Pa­pa John's y su es­tra­te­gia pa­ra que­dar­se en la ciu­dad

Mas Negocios - - SUMARIO -

Una pe­que­ña bo­la de ma­za es pal­mo­tea­da por el co­ci­ne­ro has­ta lo­grar una tex­tu­ra li­via­na y es­pon­jo­sa. Con la ye­ma de sus de­dos sua­ve­men­te le va dan­do for­ma cir­cu­lar al pri­mer pe­di­do de la no­che: una piz­za de pep­pe­ro­ni con adi­cio­nal sal­chi­cha y ex­tra que­so.

Con un mé­to­do de pre­pa­ra­ción en lí­nea se ela­bo­ra la piz­za, se co­lo­ca en el horno y en cua­tro mi­nu­tos con 30 se­gun­dos es­tá lis­ta la pri­me­ra de las 70 piz­zas que se pue­den lle­gar a pre­pa­rar en una ho­ra. De es­ta ma­ne­ra, con una ex­ce­len­cia en sus in­gre­dien­tes y ra­pi­dez en la pre­pa­ra­ción, des­de 1985 a la fe­cha, la fir­ma Pa­pa John’s ha abier­to 4.800 res­tau­ran­tes en 37 paí­ses. En Co­lom­bia la ca­de­na cuen­ta con 26 pun­tos y en Ba­rran­qui­lla rei­nau­gu­ra­ron su pun­to de venta. CÓ­MO INI­CIÓ. En 1984, John Sch­nat­ter ven­dió su ca­rro, un Che­vro­let Ca­ma­ro, pa­ra ayu­dar a sa­lir de la quie­bra al bar de su pa­dre en Jef­fer­son­vi­lle, en el es­ta­do de In­dia­na. Por la venta del vehícu­lo ob­tu­vo US$2.800, di­ne­ro con el que arran­có. Con ade­cua­cio­nes en el bar lo­gró tum­bar el cuar­to de aseo y ubi­car un horno pa­ra ha­cer piz­zas y agre­gar a es­te un nue­vo ser­vi­cio. Al no te­ner em­plea­dos, ini­ció como co­ci­ne­ro y en­car­ga­do del aseo. Es­to le sir­vió pa­ra no­tar que sus pre­pa­ra­cio­nes gus­ta­ban a los clien­tes, pues siem­pre re­co­gía los pla­tos va­cíos.

En 1985 de­ci­dió mon­tar su pri­mer lo­cal, de es­ta ma­ne­ra na­ció el pri­mer Pa­pa John’s en Es­ta­do Uni­dos. Un año des­pués, John ven­dió su pri­me­ra

Fe­li­pe Ba­que­ro Vi­ce­pre­si­den­te de la uni­dad de res­tau­ran­tes “Estamos abier­tos a te­ner pro­vee­do­res lo­ca­les que brin­den una me­jor ca­li­dad". En 1984 la piz­za se hi­zo me­jor. Me­jor sig­ni­fi­ca que la ca­li­dad no es ne­go­cia­ble” .

John Sch­nat­ter

Fun­da­dor de Pa­pa John's

fran­qui­cia, pues su es­tra­te­gia ba­sa­da en la ca­li­dad y en los pro­ce­sos ini­cia­les de ela­bo­ra­ción em­pe­za­ba a dar re­sul­ta­dos. En tan so­lo diez años, el pe­que­ño ne­go­cio lo­gró abrir más de 500 es­ta­ble­ci­mien­tos y ha­ber in­gre­sa­do al pues­to nú­me­ro diez del lis­ta­do de For­bes de las me­jo­res pe­que­ñas em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos.

APER­TU­RA NA­CIO­NAL.

La ca­de­na lle­gó a Co­lom­bia en agos­to de 2010, con la aper­tu­ra de su pri­mer res­tau­ran­te en Bo­go­tá. Rá­pi­da­men­te la expansión con­du­jo a cua­tro aper­tu­ras más en la ca­pi­tal na­cio­nal y pa­ra 2011 ope­ra­ban nue­ve pun­tos de venta. En 2012 se abrie­ron sie­te pun­tos más y en 2013 fi­na­li­za­ron con 20 res­tau­ran­tes. Du­ran­te el año pa­sa­do se abrie­ron dos nue­vos res­tau­ran­tes. “La me­ta pa­ra 2015 es con­tar con un to­tal de 28 pun­tos de venta, en Bo­go­tá, Me­de­llín, Ba­rran­qui­lla y Villavicencio”, afir­mó Fe­li­pe Ba­que­ro, vi­ce­pre­si­den­te de la uni­dad de res­tau­ran­tes.

Pa­ra los vo­ce­ros de Pa­pa John’s en Co­lom­bia, el mer­ca­do na­cio­nal y, específicamente el de Ba­rran­qui­lla, es uno de los más com­pe­ti­dos por su ri­que­za y va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca. “Des­de el mo­men­to en que se con­tem­pló la lle­ga­da de la fran­qui­cia a Co­lom­bia, ya se ha­bía iden­ti­fi­ca­do que el mer­ca­do co­lom­biano de piz­za es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir mar­cas como Pa­pa John’s. Di­fe­ren­tes mar­cas, mun­dia­les y lo­ca­les, han lo­gra­do desa­rro­llar el gus­to del con­su­mi­dor de piz­za y per­mi­ten que es­ta op­ción se con­so­li­de den­tro de sus pre­fe­ren­cias de co­mi­da pre­pa­ra­da fue­ra del ho­gar”, agre­gó Ba­que­ro.

El éxi­to de la pre­pa­ra­ción de es­ta fir­ma es atri­bui­ble al cui­da­do­so pro­ce­so pro­duc­ti­vo y la im­por­tan­cia de la ca­li­dad de los in­gre­dien­tes des­de sus ini­cios. La ca­de­na en­car­na unos di­fe­ren­cia­les par­ti­cu­la­res, en­tre ellos la ca­li­dad de la ma­sa. “Una bue­na piz­za co­mien­za des­de aba­jo, y es por eso que nues­tra ma­sa ori­gi­nal, es­ti­ra­da a mano, se pre­pa­ra con los me­jo­res in­gre­dien­tes, como ha­ri­na ri­ca en pro­teí­nas y agua fil­tra­da. Lle­ga a nues­tros res­tau­ran­tes fres­ca, nun­ca con­ge­la­da, y per­ma­ne­ce así has­ta que la hor­nea­mos. El uso de ve­ge­ta­les fres­cos, que­so na­tu­ral y car­nes pre­mium, así como nues­tra vo­ca­ción de piz­ze­ros ex­per­tos en ser­vi­cio a do­mi­ci­lio, son otros se­llos dis­tin­ti­vos de Pa­pa John’s”, con­clu­yó Ba­que­ro.

La exi­gen­cia del con­su­mi­dor ba­rran­qui­lle­ro ha­ce que mar­cas globales mue­van sus mo­de­los ha­cia lo que el con­su­mi­dor pre­fie­re. En 2013, la fir­ma abrió un pun­to de­li­very Pa­pa John’s en Ba­rran­qui­lla; sin em­bar­go, es­te fue ce­rra­do pa­ra ofre­cer un me­jor pun­to de aten­ción y ser­vi­cio. “En­ten­di­mos que la acep­ta­ción de Pa­pa John´s en el país y en la ciu­dad ha si­do tan bue­na, que me­re­ce re­pen­sar el mo­de­lo y vol­car­se ha­cia unas ins­ta­la­cio­nes me­jor pre­pa­ra­das pa­ra la de­man­da. Te­nía­mos un pun­to muy pe­que­ño, pe­ro aho­ra to­do es­tá dis­pues­to pa­ra que nues­tros con­su­mi­do­res or­de­nen a do­mi­ci­lio o dis­fru­ten en nues­tro res­tau­ran­te”, ex­pli­có Car­los Mi­ran­da, ge­ren­te de mer­ca­deo.

Gru­po em­pre­sa­rial que ma­ne­ja la fran­qui­cia en Co­lom­bia des­de agos­to

de 2010

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.