El re­to de in­no­var en las pe­que­ñas em­pre­sas

Mas Negocios - - SUMARIO - NR

Juan Ma­nuel Men­do­za es un mi­cro­em­pre­sa­rio que en 2006 ex­por­tó por pri­me­ra vez su pro­duc­to (ves­ti­dos de ba­ño) des­pués de to­do un pro­ce­so en so­li­ta­rio, a ba­se de es­fuer­zo. Un ca­mino que re­cuer­da fue de mu­chos gol­pes, de in­ver­sio­nes per­so­na­les, de via­jar a otros paí­ses y co­no­cer sus mer­ca­dos con su em­pre­sa: Pas­sion for The Sun Bou­ti­que.

“Cuan­do eres el men­sa­je­ro, el ba­rren­de­ro, el ge­ren­te, el en­car­ga­do de mer­ca­deo y de pro­duc­ción, no tie­nes ca­be­za pa­ra ver quién te ayu­dar. Ol­ví­da­te. La reali­dad es esa. Como mi­cro­em­pre­sa­rios eres todos los car­gos. Y to­ca cre­cer so­lo. El sis­te­ma no es­tá di­se­ña­do pa­ra mi­cro­em­pre­sa­rios, sino pa­ra em­pre­sa­rios gran­des”.

Su so­cia Karime Sab­bag agre­ga que el mi­cro­em­pre­sa­rio re­co­rre en cin­co años lo que una em­pre­sa gran­de lo ha­ce en un año. La gran di­fe­ren­cia es el ca­pi­tal dis­po­ni­ble. “Y lo ha­ce­mos con las ex­pe­rien­cias de via­jes, por­que en esas sa­li­das nos es­tre­lla­mos y nos da­mos cuen­ta que mien­tras uno en Co­lom­bia pue­de ven­der puer­ta a puer­ta, allá el sis­te­ma es di­fe­ren­te. Es a tra­vés de re­pre­sen­tan­tes y a ba­se de gol­pes”.

Ma­ría del Pi­lar Ra­mí­rez y Ra­fael Ig­na­cio Pé­rez in­ves­ti­ga­ron en­tre 2004 y 2014 a 296 py­mes en Co­lom­bia a tra­vés de la apli­ca­ción del MMGO (Mo­de­lo de mo­der­ni­za­ción pa­ra la ges­tión de or­ga­ni­za­cio­nes) y en­tre los da­tos va­lio­sos en­con­tra­ron que 50% de esas em­pre­sas en Co­lom­bia so­bre­vi­ven el pri­mer año y so­lo un 20% lle­gan al ter­cer año. El es­tu­dio arro­jó va­rias ra­zo­nes por las que las em­pre­sas bor­dean el fra­ca­so en Co­lom­bia. En­tre las cau­sas es­tán: un pa­ra­dig­ma cor­to­pla­cis­ta, no hay rein­ver­sión de uti­li­da­des en el desa­rro­llo de la em­pre­sa (tec­no­lo­gía, in­no­va­ción y co­no­ci­mien­to, di­rec­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co, cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal), no se­pa­rar el rol de la fa­mi­lia del ob­je­ti­vo de desa­rro­llo em­pre­sa­rial de la py­me, es­ca­sas alian­zas es­tra­té­gi­cas con sta­kehol­ders y no hay apro­ve­cha­mien­to de programas ins­ti­tu­cio­na­les.

En­tre 16 com­po­nen­te del MMGO pa­ra eva­luar a las py­mes con una es­ca­la de 0-100, Ma­ría del Pi­lar Ra­mí­rez e Ig­na­cio Pé­rez pre­ci­san que la ges­tión de in­no­va­ción y co­no­ci­mien­to es el quin­to más re­za­ga­do. Co­mer­cio ex­te­rior (im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes), análisis del en­torno eco­nó­mi­co, res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y ges­tión am­bien­tal com­ple­tan los com­po­nen­tes con me­nos pe­so.

“Es­tos as­pec­tos ha­cen que una py­me, ten­ga el va­lor di­fe­ren­cia­dor pa­ra ser sos­te­ni­ble”, ana­li­zan Ra­mí­rez y Pé­rez. El di­rec­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co, la aso­cia­ti­vi­dad, la ges­tión fi­nan­cie­ra, las ex­por­ta­cio­nes, la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y la co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción, que con­for­man un 63% del MMGO, ne­ce­si­tan el di­se­ño de es­tra­te­gias bien pen­sa­das pa­ra al­can­zar la com­pe­ti­ti­va y su­per­vi­ven­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Jo­sé Luis Po­lo, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de In­no­va­ción de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, apun­ta que en sus es­tu­dios en el Atlán­ti­co, el ac­ce­so de la in­for­ma­ción del co­no­ci­mien­to es una de las de­bi­li­da­des de las py­mes.

De las fuen­tes en las que ten­gan dis­po­ni­bi­li­dad el mi­cro­em­pre­sa­rio per­mi­ti­rá co­no­cer los ca­na­les pa­ra de­ci­dir pri­me­ro cuán­to dis­po­ner re­cur­sos pro­pios e in­ter­nos y des­pués ges­tio­nar otros ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra apa­lan­car sus pro­yec­tos. “Es me­jor

Jo­sé Luis Po­lo Doc­tor en Economía IEECC “Las py­mes de­ben apo­yar­se en es­truc­tu­ras como los programas de ges­tión”. Una in­no­va­ción que no mue­ve las ven­tas no de­ja de ser una bue­na idea: Inn­pul­sa.

te­ner el 10% de un pe­so que el 0% de na­da. En las pe­que­ñas em­pre­sas y me­dia­nas hay que rom­per unos es­que­mas de egoís­mo que es el pro­duc­to de aque­llas que tra­ba­jan de for­ma ce­rra­da”, des­ta­ca Jo­sé L. Po­lo.

Juan Ma­nuel Men­do­za y Karime Sab­bag ad­mi­ten que no to­do es­tá he­cho. “Fal­ta un lar­guí­si­mo tra­yec­to. So­mos cons­cien­te que no vamos por la mi­tad”. Es­tán preo­cu­pa­dos por au­men­tar las ven­tas, desa­rro­llar un clus­ter ma­nu­fac­tu­re­ro y bus­can ayu­da. “Vi­mos una con­vo­ca­to­ria en Inn­pul­sa, pe­ro hay una li­mi­tan­te es que hay que te­ner múscu­lo fi­nan­cie­ro. Si los bus­ca­mos es por­que no lo te­ne­mos”.

Cuan­do se plan­tea la in­no­va­ción los mi­cro­em­pre­sa­rios se to­can el bol­si­llo y se pre­gun­tan: ¿el di­ne­ro lo es to­do pa­ra em­pren­der? “Pen­sa­mos que es cos­to­so, que so­lo es­tá al­can­ce de las gran­des em­pre­sas. Ima­gi­na­mos la­bo­ra­to­rios so­fis­ti­ca­dos y bien do­ta­dos, ca­pa­ces de desa­rro­llar el pro­ce­so de In­ves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo e In­no­va­ción (I+D+I) ”, ex­pli­ca la con­sul­to­ra en em­pren­di­mien­to Ley­di Johana Lom­ba­na.

Es­ta idea so­bre la in­no­va­ción es fal­sa, acla­ra, Lom­ba­na. “Se­gu­ra­men­te se da por­que no te­ne­mos to­tal­men­te cla­ro el con­cep­to de in­ven­to e in­no­va­ción, que son dos co­sas muy di­fe­ren­tes. La in­no­va­ción com­par­te las ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas del in­ven­to, pe­ro re­sul­ta ser al­go que siem­pre con­si­gue lle­gar al mer­ca­do, en­tre otras co­sas, por­que gus­tó, se pu­do in­dus­tria­li­zar, el mer­ca­do per­ci­bió va­lor, lo re­co­men­dó y és­ta in­no­va­ción fi­nal­men­te lo­gró ge­ne­rar va­lor pa­ra las em­pre­sas”.

Uno de los re­tos que tie­nen las py­mes pa­ra in­no­var es po­ten­cia­li­zar la ca­li­dad del sec­tor hu­mano de sus or­ga­ni­za­cio­nes, es­cu­char las pro­ble­má­ti­cas pa­ra de­tec­tar nue­vas opor­tu­ni­da­des, crear y fa­ci­li­tar ese am­bien­te crea­ti­vo pa­ra la em­pre­sa (ver recuadro). Mu­chas com­pa­ñías de­jan de ha­cer­lo por de­di­car­se a la razón de ser del ne­go­cio. “Lo cual po­dría ser un error en al­gu­nos ca­sos”, ad­vier­te Ma­nuel To­ro, di­rec­tor de men­ta­li­dad, cul­tu­ra e in­no­va­ción de Inn­pul­sa.

Pa­ra dar el sal­to, Car­los San­ta­na, de As­cen­do Sof­wa­re de Ta­len­to Hu­mano, su­gie­re el star­tup, que es un em­pren­di­mien­to dis­rup­ti­vo con fuer­tes op­cio­nes de cre­ci­mien­to y cuen­ta con un mo­de­lo de ne­go­cio es­ca­la­ble. Es una fór­mu­la pa­ra apa­lan­car una cul­tu­ra de in­no­va­ción y va­lo­ra que ca­da vez que se co­me­ta un error ha­ya una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer. El ge­ren­te de­be ser con­sien­te que des­de la di­rec­ción se de­be asu­mir la crea­ti­vi­dad como el va­lor prin­ci­pal y lo­grar que los co­la­bo­ra­do­res pier­dan el mie­do a pro­po­ner ideas dis­rup­ti­vas.

Ley­di Lom­ba­na Con­sul­to­ra de Em­pren­di­mien­to y Em­pre­sa­ris­mo “Los pro­ce­sos de in­no­va­ción no son ex­clu­si­vos de gran­des em­pre­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.