El motor de los bue­nos ne­go­cios son las per­so­nas

Mas Negocios - - SUMARIO -

Di­ce un pro­ver­bio afri­cano que “si quie­res ir rá­pi­do ca­mi­na so­lo, pe­ro si quie­res lle­gar le­jos ve acom­pa­ña­do”. Mu­chas em­pre­sas es­tán po­nien­do en prác­ti­ca es­te men­sa­je y desa­rro­llan equi­pos de tra­ba­jo con­fia­bles con los que pue­dan desa­rro­llar bue­nas ideas. Es ahí cuan­do la éti­ca se con­vier­te en un fac­tor di­fe­ren­cia­dor pa­ra ha­cer ne­go­cios y atraer clien­tes.

Es­te as­pec­to se ha­ce mu­cho más ne­ce­sa­rio an­te la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca del mundo que tie­ne a va­rios paí­ses y em­pre­sas en cri­sis, pues su pro­duc­ción ha caí­do de­bi­do al re­cor­te de la de­man­da.

Es por ello que la bue­na repu­tación es una cla­ve pa­ra man­te­ner la fi­de­li­dad de los clien­tes y se­guir en el ne­go­cio. En Co­lom­bia, la preo­cu­pa­ción cre­cien­te de las or­ga­ni­za­cio­nes que día a día tra­ba­jan pa­ra ge­ne­rar es­tra­te­gias co­mer­cia­les, no se de­tie­ne y se fo­ca­li­za en crear la­zos más fuer­tes al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción y con los di­fe­ren­tes gru­pos de in­te­rés.

En los ne­go­cios y en las em­pre­sas cons­tan­te­men­te se en­ta­blan re­la­cio­nes hu­ma­nas de coope­ra­ción o in­ter­cam­bio, don­de se ofre­cen y se re­ci­ben co­sas, ex­pli­ca Raúl Fran­chi, con­fe­ren­cis­ta y con­sul­tor en te­mas de éti­ca em­pre­sa­rial. Agre­ga que cuan­do es­tas re­la­cio­nes se ar­ti­cu­lan en un marco de jus­ti­cia, res­pe­tan­do lo que per­te­ne­ce a ca­da in­di­vi­duo, es po­si­ble for­jar re­la­cio­nes só­li­das y du­ra­de­ras.

“Es­to es bá­si­ca­men­te lo que sig­ni­fi­ca la éti­ca en los ne­go­cios y en las em­pre­sas. Sin ella no hay for­ma de sostener las

Raúl Fran­chi M. Con­sul­tor en te­mas de éti­ca em­pre­sa­rial “Las per­so­nas con­for­man las em­pre­sas, pe­ro ¿de qué per­so­nas ha­bla­mos?”

re­la­cio­nes hu­ma­nas, no hay con­fian­za, no hay in­te­rés, no hay fi­nes co­mu­nes. Con­for­me es­tos víncu­los se es­tre­chan, gra­cias a la éti­ca, es po­si­ble al­can­zar un ma­yor com­pro­mi­so, mo­ti­va­ción, pro­duc­ti­vi­dad y re­sul­ta­dos”, agre­ga.

En es­te sen­ti­do, Ire­ne Cheg­win, di­rec­to­ra de la cor­po­ra­ción Pro­mo­to­ra de Ex­ce­len­cia Per­so­nal (PEP), ex­pre­sa que la éti­ca en los ne­go­cios es “la ga­ran­tía que tie­nen las par­tes que in­ter­vie­nen en el ne­go­cio so­bre la opor­tu­ni­dad de que se dé un ver­da­de­ro ga­na-ga­na y que las par­tes sien­tan y se­pan que hi­cie­ron un buen ne­go­cio”.

La éti­ca en la so­cie­dad tie­ne un pa­pel tras­cen­den­tal pues­to que se con­vier­te en re­fe­ren­te so­bre lo que se pue­de y se de­be ha­cer. “Los có­di­gos de éti­ca son una he­rra­mien­ta que ca­da vez co­bra más im­por­tan­cia en las or­ga­ni­za­cio­nes, lo que im­pac­ta a los fun­cio­na­rios de las em­pre­sas, sus ac­cio­nis­tas, a todos los sec­to­res de la em­pre­sa”, agre­ga Cheg­win.

Tan­to Cheg­win como Fran­chi, coin­ci­den ci­tan­do el pen­sa­mien­to de Aris­tó­te­les re­fe­ren­te a la bús­que­da del bie­nes­tar: “Cuan­do el hom­bre co­lo­ca los bie­nes eco­nó­mi­cos como fin úl­ti­mo se pa­re­ce más a las bes­tias. Los bie­nes eco­nó­mi­cos son me­dios de los fi­nes úl­ti­mos de los hom­bres”.

En es­te sen­ti­do los se­res hu­ma­nos so­pe­san lo que con­si­de­ran más im­por­tan­te y son ar­tí­fi­ces de su pro­pio des­tino y lo que son. To­do es­to le da for­ma a tra­vés de los há­bi­tos, que sien­do po­si­ti­vos se trans­for­man en vir­tu­des. En ma­te­ria em­pre­sa­rial, los há­bi­tos pue­den ser co­lec­ti­vos y tra­ba­jar por el im­pul­so y vir­tud de los pro­pó­si­tos de la em­pre­sa. “La pri­me­ra cua­li­dad de la éti­ca es que de­bo ser con­se­cuen­te con mis ac­tos y te­ner muy cla­ro dón­de quie­ro ir. Las em­pre­sas de­ben pen­sar de es­ta ma­ne­ra pa­ra trans­mi­tir­la a sus co­la­bo­ra­do­res”, acon­se­ja Fran­chi.

El ex­per­to agre­ga que se po­drían de­cir mu­chas co­sas so­bre el pa­pel de la éti­ca em­pre­sa­rial en la so­cie­dad: en pri­mer lu­gar, la em­pre­sa es la prin­ci­pal ge­ne­ra­do­ra de los tri­bu­tos que sos­tie­nen a los go­bier­nos. In­clu­so, los tri­bu­tos al con­su­mo y al tra­ba­jo no exis­ti­rían sin las em­pre­sas. En el marco del pac­to so­cial cons­ti­tu­cio­nal, es­te me­ca­nis­mo sir­ve pa­ra re­dis­tri­buir la ri­que­za y pa­ra ga­ran­ti­zar se­gu­ri­dad a los ciu­da­da­nos, en­tre otras co­sas.

Cuan­do es­to no se da en la prác­ti­ca, sub­sis­te la mar­gi­na­ción y cre­ce la de­lin­cuen­cia, así que la éti­ca em­pre­sa­rial cla­ma por una ma­yor con­cien­cia co­lec­ti­va y una ma­yor exi­gen­cia por par­te de aque­llos que po­seen un po­der pa­ra pro­mo­ver el cam­bio so­cial.

“En esen­cia se tra­ta de pa­gar los tri­bu­tos que dic­ta la Ley, tan­to como exi­gir un ma­ne­jo efi­cien­te de los re­cur­sos pú­bli­cos”, di­ce Fran­chi. Agre­ga que no ha­cer es­to úl­ti­mo cons­ti­tu­ye una fal­ta éti­ca tan gra­ve como no pa­gar los tri­bu­tos. “Me pa­re­ce que, en es­te as­pec­to, las em­pre­sas tie­nen to­da­vía mu­cho ca­mino que an­dar. Más allá de la jus­ti­cia tri­bu­ta­ria, cuan­do es­ta no se da por cual­quie­ra de las dos par­tes (em­pre­sas o go­bierno) que­da po­co mar­gen pa­ra ha­blar de cual­quier otra co­sa”.

Den­tro de la éti­ca, la vir­tud de la amistad de­be im­pe­rar y te­ner cla­ro que la em­pre­sa no es un cam­po de ba­ta­lla. La fal­ta de éti­ca cor­po­ra­ti­va pro­du­ce un so­lo re­sul­ta­do: la in­jus­ti­cia. Y es­ta pue­de de­ri­var en re­la­ción con el clien­te, cuan­do no ob­tie­ne lo jus­to; en los pro­vee­do­res, cuan­do es­tos son ex­plo­ta­dos; en los co­la­bo­ra­do­res, cuan­do son “em­plea­dos” como un in­su­mo más, cuan­do el tra­ba­jo es con­si­de­ra­do una mer­can­cía y cuan­do la dig­ni­dad hu­ma­na no se re­co­no­ce; y, fi­nal­men­te, se pro­du­ce con los pro­pie­ta­rios, cuan­do es­tos se en­ri­que­cen a cos­ta de em­po­bre­cer a la em­pre­sa, sin rein­ver­tir en ella.

To­do evi­den­cia que en los ne­go­cios, la sim­ple com­pra y venta va más allá del va­lor eco­nó­mi­co. Den­tro del buen fun­cio­na­mien­to de un ne­go­cio sos­te­ni­ble es fun­da­men­tal con­fiar en­tre las par­tes, y es ahí cuan­do la éti­ca ha­ce va­ler las per­so­nas que lo con­for­man.

Ire­ne Cheg­win Di­rec­to­ra de la Cor­po­ra­ción PEP “La éti­ca se con­vier­te en re­fe­ren­te so­bre lo que se pue­de y se de­be ha­cer”. La éti­ca tie­ne que ver con las opor­tu­ni­da­des de lo que yo pue­do ha­cer y no es­toy ha­cien­do.

Ba­rran­qui­lla es­tá sien­do pio­ne­ra en em­pren­di­mien­to, es ne­ce­sa­ria de una for­ma­ción éti­ca de es­tos lí­de­res em­pren­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.