El fút­bol da pa­ra to­dos

Mas Negocios - - COLUMNISTA INVITADO - Ra­món Je­su­rún Fran­co

El jue­ves 8 de oc­tu­bre, fe­cha en la que la Se­lec­ción Co­lom­bia em­pren­de­rá un nue­vo ca­mino ha­cia la cla­si­fi­ca­ción a un Mun­dial de Fút­bol, no so­lo los ba­rran­qui­lle­ros sino to­dos los co­lom­bia­nos es­ta­re­mos 90 mi­nu­tos con el co­ra­zón en la mano, dis­fru­tan­do y vi­vien­do de la ale­gría que nos brin­da nues­tra Se­lec­ción, es­pe­ran­do esos pri­me­ros tres pun­tos de un lar­go ca­mino que con­fia­mos nos lle­ve a Ru­sia 2018.

Lo que mu­chas per­so­nas no tie­nen en cuen­ta a ve­ces es to­do lo que se mue­ve an­tes y des­pués de esos 90 mi­nu­tos. Y no pro­pia­men­te nos re­fe­ri­mos al partido en sí, sino a los in­con­ta­bles mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos, so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les que per­ci­be la ciu­dad y la re­gión con es­te acon­te­ci­mien­to.

Des­de el mo­men­to en que em­pie­zan a arri­bar ca­da una de nues­tras es­tre­llas pa­ra la con­cen­tra­ción de la Se­lec­ción, tam­bién van lle­gan­do las opor­tu­ni­da­des de po­der ge­ne­rar al­gún in­gre­so de nues­tra ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el po­pu­lar “re­bus­que” pa­ra quie­nes no tie­nen un tra­ba­jo y ven el es­pa­cio pa­ra ga­nar­se unos pe­sos. La ocu­pa­ción de los ho­te­les es del 100% pa­ra es­ta fe­cha, in­clu­so mu­chos asis­ten­tes al partido de­ben bus­car alo­ja­mien­to en ciu­da­des co­mo San­ta Mar­ta y Car­ta­ge­na, en­tre otras, y mo­vi­li­zar­se has­ta Ba­rran­qui­lla el día del partido. El con­su­mo en los res­tau­ran­tes, ba­res, tien­das de­por­ti­vas y co­mer­cio en ge­ne­ral se in­cre­men­ta, a tal pun­to que las em­pre­sas cua­dran sus in­ven­ta­rios des­de el mo­men­to en que se co­no­cen las fe­chas de los par­ti­dos, pa­ra no que­dar­se sin mer­can­cía.

En un partido de la Se­lec­ción Co­lom­bia se co­bra to­do, y es que el sen­ti­mien­to que ins­pi­ra con­lle­va a ello. Los par­ti­dos de fút­bol se han con­ver­ti­do en un bál­sa­mo eco­nó­mi­co pa­ra las ciu­da­des. En Me­de­llín, de acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por Fe­nal­co An­tio­quia, du­ran­te las 4 fi­na­les se­gui­das (Li­ga y Co­pa) que ju­gó Atlé­ti­co Na­cio­nal en el Ata­na­sio Gi­rar­dot en­tre 2012 y 2014, la ciu­dad re­ci­bió in­gre­sos adi­cio­na­les por más de $40.000 mi­llo­nes. El grue­so de esos in­gre­sos pro­vino de res­tau­ran­tes, ba­res y pun­tos de con­cen­tra­ción de afi­cio­na­dos, y el con­su­mo de trans­por­te pú­bli­co au­men­tó en­tre 25% y 30% del uso re­gu­lar.

En el ca­so de Ba­rran­qui­lla la si­tua­ción de­be ser aún mejor, de­bi­do a que un al­to por­cen­ta­je de los asis­ten­tes vie­nen del res­to del país im­pac­tan­do las ci­fras pro­ve­nien­tes de fue­ra. La ciu­dad nue­va­men­te se­rá ex­ce­len­te an­fi­trio­na, la fies­ta arran­ca, el ho­nor de ser se­de hay que pre­ser­var­lo y ese ra­to de di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, sin abu­sos, op­ti­mi­zar­lo. El fút­bol co­mo jue­go no so­lo se dis­fru­ta, sino que tam­bién ge­ne­ra in­con­me­su­ra­bles be­ne­fi­cios a to­do lo que gi­ra a su al­re­de­dor... Bien­ve­ni­das las eli­mi­na­to­rias Ba­rran­qui­lla!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.