Las Ve­gas, un cul­to a la re­crea­ción en fa­mi­lia

Mas Negocios - - ASÍ EMPECÉ -

La ago­nía del ne­go­cio de apues­tas, la ne­ce­si­dad de se­guir ha­cien­do em­pre­sas y un via­je a Cos­ta Ri­ca ayu­da­ron a con­ce­bir lo que hoy es Las Ve­gas Re­crea­cio­nes Club, con­si­de­ra­do por sus co­men­sa­les y an­fi­trio­nes como uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra dis­fru­tar de en­cuen­tros fa­mi­lia­res sin sa­lir de Ba­rran­qui­lla. Ja­vier Cor­zo, so­cio y fun­da­dor del ne­go­cio, re­su­me el con­cep­to de es­te ser­vi­cio: “to­do es­tá en un mis­mo lu­gar y con un am­bien­te es­pe­cial”.

A di­fe­ren­cia de la ciu­dad de EEUU, se­lec­ti­va pa­ra la di­ver­sión de lu­dó­pa­tas, Las Ve­gas de Ba­rran­qui­lla na­ció ha­ce una dé­ca­da pa­ra to­do ti­po de pú­bli­co. La gas­tro­no­mía, shows en vi­vo, even­tos, zo­nas de jue­go pa­ra adul­tos y ni­ños cul­ti­van la aten­ción y el ser­vi­cio en un área de 5.840 me­tros cua­dra­dos.

To­do em­pe­zó a fi­na­les de 1998, cuan­do Jai­me Cor­zo y An­to­nio Aya­la, uno de sus so­cios, via­ja­ron a San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca con la idea de traer a Co­lom­bia los bin­gos de be­ne­fi­cen­cia ad­mi­nis­tra­dos por la Cruz Ro­ja de ese país. Ha­bían via­ja­do lue­go de no ha­ber po­di­do unir a los due­ños del chan­ce de Ba­rran­qui­lla y que el ne­go­cio per­die­ra au­ge y es­tu­vie­ra en ries­go de des­apa­re­cer.

De Cos­ta Ri­ca re­gre­sa­ron ad­mi­ra­dos con Las Ve­gas de la ca­pi­tal, San Jo­sé, un com­ple­jo ubi­ca­do en las pe­ri­fe­rias de la ciu­dad. Cor­zo y Aya­la re­cuer­dan que era un lu­gar de fá­cil ac­ce­so, am­plio, que re­ci­bía cien­tos de tu­ris­tas, mu­je­res y hom­bres sol­te­ros, don­de ha­bía mú­si­ca en di­rec­to, bar y jue­gos. En re­su­men, sin­tie­ron la se­gu­ri­dad y el buen am­bien­te que ofre­cía el si­tio. Por eso se pre­gun­ta­ron: “¿Por qué es­to o po­día dar­se en Ba­rran­qui­lla?”.

Con el agui­jón de im­por­tar esa idea de ne­go­cio, los dos so­cios con­so­li­da­ron la ini­cia­ti­va vin­cu­lan­do la co­mi­da trai­cio­nal de su re­gión, la de los San­tan­de­res con sus aza­dos, y los jue­gos con el te­jo, bo­lo crio­llo, que mez­cla­ron con gus­tos del ser ca­ri­be­ño.

El ar­qui­tec­to Ado­nai Rue­da con­ci­bió la ini­cia­ti­va en un di­se­ño que exi­gía un área de más de 3.000 me­tros cua­dra­dos por los es­pa­cios que des­de la con­cep­ción in­vo­lu­cra­ba un res­tau­ran­te, co­ci­na, pis­ci­nas y áreas hú­me­das, y ce­rra­mien­to. La ta­rea en­car­ga­da a Jai­me Cor­zo y An­to­nio Aya­la fue bus­car ese lo­te que en­con­tra­ron en la ca­lle 44 con ca­rre­ra 22. “Des­de que lo vi me enamo­ré de ese lu­gar”, re­cuer­da Jai­me Cor­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.