“50 años tra­ba­jan­do por el fu­tu­ro”: Su­pe­re­fec­ti­vo

Mas Negocios - - ASÍ EMPECÉ - RO­BER­TO LUIS HER­NÁN­DEZ

En la en­tra­da de las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de Su­pe­re­fec­ti­vo se pue­de leer “no ha­bla­mos del fu­tu­ro, tra­ba­ja­mos pa­ra él”. Ba­jo ese le­ma ini­ció la his­to­ria de es­ta com­pa­ñía cos­te­ña en 1962, cuan­do Don Al­fon­so Zuleta Ar­ci­la, es­po­so de Gladys Res­tre­po, se de­di­ca­ba a ad­mi­nis­trar un ne­go­cio fa­mi­liar de com­pra­ven­ta con pac­to de re­tro­ven­ta. El pun­to es­ta­ba en la ca­rre­ra 40 con ca­lle 30 y se lla­ma­ba Com­pra­ven­ta La Paz.

En abril de 1970 fa­lle­ce Don Al­fon­so y Do­ña Gladys, quien no sa­bía qué ha­cer con el ne­go­cio, te­nía ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad dos hi­jos, uno de cin­co y el me­nor de dos años. Las op­cio­nes eran dos: la pri­me­ra, de­vol­ver­se a su ciu­dad na­tal y, la otra, que­dar­se tra­ba­jan­do pa­ra que sus hi­jos tu­vie­sen las opor­tu­ni­da­des que brin­da una ciu­dad co­mo Ba­rran­qui­lla.

Pa­ra aquel en­ton­ces, re­la­ta Do­ña Gladys, “me ofre­cie­ron que­dar­me co­mo au­xi­liar de ven­tas en el ne­go­cio que ad­mi­nis­tra­ba mi es­po­so, sin ex­pe­rien­cia laboral y sin co­no­cer el ne­go­cio. Lue­go, un fa­mi­liar de mi es­po­so me dio la opor­tu­ni­dad de com­prar la com­pra­ven­ta. En aque­llos tiem­pos los ne­go­cios se ci­men­ta­ban so­bre el ho­nor a la pa­la­bra, yo no te­nía ho­ja de vi­da co­mer­cial pa­ra prés­ta­mos ban­ca­rios y al­gu­nas per­so­nas in­de­pen­dien­tes con­fia­ron en mí, dán­do­me la opor­tu­ni­dad de pa­gar la in­ver­sión a va­rios pla­zos y así em­pe­cé la em­pre­sa”.

Des­pués de cin­co años de ar­duo tra­ba­jo, dis­tri­bu­yen­do el tiem­po en­tre lo laboral y la crian­za de los hi­jos, Do­ña Gladys pu­do ir avan­zan­do en el ne­go­cio. “Ins­ta­lé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.