cos”, afir­ma el eco­no­mis­ta. Por su par­te Arau­jo ase­gu­ra que hay em­plea­dos que en­tran a apren­der con no­so­tros y les da­mos pro­yec­tos pa­ra que crez­can”.

“Es­te mer­ca­do es muy cam­bian­te, hay que evo­lu­cio­nar siem­pre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.