Apren­da a con­du­cir su ta­xi co­mo una em­pre­sa ren­ta­ble

Mas Negocios - - TEMA CENTRAL -

Cuan­do el ca­mino te con­du­ce a zo­nas pe­li­gro­sas, in­clu­so a ca­lles sin sa­li­da, la per­se­ve­ran­cia ha­ce po­si­ble que el ca­rro de tu vi­da lle­gue a su des­tino. Así le su­ce­dió a Iván An­drés Fon­se­ca, quien en­con­tró en el ta­xi una opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir ade­lan­te e ir cum­plien­do sus me­tas.

Na­ci­do en Bo­go­tá, ha­ce 30 años, Iván es ejem­plo de su­pera­ción y cons­tan­cia en el tra­ba­jo. Des­de ha­ce tres años ma­ne­ja un ta­xi, que es pro­pie­dad de una de sus ve­ci­nas del ba­rrio El Si­len­cio de Ba­rran­qui­lla. El ro­lo tra­ba­ja­ba co­mo men­sa­je­ro y aque­lla mujer vio en su tra­ba­jo dis­ci­pli­na y ca­rác­ter pa­ra afron­tar nue­vos re­tos. “Lle­gué a es­ta ciu­dad cuan­do te­nía 21 años, in­vi­ta­do a tra­ba­jar co­mo men­sa­je­ro de una tien­da. Men­sa­je­ro es un gran tí­tu­lo pa­ra quien ha­ce los do­mi­ci­lios en la tien­da del ba­rrio. No me arre­pien­to, por­que gra­cias a ese tra­ba­jo vie­ron en mí la dis­ci­pli­na que a mu­chos otros con opor­tu­ni­da­des les fal­ta”, re­la­tó Fon­se­ca.

Hi­jo de un obre­ro de mina y una tra­ba­ja­do­ra cam­pe­si­na, el oriun­do de Bo­go­tá fue en­ten­dien­do có­mo es el ne­go­cio de los ta­xis en Ba­rran­qui­lla; ex­pli­can­do que en­tró de la si­guien­te ma­ne­ra: “a la se­ño­ra le iban a en­tre­gar un di­ne­ro de una pen­sión. Que­ría in­ver­tir en al­gún ne­go­cio y cre­yó que un ta­xi se­ría una bue­na op­ción. Am­bos éra­mos inex­per­tos y jun­tos apren­di­mos y se­gui­mos en to­do es­te pro­ce­so”.

Des­de 1995, con el De­cre­to 140, en ba­rran­qui­lla se es­ta­ble­ció que su par­que au­to­mo­tor de vehícu­los ta­xis era su­fi­cien­te pa­ra aten­der la de­man­da y des­de esa fe­cha se fi­jó que ten­dría un má­xi­mo de 8.000 ta­xis, con­ge­lan­do el in­gre­so de los nue­vos ca­rros. Si un ca­rro nue­vo que­ría en­trar al mer­ca­do se de­be­ría cha­ta­rri­zar un ca­rro an­ti­guo, el nue­vo uti­li­za­ría el cu­po del ta­xi an­te­rior. De es­ta ma­ne­ra se ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­za­ción de la ofer­ta de ta­xis. “El pro­ble­ma de los cu­pos es­tu­vo en que por ca­rro cha­ta­rri­za­do se re­gis­tra­ban tres o cua­tro ca­rros nue­vos. No exis­te ex­pli­ca­ción, pe­ro hoy en día y se­gún el úl­ti­mo cen­so de ta­xis, Ba­rran­qui­lla tie­ne 12.600 ta­xis. Los cua­les de­ben com­pe­tir con los 3.800 ta­xis que tie­ne so­le­dad, 191 de Puer­to Co­lom­bia, los mo­to­ta­xis­tas y los ca­rros par­ti­cu­la­res que pres­tan ser­vi­cio in­for­mal de trans­por­te”, ex­pli­ca Ál­va­ro Forero, pre­si­den­te de la agre­mia­ción de em­pre­sa­rios de ta­xis, Co­nal­ta­xi, ca­pí­tu­lo Ba­rran­qui­lla.

“Ha­ce tres años, el ta­xi que hoy si­go ma­ne­jan­do nos cos­tó $25 mi­llo­nes. Creí­mos que era un buen pre­cio y es­ta­ba den­tro del pre­su­pues­to. Sin em­bar­go, el cu­po del ta­xi nos pu­so a du­dar de en­trar o no en el mer­ca­do. Por ins­cri­bir­lo en So­le­dad nos pe­dían $23 mi­llo­nes y en Puer­to Co­lom­bia unos $15 mi­llo­nes.

Ba­rran­qui­lla tran­si­tan 149.836 vehícu­los, de los cua­les el 8,4% son ta­xis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.