Una vi­da de pe­rros lle­na de lu­jos y cui­da­dos ne­ce­sa­rios

Mas Negocios - - NEWS - Dei­far Gu­tié­rrez Ve­te­ri­na­rio y pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca Vet & Pet

Re­cién han pa­sa­do dos mes des­de que Lau­ra Mo­li­na re­ci­bie­ra de par­te de su es­po­so uno de los “me­jo­res re­ga­los” de su vi­da: Ni­co, un ca­cho­rro Bull Te­rrier in­glés, blanco co­mo una ho­ja de pa­pel y el cual aún no tie­ne tan alar­ga­do el ho­ci­co ca­rac­te­rís­ti­co de es­ta ra­za.

Se pue­de de­cir que en tan cor­to tiem­po Ni­co, se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la fa­mi­lia Gó­mez Mo­li­na. Duer­me en la ca­ma con ellos, co­me con­cen­tra­do en nug­gets a ba­se de po­llo, li­bre en so­ya y con omega 3, y re­ci­be los mi­mos de Lau­ra du­ran­te gran par­te del día.

“A ve­ces le pres­ta más aten­ción que a mí”, afir­ma en­tre ri­sas Ber­nar­do, el es­po­so de Lau­ra. Así co­mo Ni­co, los pe­rros son una par­te im­por­tan­te de la vi­da de mu­chas fa­mi­lias co­lom­bia­nas y son vis­tos y tra­ta­dos co­mo a un in­te­gran­te más de la mis­ma.

Es por eso que hay per­so­nas que no es­ca­ti­man en gas­tos cuan­do de man­te­ner sa­lu­da­ble y bien pre­sen­ta­do a su pe­rro se re­fie­re. Sin em­bar­go, aun­que la pre­sen­ta­ción y la hi­gie­ne son im­por­tan­tes, la sa­lud es pri­mor­dial, so­bre to­do en los pri­me­ros me­ses de vi­da del ca­cho­rro.

“Los pri­me­ros cui­da­dos que te­ne­mos que te­ner con los ca­cho­rros, an­tes de que en­tren en con­tac­to con otras mas­co­tas, son los del plan de va­cu­na­ción que em­pie­za a los pri­me­ros 45 días”,

afir­ma Dei­far Gu­tié­rrez, mé­di­co ve­te­ri­na­rio y pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca pa­ra mas­co­tas Vet & Pet. Las pri­me­ras va­cu­nas del plan son las de la “Par­vo­vi­rus, Tri­ple y Co­ro­na­vi­rus. Sus re­fuer­zos se apli­can ca­da 15 días”, in­di­ca el ve­te­ri­na­rio, quién agre­ga que el plan du­ra dos me­ses apro­xi­ma­da­men­te.

Des­pués de las va­cu­nas, el si­guien­te pa­so es el de la des­pa­ra­si­ta­ción. A un ca­cho­rro co­mo Ni­co se le ha­ce un exa­men co­pro­ló­gi­co que de­ter­mi­na el ti­po de pa­rá­si­to que tie­ne pa­ra po­der­le re­ce­tar el me­di­ca­men­to ade­cua­do.

Pa­ra Kat­he­ri­ne Bra­vo, ve­te­ri­na­ria de la fun­da­ción Ani­mal Sa­lud, el no des­pa­ra­si­tar a un pe­rro pue­de cau­sar­le “inape­ten­cia, dia­rrea y des­gano”, y afir­ma que muy po­si­ble­men­te, co­mo sue­le su­ce­der con los hu­ma­nos, se pue­de po­ner “ba­rri­gon­ci­to”.

LA ALI­MEN­TA­CIÓN. La co­mi­da es un as­pec­to fun­da­men­tal que in­flu­ye bas­tan­te en la sa­lud de un pe­rro. Dei­far Gu­tié­rrez afir­ma que es muy im­por­tan­te que al pe­rro no se le dé la co­mi­da que so­bra de la ca­sa y que se man­ten­ga en una die­ta de “con­cen­tra­do y agua, so­bre to­do cuan­do es­tá en la eta­pa de cre­ci­mien­to, pa­ra que no le va­ya a traer pro­ble­mas a fu­tu­ro” .

Se­gún un es­tu­dio he­cho por B&op­ti­mos y Fe­nal­co, al­re­de­dor de 10 mi­llo­nes de pe­rros do­més­ti­cos son ali­men­ta­dos con con­cen­tra­do dia­ria­men­te en Co­lom­bia.

De los nug­gets de con­cen­tra­do que co­me Ni­co, por ejem­plo, en el mer­ca­do se pue­den con­se­guir a $110.000 el bul­to de 7,5 ki­los; pe­ro si el ca­cho­rro tu­vie­ra pro­ble­mas re­na­les y gas­tro­in­tes­ti­na­les hay otra op­ción de $210.000 por las 8,5 li­bras del pro­duc­to.

Cla­ro que es­tos pre­cios co­rres­pon­den a mar­cas pre­mium que se pue­den con­se­guir so­lo en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos.

Juan Ma­nuel Montoya, di­rec­tor de Co­me­dog afir­ma que lo re­co­men­da­ble es que a un pe­rro se le dé co­mi­da “má­xi­mo tres ve­ces al día y mí­ni­mo dos pa­ra evi­tar pro­ble­mas de gas­tri­tis y otras en­fer­me­da­des di­ges­ti­vas gra­ves”.

Ade­más, ase­gu­ra que la ra­ción de co­mi­da de­pen­de de la ra­za del pe­rro o del ta­ma­ño del ani­mal, pe­ro que más o me­nos se es­ti­ma que la ali­men­ta­ción de un ca­nino adul­to de­be ser en­tre “120 y 250 gra­mos de con­cen­tra­do al día”.

OTROS CUI­DA­DOS. El ne­go­cio de las mas­co­tas es muy am­plio y en el mer­ca­do se pue­den en­con­trar des­de ve­te­ri­na­rias y pe­lu­que­rías, has­ta ho­te­les y spa.

Si pa­sa­mos por la ca­rre­ra 46, nor­te de Ba­rran­qui­lla, ve­mos que ca­da vez hay más lu­ga­res de­di­ca­dos a cu­brir va­rios de los cui­da­dos de las mas­co­tas. En un mis­mo si­tio po­de­mos en­con­trar clí­ni­ca, pe­lu­que­ría, ba­ño, spa, ro­pa y ac­ce­so­rios.

Vet & Pet es uno de es­tos si­tios y re­ci­be al­re­de­dor de 500 pe­rros al mes, su­man­do las di­fe­ren­tes áreas que cu­bren. Dei­far Gu­tié­rrez afir­ma que el ser­vi­cio que más so­li­ci­tan en su ne­go­cio es el de pe­lu­que­ría y pa­ra un pe­rro “de ta­ma­ño es­tán­dar”. Es­te pue­de va­ler unos $25.000, apro­xi­ma­da­men­te.

Ni­co aún no go­za de es­tos pri­vi­le­gios, pe­ro Lau­ra ase­gu­ra que a me­di­da que va­ya cre­cien­do se bus­ca­rán es­tas op­cio­nes, ya que con­si­de­ra que “más que un lu­jo, son ne­ce­sa­rias”.

“El prin­ci­pal ele­men­to que nos di­fe­ren­cia es la aten­ción ofre­ci­da al clien­te”

El Sliky Te­rrier es un pe­rro ele­gan­te, de cuer­po lar­go y ta­lla ba­ja. Es­ta ra­za se ori­gi­nó en Aus­tra­lia.

En va­rios paí­ses co­mo Bra­sil y España exis­ten car­na­va­les pa­ra pe­rros.

Es pri­mor­dial es­tar pen­dien­te de la sa­lud de los ca­cho­rros en sus pri­me­ros me­ses de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.