¿La in­dus­tria del ci­ne se con­so­li­da en Co­lom­bia?

Mas Negocios - - MUNDO EMPRESARIAL - ER­NES­TO HER­NÁN­DEZ A.

El ci­ne co­lom­biano ha cam­bia­do su rum­bo en los úl­ti­mos 12 años y ha ad­qui­ri­do un nue­vo ai­re de trans­for­ma­cio­nes. De es­ta for­ma, se es­tán con­so­li­dan­do po­co a po­co en una in­dus­tria com­pe­ti­ti­va en el país y en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Des­de la crea­ción de la Ley 814 de 2003, la emer­gen­te in­dus­tria del ci­ne ha au­men­ta­do la pro­duc­ción anual de lar­go­me­tra­jes y da mues­tras de que pue­de ge­ne­rar buenos re­sul­ta­dos en la ta­qui­lla. Eso se de­be a que la ley bus­ca fo­men­tar la fi­nan­cia­ción de pro­duc­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos con una con­tri­bu­ción pa­ra­fis­cal he­cha por los ex­hi­bi­do­res (sa­las de ci­ne) y dis­tri­bui­do­res (due­ños de los de­re­chos de ex­hi­bi­ción).

Tam­bién ca­be men­cio­nar que va­rias pro­duc­cio­nes na­cio­na­les han si­do ga­lar­do­na­das en im­por­tan­tes fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les. Es­te año, El abra­zo de la ser­pien­te, del ce­sa­ren­se Ci­ro Gue­rra y La tie­rra y la som­bra, de Cé­sar Ace­ve­do, se lle­va­ron sen­dos pre­mios en el fes­ti­val de ci­ne de Cannes, el más im­por­tan­te y pres­ti­gio­so del mun­do. El mis­mo lo­gro, pe­ro en 2014, lo tu­vo el cor­to­me­tra­je Lei­di, de Si­món Me­sa.

No obs­tan­te, aún fal­ta ca­mino por re­co­rrer y co­sas por me­jo­rar. Pa­ra Ro­dri­go Gue­rre­ro, pro­duc­tor de pe­lí­cu­las co­mo La ca­ra ocul­ta, Sa­ta­nás y la re­cién es­tre­na­da ¡Que vi­va la mú­si­ca!, es­ta in­dus­tria se ter­mi­na­rá de con­so­li­dar

le si­guen (2010), con 1,5 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res; mi­llo­na­rio (1979), con 1,5 mi­llo­nes;

(2012), con 1,43 mi­llo­nes; la­tino (1980), con 1,3 mi­llo­nes; y

(1976), con 1,25 mi­llo­nes. en Co­lom­bia cuan­do “ten­ga la ca­pa­ci­dad de com­pe­tir con las his­to­rias, es de­cir, que se ha­gan más pe­lí­cu­las que el pú­bli­co quie­ra ver, y pue­da con­tar con ma­yo­res pre­su­pues­tos que ge­ne­ren pro­duc­tos de mejor ca­li­dad”.

Re­cal­ca que el ci­ne in­terno es­tá pa­san­do por “un pun­to de quie­bre fren­te a su mo­de­lo de ne­go­cio” y que po­si­ble­men­te en unos años “la gen­te se po­drá dar cuen­ta de que en lo que fa­lla­ban no eran las his­to­rias y su co­ne­xión con el pú­bli­co, sino que el ci­ne no era un mo­de­lo de ne­go­cio al que el co­lom­biano pu­die­ra ac­ce­der fá­cil­men­te”.

Gue­rre­ro se­ña­la que es­ta di­fi­cul­tad se de­be, en par­te, por­que mu­chos co­lom­bia­nos no tie­nen ac­ce­so a los es­ce­na­rios pa­ra ver las pe­lí­cu­las.

Hay que te­ner en cuen­ta que “de los más de 1.000 mu­ni­ci­pios que tie­ne Co­lom­bia, so­lo en 53 hay sa­las de ci­ne. Aun­que en es­tos mu­ni­ci­pios se en­cuen­tra con­cen­tra­da la ma­yor par­te

“!Que vi­va la mú­si­ca! va a dar mu­cho de que ha­blar por­que es bas­tan­te con­tro­ver­sial” .

!Que vi­va la mú­si­ca! tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a la sa­ma­ria Pau­li­na Dá­vi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.