Gym­bo­ree: El lu­gar don­de los ni­ños jue­gan a apren­der

El lu­gar don­de los ñi­ños jue­gan a

Mas Negocios - - SUMARIO - ER­NES­TO HERNÁNDEZ A. @Er­nes­to­car­lo_

La idea de Gym­bo­ree na­ció en la men­te de una mu­jer em­ba­ra­za­da que en 1976 vio la ne­ce­si­dad de crear un es­pa­cio en el cual los ni­ños po­drían di­ver­tir­se con sus pa­dres de ma­ne­ra se­gu­ra y di­dác­ti­ca.

Joan Bar­nes, quien vi­vía en ese en­ton­ces en San Francisco (Ca­li­for­nia, EE.UU.), creó un pro­gra­ma que fo­men­ta­ba la crea­ti­vi­dad y la con­fian­za en los ni­ños de 0 a 5 años.

Lo no se ima­gi­nó Bar­nes en esa épo­ca es que lo que ha­bía ima­gi­na­do como una em­pre­sa pe­que­ña, en­fo­ca­da en la co­mu­ni­dad ju­día de su ciu­dad, 40 años des­pués se con­ver­ti­ría en una me­ga­com­pa­ñía con pre­sen­cia en 52 paí­ses, con 550 cen­tros de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na (Gym­bo­ree Play & Mu­sic) y más de 700 tien­das de re­tail.

Pa­ra Ma­ría Vic­to­ria Po­sa­da, ge­ren­te de Kids Lt­da., em­pre­sa que tie­ne los de­re­chos de la fran­qui­cia en Co­lom­bia, Bar­nes fue “una mu­jer vi­sio­na­ría, por­que pen­só ha­ce tan­to años en có­mo iba a ser el mundo del fu­tu­ro y desa­rro­lló unos es­pa­cios pa­ra los ni­ños, en­ten­dien­do que las ciu­da­des iban a em­pe­zar a cre­cer ha­cia arri­ba e iban a fal­tar si­tios lú­di­cos y de re­crea­ción pa­ra ellos”.

La fran­qui­cia de los cen­tros de es­ti­mu­la­ción cuen­ta con ac­ti­vi­da­des di­se­ña­das por ex­per­tos que ayu­dan a desa­rro­llar las des­tre­zas fí­si­cas, cog­ni­ti­vas y so­cia­les de los in­fan­tes.

Po­sa­da in­di­ca que Gym­bo­ree “se en­fo­ca específicamente en el desa­rro­llo de la ha­bi­li­da­des in­te­gra­les de los ni­ños, tra­ba­jan­do as­pec­tos fun­da­men­ta­les como el desa­rro­llo motor, desa­rro­llo del lenguaje, del pen­sa­mien­to y de las re­la­cio­nes so­cia­les”.

PROGRAMAS. En Gym­bo­ree hay cua­tro ti­pos de programas di­se­ña­dos pa­ra eta­pas es­pe­ci­fi­cas del ni­ño,se­gún su edad: Play and Learn (ni­ños de dos me­ses a tres años), Mu­sic (seis me­ses a cin­co años), Art (12 me­ses a cin­co años y School Skills (18 a 36 me­ses).

El de Play and Learn, por ejem­plo, tie­ne sie­te ni­ve­les con los que se bus­ca que el be­bé co­mien­ce a re­la­cio­nar­se con el mundo ex­te­rior a tra­vés de los sen­ti­dos y pa­ra eso se ha­cen ac­ti­vi­da­des que im­pul­san el pro­gre­so vi­sual, tác­til y au­di­ti­vo.

So­bre la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre un ni­ño que asis­te a es­te ti­po de cen­tros y otro que no, Po­sa­da afir­ma que “no es lo mis­mo un be­bé que no va a Gym­bo­ree, que no tie­ne el es­pa­cio fí­si­co ade­cua­do en su ca­sa

pa­ra po­der desa­rro­llar la ha­bi­li­da­des de equi­li­brio y de coor­di­na­ción, que uno que sí va. Te­ne­mos un pun­to a fa­vor por­que tra­ba­ja­mos con un equi­po psi­co­mo­tor, que es un gim­na­sio con­for­ma­do por pie­zas de ma­de­ra y es­pu­ma, con tú­ne­les, puen­tes y col­cho­ne­tas, que ayu­dan for­mar esas ha­bi­li­da­des de una for­ma lla­ma­ti­va y mo­ti­va­do­ra”.

Aunque los pre­cios va­rían de­pen­dien­do de la ciu­dad, en Ba­rran­qui­lla la ma­trí­cu­la de ins­crip­ción de un be­bé (se can­ce­la una so­la vez y se pue­de uti­li­zar en las otras se­des del país), en el pro­gra­ma Play and Learn, pue­de va­ler $350 mil. Las men­sua­li­da­des, por su par­te, de­pen­den de la in­ten­si­dad se­ma­nal de las cla­ses. Si desea que su be­bé asis­ta cua­tro ve­ces al mes (es de­cir una cla­se por semana), le va­le $182 mil, apro­xi­ma­da­men­te. Si quie­re que su hi­jo ac­ce­da a cla­ses tres ve­ces a la semana, la men­sua­li­dad ten­dría un va­lor de $350 mil.

LA FRAN­QUI­CIA.

Gym­bo­ree lle­gó al país en el 2000, abrien­do sus pri­me­ras se­des en Ca­li y Bo­go­tá. Lue­go, co­men­zó su expansión (2007) a otras ciu­da­des de Co­lom­bia, has­ta lle­gar a las 11 se­des que hay en te­rri­to­rio na­cio­nal.

Se­gún Po­sa­da la ma­yo­ría de fran­qui­cia­dos son per­so­nas que co­no­cían la mar­ca por­que eran clien­tes de los cen­tros y es­to se de­be a que la em­pre­sa “no ha­ce pau­tas co­mer­cia­les, ni asis­te a las fe­rias de fran­qui­cias”.

El pri­mer con­tac­to con la em­pre­sa es sen­ci­llo y se pue­de ha­cer a tra­vés del te­lé­fono o el co­rreo cor­po­ra­ti­vo que se en­cuen­tran en su pá­gi­na web.

“Ahí nos cuen­tan de don­de nos co­no­cen, por­que su in­te­rés en la fran­qui­cia, quie­nes son, por­que desa­rro­lla­rían bien el ne­go­cio, en­tre otros as­pec­tos”, afir­ma la ge­ren­te.

Lue­go, Gym­bo­ree les en­vía in­for­ma­ción de­ta­lla­da de la fran­qui­cia, sus pro­duc­tos, las lí­neas de ne­go­cio e in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra. Si el po­si­ble fran­qui­cia­do si­gue interesado, tie­ne que ha­cer una se­rie de en­tre­vis­tas, en­tre­gar unos do­cu­men­tos es­pe­ci­fi­cos y un plan de ne­go­cios pa­ra que la em­pre­sa los aprue­be. Lo usual es que pa­sen seis me­ses en­tre el pri­mer con­tac­to has­ta la aper­tu­ra del cen­tro.

La in­ver­sión ne­ce­sa­ria, que in­clu­ye ca­non de en­tra­da y que de­pen­de de las ade­cua­cio­nes lo­ca­ti­vas, es­tá en un ran­go en­tre los $250 mi­llo­nes y los $350 mi­llo­nes.

Nos han lle­ga­do so­li­ci­tu­des de Car­ta­ge­na, Santa Mar­ta y Valledupar.

Ma­ría Vic­to­ria Po­sa­da

Ge­ren­te de Kids Lt­da.

Pe­rió­di­ca­men­te

se ofre­cen pro­duc­tos con

des­cuen­tos es­pe­cia­les so­lo

pa­ra so­cios.

La se­de de Ba­rran­qui­lla ini­ció ope­ra­cio­nes ha­ce tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.