$4.300

Mas Negocios - - TEMA CENTRAL -

es la ta­ri­fa mí­ni­ma que de­be­ría co­brar un ta­xis­ta se­gún de­cre­to de 2008.

“La dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad del ser­vi­cio pue­de ex­pli­car­se un po­co por la ten­den­cia que se ha da­do en el mer­ca­do. An­te­rior­men­te era un lu­jo ser ta­xis­ta, el 80% del gre­mio era pro­pie­ta­rio y con­duc­tor del ta­xi. Se sen­tía la pro­fe­sión y se tra­ba­ja­ba por al­go pro­pio. Aho­ra la ten­den­cia es in­ver­sa, el 80% de los con­duc­to­res no son pro­pie­ta­rios, mal­tra­tan al ca­rro y so­lo se en­fo­can en cum­plir con la ta­ri­fa”, ar­gu­men­tó Forero.

En Ba­rran­qui­lla no se tie­ne con­trol so­bre la per­so­na a quien se le asig­na con­du­cir un ta­xi.

A los in­ver­sio­nis­tas o due­ños de vehícu­los le in­tere­sa que cum­plan con la ta­ri­fa, el he­cho de co­no­cer de qué for­ma lo hi­cie­ron y co­mo ha­cen su tra­ba­jo pier­de aten­ción. De es­ta ma­ne­ra, te­ner una vi­sión ca­pi­ta­lis­ta del mer­ca­do es a lo que se le atri­bu­ye la dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad del ser­vi­cio.

Cla­ro es­tá, es­to no se da pa­ra to­dos los ca­sos. Exis­ten ta­xis­tas ba­rran­qui­lle­ros que ha­cen muy bien su tra­ba­jo y apor­tan a que el gre­mio con­ti­núe. “La ra­zón de ser del ser­vi­cio de ta­xis son los usua­rios. Si to­dos los ba­rran­qui­lle­ros de­ci­die­ran no to­mar ta­xis, nues­tro ser­vi­cio se aca­ba; por eso de­be­mos ga­ran­ti­zar me­jo­ras en el ser­vi­cio que ofre­ce­mos por­que es­ta­mos dan­do te­rreno a pres­ta­do­res de ser­vi­cio ile­ga­les”, ex­pre­só Jor­ge Gue­rre­ro, pre­si­den­te del sin­di­ca­to de con­duc­to­res de ta­xis del Área Me­tro­po­li­ta­na, Sin­cho­ta­xis.

“Pro­pie­ta­rios que nun­ca han si­do ta­xis­tas y no sien­ten los pro­ble­mas, so­lo pien­san en la pun­tua­li­dad de las ta­ri­fa. En mi ca­so es di­fe­ren­te por­que la pro­pie­ta­ria del vehícu­lo y yo apren­di­mos del ne­go­cio. Ten­go mu­cho que agra­de­cer­le a es­te tra­ba­jo que me per­mi­tió cam­biar mi es­ti­lo de vi­da”, con­clu­yó Iván Fon­se­ca, el ma­yor de una fa­mi­lia de sie­te her­ma­nos. Cuen­ta que al se­gun­do de su fa­mi­lia lo tra­jo a vivir a Ba­rran­qui­lla por­que con­si­de­ra que es una ciu­dad con opor­tu­ni­da­des.

En el ne­go­cio de los ta­xis se de­be pen­sar que fun­cio­na de igual ma­ne­ra que una em­pre­sa tra­di­cio­nal, la cual tie­ne gas­tos e in­ver­sión, no de­be ser vis­to co­mo la ca­ja me­nor que sa­ca­rá de apu­ros a to­da la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.