La ma­gia mun­dial del Ron La He­chi­ce­ra

Mas Negocios - - SUMARIO - NIL­SON RO­MO MEN­DO­ZA @nil­son­ro­mom

Miguel y Lau­ra Rias­co De Cas­tro son la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia que en­con­tró la me­jor ma­ne­ra de man­te­ner vi­vo el es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial de sus an­ces­tros. Ha­ce 22 años, Alfredo Rias­co La­bar­cés y su hi­jo Miguel Rias­co No­gue­ra fun­da­ron Ca­sa San­ta­na Ron y Li­co­res S.A.. Y ha­ce 5 años, los es­la­bo­nes de la ca­de­na se com­pac­ta­ron con La He­chi­ce­ra, un li­cor de mar­ca den­tro del seg­men­to Su­per Pre­miun.

Ca­sa San­ta­na tu­vo como pa­dre, an­tes de par­tir de es­te mundo, a un hom­bre ma­du­ro y vi­sio­na­rio. Des­pués de ser abo­ga­do, po­lí­ti­co, go­ber­na­dor del Mag­da­le­na, pa­dre de 10 hi­jos, em­pre­sa­rio del ne­go­cio del ba­nano, pro­vee­dor de la Uni­ted Fruit Com­pany, ser se­cues­tra­do por la gue­rri­lla y li­be­ra­do, Alfredo Rias­co se exi­lió en 1992 en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos. La adul­tez lo lle­vó a su­mer­gir­se en la poe­sía y la mú­si­ca cu­ba­na que com­par­tió con

Miguel Rias­co De Cas­tro Di­rec­tor Co­mer­cial de La He­chi­ce­ra “La He­chi­ce­ra es una me­tá­fo­ra, es Co­lom­bia, fer­til y bio­di­ver­sa”.

Gi­ral­do Mi­tou­ka Ka­ga­na Maes­tro de Ron e In­ge­nie­ro Q. “La He­chi­ce­ra re­su­me y ce­le­bra la his­to­ria de Ca­sa San­ta­na”.

exi­lia­dos de la is­la en la Flo­ri­da. Con ellos vio una hen­de­du­ra pa­ra vol­ver a los ne­go­cios y con­tar­le a Miguel Rias­co No­gue­ra, su se­gun­do hi­jo ma­yor y el más cer­cano, que era el mo­men­to de ac­ti­var una em­pre­sa de fa­mi­lia.

La caí­da del mu­ro de Ber­lín, la aper­tu­ra de los paí­ses de la Eu­ro­pa orien­tal y del blo­que so­vié­ti­co lle­vó a Cu­ba a per­der su apo­yo de la ex URSS y en­trar en un Pe­río­do Es­pe­cial. Con la cor­ti­na de paí­ses so­vié­ti­cos ven­ti­lan­do mo­vi­mien­tos in­de­pen­dis­tas y el Go­bierno de Fi­del Cas­tro blo­quea­do ha­bía una ne­ce­si­dad de ha­cer ne­go­cios co­mer­cia­les con el ca­fé, el tabaco, la azú­car, el ron y la mú­si­ca, bie­nes ban­de­ras. Allí los Rias­cos vie­ron la opor­tu­ni­dad en el ron.

La elec­ción tu­vo mu­cho de co­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra cu­ba­na, mu­cha pa­sión y una car­ga qui­jo­tes­ca, re­cuer­da Miguel pa­dre y Miguel Jr. “A po­ca gen­te se le ocu­rre me­ter­se a com­pe­tir en la pro­duc­ción de li­co­res, que es un mo­no­po­lio del Es­ta­do en Co­lom­bia”. Pe­ro ade­más el em­pren­di­mien­to se ac­ti­vó con una pre­gun­ta: ¿Por qué en Ba­rran­qui­lla no po­de­mos ha­cer un ron igual de bueno que el de los cu­ba­nos?

La ex­pe­rien­cia más que un bai­pás al em­bar­go co­mer­cial, pre­ci­sa Miguel Jr., “me atre­vo a de­cir que ellos apren­die­ron a ha­cer ron de una for­ma dis­tin­ta”. Ca­sa San­ta­na po­nía el ca­pi­tal, las ma­te­rias pri­mas, las ba­rri­cas de ro­ble ame­ri­cano que son im­por­ta­das des­de Ken­tucky, EE.UU., la po­si­ción es­tra­té­gi­ca y por­tua­ria de la ciu­dad y el cli­ma per­fec­to.

“Apren­di­mos de ellos, crea­mos el es­ti­lo y nos vol­vi­mos muy dies­tros, ver­sá­til”, des­ta­ca Miguel Rias­co No­gue­ra. La com­pa­ñía em­pe­zó a ha­cer ro­nes y pa­ra otras mar­cas como Ron San­te­ro, Ca­ña del Mag­da­le­na, em­pe­za­ron a gran­des com­pa­ñías de la re­gión.

Lau­ra y Miguel cre­cie­ron en me­dio de las ba­rri­cas de ro­ble en la zo­na Fran­ca de Ba­rran­qui­lla y vien­do a su pa­pá al fren­te del ne­go­cio des­de 1996.

Los hi­jos se hi­cie­ron ma­yo­res con sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les, al­gu­nas ve­ces acom­pa­ña­ron a com­prar ma­te­rias pri­mas y Lau­ra, que vi­vió en Nue­va York, se es­ta­ble­ció en Lon­dres an­tes de anun­ciar su ma­tri­mo­nio. Su pa­dre no po­día creer que la hu­bie­ran con­quis­ta­do. Ella ade­más pre­ci­sa que su hoy es­po­so te­nía por cos­tum­bre apo­dar a sus no­vias. A ella la lla­mó la he­chi­ce­ra, “por­que a na­die lo po­día ca­sar”.

Des­pués de cons­ta­tar que esa pri­me­ra siem­bra de 1993 te­nía des­can­so en las so­le­ras de ba­rri­cas du­ran­te dos dé­ca­das, que es­ta­ba bien ma­du­ra­da, ba­jo el cui­da­do ex­per­to de Gi­ral­do Mi­tou­ka, Maes­tro Ro­ne­ro, la fa­mi­lia de­ci­dió ce­le­brar el víncu­lo ma­tri­mo­nial de su hi­ja el 15 abril de 2010, y re­ga­lar una edi­ción li­mi­ta­da de un ron.

La He­chi­ce­ra apa­re­ció en las me­sas de los cien­tos de in­vi­ta­dos a la bo­da, la ma­yo­ría ex­tran­je­ros, quie­nes que­da­ron fas­ci­na­dos. La prue­ba ani­mó a Miguel y Lau­ra a crear una mar­ca pre­miun, un sec­tor muy com­pe­ti­do en el mundo.

En 2013 apa­re­ce en Lon­dres, el co­ra­zón de la in­dus­tria, La He­chi­ce­ra y se lle­na de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos como nin­gún pro­duc­to co­lom­biano en el ex­te­rior. For­ti­ter in re et sua­vi­ter in mo­do que tra­du­ce “Fuer­te en el ser, sua­ve en las ma­ne­ras”, es una fra­se que re­pe­tía De­ni­se de Cas­tro, ma­dre de Miguel y Lau­ra, y mé­du­la en el pro­ce­so de crear la mar­ca. “Es­con­de o guar­da un va­lor de có­mo so­mos, có­mo de­be­mos ser los co­lom­bia­nos y có­mo de­be ser un buen ron: fuer­te en el ca­rác­ter y que pa­se sua­ve”, con­cre­tó.

Las ba­rri­cas de ro­ble

blan­co ame­ri­cano ofre­cen un ma­ri­da­je de ro­nes añe­ja­dos de 12 a 21 años en la so­le­ra de

Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.